Financiación ilegal

35 años de financiación del PP, en el 'banquillo' del Congreso

Los extesoreros del PP Rosendo Naseiro, Ángel Sanchís y Álvaro Lapuerta y la actual responsable de las cuentas, Carmen Navarro

La comisión de investigación sobre la presunta financiación ilegal del PP continúa en el Congreso de los Diputados. Dos semanas después de que Luis Bárcenas diese el pistoletazo de salida de este órgano parlamentario, con una comparecencia en la que no respondió a prácticamente ninguna pregunta para no perjudicar a los "dos procesos judiciales" que le afectan, este jueves están llamados a enfrentarse a las preguntas de los diputados los extesoreros Ángel Sanchís, Rosendo Naseiro y Álvaro Lapuerta, así como la actual responsable de las cuentas de la formación conservadora, María del Carmen Navarro. Tras estas comparecencias, se habrán sentado en el banquillo de la Comisión cinco de los siete últimos tesoreros que ha tenido el PP.

No ha sido citado José Manuel Romay Beccaría, considerado el padre político de Mariano Rajoy. El actual presidente del Consejo de Estado, propuesto para el cargo en 2012 por el líder del Ejecutivo, fue el hombre elegido por Rajoy para dirigir Tesorería Nacional del PP tras la imputación y posterior dimisión de Luis Bárcenas en 2009, un puesto que ocupó hasta abril de 2012. Su predecesor al frente de las cuentas del PP ha llegado a declarar ante el juez Pablo Ruz que Beccaría conocía la existencia de una caja B en la formación conservadora. Junto a él, tampoco ha sido llamado a comparecer José Ramón del Río, sucesor de Sanchís y tesorero nacional entre 1987 y 1989.

De los cuatro citados este jueves, el único que tiene intención de responder a todas las cuestiones que se le pongan sobre la mesa, a diferencia de lo que hizo Bárcenas a finales de junio, es Sanchís, según confirmaron a Europa Press fuentes de su entorno, que se sentará frente al micrófono a partir de las 11.30 horas. Lo hará, dijeron, por respeto a la Cámara baja, en la que ocupó un escaño entre 1986 y 1993. Sin embargo, dichas fuentes rechazaron adelantar cuál va a ser el sentido de sus respuestas y recordaron que el exparlamentario conservador nunca llegó a ser tesorero del Partido Popular –fue el penúltimo de Alianza Popular–.

El primero en sentarse en la mesa de la Comisión de investigación será Naseiro, aunque se desconoce si contestará a las preguntas que se le planteen. Dos horas y media después llegará el turno de Sanchís. El órgano parlamentario se reanudará a las 15.00 horas con la actual tesorera-gerente, Carmen Navarro, que no responderá a "ninguna" cuestión "relacionada con un trámite judicial", según señaló al diario Abc el coordinador del PP, Fernando Martínez-Maíllo. La jornada tendría que finalizar con la comparecencia de Lapuerta, pero su abogado presentó este miércoles un escrito declinando su asistencia al padecer "un deterioro neurocognitivo". Sin embargo, la oposición tiene previsto entregar a la presidenta de la mesa las preguntas que irían dirigidas al extesorero para que consten en el relato del informe final.

Ángel Sanchís (1982-1987)

El empresario y exdiputado ocupó el cargo de tesorero nacional de Alianza Popular entre 1982 y 1987. Fue durante su etapa al frente de las cuentas cuando aparecen los primeros indicios sobre la financiación paralela de la formación conservadora. En julio de 1986, según desveló el diario El País, Sanchís envió un informe a Manuel Fraga en el que señalaba que era "urgentísimo" que llegara "el resto que falta de la financiación empresarial (87M de los 600M)" para "hacer frente a los últimos pagos de campaña". Un documento cuya autenticidad ratificó en 1994 en el Congreso de los Diputados. Durante aquella comparecencia, afirmó que la CEOE había actuado "como correa de transmisión" en la recaudación de fondos para AP.

En marzo de 2013, casi dos décadas después de aquellas palabras, el juez instructor del caso Gürtel, Pablo Ruz, le imputó en el marco de la primera etapa de la trama corrupta (1999-2005) por la "posible comisión de un delito de blanqueo de capitales". Según el auto emitido, Sanchís, tras conocer la investigación contra Bárcenas, "contactó con gestores de las cuentas suizas de éste cooperando en la ocultación de fondos de estas cuentas de procedencia indiciariamente ilícita" a través de la cuenta que la sociedad Brixco SA mantenía en EEUU. Los dos extesoreros aseguraron en sede judicial que ese dinero era un préstamo a la empresa de Sanchís, que tenía en ese momento "un problema de liquidez".

Rosendo Naseiro (1989-1990)

Tras la salida de José Ramón del Río, y con AP refundada bajo las siglas PP, Rosendo Naseiro fue nombrado tesorero nacional de la formación. Un cargo en el que estuvo apenas un año. En abril de 1990, ya con José María Aznar al frente de la formación conservadora, estalló el conocido como caso Naseirocaso Naseiro, una trama de financiación irregular del PP descubierta accidentalmente por la Policía cuando investigaba delitos relacionados con el narcotráfico y en la que también se vio involucrado Sanchís. Aunque la causa sería posteriormente archivada por el Supremo, Naseiro fue detenido y tuvo que dimitir como tesorero del partido.

Bárcenas ha asegurado en todo momento que los 48 millones de euros que consiguió acumular en Suiza no procedían de actividades comerciales, sino que eran fruto de distintas fuentes de ingresos. Entre ellas, según declaró, la compraventa de obras de arte con Naseiro. Sin embargo, el extesorero del PP tumbó esta coartada de un plumazo el pasado 7 de marzo, cuando acudió a declarar como testigo en el juicio del caso Gürtel. "Bárcenas ni es marchante ni entiende de cuadros", dijo el responsable de las cuentas del PP entre 1989 y 1990. Ni se dedicaba a eso ni sabía "absolutamente nada" de las características de los cuadros.

Naseiro fue llamado a declarar a petición de la Fiscalía Anticorrupción en relación a las trasferencias que hizo desde la cuenta "Glotón" que tenía en la Banca Gottardo a las de Bárcenas también en bancos suizos. El extesorero negó haberle comprado obras de arte por gran valor y aseveró no haber tenido "relaciones comerciales" con él. Preguntado sobre si transifirió dinero a las cuentas de Bárcenas, afirmó que "bajo ningún concepto": "No me acuerdo de haberle dado dinero en Suiza, no recuerdo nada de eso pero creo que no se lo he dado", completó Naseiro al respecto.

Álvaro Lapuerta (1993-2008)

Álvaro Lapuerta fue nombrado por Aznar responsable de las cuentas del PP en 1993, un puesto que estaba vacante desde la salida de Naseiro. El extesorero fue imputado en julio de 2014 en la conocida como Época I de la Gürtel, acusado de permitir que Bárcenas se apropiarse de dinero de la caja B del partido. Según el escrito de acusación fiscal, le habría ayudado a apropiarse de 300.000. La mitad terminaron, según el Ministerio Público, en una cuenta del Desdner Bank suizo, mientras que la otra parte sirvió para pagar su casa de Baqueira-Beret.

Sin embargo, aunque Anticorrupción pedía para él tres años por un delito de apropiación indebida, Lapuerta no se tuvo que enfrentar finalmente al juicio y la Audiencia Nacional archivó su causa después de que los forenses certificaran que padecía una "demencia sobrevenida". El juez Ruz también imputó al extesorero conservador en la pieza separada del caso Gürtel que investiga la presunta financiación ilegal del PP. En este sentido, Lapuerta, que fue relevado en el cargo por Bárcenas en 2008, siempre ha mantenido que en el partido conservador no hubo una caja B y que jamás hubo ningún papel que lo acreditase.

Carmen Navarro (2012-actualidad)

Tras la toma de posesión de Romay Beccaría como presidente del Consejo de Estado, el PP confió sus cuentas a la entonces gerente del partido, Carmen Navarro. Sin embargo, la llegada de una persona de la absoluta confianza para Rajoy no calmó, ni mucho menos, las aguas dentro de la formación conservadora. En 2013 el PP facilitó a la Audiencia Nacional los dos ordenadores portátiles que había utilizado Bárcenas durante sus dos décadas trabajando con las cuentas del partido. Sin embargo, esos equipos, en los que según el extesorero se encontraba la información comprometedora, no tenían disco duro o los datos habían sido borrados.

El partido aseguró, en un escrito al juzgado, que habían actuado "de conformidad con el protocolo habitual de utilización de material informático" porque "cada vez que se deja de utilizar un equipo asignado a una persona, se reintegra al sistema general para reformatearlos y disponerlos para su posible asignación a otro usuario". La destrucción de los discos duros, un asunto archivado en octubre de ese año y reabierto posteriormente, supuso en enero de 2016 la imputación del PP y de la actual tesorera-gerente.

Durante su declaración ante la jueza de instrucción número 32 de Madrid, Navarro aseguró que los ordenadores de Bárcenas no tenían clave de acceso y estaban vacíos, por lo que decidieron proceder al protocolo de borrado y formateo para asignarlo a otra persona. Sin embargo, el entonces responsable informático del PP por aquella época, Javier Barrero, negó ante la jueza que existiera ningún protocolo de borrado. También afirmó que los dos equipos no formaban parte del inventario del partido por ser propiedad del extesorero y que él mismo se encargó de ayudar a Bárcenas a pasar información de uno de los ordenadores.

El PP recurre al Constitucional la comisión de investigación del Congreso sobre su presunta financiación

El PP recurre al Constitucional la comisión de investigación del Congreso sobre su presunta financiación

Más sobre este tema
stats