X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




El vídeo de la semana

De cárceles y democracia

Publicada 04/11/2017 a las 06:00 Actualizada 03/11/2017 a las 20:48    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 75

La prisión incondicional para Junqueras y siete exconsellers genera dudas entre juristas

Cuestionado políticamente y contestado en la calle, el auto de la jueza Lamela también plantea discrepancias entre juristas. Dudas ante un auto que hace suyos, uno a uno, los argumentos de la Fiscalía y que rebaten la prisión incondicional para Junqueras y siete exconsellers.

Es incómodo, desasosegante, ver a los miembros de un Gobierno democráticamente elegido entrar en prisión como hemos visto esta semana. Tan engorroso y turbador como contemplar a la luz de Europa y los taquígrafos del mundo, la enloquecida carrera en busca de un exilio que no llega del que hasta hace nada era su presidente.

Puigdemont fugado y sus consejeros entre rejas son tonalidades distintas de una sola melodía, el réquiem por un sueño imposible, el viaje a un infierno para el que se inventaron tantas mentiras que terminaron ellos creyéndose la más gorda: que podrían violentar el Estado de derecho con impunidad y en nombre de la democracia.

Y en eso siguen. De hecho han convertido el argumento en el eje de la campaña electoral en la que ya se han metido.

Elecciones, conviene no olvidarlo, convocadas por el reino del que el independentismo acaba de separarse. Elecciones que no tuvo valor de convocar Puigdemont entre otras cosas por las presiones de un Junqueras que todavía confía en poder ser candidato el 21D.

Es de agradecer que asuman como válidas las urnas que lo son de verdad, pero a la vista de su papel en todo esto, cabe hoy preguntarse si era posible el diálogo con quienes dicen una cosa y a renglón seguido hacen la contraria –“me voy, pero me quedo a las elecciones”– o limitan su capacidad de hacer política a la imposición de sus puntos de vista y llevan su fundamentalismo hasta la autolesión. Así parece difícil negociar. Al menos hasta ahora.

Con todo, lo que probablemente resulte hoy más sorprendente es la reacción a la decisión de la Audiencia Nacional de encarcelar al Gobierno Puigdemont, tan válida, supongo, como la del Tribunal Supremo de dar un margen de una semana a la Mesa del Parlament.

Resulta embarazoso, puede ser discutible, y hasta considerarse injusto, pero afirmar en público y con amplia difusión que es un ataque a la Democracia o la acción represora de un Gobierno antidemocrático es tomar a la opinión pública por imbécil.

De hecho, la decisión de la jueza Lamela en la Audiencia Nacional es una prueba palpable de que la separación de poderes del Estado democrático funciona. No podría haberse adoptado una decisión más lesiva políticamente para los intereses de los constitucionalistas en general y el Gobierno en particular. La cárcel para el último Govern a dos meses de unas elecciones autonómicas es una baza política impagable para el independentismo. Eso se le ocurre al que asó la manteca. De aquí al 21 de diciembre, los que quisieron separarse y ahora acuden al redil de ese Estado que dicen no democrático van a explotar hasta el agotamiento el victimismo de altura a que puede jugarse con los líderes en la cárcel. ¿Qué mejor prueba de la maldad del adversario? ¿Qué argumento superará la necesidad de liberar del sufrimiento a los presos políticos? Hasta el más simple de los gobernantes o el más torpe de los políticos hubiera preferido evitarse el espectáculo de la cárcel en este momento.

Pero la Audiencia Nacional ha ido por otro lado. Podrá ponerse en cuestión la decisión de la jueza, podrán considerarse excesivamente rigurosos sus fundamentos, podrá –al compararse con la del Supremo– tildarse de desproporcionadamente temerosa su argumentación sobre la posibilidad de repetir delitos o el riesgo de fuga. Podrá. Pero lo que ha hecho es aplicar la ley en el ejercicio de su responsabilidad judicial.

Ni los consejeros, ni los miembros de la Mesa juzgados por el Supremo ignoraban a qué se arriesgaban. Ya fueron advertidos por los propios letrados del Parlamento y del Gobierno catalán.

Hay algo más:  la crítica política a la decisión jurídica, no hace sino demostrar el escaso respeto o conocimiento de lo que es la separación de poderes, entre algunos de la legión independentista y corifeos. Ejecutivo, legislativo y judicial están para compensar y equilibrar la acción de cada uno de los otros, en particular el poder judicial para marcar al ejecutivo. Si el poder judicial no salta cuando alguno de los otros dos se pasa la ley por el forro es que algo falla en el sistema democrático. Estamos, por tanto, ante una prueba clara de que funciona en España. Se puede criticar la decisión en sí, poner el acento en que en otras ocasiones se ha tardado más en actuar –lo del “gataflorismo” es muy español: si las cosas van mal, malo, y si van bien, peor, porque es sospechoso– y hasta se puede pedir al ejecutivo o al legislativo que templen ánimos con las herramientas a su alcance, pero es un error utilizar esta situación para cuestionar el sistema democrático. Un error por desconocimiento de la realidad y por falta de respeto a la mayoría de los ciudadanos que tiene las ideas más claras o que no se deja manipular. Por mucho que se empeñe Pablo Iglesias en tuitear frases para seguirse lapidando, en España no hay presos políticos, sino representantes de la ciudadanía que utilizaron su poder para violar las leyes.

No conviene confundir la salud democrática con la enfermedad propia. Ni errar el tiro.

Porque mientras estábamos en el procés hoy despeñado, Cataluña se olvidó de la corrupción del tres por ciento o del enriquecimiento del Gran Líder, o de la situación de la Sanidad o de los problemas de la emigración. Y ahora que la torpeza independentista y la ceguera de la izquierda desnortada, encabezada en Cataluña por la señora Colau o el Fachín purgado, le han dado una victoria política a Rajoy, estamos pasando por alto que se recorta el gasto en Sanidad y Educación para los próximos presupuestos, o que se sigan acumulando desheredados en la frontera de Melilla o el Mediterráneo se sigue tragando seres humanos.

A ver si para Navidades empieza a cambiar algo el paisaje, a ver si las urnas democráticas ponen de verdad las cosas en su sitio y nos podemos dedicar a contar lo importante, a explicar qué hacen con nuestro dinero, a escuchar qué tienen que contarnos para que el país mejore. Y empiece a trabajarse en Cataluña para curar las heridas provocadas por esta aventura insensata.

Y si de las urnas vuelve a salir una mayoría independentista, ojalá tenga el criterio suficiente como para ponerse a hacer política,  pensar en el futuro sin querer convertirse en héroes y trabajar por lo que quieren ofreciendo alternativas posibles aunque sean a largo plazo. Nada anima al optimismo sobre este particular, pero parece claro que es lo que ahora se necesita. Utilizar eso tan escaso en política, tan grato, como la imaginación y el respeto, como la creación y el diálogo. Y no tratar a los ciudadanos, tan respetables como ellos, tal que si fuéramos gilipollas.


Hazte socio de infolibre



75 Comentarios
  • ARVA44 ARVA44 06/11/17 15:53

    Artículo lleno de incorrecciones y opiniones infundadas. Malo, malo.

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    2

  • MANOLOZ MANOLOZ 06/11/17 10:57

    No estoy de acuerdo con la frase de que la decisión de la Juez Lamela demuestre que la separación de poderes funcione en nuestro país e intento razonarlo: al parecer la jueza ha seguido al dictado la querella presentada por la fiscalía y es evidente que la fiscalía depende del gobierno como lo demuestra que el fiscal general sea Maza reprobado en el congreso por todos los partidos excepto por el PP,es decir por la mayoría de la población representada por los partidos,y que con sus declaraciones estos días demuestra no sólo falta de preparación para el cargo sino también prepotencia.Si la fiscalía fuera independiente la querella presentada por el fiscal muy probablemente no hubiera sido tan dura permitiendo otro tipo de decisión por la jueza.No se si el razonamiento es el correcto para la decisión que tomó la jueza a mi juicio totalmente equivocada y qu nunca debió tomar,pero si vale para demostrar que la independencia de ambos poderes no es real al menos con lo referente a la fiscalía.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    6

  • LMilesi LMilesi 05/11/17 16:14

    Totalmente de acuerdo con el fondo y con los deseos finales de este artículo. ¿Los políticos no leen la prensa?, ¿no se enteran del hartazgo de las gentes del país?

    Responder

    Denunciar comentario

    10

    9

  • Marlen Marlen 05/11/17 12:34

    Desde mi punto de vista, los encarcelados del gobierno Catalán si son presos políticos.
    El grave problema es la falta de díalgo y la miopia del gobierno central que durante años no le ha actuado correctamente y ha colaborado con las corruptelas catalanas y del resto de España y ha impugnado el estatuto, sólo con intereses partidistas y sin analizar lo que ello representaba políticamente.


    Los políticos más representativos son penosos y el pueblo en general les preocupa cero.

    Responder

    Denunciar comentario

    8

    14

  • individualistaliberal individualistaliberal 05/11/17 11:59

    ¡Alucinante alguien está apoyando posiciones racistas! Un comentario mio cosechó un pulgar abajo. Era este:
    Seguramente Thomas Jefferson tenía cualidades de Estadista pero también era un racista, vendió a los hijos que tuvo con una esclava negra.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    5

    • trasher trasher 16/11/17 10:30

      la pela es la pela :-)

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • jose luis lobo jose luis lobo 05/11/17 11:46

    Coincido con el articulista porque recuerda y trata de actualizar la situación lamentable de la sociedad en los ámbitos de educación, sanidad, derechos y reglas laborales,inmigración. .., y un sinfín por enumerar. ¿ Alguien se preocupa de los próximos presupuestos? Más tarde, pensionistas, trabajadores, autónomos, verán más negro el panorama cuando ya sea demasiado tarde. Y, mientras, todos los medios y ciudadanos de uno u otro signo dando vueltas y más vueltas a lo mismo para ocultar verdades tan grandes como montañas sobre recortes, corrupción política ,tanto individual como colectiva, abandonó del respeto tratando a los ciudadanos como ignorantes e imbéciles, empecinados en convertir la mentira en verdad y al revés, mientras otros contemplamos lo que sucede está en uno u otro sentido favoreciendo a los principales actores siempre de las derechas, mientra los nuevos " representantes" de la llamada izquierda hablan de nacionalismo para acurrucarse en el sol que más calienta olvidándose de todo el resto que afecta a millones de españoles. Y, la pregunta es, ¿ a quién votar? Rajoy lo veo anunciando elecciones en un santiamén, dado que todo le sopla de cara ante los suyos y los ciudadanos de la mayoría del país.

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    8

  • Carmen47 Carmen47 05/11/17 10:48

    Perdón, me he despistado y he llamado al articulista de hoy Ramón Lobo. Me había extrañado, pero ya veo que es Juan Ramón Lucas. Fue un error obviamente

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Carmen47 Carmen47 05/11/17 10:44

    Estupendo artículo, Ramón Lobo. Me invade la misma indignación con esta farsa victimista de los independentistas catalanes que pretenden obligar al resto a comulgar con sus ideas. Resto que es mayoritario y que ha tenido la capacidad de salir a la calle también para manifestar su discrepancia. Pero, en su huida hacia delante, eso no parece importarles nada.

    Responder

    Denunciar comentario

    16

    8

  • individualistaliberal individualistaliberal 05/11/17 09:03

    Hagamos un referéndum en el Estado español acerca del derecho de autodeterminación. Sería lo más democrático.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    5

  • Txorigorri Txorigorri 04/11/17 23:38

    "Cuando la injusticia se convierte en ley, la rebelión se convierte en deber” (Thomas Jefferson)

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    9

    27

    • individualistaliberal individualistaliberal 05/11/17 09:07

      Seguramente Thomas Jefferson tenía cualidades de Estadista pero también era un racista, vendió a los hijos que tuvo con una esclava negra.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      6



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.