X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
En Transición

¿Cuánto nos va a costar Madrid?

Publicada el 12/04/2021 a las 06:00

Era el 26 de enero de 1977. Desde la sede del Colegio de Abogados de Madrid hasta el cementerio de La Almudena, los ataúdes de los abogados laboralistas asesinados por pistoleros de extrema derecha en el despacho de Atocha desfilaban llevados a hombros por sus camaradas. Tras ellos cientos de coronas de flores, y en las aceras decenas de miles de personas en un silencio apenas roto por aislados gritos de dolor y rabia. Un servicio de orden integrado por militantes de los todavía ilegales PCE y Comisiones Obreras controlaba el acto. Lágrimas en los ojos de muchos presentes. Un bosque de puños cerrados. Ni entonces ni en las masivas huelgas de protesta por el crimen y en los cientos de funerales celebrados en toda España hubo un solo incidente. La izquierda más radical quería salir a la calle y desafiar directamente al Gobierno de Adolfo Suárez y al aparato del Estado tardofranquista. Pero se impuso la contención. Aquella movilización disciplinada impactó sobre el Ejecutivo y los altos mandos militares, que por supuesto la entendieron como una demostración de fuerza organizada. Tres meses después el Partido Comunista fue legalizado y se rompió así uno de los tabúes de la Transición.

Aquellos días, en el inicio de 1977, no hacía falta ser Santiago Carrillo para entender que era preciso poner sobre la mesa grandes dosis de serenidad y de inteligencia política para evitar colaborar con la estrategia de la tensión diseñada por la extrema derecha con la colaboración de policías del llamado "Bunker franquista" y de activistas exportados directamente por el neofascismo italiano. Caer en las provocaciones podía ser fatal. Había muchos intereses en que corriera la sangre y se produjera un acto de fuerza por parte del Ejército. Ocurrían acontecimientos muy extraños. El Grapo, una organización de la que siempre se sospechó que estaba manejada por la Policía o los servicios de inteligencia, había secuestrado a dos altos cargos del Régimen, Oriol y Villaescusa -a este último el mismo día en que se produjo la matanza en el despacho de Atocha-; ambos fueron liberados en una rocambolesca actuación policial dirigida, qué casualidad, por dos miembros de la BIPS (Brigada de Investigación Político Social) expertos en infiltraciones y torturas: Roberto Conesa y Antonio Fernández Pacheco Billy el Niño. No eran tiempos para perder los nervios. Porque eso equivalía a convertirse en cómplice del enemigo.

Me he extendido en la descripción de lo ocurrido hace cuarenta y cuatro años, porque no es poca la relación que tiene con acontecimientos actuales, salvando la enorme distancia que han dado de sí estas cuatro décadas. El contexto es diferente, sí; pero existen claras similitudes, empezando por el escenario, Madrid y por extensión España, y por un factor que lo domina todo: el uso político de la provocación, la nueva estrategia de la tensión.

Hoy la cita con las urnas en la Comunidad de Madrid aparece cubierta por un trampantojo polarizador y brutal que se quiere imponer sobre la normalidad de cualquier campaña electoral. Y es preciso medir muy bien los actos y los discursos para no caer en el cepo.

Dos y dos ya no son cuatro en la política española cuando vemos a los aliados naturales peleando entre sí, y a enemigos aparentemente irreconciliables interactuando en coreografías sin ensayo previo pero que acaban saliendo casi perfectas, si es que el delirio puede alcanzar la perfección. Por eso el otro día Abascal fue a Vallecas a iniciar su campaña con un golpe de efecto que volviese a poner el foco sobre su candidata madrileña, Rocío Monasterio. Era una provocación de libro, que para funcionar necesitaba la colaboración de la contraparte; es decir, de las izquierdas que se dicen "antifas". Y la cosa no le pudo funcionarle mejor al líder de Vox. Hubo de emplearse a fondo y agitar el avispero, cierto. Pero al final obtuvo justo las imágenes y los titulares que quería. En la plaza Roja del barrio más rojo de la capital de España, la extrema derecha le metió un gol por toda la escuadra a una izquierda que afronta la ofensiva neofascista y neoliberal sumida en la confusión estratégica y en la incapacidad táctica. Los vallecanos -incluidos los Bukaneros del Rayo– y todos los izquierdistas que quisieron responder con su movilización al mitin de los ultras hubiesen necesitado tener las ideas mucho más claras y actuar con verdadera disciplina operativa. Sin esas premisas, y como ya se ha visto, es mil veces mejor dejar solos a los de Abascal y que sus actos pasen sin pena ni gloria.

Un antifascismo histriónico, mal enfocado y peor dirigido no sirve de gran cosa, si de pararle los pies a la extrema derecha se trata. Echenique tuiteó que a Vallecas habían ido, a provocar, "unos pijos". ¿Unos pijos? Vox, hablando en serio, es un fenómeno inquietante cuyo calado transciende el pijerío folklórico y apunta directamente a la línea de flotación de la convivencia. Y bajo su aparente delirio reaccionario late una astucia perversa y una retorcida eficiencia. Lo de los Mercedes descapotables y los palos de golf apenas es mera anécdota: la ridícula forma de un fondo negro y amenazador.

Porque esto no es ninguna broma. Si Vox sobre el escenario y el PP de Ayuso en la dirección son capaces de meter la campaña electoral madrileña en una centrifugadora que lance cada argumentario y cada acto hacia el extremo de un enfrentamiento rabioso, sus provocaciones no solo tendrán éxito a la hora de movilizar su voto; además empujarán todavía más la agenda política de España entera hacia un ejercicio constante de provocación y disparates. Adiós a cualquier debate razonable sobre la realidad, sobre los problemas tremendos que ha agravado la pandemia.

A este movimiento están contribuyendo también buena parte de medios de comunicación, cronistas y analistas, que dejándose arrastrar en la espiral, están alimentando a los personajes, discursos y extravagancias de los más extremos, los que utilizan la brocha gorda y son alérgicos a los matices. No hay más que echar un vistazo a la prensa, escuchar la radio o poner la televisión –de redes ya ni hablo, que ahí cada cual vive en su urbanización construida a su medida-, para evidenciar que aquellos candidatos más templados, que se molestan en hablar de propuestas para la Comunidad de Madrid e intentan dejar de lado los exabruptos, son sistemáticamente ninguneados. Hagamos también autocrítica, porque seguro que podemos hacerlo mejor.

Visto lo visto, ¿cuánto nos va a costar Madrid? Como cualquier demócrata, progresista o conservador, sabe bien, esta deriva hacia el despropósito calculado puede salir muy cara. Por eso este sería el momento de recordar Atocha, aprender de los errores de Vallecas, no volver a caer en ninguna provocación, y centrar la campaña "en lo que importa", eso que todos decimos cuando ejercemos de "bien pensantes". Errores de ese tipo de no se pueden repetir.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




41 Comentarios
  • svara svara 02/05/21 22:29

    Magistral. El mas fuerte a veces no es el que mas embiste sino el que mejor y mas fríamente aguanta en su puesto a sabiendas de su importancia en los objetivos a cumplir y sin perder detalle del entorno que mas le interesa defender. El objetivo es el voto masivo de la gente normal y humilde y el cambio de políticas en la CM por otras mas sociales y mas racionales que beneficien a quienes están al borde incluso de la exclusión social y prevenir que esto no vaya a más. El objetivo no es atender las provocaciones y el juego estéril de una derecha y ultraderecha asociales y antidemócratas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • tarrul tarrul 13/04/21 18:12

    Gracias Cristina

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • marasme marasme 13/04/21 17:27

    Gracias, muy buena lectura.
    Ojalá pudiera la gente responder con el vacío, el silencio y alguna pancarta si quieren. Después que adecenten con alegría la plaza por donde hayan pasado estos vocingleros del odio -como hicieron- y se bailen el chotis de "anda y que te ondulen...". El fascismo no tiene sentido del humor. Lo que está claro es que en estos momentos, el enfrentamiento es lo que interesa al fascismo, para llenar con fotos y vídeos los medios de intoxicación "informativa".


    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Chuchi1 Chuchi1 13/04/21 11:38

    En el Rocío se asalta y en el Monasterio se recluye, claro así vale TODO, firmar y borrar al mismo tiempo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • jagoba jagoba 13/04/21 10:00

    Tres detalles Cristina, y sin desmerecer tu artículo, que me ha gustado:

    -"... cronistas y analistas, que dejándose arrastrar en la espiral..."
    Querrás decir, dejándose pagar por los amos...

    -"... Era una provocación de libro, que para funcionar necesitaba la colaboración de la contraparte..."
    ¿Ya no se puede ni protestar? ¿Todo es una rebelión y un golpe de estado? Llamemos a Marchena.

    -El significado del asesinato de los abogados fue brutal. Y la lucha de los miles y miles de trabajadores, dirigidos por los sindicatos, ahora inexistentes, consiguió esa imagen de fuerza y contención.
    Pero le digo una cosa, el asunto de La Cañada Real también es brutal, y que el ayuntamiento y la comunidad no hagan nada después de 6 meses es muy asqueroso.
    Hay muchas formas de infringir sufrimiento. Si no que se lo pregunten a Billy el niño, que el Demonio castigue en su gloria.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    7

  • jagoba jagoba 13/04/21 09:42

    Egunon.
    Está claro que a estas alturas y bajuras de mi vida, me la suda todo un poco personalmente, y me llama la atención, alguna gente, que piensa que va a vivir 200 o 300 años , y que de momento tranquilo, ya llegaran momentos mejores.
    ¿Si trabajadores jubilados, no decimos un poco lo que vemos y oímos a diario en nuestros medios, teles, radios,ordenadores, tablets y todas las demás mierdas, quien lo va a decir?
    Estoy viendo comentaristas muy contemplativos, muy "miraditos", como si les fueran a dar un puesto en un consejo de administración de alguna cochina cadena televisiva.
    Lo que hay es lo que hay, te parecerá bien o mal, pero decir que los medios no son los putos amos, es estar muy ciegos. A ver si dejamos los porros,carajo. Luego está el que si son unos mas amos que otros, y si hay mas de un signo que de otro, pero lo que dice Iglesias, es una verdad clara y critstalina, y ademas se la está jugando.
    Con todos sus medios, la inútil y perturbada de la IDA, dice que Sanchez está haciendo una campaña asquerosa. Ana Rosa y toda la lista de mi amigo Jigsaw Lo, le bailan el agua 24 horas al día. Hasta el mercenario de Ferreras dice con la boca abierta: " comunismo o libertad"...es buen eslogan .
    Trump y Bannon en estado puro. Está basado en ser dueños de casi todas las cadenas. El método es muy sencillo, todo es un montón de billetes y comprar, comprar y comprar.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    9

  • luzin luzin 12/04/21 20:20

    No se trata de elecciones, ni de estrategias ... o se está en defensa de las libertades fundamentales: de reunión, de expresión, de manifestación ... o no se está ... lo cierto es que gran parte de los falsos-rojillos y nazionanistas varios no lo estań ...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    14

    2

    • λόγος  Shanzhai λόγος Shanzhai 13/04/21 02:18

      Sin ánimo de molestar, dos cuestiones:
      a) Se le olvidó a ud la cuarta de las “libertades fundamentales”, la libertad de provocación.
      b) El reverso de falso-rojillo es rojillo-falso...lo mismo con nazionanismo.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      2

  • HEREJE HEREJE 12/04/21 19:52

    Muy buen artículo. Gracias, Cristina.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7

  • 74camilo 74camilo 12/04/21 18:30

    Estupendo artículo!! Claro y certero. Ojalá tuviésemos la organización del momento!. Eso sí que dejaría maniatados a los fachas y sin capacidad de reacción. Estamos a tiempo! Volverán a intentarlo! Ojo! (También intentarán provocar e infiltrarse, claro)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • Spinoza Spinoza 12/04/21 18:29

    Gracias Cristina, una crónica muy esclarecedora. Y qué suerte poder leer en estos tiempos palabras cómo estas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6



 
Opinión