x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

Equivocarse: por libre o por mayoría

Publicada el 30/08/2020 a las 06:00

Hay cosas que siempre son los demás, pero nunca uno mismo. Por ejemplo, fascista. O sectario, o fanático, o intolerante, o cruel o, en general, mala persona. Debe ser por eso por lo que abundan los que se atreven a hacer con extraordinaria ligereza descalificaciones tan globales como “la gente es tonta” o similares: dan por descontado que en ese universo tan tontuno ellos no están incluidos. En contrapartida, hay cosas que los sujetos se suelen atribuir a sí mismos con gusto, pero que tienden a predicarlas de los demás con cuentagotas. Tal vez uno de los ejemplos paradigmáticos sea el de considerarse especial, único e irrepetible.

Ahora bien, de la misma manera que, en el plano más general, pocas cosas constituyen más claramente un elemento de persistencia en la historia que la pretensión de romper el continuo del pasado empezando desde cero (hasta el punto de que dicha pretensión rupturista termina por constituir una continuidad paralela, la de los que pretendían hacer tabla rasa de todo lo anterior), así también, en el plano más particular de los individuos, pocas cosas más comunes que la pretensión de ser especial. Probablemente se trate en ambos casos, así como en otros que fácilmente se podrían señalar, de delirios adolescentes que acreditan que el llamamiento kantiano a que la humanidad acceda a su mayoría de edad sigue vigente. Intento explicarme.

Esa pretensión del individuo no solo por separarse del grupo, sino por afirmar sus propias cualidades en la contraposición con este parece característico de quien, en el fondo, anda buscando, como ocurre en una temprana etapa de la vida, la reafirmación de su identidad. El problema aparece cuando la contraposición proporciona demasiadas satisfacciones, se reitera en exceso y acaba quedándose a vivir con el individuo de manera permanente. De la misma forma que, en el plano más general, el problema surge cuando la contraposición se generaliza de tal modo que acaba convirtiendo en lugar común la idea de que lo colectivo, en cualquiera de sus escalas, constituye una rémora, cuando no directamente un obstáculo para el desarrollo individual.

Precisamente porque la contraposición se puede producir en muchos ámbitos, no cuesta encontrar ejemplos de variado tipo. En el ámbito de la política también, por descontado. Así, la sumaria descalificación que con tanta frecuencia suele hacerse de los partidos con el argumento de que la obligada disciplina con la que funcionan sofoca por completo la libertad individual y no hace más que potenciar el gregarismo obedece sin duda a esta lógica, que suele ser esgrimida de manera recurrente sobre todo por quienes en un momento dado no ven cumplidas sus expectativas particulares o satisfecha su ambición.

Pero resulta evidente que el compromiso con la formación política que intenta representar una determinada visión de la sociedad y que propone un conjunto de transformaciones para mejorarla en dicho sentido supone, de manera ineludible, renuncias. Y, a fin de cuentas, si en el seno de una determinada fuerza acaba imponiéndose por mayoría una determinada iniciativa, el hecho de aceptarla no solo no violenta ningún sagrado ámbito de libertad individual sino que es el único procedimiento aceptable democráticamente, al igual que ocurre en la sociedad en su conjunto o en cualquiera de sus ámbitos particulares (pongamos por caso, en un tribunal). Da algo de apuro tener que recordar estas cosas, pero tal vez no haya otro remedio en una época en la que empieza a ser cada vez más frecuente que los ciudadanos salgan a la calle la noche electoral a manifestarse en señal de protesta si el resultado les ha sido adverso.

La otra cara del recordatorio ineludible es que en modo alguno se está dando por descontado con él que la mayoría siempre tenga la razón. Es evidente que no, y con total seguridad cualquier lector podría poner sus propios ejemplos, ilustrativos de que los pueblos pueden equivocarse, y severamente por cierto, a la hora de decidir su futuro. Pero si la mayoría no tiene razón por el simple hecho de ser el mayor número (el famoso "abuso de la estadística", del que hablaba Borges), el individuo que presume de su radical independencia de criterio, de no seguir gregariamente las opiniones del grupo o de no dejarse someter a disciplina alguna en materia de pensamiento, tampoco tiene garantizado el acierto por estos solos hechos.

Resulta significativo el olvido generalizado de algo tan obvio como que el tener razón se acredita aportando las mejores razones, y no aplicando mecánicamente ninguna especie de criterio general. En tiempos de relativismo generalizado y ausencia de razones concluyentes susceptibles de ser compartidas, se diría que pensar por cuenta propia (o alardear de ello) ha terminado por parecer una virtud insuperable. Pero tener ideas propias no es lo mismo que tener buenas ideas. La independencia de criterio es una virtud formal, no material. O, si prefieren, díganlo de esta otra manera: se pueden pensar disparates por cuenta propia.

_____________________

Manuel Cruz es catedrático de Filosofía en la Universidad de Barcelona y senador por el PSC-PSOE en las Cortes Generales. Su último libro se titula Transeúnte de la política (Taurus).

Más contenidos sobre este tema




28 Comentarios
  • Arkiloco Arkiloco 01/09/20 17:11

    Los estoicos, los que muestran fortaleza y dominio de sí mismos ante las desgracias y dificultades, son escasos. Los “estoycos” abundan a manta: estoy hasta los cojones de esto, estoy hasta los… de lo otro. Están hasta los güevos de todo y de todos salvo de ellos y, si acaso, de los de su grupito. Los que saben, los unitarios, los tolerantes, los que se llevan bien con todo el mundo, los que caminan por el lado “correcto de la Historia”, los especiales, los decepcionados a la velocidad de la luz, los palanganas, el capitán tan y los rataplanes… (Una pena que ya haya desaparecido la columna de Manuel Cruz “Equivocarse: por libre o por mayoría) Están más controlados que un cangrejo en un cubo, están muy vistos y algunos estamos aburridos de verlos pulular y dar la brasa por todas partes. Su único compromiso conocido con algo y la única causa a la que mantienen fidelidad es el lamento y la queja. El partido de masas en el que militan es el Partido de la Inocencia y la Queja (PIQ). Un modo de vida. “Estoy hasta las cojones” o “basta ya”, la interpretación y sus consignas. Llevan toda la vida atravesando el Serengeti en busca de pastos verdes y están hasta los cojones de atravesar el rio donde les esperan los cocodrilos: “ay, yo no, tu primero; yo tampoco, que pase ese, no, aquel, que yo estoy hasta las pelotas …” Hasta los cojones están los ñus de cruzar el rio, los pingüinos, los cocodrilos del rio, los peces que beben y vuelven a beber y… los madrileños y madrileñas de izquierda, los y las del PIQ. Debo ser algo estoico o que no me vibran así y por eso yo solo estoy hasta las bolas de personajes como Peinado, de sus quejas y de los que le acompañan aquí diariamente. ¿Y qué?. Pues nada, que aquí estamos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • Arkiloco Arkiloco 01/09/20 17:11

    Los estoicos, los que muestran fortaleza y dominio de sí mismos ante las desgracias y dificultades, son escasos. Los “estoycos” abundan a manta: estoy hasta los cojones de esto, estoy hasta los… de lo otro. Están hasta los güevos de todo y de todos salvo de ellos y, si acaso, de los de su grupito. Los que saben, los unitarios, los tolerantes, los que se llevan bien con todo el mundo, los que caminan por el lado “correcto de la Historia”, los especiales, los decepcionados a la velocidad de la luz, los palanganas, el capitán tan y los rataplanes… (Una pena que ya haya desaparecido la columna de Manuel Cruz “Equivocarse: por libre o por mayoría) Están más controlados que un cangrejo en un cubo, están muy vistos y algunos estamos aburridos de verlos pulular y dar la brasa por todas partes. Su único compromiso conocido con algo y la única causa a la que mantienen fidelidad es el lamento y la queja. El partido de masas en el que militan es el Partido de la Inocencia y la Queja (PIQ). Un modo de vida. “Estoy hasta las cojones” o “basta ya”, la interpretación y sus consignas. Llevan toda la vida atravesando el Serengeti en busca de pastos verdes y están hasta los cojones de atravesar el rio donde les esperan los cocodrilos: “ay, yo no, tu primero; yo tampoco, que pase ese, no, aquel, que yo estoy hasta las pelotas …” Hasta los cojones están los ñus de cruzar el rio, los pingüinos, los cocodrilos del rio, los peces que beben y vuelven a beber y… los madrileños y madrileñas de izquierda, los y las del PIQ. Debo ser algo estoico o que no me vibran así y por eso yo solo estoy hasta las bolas de personajes como Peinado, de sus quejas y de los que le acompañan aquí diariamente. ¿Y qué?. Pues nada, que aquí estamos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    2

    • Arkiloco Arkiloco 01/09/20 17:12

      Algunas lo llaman cosas de las “tripas”, otros “desahogos”…Muchas veces es insultar, casi defecar en público, casi siempre llamar a gilipollas a “los otros”. Algunos lo llaman crítica cuando su nombre es demagogia y tener siempre a mano un saco repleto de prejuicios, recetas sectarias y respuestas simples para casi todo. Ya se ha abierto el concurso que da ocupación a cualquiera y con la que los “estoycos” están ocupando columnas que antes ocupaban periodistas, intelectuales, analistas. Ocupa también el tiempo de muchos que se jubilan y quieren contarnos lo que les desborda sus pelotas. Ven y cuéntalo, es lo más fácil del mundo y además te aplauden por tamaño esfuerzo intelectual. Con tripitas nada más. Hasta las bolas o potroetaraino estoy yo de los Peinados que en el mundo son y han sido y también tengo mi derecho a contarlo. ¿O no se puede estar hasta los cojones de los “estoycos”? Pues claro que sí y también hay que contarlo.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      2

  • Larrauri Larrauri 31/08/20 11:31

    Me ha gustado el articulo. El estado de derecho trae consigo otro compromiso, el de las obligaciones. Convivencia y libertad individidual constituyen un equlibrio delicado. En los ultimos tiempos parece, buscando una analogia que estemos jugando como en esos balancines de juegos infantiles.hay que tener cuidado que el "jugete" se puede romper y nos jugamos mucho.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 30/08/20 19:23

    Isa, me disgusta le reeleccion de Feijoo pero ha habido una buena clarificacion : deberemos buscar una coalicion BNG con PSG y el socio mayor serâ el primer mencionado.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • Isa. Isa. 30/08/20 21:22

      tierry: Hubo algún año de mi vida que ni he votado. Por primera vez he votado al BNG. Por primera vez he votado por la persona. Reconozco mis contradicciones políticas frente al panorama. En Galicia, el independentismo no va de la mano de Ana Pontón, eso también me ha influido en la elección.

      Imagina como me disgusta a mi la reelección de Feijoo, que la sufro en primera línea con los recortes y gestión de la Sanidad pública.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 30/08/20 18:55

    Antonio Basanta dice: Si el presidente del gobierno (o de la república da lo mismo)... Me ha hecho reir, por favor no despertar a la fiera !

    No suelo compartir opinion con Luzin pero el libro Los partidos políticos de Robert Michels debe ser muy interesante. Viviô mucho en Italia, Luzin habla de Max Weber pero si se aborda las cuestiones del poder, mejor no olvidar a Maquiavelo que por mi parte no conozco. El adjetivo maquiavelico le ha hecho un flaco favor, parece que Maquiavelo no es tan maquiavelico.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    2

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 30/08/20 19:19

      Tierry: es un comentario a Luzin de que su pretendido sistema es menos democrático, mas injusto, mas corruptible que la democracia parlamentaria en España, Alemania o Noruega. En una republica presidencialista la articulación de dos poderes salidos de la elección popular presenta problemas dificilísimos incluso para paises como Estados Unidos que tienen democracias consolidadas de hace siglos. Un presidente como Trump elegido por votación de los americanos, sacando 3 millones de votos menos que su competidora la sra Clinton es presidente de USa. Y ese presidente se permite usar los fondos del Estado, las instituciones de todos los americanos, la Casa Blanca y otros edificios del Estado para hacer propaganda de su partido, de su nominación y de él mismo. En un sistema parlamentario que el presidente Alemán o el Rey español o Noruego hiciera lo mismo se llamaría corrupción, robo de los dineros o los edificios del Estado para su interés particular o partidista rompiendo los equilibrios entre poderes que deben ser fundamentos de la democracia. Parta el caso es lo mismo ser presidente de una república parlamentaria como Alemania o de una monarquía parlamentaria como España. En el caso de sistemas presidencialistas es mas fácil que aparezcan Putines, Bolsonaros, Erdoganes, Maduros, que quiebran la democracia basándose en que los ha elegido el pueblo. Pero el pueblo elige para la democracia no para romperla.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      2

      2

      • luzin luzin 31/08/20 01:05

        El sistema electoral americano y el inglés son malos, otorgan todos los votos al ganador, independientemente que obtenga minoría, es decir no es el preferido. Este sistema no es democrático porque afecta que se presenten más candidatos, por eso Trump puede ganar siendo minoritario. Como "gana" las pasadas elecciones el PSOE siendo minoritario ... o como ni siquiera siendo el más votado puede ganar una moción de censura ... Esos mecanismos son profundamente antidemocráticos dado que permiten obtener mayoría a los minoritarios.

        Pienso que el legislativo y el ejecutivo deben ser elegidos en elecciones diferentes, siempre a doble vuelta. Ambos deben controlarse mutuamente, si prospera una censura de uno sobre otro debe suponer la inmediata disolución de ambos órganos y elecciones nuevas, así se mantiene el principio de elección democrática que sólo existe en la segunda vuelta.

        Por supuesto el mayor éxito constitucional es el de los EEUU, algo que demuestra la historia, su triunfo se fundamenta en una buena separación de poderes, a pesar de tener un mal sistema electoral. Sobre la separación de poderes y la elección democrática radica la libertad política, algo que en nuestro país no se conoce ... servidumbre voluntaria al aceptar las listas cerradas que los oligarcas ofrecen a los ciudadanos, que además sufragamos independientemente de nuestros postulados políticos ... más claro el agua ...

        Responder

        Denunciar comentario

        3

        0

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 30/08/20 19:43

        Antonio, solamente me ocupaba de un lado que encuentro gracioso. Estoy de acuerdo con lo que expones, a mi me gusta una representacion proporcional como la actual del sistema español.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

  • luzin luzin 30/08/20 12:48

    La libertad de asociación es clara, cada ciudadano puede optar libremente por asociarse con y quién quiera, siempre que se respeten los derechos y libertades de los demás ciudadanos. En este sentido los partidos políticos son una forma de asociación más. Pero en realidad esto no es así, en nuestra Constitución se establece un claro privilegio para estas asociaciones, se les otorga la representación de los ciudadanos a través de un sistema electoral proporcional y de listas cerradas, además estas organizaciones son sustentadas por el Estado con fondos públicos. Además, una vez que obtienen el poder lo utilizan para introducir en la administración a sus peones. Este proceso es de retroalimentación, aumenta y aumenta parasitando las instituciones públicas y todos los instrumentos que sirvan a sus fines para conseguir el poder.

    A principios del siglo XX, un discípulo de Weber, Robert Michels, publica un texto fundamental para conocer la naturaleza real de los partidos y en la que establece la "Ley de Hierro de la Oligarquía", es decir, los partidos políticos en los sistemas partitocráticos (listas cerradas en sistema proporcional) son organizaciones oligárquicas, donde una minoría "impone" su dominio a través de los propios mecanismos legales y el control de ingentes cantidades monetarias, influencias y poder creando redes clientelares corruptas e ineficaces. En definitiva, los partidos políticos secuestran la democracia y la convierten en un monopolio suyo.

    Ya mucho antes de Michels, Tocqueville intuyó esa ley, influido por Montesquieu, quien declaró que «constituye una experiencia eterna que todo hombre investido de autoridad abusa de ella.», por eso los mecanismos de control, la separación de poderes es condición necesaria para la democracia.
    Por supuesto, y por la izquierda, esta ley es descubierta por los anarquistas ya en el siglo XIX con su rechazo a cualquier forma de estado y sus intentos de organizaciones no oligárquicas.

    Por lo tanto las reformas que necesita nuestra nación pasan por un cambio sustantivo donde los ciudadanos elijan directamente a su representante en el legislativo, y en elecciones separadas puedan elegir al Presidente del Gobierno.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 11 Respuestas

    3

    3

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 30/08/20 18:08

      En cuanto a su reflexión politica final me parece bastante peor que la democracia parlamentaria. Dice usted "pasan por un cambio sustantivo donde los ciudadanos elijan directamente a su representante en el legislativo, y en elecciones separadas puedan elegir al Presidente del Gobierno".
      1ª Usted propone pasar de un sistema parlamentario democrático a un sistema mayoritario. ¿Que legitimidad tiene por ej un diputado elegido mayoritariamente en una circunscripción con el 36% de votos, el segundo candidato el 32% , el 3ª con 13%, el 4" con el 10%.¿por qué ese diputado del 36 % me tiene que representar a mí, si me representan más la suma del 2 y el 3 con el 45%? ¿No ve que es perverso para la democracia y que partidos con el 36% de votantes podrían tener el 70% de diputados con lo que rompería totalmente la ecuación de que todos los votos valen lo mismo? Amen de que sería mas fácil llegar a la compra de candidatos porque cada candidato podría obtener apoyos económicos (escondidos o visibles da lo mismo) para su elección. Su sistema es peor para la democracia, más perverso y con más posibilidades de corrupción-
      2ª Si el presidente del gobierno (o de la república da lo mismo) es elegido por separado en elección popular ¿Ante quien responde? Ante el Parlamento No, porque tienen una legitimación popular y el parlamento también, pero ¿Cual es la legitimación popular de más peso? Sería más fácil la búsqueda de dictadores, de Bolsonaros, Putines o Erdoganes que se pasen la separación de poderes por el arco de triunfo. Incluso restringe a los votantes porque en la elección a Presidente al final tiene que elegir entre dos y no los que quiera, porque podría ser elegido presidente con el 30% de votos populares si hay varios.
      En definitiva, el sistema mayoritario que propone es peor para la democracia, menos representativo de los electores, más fácilmente corrompible, más caro, y rompe los equilibrios entre los poderes dejando inestabilidad porque es dificil de articular los equilibrios entre poderes con la misma legitimación de elecciones. Cosa que se ha visto palpable en tos intentos semitotalitarios de Trump en USA o los totalitarios de Bolsonaro, Erdogan o Putin.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      2

      4

      • luzin luzin 31/08/20 00:54

        Bueno, mayor corrupción que en España no creo que se dé en ninguna parte del mundo que tiene sistemas parecidos al nuestro. Ya los principales partidos han sido condenados por financiación ilegal, a pesar de contar con un gran control del poder judicial. Y los recién llegados, aprovechando la ventana de oportunidad creada por una gran crisis económica, ya apuntan maneras. Los escándalos ya son un espectáculos y las cantidades robadas son ingentes, obscenas, pornográficas ...

        No puede defenderse que seamos los ciudadanos los que financiemos a los partidos, amen de una multitud cada vez mayor de apesebrados (redes clientelares) que se han multiplicado hasta casi el infinito durante estos 40 años, de manera que lo que en los 80 se llamó el chocolate del loro ha pasado a ser una pesadísima carga para el erario público, limitando una de las funciones fundamentales del estado moderno: la redistribución de la riqueza.

        Por supuesto el gasto electoral debe ser limitado, incluso austero, muy controlado penando severamente dado que es un delito muy grave para el conjunto de la sociedad y los mandatos de los representantes limitados en el tiempo, a la vez que el control sobre su función y riquezas debe ser riguroso.

        Responder

        Denunciar comentario

        2

        0

      • luzin luzin 31/08/20 00:41

        El problema de la elección democrática ya fue resuelto por un gran matemático Arrow, aunque Condorcet, el revolucionario francés ya lo dejó muy claro. El teorema de Imposiblidad Democrática establece que sólo cuando se elige entre dos candidatos se puede conocer la preferencia mayoritaria, eso es la democracia, la preferencia de la mayoría. Usted equivoca democracia con representación. De hecho, tras la Revolución Francesa y la Americana, nunca se habló de democracia, se habla de órganos representativos.

        El Teorema de Arrow deja bien claro qué es la elección democrática, por eso los franceses tienen el sistema electoral más democrático, doble vuelta donde la segunda sí es democrática. Nuestro sistema electoral nada tiene que ver con la democracia, tiene que ver con la representación. Se establece un sistema donde la representación es de los partidos, se representa a los partidos y no a los ciudadanos, sin embargo no se cansan de repetir que cada diputado representa a la nación entera, cuando están a las órdenes de sus jefes de partido.

        Por supuesto los derechos y libertades individuales anteceden a la Constitución, en esta fundamentalmente deben estar diseñados los mecanismos de separación de poderes. El legislativo y el ejecutivo deben ser elegidos en diferentes elecciones. Cada diputado, el que gane la segunda vuelta entre los dos más votados, pasa a ser el representante de su circunscripción, con agenda abierta y oficina para relación con sus representados. Por supuesto deben establecerse los mecanismos de revocación. El legislativo y el ejecutivo deben controlarse mutuamente, y ambos bajo el control del judicial, sin prebendas ni privilegios. La separación de poderes en EEUU es bastante buena, aunque su sistema electoral es malo. De hecho su todo poderoso Presidente tiene casi más poder en su relación con las oligarquías del resto del mundo, incluida la europea, que en su propia nación. Por supuesto el gasto electoral debe ser limitado y controlado para que no sean las élites económicas las que controlen los poderes.

        A los interesados recomiendo un texto imprescindible: "Teoría Pura de la República" de García Trevijano.

        Responder

        Denunciar comentario

        3

        1

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 30/08/20 17:42

      ¿Es que no puede escribir un solo artículo con rigor y sin manipular? ¿Es posible que no manipule alguna vez y diga las cosas como son? Dice usted que "en nuestra Constitución se establece un claro privilegio para estas asociaciones (los partidos) , se les otorga la representación de los ciudadanos a través de un sistema electoral proporcional y de listas cerradas" Todo eso que dice usted que dice nuestra Constitución se lo inventa usted, es una burda mentira para sacar sus conclusiones productos de sus prejuicios y de sus sentimientos prepolíticos, previos a la razón ilustrada, que le inunda por doquier. La Constitución dice textualmente " Los partidos politicos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política". ¿Donde dice esa mentira inventada suya de que la Constitución que a los partidos se le otorga la representación de los ciudadanos? ¿Donde? Usted manipula y cuenta sus cuentos haciéndolos pasar por la Constitución. Solo lo cuenta para ignorantes y borregos, para que le crean esos. Pues no, La Constitución declara a los partidos politicos como instrumento principal (que no único) para la participación politica. Los partidos no tienen la representación politica de nadie sino la que le den los ciudadanos en las elecciones libres y democráticas. Pero a las elecciones se pueden presentar agrupaciones de electores y otras asociaciones que no sean partidos politicos. Pero yo creo que es fácil de entender que si se quiere hablar de participación politica la manera universal de llamarlo es partidos politicos. Se le podría haber llamado de otra manera pero la manera universal es esa. Es como si usted a la palabra novios que tiene un significado universal que todos comprendemos, les quisiera llamar usted "la persona con la que salgo o vivo y que alguna vez pudiera ser la persona aquella con la que que pueda establecer relaciones institucionales en una vivienda con fines de relación indeterminada en el tiempo". Pero todos hemos establecido que lo mejor es llamarle novios y matrimonio o pareja de hecho. Es una manipulación del sentido.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 6 Respuestas

      2

      2

      • irreligionproletaria irreligionproletaria 30/08/20 19:24

        "Leer es siempre un traslado, un viaje,
        un irse para encontrarse. Leer,
        aún siendo un acto comúnmente sedentario,
        nos vuelve a nuestra condición de nómadas"
        (Antonio Basanta, 'Leer contra la nada' Siruela. Biblioteca de Ensayo, 2017)

        Reitero el texto escogido por Irene Vallejo en su magnífico 'El infinito en un junco' La invención de los libros en el mundo antiguo. Siruela. Biblioteca de Ensayo, 2020.

        Gracias por tus enseñanzas, Antonio. Siempre aprendiendo con tus trabajos: docencia, ensayos, conferencias, etc...abriendo caminos a través de la lectura.

        Mi reconocimiento,

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 5 Respuestas

        1

        3

        • Isa. Isa. 30/08/20 21:29

          Oh. Qué descubrimiento, irreli. Muchas gracias por compartir la información. Si es el comentarista Antonio Basanta, como se supone. Lo leeré con mayor interés.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 4 Respuestas

          0

          0

          • Antonio Basanta Antonio Basanta 31/08/20 12:55

            Isa al leer su comentario y el de Irreli, me he llevado la sorpresa de que un tal Antonio Basanta ha escrito el libro resñado por Irreli y editado en Siruela. Para evitar confusiones he mirado en la editorial Siruela y, en efecto, hay un escritor llamado Antonio Basanta escribiendo ese libro que tan buena pinta tiene, pero evidentemente no soy yo. Basanta es un apellido gallego que pertenece a mis ancestros, que son todos gallegos. Hago este comentario para que nadie haga una unión borgiana (de Borges) sobre paralelismo alguno. Un saludo otra vez.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 3 Respuestas

            0

            3

            • irreligionproletaria irreligionproletaria 31/08/20 23:35

              Siento mi error, al entender tu nombre correspondiente con el Doctor en Literatura Hispanica en la UCM, autor del texto referido señalado por Irene Vallejo en excepcional trabajo: 'El infinito en un junco'

              Recomiendo la lectura de ambos autores: Vallejo y Basanta (Madrid, 1953)

              Quería agradecerte, Antonio, tus comentarios durante estos años, antes de dejar los foros, y mi ímpetu, ha provocado la confusión entre dos hombres cultos con idéntico Nombre y 1er. Apellido. Mi reconocimiento persiste y lamento haber dado lugar a confusión con el Profesor de Literatura de la UCM.

              Lo siento, Isa. El texto "Leer contra la nada" te satisfará, en cualquier caso.

              Agradecida a ambos y mis disculpas por inducir a error.

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 1 Respuestas

              0

              1

              • Isa. Isa. 01/09/20 01:01

                Lo que siento es que dejes el foro. Gracias por la recomendación. La tuve en cuenta y la sigo teniendo, irreli.

                Un abrazo largo..

                Responder

                Denunciar comentario

                0

                0

            • Isa. Isa. 31/08/20 14:33

              Jaja! Aclarado pues, Antonio. Otro saludo.

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              1

    • Remedios Cuesta Remedios Cuesta 30/08/20 14:49

      Jajá. La lectura de tu comentario ha conseguido banalizar los desacuerdos que me han ido surgiendo mientras leía el artículo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Isa. Isa. 30/08/20 12:33

    Muy buena descripción para todo aquel que no desee verse a si mismo reflejado/a. La reflexión que me acompaña sobre la polarización, el sectarismo, etc.. de las sociedades civiles, es más por la necesidad de competición, que de buscar soluciones a los problemas esenciales y sociales. Si mi partido o mi lìder toma esta decisión, es que es la única y la mejor. Si mañana la cambia por otra, también le aplaudo. Si no "gana" es porque la sociedad es tùzara y no saben elegir. Hasta ahora eso podría permitirse como "entretenimiento" incluido el método de la pinza, para sentir la "autenticidad" como bandera de simbólica lucha de ideales, valores.. que, al fin, sin hechos son nada. A día de hoy, con la experiencia vivida y el inexperto presente pandémico global, esas actuaciones politicas me hablan de yoìsmo pato lógico. Cada paso en la misma senda, una cagada más. Pero, quien sabe, si hay suficiente abono, tal vez la Tierra, al final, salga ganando.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    3

    2

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 30/08/20 18:11

      Muy bueno su comentario, muy bueno el artículo de Manuel Cruz y muy bueno el nivel de los comentarios de hoy. Un abrazo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      1

      • Isa. Isa. 30/08/20 21:22

        Un abrazo, Antonio

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Estella Estella 30/08/20 12:26

    Vivimos en una sociedad que, para formar consumidores, alimenta el individualismo. Se reproducen conductas y pensamientos, en realidad meras opiniones como readirmación de la identidad, ciertamente en plan narcisista. Lo colectivo, lo social, lo humano deja de ser interesante y fundamentar cualquier idea significa un esfuerzo que mucha gente no está dispuesta a realizar. Es mejor ser protagonista, original, único, que reflexionar cooperativamente. Así nos va.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Arkiloco Arkiloco 30/08/20 09:52

    Buena reflexión de Manuel Cruz y casi historia de estos espacios en los que opinamos.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    6

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 30/08/20 09:07

    Puedo ver relativismo pero no generalizado, por ejemplo creo que a muchos no nos gusta la utilizacion de los vientres de alquiler.
    Otra cosa es una depresion consecuente a la caida de la religion secular que reprensentô el socialismo marxista, pero en mi caso considero que fue una bendicion.


    La expresion "pensar por uno mismo" serîa mâs respetuosa, la expresion "pensar por cuenta propia" es algo peyorativa e indica cual es la diana de su texto. Tiene razon: a menudo los que pretenden pensar unicamente por sî mismos, resulta que nos cuentan exactamente el mismo disparate.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

Lo más...
 
Opinión