x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




La historia rima

La abuela de Europa

Publicada el 24/05/2019 a las 06:00 Actualizada el 23/05/2019 a las 21:22
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Cuando Victoria nació, el 24 de mayo de 1819, hace hoy dos siglos, una pequeña élite dominaba Gran Bretaña. Ese mismo año una ley había prohibido el trabajo de niños menores de nueve años, pero la mayoría de los propietarios la ignoraron. La poderosa industria textil dependía de las materias primas que procedían de las colonias, donde la esclavitud y el comercio de esclavos eran todavía comunes. Gran Bretaña era el poder más importante del universo y al frente de él se puso Victoria como reina el 20 de junio de 1837. Al final de su reinado, su imperio abarcaba una cuarta parte de la superficie terrestre y tenía 450 millones de súbditos, una cuarta parte de la población mundial.

La reina Victoria ocupó el trono durante 63 años y 7 meses. En el momento de su muerte, el 22 de enero de 1901, Europa estaba dominada por monarquías, apoyadas por aristocracias poderosas. A su funeral, junto al nuevo rey, Eduardo VIII, y el emperador alemán Guillermo II, nieto de la reina, asistieron un gran número de nobles extranjeros, casi todos unidos por lazos de sangre con Victoria.

Entre la gente de la realeza y la aristocracia la llamaban la abuela de Europa. Su amplia familia, de nueve hijos, 36 nietos y 37 bisnietos, estaba representada en casi todas las cortes europeas. Además del emperador alemán, cinco de sus nietas eran reinas consortes a comienzos del siglo XX: la zarina Alejandra de Rusia; la reina Victoria Eugenia de España; Maud de Noruega; Sofía de Grecia; y María de Rumanía. Todas nacieron en ese mundo de privilegios, lujo y poder que persistía en Europa, pese a la modernización y los avances industriales.

A diferencia del reinado de su abuela, de continuidad y estabilidad, todas ellas vivieron épocas de disturbios y tragedias a partir de 1914. Victoria Eugenia y Sofía murieron en el exilio. Alejandra fue brutalmente asesinada junto con su familia.

Con la excepción de Francia, donde había surgido una República de la derrota de la guerra con Prusia en 1870, todos los grandes poderes europeos eran monarquías a comienzos del siglo XX. El republicanismo era, en casi todos esos estados, un movimiento político radical bastante marginal, y ser republicano era considerado en los imperios ruso y austro-húngaro revolucionario.

En Inglaterra, Francia o Alemania, por citar a las naciones más poderosas, una oligarquía de ricos y poderosos, de "buenas familias", de nobles y burgueses conectados a través de matrimonios y consejos de administración de empresas y bancos, mantenían su poder social a través del acceso a la educación y a las instituciones culturales.

La clase y el rango se distinguían por el vestido, las poses, la forma de hablar y el empleo de sirvientes y criados, algo muy común también en las clases medias altas que copiaban la forma de vida de la aristocracia. En 1901 los empleados en el servicio doméstico en Inglaterra eran el grupo más numeroso por ocupación. De los cuatro millones de mujeres asalariadas, un millón y medio trabajaban en casas de nobles y ricos y familias acomodadas que, incluso en caso de declive o pérdida de rentas, mantenían a los sirvientes hasta el último momento.

Los herederos con título eran todavía muy importantes en los primeros años del siglo XX e incluso en la industrial y urbana Inglaterra, todos los primeros ministros hasta 1902, excepto Benjamin Disraeli y William Gladston, habían sido nobles. Entre 1886 y 1914, casi la mitad de los miembros del consejo de ministros eran aristócratas. Dominaban puestos esenciales en la administración y en las profesiones más cualificadas y compartían, con el resto de las élites políticas, de la administración y de los negocios, la educación en las mejores  universidades inglesas, Oxford y Cambridge, y en los mejores colegios privados, especialmente Eton.

Pese al crecimiento de las clases medias, menos numeroso en la Europa del este o del sur que en Inglaterra y los países nórdicos, las desigualdades sociales eran profundas y muy visibles. La distancia entre esas buenas familias, que extendían sus raíces genealógicas por las monarquías e imperios de Europa, y la mayoría de la población pobre era sideral. La pobreza estaba conectada con las enfermedades, la baja esperanza de vida, el analfabetismo y la falta de expectativas sociales. La mayoría de los europeos morían en la misma posición social que habían nacido.

En Gran Bretaña, la sociedad más próspera de Europa, el 30 por ciento de la población vivía en la pobreza crónica cuando comenzó el siglo XX, e incluso los sectores más afortunados de las clases trabajadores sufrían largas jornadas de trabajo, con poca seguridad y sin servicios médicos o seguros de enfermedad.

Todas esas desigualdades eran especialmente acusadas entre las mujeres. Las diferencias eran sociales, económicas, culturales y políticas. Su esperanza de vida era menor, el analfabetismo más alto, carecían de independencia económica, las leyes legitimaban su subordinación a los hombres y la tradición y las costumbres culturales limitaban su esfera de influencia al hogar.

Las mujeres eran también las plebeyas en el mercado de trabajo, donde además el acoso y abuso sexual por parte de los jefes, capataces y sus propios compañeros trabajadores era el pan de cada día. Las mujeres estaban excluidas de la política, del gobierno, de muchas instituciones educativas, profesiones y ocupaciones. Cuando comenzó el siglo XX todavía no habían conseguido el derecho al voto en ningún país europeo.

Aunque muchos ciudadanos europeos tenían restringida la libertad para hablar su idioma o practicar su religión y sufrían notables discriminaciones por el género, la raza o la clase a la que pertenecían, esos grupos de privilegio y poder veían a Europa como "el mundo civilizado" y creían que el final de ese camino de crecimiento económico y prosperidad, muy visible desde finales del siglo XIX, conduciría a la "europeización del mundo". Vivían sus "buenos tiempos", reservados en realidad para los propietarios, hombres blancos, cristianos y ricos.

Todo aquel mundo se hundió en dos guerras y en una crisis de veinte años en medio que marcaron la historia de Europa en el siglo XX. Doscientos años después del nacimiento de la reina Victoria, las monarquías modernas están sometidas a prácticas constitucionales, no aparecen, salvo en momentos excepcionales, en el centro de la vida política, pero son todavía veneradas como símbolos de la identidad nacional, estabilidad y unidad. Donde existen, hay poco debate sobre si deberían desaparecer. Y en algunos países donde desaparecieron, en los antiguos imperios alemán, ruso y austro-húngaro, hay gobernantes que, nostálgicos de ese mundo de privilegio y poder, se comportan como nuevos tiranos sin reino. Legados de la historia.
________________
 
Julián Casanova es catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Zaragoza e investigador en el Institute for Advanced Study de Princeton. Ha sido profesor visitante en prestigiosas universidades europeas, estadounidenses y latinoamericanas. 
Sus últimos libros son Europa contra Europa, 1914-1945; España partida en dos. Breve historia de la guerra civil española (con edición en inglés, turco y árabe); y La venganza de los siervos. Rusia, 1917.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

8 Comentarios
  • tarrul tarrul 26/05/19 10:25

    Muchas gracias. Creo que lo unico que ha cambiado en la historial, son los nombres, realeza (mercados), aristocracia (fondos buitres), etc. etc. hemos avanzado poquito y espero que mas pronto que tarde sean capaces nuestros sucesores de dar golpes en la mesa y traten de mejorar otro poquito.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • subeChico subeChico 25/05/19 00:08

    Gracias don Julián por incitarme a escribir de mi retoño menor que hoy ha cumplido 41 años y nos ha invitado a una tarta deliciosa. Cómo se resistía a venir a este proceloso mundo, nació cesáreo y muy bello, al revés que su hermano mayor que nació 8 años antes con ventosa y tenía la cabecita como un balón de rugby.
    He creído entender que votarán lo mismo que yo en las europeas y espero que nuestros votos sirvan para frenar a esos macronesriberas y a esos abascaleslepinados y poder avanzar más en la Europa de los pueblos y menos en la de los capitales.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 24/05/19 21:20

    Cuan pendular es la historia?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Luis Fernando Luis Fernando 24/05/19 11:35

    ¡Saludos desde Tenerife!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • luzin luzin 24/05/19 09:52

    También hubo un fuerte y vigoroso movimiento obrero, numerosas revoluciones y conflictos laborales, huelgas, periódicos, publicaciones, escuelas, experiencias económicas, ... y aunque el lenguaje es traicionero no se trata tanto de legado como de "la continuidad del tiempo histórico" que el relato parece no poder albergar

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    1

    • Luis Fernando Luis Fernando 24/05/19 11:40

      De todo ello da buena fe Julián Casanova en los tres libros citados al pie de su artículo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      1

      • luzin luzin 25/05/19 12:07

        Por supuesto. Admiro el trabajo y la labor del profesor Casanova por su investigación del movimiento obrero español. No quería criticar ... era más bien un recuerdo de mis antepasados ... pura emoción

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

      • Pelias Pelias 24/05/19 20:34

        Pues que bien. En un par de líneas podía haberlo apuntado ... ya que esos hechos tambíén ocurrieron gracias a otras abuelas y abuelos.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.