Verso Libre

Lecciones del feminismo

Cuando se establecen malentendidos con peor o mejor intención, cuando se confunden las cosas con buena o mala voluntad, por imprudencia o por convicción, por torpeza o por compromiso, es muy recomendable intentar situarnos en la raíz más clara de las cosas. A veces surgen dificultades a la hora de llevar las teorías a la realidad. A la hora de encarnarse en los hechos, los programas políticos suelen padecer no sólo limitaciones, sino trampas o dinámicas turbias. El feminismo es ahora una buena brújula. Como sus reivindicaciones tienen que ver de forma clara con la vida cotidiana tanto en la alcoba como en el cuarto de estar o en la plaza, el pensamiento feminista ayuda con frecuencia a entender lo que de verdad está en discusión.

No es lo mismo un deseo que un derecho. Esta afirmación supone el eje de la democracia como orden social que necesita fundarse en dos valores principales: la libertad y la igualdad. Para que la libertad no se confunda con la ley del más fuerte, es decir, no rompa con la igualdad, resulta también imprescindible una tercera palabra: la fraternidad. La comunidad justa no la fundan los deseos, sino los derechos. No son justificables libertades que rompan la igualdad. Reivindicar libertades o identidades basadas en el deseo es camino peligroso cuando significa un desconocimiento del derecho.

La dinámica que en la actualidad intenta confundir la libertad con el deseo tiene mucho que ver con el dinero. El pensamiento crítico cae en una trampa si deja que el cuestionamiento de las convicciones injustas derive en un vacío, en el relativismo cínico de nada importa o todo vale. La ley del deseo es una formulación embellecedora de la ley del más fuerte. Pero cuidado: si no es lo mismo un deseo que un derecho, tampoco es lo mismo una idea atractiva que un buen verso. La lógica del esto quiero-esto exijo como norma de comportamiento lleva las discusiones teóricas a la angustia neoliberal y a la prepotencia del dinero. La libertad no puede sacrificar la igualdad y la fraternidad en nombre del dinero o del consumo. ¿De qué consumo? De cualquier consumo.

Esto es lo que está pasando en la deriva de las sociedades democráticas hacia el neoliberalismo. Digo que el feminismo da buenas lecciones por su cercanía a la vida cotidiana. Los debates sobre la prostitución y los vientres de alquiler ejemplifican bien hasta qué punto la confusión entre deseos y derechos tiene que ver con el imperio del dinero cuando se justifica la explotación de las personas y se confunde la libertad con el poder de compra.

El sexo es un deseo, algo magnífico en la vida, pero no es un derecho. En la época represiva del franquismo se puso de moda el chiste de que en España follar no era un pecado, sino un milagro. Como tengo ya una edad, me tienta confiar en los milagros, pero no son razonables las conversiones de los milagros en derechos. Invocar la libertad del cuerpo o la atención caritativa a los necesitados (atención a los mayores, a los que tienen una discapacidad, a los enfermos) es un modo de legitimar con mala poesía la explotación. Eso es lo que hace el capitalismo cuando confunde la libertad con la ley de la selva.

Y ocurre lo mismo con los vientres de alquiler. Tener un hijo y dos hijas es una maravilla, aunque bien sabe el alma la lata que dan, sólo comparable a la lata que les doy yo. Tener hijos puede ser un buen deseo, pero no es un derecho. Y resulta muy grave situar el debate de la libertad en la dinámica de convertir a las personas en mercancías.

El feminismo más inteligente, el que nos da lecciones a los demócratas sobre la igualdad, ha comprendido todas las trampas que el enemigo cuela en las buenas palabras. Así ocurre con la palabra libertadlibertad, y sucede lo mismo con la palabra tolerancia en unas sociedades cada vez más llamadas a unir convivencia con multiculturalidad. Asumir que la tolerancia obliga a respetar tradiciones basadas en la humillación de personas es otra de las grandes trampas a las que está siendo sometida la conciencia democrática en la actualidad.

El orgullo del 8 de marzo es decisivo para defender, gracias a la igualdad y la fraternidad, palabras tan importantes en una sociedad como libertad y justicia. Nada legitima la agresión a una persona, ni siquiera la noche de las normas, los deseos o la propia imprudencia. Rumbo a esta conciencia debe caminar el derecho, que en democracia suele fundarse en buenos deseos, pero pactados, convertidos en derechos, para ordenar la convivencia y acercarla a las virtudes públicas.

Para que vuelvas hoy

Para que vuelvas hoy

Más sobre este tema
stats