X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
@cibermonfi

Santiago Matamoros

Publicada el 20/05/2021 a las 06:00

La España del siglo XXI no necesita a Santiago Matamoros, no necesita un caudillo exaltado que proponga cazar moscas a cañonazos, que sueñe con enviar los Tercios de Flandes para resolver todo tipo de problemas. Por razones de geografía e historia, la vecindad de España y Marruecos tiene unos cuantos puntos crónicos de fricción, pero cuando estos se calientan por tal o cual razón, lo menos útil para ambas partes es arrojar gasolina al fuego. Lo sensato en las relaciones de vecindad es bajar la fiebre, evitar palabras y gestos hirientes e irreparables, explorar fórmulas de compromiso, por precarias que sean. A esto se le llama diplomacia cuando hablamos de naciones.

El Gobierno de Pedro Sánchez no parece haber gestionado demasiado bien la acogida en una clínica de La Rioja, bajo un nombre falso y pese a estar incurso en una causa en la Audiencia Nacional, del dirigente polisario Brahim Ghali. Encuentro indiscutible el argumento humanitario para tal acogida, pero no lo creo incompatible con haber informado del asunto a Rabat, oficialmente considerado por nuestro Gobierno como un socio en la lucha contra el yihadismo y el control de los flujos migratorios. A eso parece referirse la embajadora marroquí en Madrid, Karima Benyaich, cuando dice: "Hay actos que tienen consecuencias y se tienen que asumir".

Pero las crisis suelen producirse cuando alguien replica a un error con otro error. Y tal ha sido el caso de Marruecos, cuya respuesta –levantar la vigilancia en su frontera para permitir el paso irregular a Ceuta de miles de personas– tampoco alienta esa “confianza mutua que se tiene que trabajar y nutrir” a la que alude la embajadora Benyaich. Las autoridades marroquíes han expresado su enfado subrayando algo que ya sabíamos: su colaboración para el control de las fronteras meridionales de España es imprescindible, las fuerzas policiales marroquíes se han convertido en la primera línea de blindaje ante la emigración de Ceuta, Melilla, el Estrecho de Gibraltar y, en menor medida, Canarias. Sin duda, es un papel desagradable para Rabat, máxime si se tiene en cuenta que reivindica como suyos Ceuta y Melilla, igual que España reivindica Gibraltar.

Las autoridades marroquíes han formulado su protesta de un modo tan patoso como peligroso. La forma, sin preaviso, suena a infantil y caprichosa; el fondo, jugar con el deseo migratorio de tanta gente, evoca manipulación e insensibilidad. No creo que sea el mejor modo de promover su punto de vista; al contrario, lo enturbia no solo en España, sino también en el conjunto de la Unión Europea.

La reacción de Rabat favorece, además, a las poderosas corrientes antimarroquíes del lado septentrional del Estrecho. Para empezar, a aquellos que escuchan la palabra Marruecos y corren a vestirse de cruzados como Santiago Abascal. La ultraderecha española tiene grabadas la morofobia y la islamofobia en su ADN, se considera heredera de los monarcas castellanos de la Reconquista, los militares africanistas de los siglos XIX y XX y el Aznar que ordenó la toma del islote Perejil, la gran hazaña bélica carpetovetónica del siglo XXI. No es de extrañar que Abascal haya reaccionado a la crisis actual con propuestas guerreras: identificar a los inmigrantes con delincuentes, levantar vallas que lleguen hasta el cielo, militarizar nuestras fronteras, darle “respuestas contundentes” (¿bombardeos?) a los sarracenos.

Como ya ocurrió con Perejil, lo más triste de esta crisis está siendo la asunción del lenguaje xenófobo, belicista y populista de la ultraderecha por gente que, en otros asuntos, sostiene posiciones progresistas. Algunos tuiteros de izquierdas emplean estos días fórmulas como “invasión”, “chantaje a España” o “humillación de España” propias de un discurso nacionalista. No faltan tampoco los que le piden a Sánchez que se deje de “tantas contemplaciones” con Mohamed VI. Tal cual era la retórica patriotera de la batalla de Tetuán de 1859-1860 y la guerra del Rif de 1911-1927.

Yo no diría que Marruecos quiere “humillar” a España, no me muevo en esos parámetros nacionalistas. Creo que sus autoridades han querido expresar con notable torpeza su enfado con el Gobierno español. Y, sobre todo, creo que, como tantas otras, esta crisis solo se puede superar con el concepto orteguiano de “conllevancia”. Si resulta imposible solucionar el problema, lo mejor es aprender a vivir con él.

Hay que regresar al marco de relaciones hispano-marroquíes que ha funcionado en los últimos treinta años, desde la firma del Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación de 1991. Fui corresponsal en Marruecos en los años 1980, un tiempo mucho más crispado en que supuraban las heridas de la Marcha Verde y Hassan II exigía a España una reflexión conjunta sobre el porvenir de Ceuta y Melilla. Pues bien, en aquel tiempo, el Gobierno de Felipe González tuvo el acierto de poner en marcha lo que se llamó teoría del colchón de intereses: cuantos más intereses compartieran los dos países ribereños del Estrecho, menos graves serían sus roces.

Con la excepción de Aznar, esa teoría ha guiado a los Gobiernos de González, Zapatero, Rajoy y Sánchez. La inversión, el comercio y el turismo entre España y Marruecos se han desarrollado notablemente, y se han encontrado fórmulas eficaces para combatir conjuntamente el terrorismo yihadista e intentar controlar las pulsiones migratorias africanas. Y es que el interés estratégico de España pasa porque a Marruecos le vaya bien, porque progrese por la senda de la democracia, la igualdad de los géneros, el desarrollo económico y la cohesión social. Las tensiones entre vecinos son mucho menos dramáticas si comparten democracia y bienestar.

Tanto al norte como al sur del Estrecho, las buenas relaciones hispano-marroquíes tienen el mismo tipo de enemigo: los fundamentalistas de la nación o la religión, con sus rigideces intelectuales y sus extremas susceptibilidades.
 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




15 Comentarios
  • jumar jumar 21/05/21 07:40

    El problema del colchón de intereses, está precisamente en USARLO, no sirve de nada seguir ofreciendo (engordando el colchón), porque todo eso se verá como un triunfo (por la obtención de réditos por una acción unilateral de represalia con su aliento a ser repetitiva).
    Por lo tanto, colchón de intereses si pero toca ahora, precisamente USARLO para sancionar.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 20/05/21 23:45

    Casi me da pena ser el elemento discordante entre tanta alabanza. Pero me preocupa una frase aparentemente inofensiva, hablando del líder del Frente Polisario Brahim Ghali: " oficialmente considerado por nuestro Gobierno como un socio en la lucha contra el yihadismo y el control de los flujos migratorios." ¿Considera el señor Valenzuela "yihadista" al Frente Polisario? Independientemente de la causa abierta por la Audiencia Nacional (curioso, las miles de violaciones de alto el fuego por parte de Marruecos, los asesinatos y los desplazamientos, la construcción de un muro o la expulsión de quienes oficialmente aún son conciudadanos nuestros (a efectos de la ONU seguimos siendo la potencia colonial en el Sahara) no han merecido la atención de tan alto tribunal) no parece que un pueblo bereber como es el saharaui esté tentado por el islamismo radical, del que sin duda está mucho más cerca un Marruecos en la edad media en lo político y lo cultural, y en el feudalismo en lo social. Me parece razonable llevarse bien con los vecinos, pero no a costa de disculpar los pecadillos antidemocráticos del monarca alauí y su corte de entregados. Yo no he leído en mis círculos de redes sociales esos mensajes a los que alude el señor Valenzuela de "lenguaje xenófobo, belicista y populista de la ultraderecha por gente que ... sostiene posiciones progresistas". He leído la infamia que supone azuzar a miles de personas, muchas de ellas niños, a presionar en la frontera del vecino. Si eso es xenófobo, belicista y populista quizá es que estoy también contaminado por la ultraderecha. Quizá haya que recordar los encarcelamientos sin juicio por tiempo indeterminado o la persecución del periodismo libre o de las mujeres feministas por parte del vecino que duerme en el "colchón de intereses" quizá deberíamos exigirle que antes de que se acueste en ese colchón, adecente un poco sus políticas represivas y antidemocráticas. Dicho sin ninguna xenofobia sino con la constatación de los actos de ese "adorable" vecino.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Antonio LCL Antonio LCL 20/05/21 21:57

    Gracias por tu certero análisis Javier.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • GRINGO GRINGO 20/05/21 21:19

    Pedro Sánchez está demostrando ser muy torpe, pero el verdadero problema está en que alguien reivindique la recomendación de la ONU de hace 30 años......sólo 30 años.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • HEREJE HEREJE 20/05/21 20:43

    Pues totalmente de acuerdo, Javier. La testosterona patria no sirve más que para crear matoncillos de tasca y vocerío alcoholizado. Cuando yo era adolescente, mi padre, militar franquista donde los hubiera, y aficionado, como todos sus compañeros de cuarto de banderas al alcohol, la exhibición de pistolas y las bravatas bélicas que nunca llevó a cabo, puesto que el valor "se le suponía", hablaba constantemente del peligro de los moros.

    Ya entonces, con mis cortos 14 ó 15 años, yo me reía en su bigote, para mayor ira. Así era la fijación que tenían los militares españoles entonces con el desastre de Annual y el moraco Abd-el- Krim que les había dao pal pelo.

    Es muy probable que haya bastante parte del ejército que haya sido educado por esos soldados furibundos y que el nacionalismo cutre de muchos necesite al moro para despachar sus carencias personales.

    Demos a las cosas su correcta perspectiva, aplaquemos las testosteronas castizas y seamos hominem sapientis.

    Gracias una vez más.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6

  • Charo Caylan Charo Caylan 20/05/21 17:49

    Me ha gustado el análisis tan sosegado y real que hace de la situación. Los salvapatrias no saben o no quieren saber las continuas luchas de este país con España y la única conquista patriotera fue la de la isla Perejil. Europa creo se debe involucrar más en estas cuestiones de fronteras . No sé si el gobierno tenía que haber advertido de la asistencia al líder saharaui, pero lo que si sé es que es el Presidente del Gobierno estuvo en su sitio, visitando sin demora las dos ciudades autónomas, como tiene que hacer un Presidente le guste o no al monarca alahuita. Gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • Isabelle006# Isabelle006# 20/05/21 14:14

    Artículo muy interesante y pedagógico, pese a ese interesante dato del 'colchón de intereses' y el mantenimiento del entente diplomático, al sátrapa alahuita es de obligado cumplimiento enseñarle los colmillos de la UE y del gobierno de España y si fuere necesario sancionarlo económicamente que es donde más le duele por su popular extremada avaricia

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Chinchirina Chinchirina 20/05/21 11:47

    D, Javier, muy sosegado lo escrito, que se agradece en días, meses, años de tanta crispación. Lo más seguro es que esté equivocado, pero Perejil ha sido la única batalla ganada por nuestro ejercito, a mayor gloria. El otro punto que no se ha analizado es la resolución que debe tomar Europa sobre el Zahara y que está detrás de la jugada de Marruecos. Si sigue la línea del Trumpismo o se acerva a las resoluciones de la ONU. Ahí es donde está la clave de la jugada de Marruecos. Otra salvedad, conocedor de como se mueve Rabat, lo que debe quedar claro, es que no son de fiar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 20/05/21 11:07

    Acerca del problema que nos crea el gobierno de Marruecos en esos dîas tu columna es el escrito mâs equilibrado y con mejor tono que he visto en infoLibre.

    Marruecos y España estân destinados a ser socios y amigos. Gracias Javier.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 20/05/21 10:50

    Marruecos es un paîs muy diveros y complejo, Casablanca serâ lo mâs moderno y las ciudades como Rabat, Meknes, Fes, Marrakech y demâs tendran servicios muy desarrolados mientras que otras partes del, Paîs estân abandonadas.

    Sé que el puerto de Tanger med ha superado por primera vez en trafico a Algeciras, viene bien su ayuda. Tambien sé que el AVE marroqui conecta Rabat y el centro del paîs con Tanger med y el Norte.

    Espero que la decision judicial europea va a confirmar el acuerdo hispano-marroqui de pesca porque si no lo vamos a pasar canutas: lo unico que tiene a mano Marruecos para mostrar su desacuerdo con la UE es de pegar a España jajaja!!!

    Tambien he leido que el estatuto legal de la mujer marroqui es el mâs avanzado en el mundo arabe. Por mi parte conduzco mi autocar hasta el parque tecnologico de Sophia-Antipolis y efectivamente noto que entre los estudiantes y los jovenes profesionales marroquies hay una pequeña mayoria de mujeres.

    Marruecos y España estan destinados a ser socios y amigos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3



Lo más...
 
Opinión