x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

Guerra mundial contra el mensajero

Publicada el 08/11/2018 a las 06:00 Actualizada el 07/11/2018 a las 21:50
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios



La internacional ultra comparte varios enemigos. El principal son los medios de comunicación hostiles, que suelen ser todos menos los fervientes. El canal de televisión favorito de Donald Trump es Fox News. Sirve de foco de agitación y propaganda informativa para la ultraderecha estadounidense. También es el principal alimento intelectual del presidente. Sus estrellas son iconos en un universo blanco, cristiano y cabreado. El más importante se llama Sean Hannity. Habla casi a diario con Trump. Esta interacción tóxica entre periodistas echados al monte y políticos se repite en otras latitudes. Aquí tenemos a Pablo Casado que copia el discurso matinal de Federico Jiménez Losantos.

En Brasil, el presidente electo Jair Bolsonaro dirige sus cañones contra la Folha de São Paulo, a la que no dará publicidad estatal ni institucional. El abuso de poder parece ya una forma consentida de corromper la democracia, que se basa en la igualdad de oportunidades.

En Italia, el vicepresidente que no es Salvini y del que apenas se habla se llama Luigi Di Maio. Es el líder del Movimiento 5 Estrellas, un conglomerado antitodo que pareció jugar por la izquierda y gobierna con la derecha xenófoba representada por la Liga Norte. Di Maio tiene una obsesión: el diario La Repubblica, uno de los más críticos. Lo que se busca es la pleitesía, el publirreportaje.



El objetivo del poder es desacreditar al mensajero, anular su prestigio y la validez de sus informaciones. Si todo es fake news, si la mayoría ya no sabe dónde informarse, el control de qué es verdad estaría asegurado. Hablamos del camino más corto hacia una dictadura. Las señales de peligro son claras y constantes.

La semana pasada escribí en InfoLibre un texto, titulado “El triunfo de los mediocres”. Trata de la influencia de Internet en este clima de desinformación masiva. Siempre que se escribe, o se dice, que las redes sociales son uno de los canales de distribución de basura, arrecian las críticas de los anarquistas digitales, que defienden un Internet libre de toda interferencia. Pero, ¿en qué mundo viven? Ya Internet es un queso gruyere interferido por servicios secretos, gobiernos, empresas de medio pelo, multinacionales, hackers y vaya usted a saber quién más.

Pero la neutralidad, o lo que quede de ella, es esencial. Internet no es un medio de comunicación en sí; es más bien un canal por el que fluye y distribuye todo tipo de información, sea noticiosa, publicitaria o propagandística, cierta o falsa. También sirve para la transmisión de noticias y opiniones alternativas. Es un espacio esencial de resistencia.

¿Cómo diferenciar lo falso de lo verdadero? ¿Cómo y con quién establecer una nueva forma de relación y confianza? Necesitamos un mediador que separe el trigo de la paja, que jerarquice el flujo de información masiva, lo contextualice para que lo podamos entender mejor y lo compruebe. Ese mediador debe estar sujeto a un código ético y disponer de las herramientas adecuadas.



Los periodistas hemos realizado este trabajo de intermediación desde hace tiempo. Si nos ponemos románticos podríamos decir que desde Herodoto; si somos más cautos, desde hace algo más de 200 años. Para que sea eficaz la mediación es esencial tener la confianza del receptor. Se llama credibilidad. Exige años de paciente construcción y se puede perder en un mal tuit.

La mudanza digital no cambia la esencia del trabajo: contar lo que pasa y por qué pasa. Solo cambia el formato, la vía de transmisión, y la gran revolución cultural que representa. The New York Times demuestra que se puede ganar dinero con la edición digital. Para conseguir que los lectores paguen por pinchar en la web antes hay que conseguir un periódico que merezca la pena leerse. Y en eso estamos.



Los periodistas tenemos mucha culpa de la situación en que se encuentra la profesión. No se puede culpar a Internet del hundimiento de las ventas y de la pérdida de credibilidad. Muchos periódicos dejaron de ser interesantes, pasaron de publicar noticias veraces a actuar de ariete ideológico de sus protectores, fueran gobiernos o empresas. Se quebró esa confianza. Hay excepciones y no es igual en todo el mundo. En los países emergentes, la prensa escrita goza de buena salud, las nuevas clases medias la demandan.

En España, el lector no suele buscar la verdad, los hechos. Quiere leer opinión, ideología militante. Se acude al encuentro de la información, sea en el kiosco o en Internet, con el único objetivo de refrendar el propio prejuicio. No estamos entrenados en aceptar opiniones diferentes, en aceptar la posibilidad de que el Otro tenga algo de razón. Vivimos instalados en una soberbia que termina por conducirnos a la estupidez colectiva. Es un terreno abonado para los ultras.

Si sacáramos un cuadro del museo del Prado, poco conocido, y lo colocáramos en un puesto callejero parecería una baratija. Si cogiéramos un cuadro callejero y lo colocáramos en el Prado pasaría a ser de manera automática una obra de arte. Es el escenario lo que da prestigio, lo que nos garantiza que ese cuadro es bueno, que te puedes parar delante de él y admirarlo.



Hemos perdido el escenario tradicional. La buena noticia es que se trata de una fase dentro de la gran revolución tecnológica, de la que estamos en los albores, falta aún la eclosión de la robótica. Hay que construir un nuevo escenario que genere credibilidad. Ya no sirve el de la época del fit to print,que podía proteger a los periódicos impresos más serios, ahora hay que ganárselo medio a medio, visita a visita.



Esa batalla se libra en Internet y, en muchos casos, con éxito. Han surgido decenas, cientos o miles de medios digitales en todo el mundo capaces de realizar un buen periodismo, publicar noticias, tumbar gobiernos, estar en la noticia. Dos de los medios más presentes con sus periodistas en la caravana de los migrantes son digitales de prestigio: El Faro de El Salvador y Plaza Pública de Guatemala. Ser digital ya no es sinónimo de mala calidad. George Soros, el otro gran demonio de Trump y de la derecha retrograda en esta campaña electoral, es uno de los grandes impulsores de medios digitales en América Latina. Los hay de mucha calidad. Busquen Anfibia, una joya. O Etiqueta negra, por poner dos ejemplos.



La guerra contra las fake news, la xenofobia y el neofascismo ambiente se ganará en las redes. Además de basura, también fluye mucha libertad. Podemos construir un relato alternativo al dominante. Ese es el problema, de ahí proceden los ataques de Trump contra Google, Twitter y Facebook. Aquí, Jiménez Losantos sostiene que Netflix está dominado por la extrema izquierda.

Hemos pasado de una élite lectora que compraba periódicos a una democratización de la información gratuita. Esa es la trampa, el caballo de Troya. Los mediadores cobran sueldos y las herramientas para garantizar la información son caras. Si queremos saber qué pasa en Afganistán habrá que enviar a un periodista independiente que nos lo cuente. Los periodistas tenemos que ganarnos cada día la confianza del lector, oyente o televidente, no importa a través de qué canal informativo, sea un web o un móvil. La exigencia de calidad es la misma. El mecanismo de comprobación, también, sea en una noticia o en un tuit. Si no sabemos cuál es nuestro bando habrá poca esperanza. Nuestro bando es la honestidad.

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

19 Comentarios
  • fotovoltaico fotovoltaico 12/11/18 21:06

    animo¡ a todos los periodistas de buen corazon ,que cada uno lo manifieste a traves del tiempo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ataio Ataio 09/11/18 19:35

    Gracias Ramón por otro excelente artículo.
    Sugerencia : pienso que no estaría nada mal que las asociaciones de periodistas ( aún a riesgo de estar "tomadas") serían las indicadas para crear una página, u otro formato, en la cual se desenmascarase y se denunciase toda noticia falsa o manipulada; al menos las más trascendentales. Se podría dar a la vez la noticia en sí, sin comentarla ni opinar sobre ella.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 09/11/18 13:57

    Llamemos a las cosas por su nombre en castellano si queremos que el lector se de cuenta de la magnitud de su significado: "fake news" esallgo mucho más "Light" que COCHIINAS MENTIRAS
    Estos corruptos tienen ahora la piel muy delicada. Antes se conformban mas cuando decian: "llámame pperro pero échame pan". Ahora no toleran que les llames COCHINO MENTUROSOe y exigen "no me llames perro, que de robarte el pan ya me encargo yo"

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • VHS VHS 09/11/18 12:17

    ¡Excelente artículo! Mi conclusión personal: nosotros, como lectores, debiéramos leer con sentido crítico centrándonos en nuestra apreciación de la HONESTIDAD de lo que estamos leyendo. Reconozco que esto conlleva una cierta carga utópica, pero hay que esforzarse para conseguirlo.
    Saludos a todos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • salvafer salvafer 08/11/18 19:44

    De nuevo muy brillante.
    Los problemas de la información están claramente detectados y señalados.
    Lo difícil está en las soluciones.
    ¿Quién le pone el cascabel al gato?
    ¿Quien criba para separar grano y paja? ¿y de que cribador nos fiamos?.
    Al final, como ya se ha dicho en algún comentario, debemos ser nosotros mismos quienes hagamos ese trabajo y quienes nos equivoquemos muchas veces, por supuesto, en la tarea.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Anselm Llorenç Anselm Llorenç 08/11/18 18:41

    Hay una cosa que no soporto de las televisiones: la presentación de noticias con vídeos de la policía. ¿Es eso periodismo?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Laika Laika 08/11/18 18:39

    Esto que parece tan fácil, personalmente lo veo muy difícil de valorar tanto a los “buenos” como “malos” periodistas y en consecuencia a sus medios, me imagino que como sucede en la abogacía, medicina, etc. Yo me suelo guiar por su trayectoria y sobre todo por el número de “cagadas = desinformaciones” que atesoran. Hoy tenemos varios ejemplos a diario: Pantuflos (el aprendiz de Photoshop) = Ok diario, Federicos, Marhuendas, Mª Claver, ABC, Intereconomía y un largo etc.
    Por eso, me gustaría contar, como lector, con algún tipo de barómetro (aparte del personal) que nos indicase la fiabilidad de los medios y de sus profesionales (no me valen las audiencias, están trucadas). Se me ocurren varios pero no soy profesional del medio y no me gustaría “meter la pata”, os lo dejo a vosotros gente como Gabilondo, L. del Olmo, Maraña, Escolar, etc., con una trayectoria y profesionalidad contrastada y sobre todo a los nuevos estudiantes de periodismo porque en definitiva de ello depende su futuro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Laika Laika 08/11/18 18:38

    Nuevamente el artículo me parece excelente y el ejemplo del cuadro malo en el museo y viceversa, lo voy a interiorizar porque expresa muy gráficamente todo este mundo de la información que vivimos. Por otra parte, se parece mucho a aquél video que andaba por las redes de un brillantísimo violinista que se puso a tocar en la calle vestido de mendigo y no se le acercaba nadie y sólo unos pocos piadosamente le daban unas monedas…
    El tema que se nos plantea a los lectores en el mundo de la información es complicado ya que el periodismo no es como la medicina donde un buen o mal médico pero con un buen diagnóstico y buenos medios pueden curar o salvar vidas, la diferencia es que el malo te deja tetrapléjico o te manda para el “otro barrio” indefectiblemente. En el periodismo el diagnóstico es la información contrastada y veraz, pero he aquí la diferencia entre un buen o mal periodista, el malo la oculta si no le beneficia a él o al consejo de administración de su medio y la saca cuando le parece oportuno o se la calla para siempre. El buen periodista una vez contrastada la publicá, caiga quién caiga. El problema es que ahora los periodistas han sido sustituido todos por “comunicadores = charlatanes de feria” y ahora son gran parte de ellos “voceros de sus amos”.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Republicano1944 Republicano1944 08/11/18 15:43

    No hay que confundir el queso "Gruyere" con el "Emmental".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • paco arbillaga paco arbillaga 08/11/18 13:36


    Lo dice Maraña: «Me equivoco, pero no miento.» Y de eso se debería tratar cuando se da información: en ¡¡¡NO MENTIR!!!

    Sí creo que habemos lectores que buscamos la honestidad periodística; no hay que confundir comprender algo, entenderlo, con estar de acuerdo con ese algo. Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.