x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la tramoya

Inmigrantes ilegales

Publicada el 12/04/2019 a las 06:00 Actualizada el 11/04/2019 a las 21:49
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Uno de los asuntos en los que los fascistas se encuentran más cómodos es la inmigración. Hablando de inmigración a su modo, la extrema derecha refuerza sus tres fundamentos morales más conspícuos: la Identidad –nosotros, los nacionales, frente a los extranjeros–, la Autoridad –mayor control y orden–, y la Pureza –la protección de nuestras virtuosas tradiciones ante las costumbres de los bárbaros–.

Para facilitarse la tarea, el extremista de derechas sistemáticamente utiliza un marco, una narrativa, tan miserable como falaz. Lo vamos a llamar “el marco legal”. Consiste en identificar al inmigrante sin documentación, como “inmigrante ilegal”. Un concepto que incluso la izquierda da por bueno, aunque sea de manera inconsciente. Nadie llama a un conductor que se queda sin puntos “conductor ilegal”, ni al empresario que defrauda la seguridad social de sus empleados se le llama “empresario ilegal”. Pero con los inmigrantes es distinto: el que entra en otro país sin papeles, se convierte en “inmigrante ilegal”.

Convertido en “ilegal”, es fácil dar el salto para identificar al migrante también con la criminalidad. El aznarismo practicó el truco hace dos décadas en España (sospecho que no por inteligencia política, sino porque realmente se lo creía), de modo que asociaba cada vez que podía la crimininalidad con la inmigración. Los presos de nuestras cárceles eran inmigrantes, quienes agredían a las mujeres también. La delincuencia aumentaba porque había demasiados inmigrantes. Exactamente lo mismo que dicen otros políticos fascistas de hoy. Trump habla directamente de los mexicanos criminales que violan y roban en Estados Unidos, Salvini y Orbán de los que lo hacen en Italia o en Hungría.

Ilegales y criminales, los inmigrantes de manera natural son automáticamente una amenaza: se habla así de “invasión”, de “entrada masiva”, de “hordas”... se dice que “aquí no cabemos todos”.

En un mítin memorable de aquella época, Zapatero trató con una sencilla frase de cambiar el marco conservador por otro que los progresistas deberíamos utilizar sin descanso: los inmigrantes son quienes cuidan de nuestros mayores y nuestros niños, quienes limpian nuestros hospitales, quienes nos sirven en los restaurantes y conducen nuestros taxis. Es sencillamente falso que los inmigrantes roben nuestro trabajo o nuestros servicios. Los datos están para confirmarlo, aunque es preferible no abrumar con ellos. Los países con más migrantes –un fenómeno, la migración, por otro lado, inevitable en cualquier sociedad acomodada– son más prósperos, más sanos, mejores.

Los inmigrantes ocupan puestos de trabajo que los nacionales desprecian, rejuvenecen las poblaciones que les reciben y contribuyen con ello a mantener la caja de las pensiones. Si pudimos pagarlas en los años de la bonanza económica, en la primera década del siglo, fue precisamente porque llegaron a España unos cuantos cientos de miles de inmigrantes que cotizaron a nuestra maltrecha Seguridad Social. Si alguien puede salvar el equilibrio de nuestro gasto social en un futuro próximo son precisamente los inmigrantes, a menos que nos pongamos a tener hijos como los mormones.

Por supuesto, que intentemos cambiar el marco para comprender la inmigración no quiere decir que pequemos de ingenuos. Como sucede con el resto de las áreas de la convivencia, debe haber normas que regulen la entrada de personas en otros países. Los progresistas también estamos a favor del cumplimiento de las leyes, naturalmente. Es absurdo satanizar demasiado los muros, cuando en cualquier país del mundo hay muros que marcan las fronteras, ya sean físicos como las alambradas con cuchillas que separan Marruecos de España, o personales, como los policías que piden el pasaporte en los aeropuertos.

Discutiendo la conveniencia o no de poner muros, entramos en el juego simbólico de los fascistas, y generalmente perdemos. Es preferible dedicar ese tiempo a reenmarcar el asunto de manera favorable y veraz:

Insistiendo en que las personas no son legales o ilegales. Podrán ser, en todo caso, personas indocumentadas o, como mucho, en situación irregular. Y en muchos casos son sencillamente seres humanos que huyen de la guerra y de la pobreza, cuando no puedan ser calificados como refugiados.

Hablando de “crisis humanitaria”, no de “avalancha” ni de “invasión” ni de “entrada masiva”.

Enfatizando las oportunidades. Los inmigrantes contribuyen a nuestra economía, son trabajadores y trabajadoras esforzados y son un importante aporte al bienestar de los países que los acogen.

Apelando a la solidaridad y los derechos humanos, pero también a una gestión ordenada de las entradas y la acogida (que en el caso de España ha de ser necesariamente en común con la Unión Europea).

Señalando que hay que cumplir las leyes, por supuesto. Pero también que quienes más frecuentemente incumplen las leyes en este ámbito no son los propios inmigrantes, sino los señoritos que les contratan para limpiar la casa sin pagar los seguros correspondientes, o los que los ponen a trabajar en los cultivos y en las obras sin respetar sus derechos más elementales.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

6 Comentarios
  • Birth 4 Birth 4 13/04/19 03:08

    Merece atención el "Impresionante discurso de Alberto Rodriguez. Malditos inmigrantes." en Youtube. Menos de cinco minutos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • CinicoRadical CinicoRadical 12/04/19 19:20

    FASCISMO.rodeados de fascismo y sobre todo MIEDO.La clase media pasó a peor vida,era verdad lo de la globalización,gran invento capitalista,nos hemos igualado qero por abajo.En éste reino nuestra competencia se basa en sueldos bajos. Hace ya unos años un informe de la Caixa,demostraba el beneficio dela migración.Los datos que dan hasta instituciones ,nads sospechosas de izquierdosas,piden al menos caridad,democracia xtiana,algo de mayor reparto de los beneficios, o la gente va a estallar.De momento populismos a manta y el fascismo Presente.
    Persona ilegal,somos tontos ?una miaja Dignidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • joam49 joam49 12/04/19 17:21

    Un buen análisis del tema.
    Quiero centrarme en el párrafo, excelente, que dice: "Convertido en “ilegal”, es fácil dar el salto para identificar al migrante también con la criminalidad. El aznarismo practicó el truco hace dos décadas en España (sospecho que no por inteligencia política, sino porque realmente se lo creía), de modo que asociaba cada vez que podía la criminalidad con la inmigración. Los presos de nuestras cárceles eran inmigrantes, quienes agredían a las mujeres también. La delincuencia aumentaba porque había demasiados inmigrantes."
    Inteligencia política de Mr. Asnar ciertamente ninguna. Seguramente creía lo que decía, lo que demuestra su coeficiente intelectual, pero no tan bajo para rechazar lo que le conviene, lo que evidencia su, también bajo nivel ético. Y ahora avala al asno sin master. Mr. Asnar tiene un ojo... se nota que estuvo en Texas con Bush hijo, y le enseñó a disparar, siempre acierta, su blanco no es la diana, es el resto del universo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • hayundi hayundi 12/04/19 10:15

    La derecha identifica a los inmigrantes como delincuentes y alguna izquierda como la panacea. Ni lo uno ni lo otro, ambos deberían resaltar el apoyo a la ley y dejarse de discursos electoralistas, no decir verdades a medias. Una tasa de inmigración es absolutamente necesaria, pero también es verdad que aquí no cabe toda Africa ni toda sudamerica, que hay muchos jóvenes pululando por ahí sin nada que hacer y que muchos aunque trabajen no pueden cotizar por carecer de "papeles ". Todas estas situaciones hay que regularizarlas. Hay exigir soluciones y no criticas gratuitas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    3

    • GRINGO GRINGO 12/04/19 11:34

      Ni es cierto que "toda África quiera venir", los que han llegado éste año no llenarían el Bernabeu.....

      No se quiere "recuperar la España rural", que se les proporcione acogida, terreno y trabajo en ése entorno. Seguro que están más familiarizados que con el Top Manta...

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      2

  • GRINGO GRINGO 12/04/19 09:16

    Simplemente "son personas", y además necesitadas, con los mismos anhelos que nosotros, un futuro mejor para ellos y sus familias".

    Tiene que ser difícil para ellos entender como los países llamados "civilizados", durante el siglo pasado invadieron sus países, robando todo lo que quisieron, destrozando la convivencia, situaciones que todavía se viven en ciertos países a día de hoy.

    Ahora no les dejan otra opción que recurrir a mafias para intentar en la UE, pero entonces se les rechaza como apestados, se les criminaliza y son objeto de agresiones y desprecios.

    Ésas prácticas, que atentan contra los más elementales derechos humanos, deberían ser condenadas por todos los partidos, mucho más por ésos que se declaran "creyentes, católicos, cristianos", que son los que más trabas ponen a la acogida, "salvo que vengan en régimen de esclavitud a trabajar a sus haciendas u hogares".

    Tampoco el PSOE se salva, que cuando le toca gobernar, como ha pasado en los últimos 10 meses, no es capaz ni de quitar las concertinas, que para probar deberían colocarlas en el acceso al Congreso, a ver si alguno conseguía llegar.

    Al "trifachito" se le llena la boca de ESPAÑA, pero el 28A debemos votar "pensando en los españoles y el futuro que queremos para todos nosotros", no tanto en ésa España que reivindican, que no ha pasado ni al siglo XX.....

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    3

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.