x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Generación milenial

El 61% de los españoles cree que los jóvenes vivirán peor que sus padres

  • El estudio Las perspectivas vitales de los jóvenes describe una desesperanza generalizada en torno a la desigualdad socioeconómica o el empleo, pero también un enorme optimismo respecto a las áreas sociales
  • Los pesimistas con el futuro de la conocida como generación milenial responsabilizan del oscuro porvenir a los gobiernos, a la situación en clave internacional y a las instituciones europeas

Publicada el 05/10/2018 a las 06:00 Actualizada el 04/10/2018 a las 19:49
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Más de un millón de jóvenes están desempleados en España.

Jóvenes protestan por los recortes en educación.

Desánimo en torno a la generación milenial. La gran mayoría de los españoles se muestran profundamente pesimistas sobre el futuro de los jóvenes de entre 18 y 37 años, a los que sitúan, junto con los mayores de 65 años, como la generación que ha vivido o vivirá con mayores dificultades. En concreto, más de la mitad de la ciudadanía considera que tendrán una vida peor que la de sus padres, según recoge el informe Las perspectivas vitales de los jóvenes, una investigación del observatorio My Word realizada en el marco del proyecto Genera y presentada este jueves por la Foundation for European Progressive Studies y la Fundación Felipe González. A lo largo de 55 páginas, el estudio [consultar aquí en PDF] describe una desesperanza generalizada en torno a la desigualdad socioeconómica o el empleo, pero también refleja un enorme optimismo respecto a las áreas sociales.

Los españoles pintan negro el futuro de los jóvenes. Todas las generaciones, salvo la X –de 38 a 52 años–, les sitúan como el grupo al que le espera un peor porvenir. De hecho, el 61,4% de los encuestados –una muestra que supera las 2.400 personas– considera que tendrán una vida "algo o mucho" peor que la de sus padres, frente al 24,1% que creen que mejorarán algo o mucho respecto a sus progenitores. “El sexo, la edad, el voto, el nivel socioeconómico y la situación habitacional están asociadas con esta percepción”, señala el informe realizado tras el sondeo, que sitúa a “mujeres, personas de más de 24 años, votantes de Unidos Podemos, personas de nivel socioeconómico bajo y muy bajo y las que viven con sus padres” como las más pesimistas de cara al futuro de los jóvenes.

Para la socióloga Belén Barreiro, directora de MyWord y autora del estudio, la percepción que arroja la investigación “coincide bastante con la realidad”. “En España el desánimo está justificado porque, si comparas cómo vivían hace treinta años y cómo viven ahora, es el país en el que los jóvenes han ido a peor mientras que los mayores han ido a mejor”, asevera la expresidenta del CIS. En conversación con infoLibre, Barreiro explica que, a diferencia de Estados como Noruega, donde todas las generaciones progresan, o Alemania, donde todos están estancados “pero tirando hacia el progreso”, en el caso de nuestro país –como también sucede en Italia y Grecia– “los jóvenes van a peor y los mayores a mejor”. “Eso genera un contraste un poco sangrante, que es lo que se ve finalmente en la encuesta”, completa la socióloga.

Optimistas en áreas sociales

Principalmente, los encuestados se muestran muy pesimistas en relación con la economía y la política. Así, la desigualdad económica, la capacidad de comprar o alquilar una vivienda, la situación política o la calidad y seguridad del empleo fueron las cuestiones menos señaladas cuando se preguntó a la muestra por los “aspectos de la vida” en los que los jóvenes mejorarían en comparación con sus padres. Sin embargo, los españoles son mucho más optimistas en áreas sociales cuando se les pregunta por el futuro de esta generación. En este sentido, creen que mejorarán respecto a sus progenitores en cuestiones como el acceso a la información, el acceso al ocio y la cultura, la libertad para elegir la vida que quieren tener, la desigualdad entre hombres y mujeres o la conciliación entre la vida personal y laboral.

Cuestionada por ese optimismo en áreas sociales, la directora de MyWord se muestra contundente: “Cuando la sociedad dice que los jóvenes lo tienen o lo van a tener peor que sus padres, lo que está haciendo es centrar sus quejas, principalmente, en el posicionamiento social de los jóvenes”. Sin embargo, añade Barreiro, eso no quita que todo el mundo reconozca la mejora de la generación milenial respecto a sus padres “en términos de libertades, tolerancia, capacidad para informarse o para viajar u oportunidades”. “Eso también es un reconocimiento”, completa la expresidenta del Centro de Investigaciones Sociológicas, que sentencia: “Al final, es una generación que pierde un posicionamiento social pero que gana en derechos civiles y políticos”.

¿Quiénes son los responsables?

Los pesimistas con el futuro de los jóvenes responsabilizan a los gobiernos, a la situación en clave internacional y a las instituciones europeas de ello. Así, un 93,7% cree que “mucha o bastante” culpa de este negro porvenir es de las políticas aplicadas por los diferentes Ejecutivos españoles. No obstante, no cargan solamente contra ellos. El 89,7% también sitúa gran parte de responsabilidad en el contexto global, marcado por la crisis económica mundial y la globalización. Y un 82% considera también que la culpa es de las políticas de la Unión Europea. “En todas las generaciones se señalan las políticas de los Gobiernos de España y el contexto internacional como los principales responsables. Además, la generación X culpa significativamente más a las políticas de la UE que los milenial”, apunta el estudio.

Preguntados por las causas principales que explican por qué los jóvenes no vivirán mejor que sus padres, la mayor parte de la muestra pone el foco en la mala calidad del empleo juvenil, en las altas tasas de paro, en el sistema de pensiones, en el aumento de la desigualdad socioeconómica y en el deterioro de las instituciones y la calidad democrática, una herida que sigue abriéndose con el constante estallido de casos de corrupción y el recorte de libertades. Por el contrario, entre las razones menos mencionadas para explicar el oscuro futuro de la generación milenial se encuentran la existencia de políticas que favorecen más a los mayores, la falta de ahorro entre los jóvenes, el impacto de la inmigración o el aumento de la inseguridad, opciones que sólo marcaron el 8,7%, el 18,2%, el 20,8% y el 24,3% de los encuestados, respectivamente.

Soluciones y cambio de prioridades

“Aunque no existe un fuerte consenso, la ciudadanía considera que las políticas públicas prioritarias para fomentar que los jóvenes de hoy tengan una vida mejor que sus padres están relacionadas especialmente con el empleo. Le siguen la educación, la lucha contra la desigualdad económica y de género y el asegurar sus pensiones”, señala el informe. En cuanto a la distribución por afinidad política, el estudio apunta que empleo y educación “son áreas prioritarias independientemente del tipo de votante”. “La lucha contra la desigualdad, tanto de género como socioeconómica, son prioridades únicamente de los votantes de centro izquierda, mientras que las políticas de apoyo a la natalidad lo son del centro derecha”, sentencia.

La investigación de MyWord también desvela que, “probablemente por las circunstancias que les ha tocado vivir”, los jóvenes españoles “han tenido que reordenar sus prioridades vitales, valorando más que las generaciones anteriores aspectos relacionados con el disfrute de la vida”. Ahora, se considera que aprecian más el disfrutar de tiempo de ocio, el ser libre, el vivir experiencias únicas o el trabajar en lo que les gusta. En el extremo contrario se encuentran cuestiones como casarse, tener hijos, ahorrar, luchar por los desfavorecidos o tener calidad de vida durante la jubilación.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

4 Comentarios
  • leandro leandro 05/10/18 21:56

    No me parece que el tema sea una creencia , la realidad es que una gran parte de la juventud ya vive peor que sus padres y cuando estos no estén , aún vivirán peor . Los ricos siempre vivirán bien , hasta que dejen de serlo pero la juventud cada vez tiene menos medios . Espero que no corra mucha sangre .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • gomados gomados 05/10/18 17:27

    Es impresionante la conclusión a la que llega el estudio. Resulta que echan la culpa a los gobiernos e instituciones europeas y no se echan la culpa a ellos mismos por votar partidos neoliberales y privatizadores. Se ve que al PPCIUDADANOSPSOE no le vota nadie. Es increíble el cinismo y poca vergüenza de los que se quejan del posible destino de sus hijos y nietos en cuanto a conquistas sociales y piensen que ellos no tienen nada que ver.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • hayundi hayundi 05/10/18 11:09

    No es cuestión de creer se trata de un hecho constatado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • frida56 frida56 05/10/18 01:28

    Y los que no lo creen son tontos o ricos!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.