Escándalo de las tarjetas

La defensa de López Madrid en la causa de las ‘black’: es ilógico quedarse con 34.000 euros después de invertir 20 millones en Bankia

Javier López Madrid tras declarar por las tarjetas black de Caja Madrid.

El empresario Javier López Madrid, yerno de Juan Miguel Villar Mir, el propietario de la constructora OHL, ha pedido a la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional que no le envíe al banquillo de los acusados porque no fue consciente de haber cometido ningún delito al gastar 34.000 euros con su tarjeta black de Caja Madrid.

En un recurso de apelación en el que reclama el sobreseimiento libre de su acusación, López Madrid, que es consejero de OHL y consejero delegado del Grupo Villar Mir, asegura "que es imposible y carece de toda lógica" que una persona cuyo grupo familiar ha invertido 20 millones de euros en la salida a bolsa de Bankia, "busque un beneficio 625 veces inferior al perjuicio que él mismo ha tolerado con el uso de la tarjeta de crédito", en referencia al dinero gastado con los plásticos.

López Madrid relata también que tras su salida del consejo y por petición expresa de esta y para no perjudicarla, mi representado como consejero delegado de su grupo familiar, accedió y mantuvo íntegramente la inversión, hasta que la ampliación por parte del FROB (Fondo de Reestructuración Ordenado Bancario) diluyó la cifra de los 20 millones de euros hasta prácticamente cero".

No tuvo conocimiento

El yerno de Villar Mir, que afronta una petición de un año y medio de cárcel de la Fiscalía Anticorrupción por las black, sostiene que "ni uno solo de los hechos que rodearon su actuación revelan que pudiera tener conocimiento de que, con su actuación, o mejor, con la actuación que de manera directa le provocaban, pudiera estar infringiendo cualquier norma jurídica y mucho menos un procepto del Código Penal".

Este empresario, cuyo nombre se vincula con pagos al PP de Esperanza Aguirre cuando Francisco Granados era el secretario general en Madrid, sostiene también que los gastos de su tarjeta fueron contabilizados en la partida denominada "Gastos de órgano de gobierno", por lo que sus abonor nunca estuvieron fuera del "circuito ordinario" de los plásticos de los consejeros ejecutivos.

Este es el motivo por el que López Madrid considera que su tarjeta no era opaca, sino que eran en realidad gastos de representación. Pero ante la duda de la legalidad de la utilización de la tarjeta, López Madrid asegura que procedió "a devolver el importe íntegro y a tributar por el mismo".

La agenda morada

El nombre de López Madrid irrumpió la semana pasada cuando el instructor de la operación Púnica, el juez Eloy Velasco, ordenara el registro de sus dos despachos profesionales y su vivienda en búsqueda de documentación sobre pagos al PP madrileño.

Asimismo, el juez también decretó la entrada en la sede del PP madrileño, en la primera planta del número 13 de madrileña calle Génova, para copiar el disco duro del ordenador del exgerente del PP de Aguirre Beltrán GutiérrezAguirre Beltrán Gutiérrez.

Estas decisiones del juez se producen en relación a la agenda morada interceptada por la Unidad Central Operativa (UCO) de la la Guardia Civil en el domicilio de Francisco Granados, tal y como adelantó infoLibre. Velasco ordenó los registros después de que el diario ElEspañol.es adelantara que en el cuaderno había iniciales de los presuntos pagos realizados por JLM a BG. Según el número dos de la trama, David Marjaliza, estas iniciales corresponden a los nombres de Javier López Madrid y Beltrán Gutiérre, respectivamente.

400.000 euros

Granados registró en el manuscrito varios pagos de 300.000 y 400.000 euros presuntamente efectuados por López Madrid. Y parte del dinero, una cantidad millonaria, fue repartida posteriormente por el ex secretario general del PP de Aguirre, que la derivó al exgerente regional.

Las fuentes consultadas explican que lo que ofrecen los manuscritos es que JLM pagaba y otros se lo repartían, entre ellos el propio Granados a quien se identifica en las notas con la palabra "me" ("yo", en inglés). En esta información aparecen además otras iniciales y referencias que, de momento, no han podido ser identificadas por la Guardia Civil. Tampoco por parte de Marjaliza.

Según Europa Press, Gutiérrez negó ante los investigadores ser la persona que se esconde tras las iniciales BG que figuran en las anotaciones incautadas por el Instituto Armado a Francisco Granados. Las fuentes consultadas precisaron que López Madrid se negó a hacer ninguna declaración.

Los dos declararán en los próximos días en la Audiencia Nacional como investigados por los delitos de cohecho y blanqueo de capitales, en el marco del caso Púnica.

No hubo acoso

También en relación al yerno de Villar Mir, esta semana la Fiscalía de Madrid ha solicitado al Juzgado de Instrucción número 39 de Madrid el sobreseimiento de las actuaciones seguidas contra López Madrid por presuntas amenazas y seguimientos a una facultativa que ejerció como médico familiar.

El Ministerio Público considera que la mujer podría ser autora de un montaje sobre todo lo ocurrido y solicita que se deduzca testimonio "por si los hechos fueran constitutivos de un delito de acusación y denuncia falsa".

López Madrid, al banquillo por gastar 34.000 euros con su tarjeta black

López Madrid, al banquillo por gastar 34.000 euros con su tarjeta black

Más sobre este tema
stats