El ático de González

El abogado de González renunció a defender al presidente madrileño días antes de que saltara el escándalo

Cospedal en el Juzgado para declarar en su juicio contra Bárcenas. A la derecha Adolfo Prego. EFE

El pasado 11 de febrero la jueza Isabel Conejo, que instruye en el Juzgado de Instrucción número 5 de Estepona (Málaga) la venta del ático de Ignacio González, firmó una providencia en la que da cuenta de la renuncia del abogado Adolfo Prego a la defensa del presidente de la Comunidad de Madrid y de su mujer, Lourdes Cavero. 

La retirada de Prego se produjo días antes de que el diario El Mundo publicara el 2 de marzo la información sobre la reunión celebrada en 2011 en un establecimiento madrileño con los comisarios del Cuerpo Nacional de Policía José Manuel Villarejo y Enrique García Castaño. Las grabaciones apuntan a que el todavía presidente de la Comunidad de Madrid trató de evitar que la opinión pública conociera que era el auténtico propietario del ático, y no el presunto testaferro Rudy Valner. Sin embargo, González aseguró que la entrevista no fue otra cosa que un chantaje.

"Ya no soy el letrado que lleva ese asunto", reconoció este martes a infoLibre Prego, que a la pregunta sobre si su renuncia estaba relacionada con la salida de González de la carrera electoral aseguró: "No está relacionada con nada. No es un divorcio ni una ruptura. Pero es un caso que se lleva en el sur [Málaga] y mi despacho está en Madrid. Es más aconsejable que González disponga de un letrado de la zona para evitar viajes. Creo que se puede obtener lo mismo con menos esfuerzo. Prefiero que sea otro letrado, no hace falta un despacho como este a tanta distancia", completó Prego en conversación telefónica.

Amigo de Cospedal

Este abogado, que renunció a ser magistrado del Tribunal Supremo para integrarse en un bufete de abogados, es amigo personal de la presidenta de Castilla-La Mancha y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. De hecho, Prego defendió a Cospedal en su denuncia contra Luis Bárcenas por atentar por su honor tras asegurar el extesorero del PP que había cobrado importantes cantidades de dinero en negro.

"El acuerdo para terminar la relación lo hicimos el cliente y yo. Y le recomendé que designara a otro letrado. No sé si lo ha hecho o no, pero yo comuniqué oficialmente al juzgado que dejaba de ser el letrado, lo que no sé es lo que ha pasado después: a mí nadie me ha pedido la venia. Aunque ni me la tienen que pedir, porque esto ha sido una relación extinguido de mutuo acuerdo. No es porque él deje al letrado ni porque yo he dejado al cliente, simplemente lo hemos hablado y lo hemos dejado", completó Prego a este diario.

"No puede estar indefenso"

Precisamente, este exmagistrado del Supremo destaca que Ignacio González, pese a que ni él ni su mujer, Lourdes Cavero, están imputados en el caso de Estepona, "no pueden estar indefensos. El Juzgado sabe perfectamente que yo no soy su letrado y me imagino que le haya requerido para que designe un nuevo letrado. Él no puede estar sin asistencia técnica", reitera.

"No está imputado pero es parte en el proceso de Estepona. Él se personó en su día, que es la labor que yo hice, pues se estaba desarrollando sin su participación. Yo logré la personación de González. Y una vez logrado eso, necesita procurador y abogado", reitera este exmagistrado.

Adolfo Prego, con fama de ultraderechista, fue ponente del auto que admitió a tramite la querella del sindicato ultraderechista Manos Limpias contra el juez Baltasar Garzón por investigar los crímenes del franquismo, tal y como explicó el diario Público. Prego también formó parte del patronato de la ultraconservadora Fundación para la Defensa de la Nación Española (Denaes).

La Audiencia de Málaga desimputa a la mujer de González y ordena seguir investigando la compra del ático

Más sobre este tema
stats