x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Qué ven mis ojos

La política no se ha rejuvenecido, se ha infantilizado

Publicada el 17/12/2019 a las 06:00 Actualizada el 17/12/2019 a las 10:54
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

“La diferencia entre el servil y el ser vil es que uno besa la mano que lo manipula y el otro la que le da de comer”

Creíamos que la política española se había rejuvenecido, pero sólo se ha infantilizado. Y que los nuevos no den la talla es la principal razón de que no lleguemos a ninguna parte. Esta nueva generación lo iba a cambiar todo, pero no dijo si a mejor o a peor, y el caso es que sus líderes no dan una a derechas ni a izquierdas, ni parecen tener la entidad necesaria para dirigir un país que, desde que está en sus manos, no se mueve, está bloqueado en lo institucional y maniatado en lo retórico, porque los argumentos con los que justifican su incapacidad para ir a alguna parte son de tercero de primaria: si no me llamas, no te llamo; si te hablas con ese, te retiro la palabra; si me citas en tu despacho el segundo, no voy… Y todos con la tiza en la mano para irle pintando líneas rojas al enemigo.


Y claro, ocurre lo de siempre, que cuando no se tienen razones ni se saben explicar, se tira de panfleto o de cinismo. En el primer caso, se pueden enmarcar las declaraciones de Pablo Casado tras reunirse ayer con Pedro Sánchez: “El PP no facilitará un Gobierno con los comunistas de Podemos”. En el segundo, las de Inés Arrimadas, que se ha quedado con el chiringuito de Ciudadanos en temporada baja y necesita lo que todos los negocios de verano para pasar los meses de frío: ganar tiempo y juntar alguna clientela local: “Tenemos la obligación de llegar a un acuerdo”, dijo a los medios de comunicación, tras proponerle uno imposible al candidato socialista: que si él le daba lo que tenía, su pacto con Pablo Iglesias, ella le daría a cambio lo que no tiene ni tendrá, que es la abstención del PP.


Después de todo lo que ha pasado, no ha ocurrido nada. Todo sigue en el mismo sitio, como un barco a vela en un mar sin viento. El caso es que cuando se cerraron los colegios tras las penúltimas elecciones generales, algunos sumamos las papeletas y dijimos que habría otras, que esta gente sería incapaz de encontrar los motivos, los intereses o el sentido del deber necesarios para llegar a cualquier tipo de acuerdo. Los politólogos se rieron con la boca de lado, peso sucedió lo que nos temíamos, y los carteles de campaña volvieron a pegarse en los muros. Al acabar la segunda cita y quedarse los bloques –que no los partidos–, igual que estaban, a los mismos de la otra vez nos pareció que dos mas dos seguían dando cuatro y que de donde no hay no se puede sacar. Y miren por dónde, este lunes, desde el PSOE, ya aventuraban que lo que pretenden PP y Cs, de hecho, es volver a poner las urnas, probar suerte a ver si a la tercera va la vencida. Esto es una pesadilla que además de morderse la cola, muerde también a cualquiera que se le acerque.


Parece obvio que cuando todo esto acabe, si es que lo hace algún día, habrá que hacer algo para que no se pueda volver a repetir una situación tan absurda, quizá recurrir a un sistema de segunda vuelta que asegure que el grupo que gane y no llegue a la una y a las dos a ningún acuerdo, pueda sentarse en los bancos azules, poner a trabajar al Congreso y el Senado y a partir de ahí padecer la oposición que los adversarios consideren que le tienen que hacer. O a lo mejor es que sobran cargos públicos y esto es un juego de las sillas en las que hay más sillas que participantes, de modo que suene la música o no a ellos les da igual, tienen un asiento fijo asegurado. Así, con el riñón bien cubierto, no tienen prisa, van sobre seguro, saltan con red y pueden dedicarse tranquilamente a ejercer la profesión con más futuro en estos momentos en España, que es la de expendedor de carnets de patriota, constitucionalista, demócrata, etcétera. Con ellos en la mano, se creen autorizados a excluir, censurar y poner cordones sanitarios, o directamente le niegan el derecho a ciertas formaciones a ejercer la representación parlamentaria que les ha dado la ciudadanía con sus votos, algo que colisiona con la propia democracia. Uno llega a preguntarse si el asunto de Cataluña es el problema, la disculpa o las dos cosas.

Dice Pablo Casado que el PP “no puede blanquear un gobierno comunista.” Hombre, el PP ya ha demostrado que lo puede blanquear casi todo, desde el dinero negro a la ultraderecha; pero, en cualquier caso, llama la atención que ante la falta de un discurso nuevo, el que cabría esperar de su edad y sus promesas de cambio, recurra al vocabulario de la guerra fría, usándolo para lo que lo utilizan quienes los llaman a ellos fascistas. Cuando eso ocurre, desde la calle Génova protestan, y con razón. Mala cosa, porque empezar por insultarse no es el mejor principio entre dos que aseguran que se quieren entender. Si no dan más de sí, no son necesarias otras elecciones, lo que hacen falta son unas y unos candidatos distintos.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

32 Comentarios
  • txema segura txema segura 18/12/19 08:40

    Desde luego Benjamín, tienes toda la razón: hacen falta nuevos políticos, sobre todo en la derecha. Si miras los personajes que encabezan partidos e instituciones, a mí solo me dan vergüenza ajena. ¿ De donde han salido?. ¿ Quién los pone ahí?. Creo que son títeres de alguien. No se pueden decir más insensateces, cuando lees sus declaraciones. Demuestran su nivel de educacion. Y su formación política es nula. Les importa una higa los problemas de la ciudadanía, van a echar horas, lucir su palmito y cobrar un buen sueldo, que nunca sabrán ganarse.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • luzin luzin 17/12/19 17:29

    Pudiera ser que la C78 está mal diseñada? Qué las leyes fundamentales que de ella emanan se fundamenten en los mismo errores? Pudiera ser que no tuvieramos un sistema con poderes separados? y un mal sistema electoral?

    Es evidente que con las reglas del juego hemos llegado a esta situación ... por lo tanto el problema está en las reglas del juego y no en los jugadores que utilizarán todos los recursos que el juego les procura ...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    4

    5

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 17/12/19 20:14

      Bueno, lo que parece lógico pensar es que lo que valía en el 78 valga ahora en gran medida, pero no en toda su extensión y por lo tanto, como ocurre con las constituciones de todos los países, haya que mejorarla. El problema vuelve a ser el mismo: quiénes la hicieron, quiénes tendrían que rehacerla y cuánta diferencia de capacidades varias haya entre unos y otros...

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

    • GRINGO GRINGO 17/12/19 18:15

      La gente "normal" no necesita de patrones para poder hablar, entenderse y negociar. Éso se hace a diario, con la familia, en la empresa, en todos los ámbitos de nuestra vida.

      La pega que tiene la C78, para los muy creyentes y constitucionalistas, es que creen que de por sí va a solucionar algo, como si fuera un medicamento que todo lo cura...........pero hay que tomarlo, aplicárselo o ponerlo en vigor....."DIÁLOGO" es la receta.......y ahora estamos en fechas en las que, si no lo hubiera, más de una familia sería un polvorín.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

  • Juanjo Seoane Juanjo Seoane 17/12/19 14:30

    Y, como muchos niños que viven en sociedades neoliberales, don egoístas. Ellos y los suyos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • ESCEPTICOUTÓPICO ESCEPTICOUTÓPICO 17/12/19 13:24

    No se puede describir mejor. Parece que los que mandan han conseguido idiotizar no sólo al rebaño, si no también a los pastores. Y nosotros, con éstos pelos...

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    8

  • Rafamotero.com Rafamotero.com 17/12/19 12:59

    Se les ve a todos el plumero, "banda" que decía aquel no, panda es lo que son todos, pero de inútiles impenitentes. Excelente reflexión Sr. del Prado.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • Gulberri Gulberri 17/12/19 12:46

    Estoy de acuerdo en la esencia de su artículo Sr. Prado, pero discrepo en varios aspectos.
    Estoy de acuerdo en que los políticos actuales no dan la talla necesaria para solventar los problemas y circunstancias actuales. Más aún, si los líderes políticos actuales son los que son y aportan y resuelven lo que vemos, es decir poco o nada, en tanto líderes, qué cabe esperar del resto? cómo sustituir a dichos líderes por alguien intrínsecamente peor y menos capaz?
    No estoy tan seguro de que estos políticos actuales sean peores que los anteriores. La explicación radica más bien en que la situación actual dista mucho de ser la de antes, y mucho más las circunstancias: con el bipartidismo, y su correspondiente alternancia en el poder, el partido de turno tenía prácticamente carta blanca para tomar medidas, para arrimar el ascua a su sardina, siempre con el beneplácito y la autorización pertinente de los que realmente mandan y han mandado siempre: el poder económico. Entonces, no era necesario ni negociar, ni articular/consensuar acuerdos, HACER POLITICA en definitiva. Y, para éso, vale casi cualquiera. Ahora, todo es radicalmente distinto, a excepción de los inevitables oligarcas y la supeditación a sus mandatos. Ahora es inevitable contar con otros muchos actores, es inevitable escuchar/negociar/ceder/consensuar/tragar. Y, para todo ésto, poca gente está preparada, ni personal ni profesionalmente. Ser político antes era una carrera de piñón fijo, de serviles estómagosagrecidos, sin precisarse formación ni aptitud alguna, sólo una actitud servil. Ahora, es otra cosa muy distinta. El problema es que los actores son prácticamente los mismos y no están capacitados para una profesión diferente, aunque siga teniendo el mismo nombre.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Vicente27 Vicente27 17/12/19 12:24

    El Pais es de la derecha. Por lo tanto hay que echar a los de izquierda cuanto antes mejor, y si no se puede pues cargar las tintas con todas las premoniciones infernales posibles. No aprenderemos... pero ¿qué barbaridad es esa de intentar formar un gobierno progresista buscando apoyos con partidos que no son los nuestros?, ¡Qué atrevimiento!.
    En fin, el viejo cuento que cada vez, aunque sea lentamente, van creyendo menos españoles. Salud

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • jorgeplaza jorgeplaza 17/12/19 11:44

    ¿Todos los candidatos de todos los países son igual de malos? Porque el problema es generalizado, no se restringe a España ni mucho menos. En Israel van a por las terceras elecciones, en Italia ya he perdido la cuenta de los enjuagues, cambios de nombre y de alianza que se ven obligados a hacer para formar algo que parezca un gobierno, de Bélgica, ese país de organización tan pintoresca, mejor no hablamos; y, en los países en los que sí eligen, eligen a Trump, a Johnson, a Orbán, a Bolsonaro, a otro peronista más y a gente así.

    En España tenemos nuestras particularidades. Somos por ejemplo "una nación de naciones, ¡sin contar las tribus!" que decía ayer El Roto. Pero el problema de fondo es el mismo en casi todas partes: control de la economía en manos anónimas y fuera del control de los políticos electos, impotencia de los gobiernos para mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos, pérdida consiguiente de la confianza en las instituciones de la democracia representativa y desplazamiento hacia el populismo o simplemente hacia el candidato que parezca más gamberro.

    No es que Sánchez, Iglesias, Casado, Arrimadas, Abascal y el resto sean muy listos ni muy decentes (la excepción era Rivera, que era mucho más burro que cualquiera de estos) pero no me parece que sea ese el problema. Sí lo es la impotencia de los gobiernos, que se perciben cada vez más como algo superfluo cuando no contraproducente y dañino. Por muy honrado y muy inteligente que sea un candidato, si no consigue realizar ninguno de sus objetivos realmente importantes, perderá la confianza de los electores, que es lo que está pasando.

    Y no: las causas "identitarias" no son en absoluto lo que más le importa a la gran mayoría del electorado. No sustituyen ni pueden sustituir a un salario apropiado en un empleo seguro, a unas pensiones dignas, a una sanidad y educación públicas no menguantes y de calidad, a un acceso real a una vivienda decente, cosas todas ellas que la gran mayoría de los políticos, no solo en nuestro país, parece que no tienen la capacidad de conseguir. Así que...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    3

    8

    • Grever Grever 17/12/19 12:41

      "...las causas identitarias...no sustituyen ni pueden sustituir a un salario apropiado en un empleo seguro, a unas pensiones dignas, a una sanidad y educación públicas no menguantes y de calidad, a un acceso real a una vivienda decente...". Totalmente de acuerdo si bien añadiría una enmienda de sustitución.
      Donde dice " no sustituyen ni pueden sustituir" yo pondría "No deberían sustituir al deseo de" un salario.....etc., pero cada vez hay más electores que no votan con ese criterio.
      .
      En buena parte del mundo occidental parece haber una tendencia creciente a que los mensajes basados en lo identitario ganen votantes y en algunos casos gobiernen o lo hayan ghecho recientemente (Polonia, Hungría, Bulgaria, Reino Unido, Rumania, EE.UU., Brasil, Italia) El peculiar caso español muestra una implantación del mensaje identitario, a saber: ERC, Jcat y CUP en Cataluña mientras que en Euzkadi el PNV y EH-Bildu al tiempo que en España lo identitario ha sido utilizado con desigual resultado por Ciudadanos, PP y con relevante crecimiento por VOX.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      0

      2

      • Benjamín Prado Benjamín Prado 17/12/19 20:16

        Claro que no deberían poder hacerlo, pero consiguen que el ruido no deje oír los lamentos, y ese es uno de los grandes problemas de esta invasión de todos los problemas del país por uno solo de ellos.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

      • jorgeplaza jorgeplaza 17/12/19 14:41

        Tiene usted razón en el caso del nacionalismo. Yo estaba pensando en otro tipo de identidades, como las sexuales (¿o tendría que decir "generales", por aquello del género?) que se traducen en la, en mi opinión, desproporcionada importancia que le da la izquierda a un feminismo muy extremo o a las causas de ciertas minorías (LTGB, minorías raciales, etc). Esa importancia desproporcionada (siempre, en mi opinión) se debe a que son causas llamativas, bien acogidas y amplificadas en los medios de comunicación y, ¡ay!, BARATITAS: tienen escasa repercusión en los presupuestos y no es difícil lucirse convirtiéndose en sus paladines, pero no están entre los problemas que la mayoría de la ciudadanía considera importantes y, como los importantes se dejan de lado, al final el electorado tradicional de izquierda abandona a los partidos de izquierda porque se considera abandonado por quienes se supone que tendrían que defenderlo.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        5

        3

        • José Luis53 José Luis53 17/12/19 18:14

          Hace tiempo que la izquierda está des nortada por completo.Efectivamente, a falta de respuestas eficaces ante la imparable globalización del capital, Se dedica a las causas Identité Arias" tal como usted las define: suenan bien, quedas bien y tampoco cuestan dinero.

          Responder

          Denunciar comentario

          1

          1

  • GRINGO GRINGO 17/12/19 11:31

    No deberíamos caer en el error de confundir la edad y la ideología, pues a la vista está que hay jóvenes fachas, muy fachas.

    Lo que había llegado a nuestra política, no porque fuera invitado, si no por el fracaso del bipartidismo, a falta de mayorías absolutas era el "diálogo", y algunos, no todos, siguen anclados en sus posturas inamovibles, pero culpando al resto de ser los que no se mueven.....COMO NIÑOS.

    Con ser ésto grave, no es lo más grave, lo más grave es que la gente que necesita urgentemente soluciones para enderezar su vida y su futuro, sigue esperando que las "estrategias y tacticismos de éste u otro den el fruto esperado", pues la llevan clara....., éstos, los políticos, ya han cobrado la extra y han recibido la bolsa de Navidad, y no tienen prisa, seguirán con su juego de póker, esperando ver el punto débil del contrario, no el puno de acuerdo..., así es España.

    Esperemos que, por el bien de todos, ERC no se haya contagiado del confuso discurso de M. Rajoy, con el célebre "cuanto peor mejor.....blablabla...en suyo beneficio político", porque como éste asunto se desmadre del todo, la vamos a llevar clara...

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7

  • SUA SUA 17/12/19 11:27

    Sr. Prado: Una vez más estoy de acuerdo con Ud. Gracias
    Siento muchas ganas de decirles imbéciles. El Sr Sánchez se que es un poco débil para mantener el pulso. Sin tanto teatro más le valía esperar (ahora si) para ver si los ERC se aclaran.
    Los "informadores" dicen que ERC necesitan una pista de aterrizaje; creo que tendrían que hacer uno de emergencia, en el peor de los casos salvarían algunos viajeros, de lo contrario puede ocurrir una catástrofe de dimensiones imprevisibles. Encima dicen que no aceptan presiones, ¡si son ellos los que presionan al resto de españoles!
    Parece que aun no han salido del aeropuerto...
    Mientras tanto están perdiendo la empatía de muchos españoles y la esperanza de los que necesitados de cosas básicas, quizá los consideraran como benefactores para el cambio de su situación. Una pena por el desgaste de ilusión, esperemos que no sea perdida.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.