X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Los intereses creados

Miguel Ángel Llamas Publicada 02/03/2017 a las 06:00 Actualizada 28/03/2017 a las 19:43    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 3

El título de este artículo no alude a la famosa obra de Jacinto Benavente: es más literal que literario. El fraude bancario que ha abierto un nuevo y enésimo frente judicial a la banca consiste en crear intereses de la nada. O, mejor dicho, en crear intereses con base en cláusulas abusivas incluidas en préstamos hipotecarios que comienzan a ser anuladas por los juzgados. Varias entidades financieras, algunas con carácter generalizado, modificaron la duración del año en la fórmula aritmética para incrementar artificialmente el importe de las cuotas. Dividiendo por 360 (el denominado año comercial) en lugar de por 365, la banca obtiene de sus clientes centenares de millones de euros.

El fraude del método 365/360, del que informó este periódico el lunes, se une a una innumerable lista de abusos bancarios cometidos en la comercialización de préstamos hipotecarios: cláusula suelo, IRPH, intereses moratorios, vencimiento anticipado, cláusula de gastos... La acumulación de tantas cláusulas y prácticas abusivas responde a un modelo jurídico-político de contratación diseñado para maximizar los beneficios privados de la burbuja hipotecaria-inmobiliaria.

Pero, ¿cómo es posible que no hayan funcionado los controles preventivos y que incluso a día de hoy no existan respuestas institucionales eficaces para proteger los derechos de los consumidores? No parece existir en España una cultura jurídica de protección de los consumidores. Salvo valiosas excepciones, jueces, notarios y registradores de la propiedad no han cumplido sus funciones de control de cláusulas abusivas. Un ejemplo puede ser revelador. La jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea impone a los jueces la obligación de controlar las cláusulas abusivas, pero en España rara vez un juez ha actuado de oficio.

La mentalidad de los principales operadores jurídicos sigue marcada por la igualdad contractual y la justicia rogada, esto es, obvia la asimetría de poder inherente a la contratación con consumidores. La cuestión de la cultura jurídica exige poner encima de la mesa el debate sobre la democratización del acceso a las profesiones jurídicas y el replanteamiento de la formación de los juristas. No es casual que en nuestro país una disciplina como la sociología jurídica, que permite comprender el Derecho en sus relaciones con la sociedad, no haya tenido apenas recorrido académico. Los juristas no pueden ignorar por más tiempo que lo jurídico es trasunto de los intereses creados.

Por otro lado, la autonomía institucional del Banco de España ha supuesto un fracaso en la protección de la clientela bancaria. La pasividad del Banco de España con los fraudes bancarios parece guardar conexión con el fenómeno muy estudiado de la captura del regulador, en este caso por las entidades financieras, lo que debería hacernos reflexionar sobre la necesidad de democratizar integralmente nuestra institucionalidad para que responda al interés general. Aunque lo cierto es que las Administraciones Públicas competentes en materia de consumo tampoco han estado a la altura.

La proliferación e impunidad de los abusos bancarios debe enmarcarse en una dinámica más amplia de promiscuidad entre los poderes públicos y los poderes privados. Esta connivencia resulta evidente en el funcionamiento de las antiguas cajas de ahorro, pero también puede advertirse en el conjunto del sistema bancario y económico. La pasividad de los poderes públicos con los fraudes bancarios es el resultado de un entramado político-económico que genera incentivos perversos. Algunos de estos dispositivos –legales o no– de corrupción sistémica son la financiación bancaria de los partidos políticos, las puertas giratorias, la participación bancaria en la compra y venta de deuda pública (algunos bancos son legalmente creadores de mercado), la creciente presencia de los entidades financieras en las políticas públicas y, no menos importante, la participación accionarial de la banca en los grandes medios de comunicación.

Permítaseme ahora el recurso literario: los fraudes bancarios son consecuencia de los intereses creados en la farsa democrática, una jocosa comedia para los banqueros y un drama cotidiano para millones de personas.
__________________
 
Miguel Ángel Llamas es politólogo y abogado. Defiende a más de 40 afectados por el método 365/360


Hazte socio de infolibre



3 Comentarios
  • XUANON XUANON 02/03/17 12:38

    Magnífico artículo,no se puede decir mejor.Y el Banco de España(al menos con MAFO,pero cabe la sospecha)y la Comisión Nacional del Mercado de Valores(al menos con Julio Segura,pero lo mismo que antes sigue bajo sospecha ciudadana) están ahí(o eso parece)para defender no a los ciudadanos sino el Statu Quo que señala el artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • korrosivo korrosivo 02/03/17 11:02

    Ya les conté, con ocasión del artículo (demasiado superficial) cómo los bancos aplicaban el denominador 360 al cálculo de intereses de sus créditos para que salieran más altos, y el denominador 365 al cálculo dd los intereses de los depósitos de sus clientes, para pagar menos. Hoy les recomiendo que echen un vistazo a otra ESTAFA, que los bancos denominan NORMAS DE VALORACIÓN. Consiste en asignar a cada operación de débito o de abono en las cuentas de clientes una "fecha valor", que es la fecha real a partir de la cual cada anotación en cuenta empieza a generar ("devengar") intereses. Si ya existe una fecha, la fecha en la que cada operación se realiza, ¿por qué es necesario establecer la fecha valor? Pues muy sencillo, mis dilectos coparticipantes en este foro, porque la banca, siempre en defensa de nuestros intereses, aplica valor del mismo día de la operación a toda operación de débito: si Vd. saca dinero de su cuenta, o le cargan un recibo de la luz, o una amortización dd la hipoteca, dichos cargos llevarán "valor" del mismo día en que se realicen a efectos de cálculo de intereses. Pero, pero, pero, pero, si ingresa Vd. una cantidad en metálico en su misma cuenta, su banco le aplicará valor día siguiente o sea, si ingresa dinero hoy para pagar el recibo de la luz que le cargan hoy, se producirá en su cuenta un descubierto "por valoración" que le generará un día de intereses sobre el importe del recibo, al generosísimo tipo de interés que todos conocemos. No les cuento ya si, en vez de ingresar en efectivo, ingresa Vd. un cheque, que el banco cobra de forma casi automática por compensación interbancaria y que se refleja en su cuenta con fecha valor dos o más días después. "Truquis" de nuestra banca bienamada, siempre presta a meternos el cuerno. Por el chirimbolo, como a la Mariloli.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Nui Nui 02/03/17 15:57

      qué corrosivo y mal pensao eres, korrosivo!! de donde saldrán las nominas de los ilustres gerentes de esas ONGs llamada entidades financieras?? Salud, republica y una gotica de vino, maifrenn!!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    La Internacional del Odio

    La mayoría de los atentados yihadistas en Europa los han cometido ciudadanos europeos. Las propuestas de cerrar las fronteras son inútiles. Es un hagamos algo porque no sabemos qué hacer. Son inútiles porque los terroristas no vienen de fuera, están dentro, han nacido aquí.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    Sin garantías no hay democracia

    La democracia, compleja y resbaladiza como ella sola, puede nombrarse y apellidarse de muchas maneras, pero todas tienen un elemento común: la articulación de un sistema de poderes y contrapoderes que actúan como garantía.
  • Cobarde con causa Juan Herrera Juan Herrera

    El wéstern, género de Trump

    El día que Trump, Kim-Jong-un o Maduro no hacen un duelo de pistoleros tuiteros, en el telediario hay un sheriff corrupto o un juez prevaricador.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre