La portada de mañana
Ver
La inflación también vota en las europeas

El final de ETA

¿Quién está detrás de 'los artesanos de la paz'?

infoLibre

Los organizadores del desarme blanquean a ETA en el dossier de prensa entregado a los periodistas que han cubierto el acto de este sábado por la mañana en Bayona (Francia). El documento incluye expresiones de desprecio a los españoles como que su "actitud es primitiva" por haber buscado y conseguido la derrota de los terroristas, informa Europa Press.

El dossier se titula  Todos somos artesanos de la paz, en alusión a los mediadores de ETA que han colaborado en el desarme de una banda terrorista sin apenas estructuras operativas, y en sus 20 páginas define de "histórico" un acto en el que han informado de que entregan sólo 120 armas y tres toneladas de explosivo. En el apartado Construir una paz justa y duradera, el dossier recoge una serie de declaraciones de personas que respaldan el acto de este 8 de abril, entre ellas Raymond Kendall, exsecretario general de Interpol y miembro destacado del llamado Grupo Internacional de Contacto (GIC), que dice: "Creo que la actitud de los españoles es primitiva: 'Queremos ganar, os queremos derrotar, no nos interesa nada más".

Kendall cuestiona la estrategia de la lucha antiterrorista tanto de España como de Francia. "Con esas condiciones", dice, "no se puede dar comienzo a ninguna conversación (...) Es difícil explicar la respuesta de las autoridades francesas. Si alguna vez se alejaran del comportamiento de España, ganarían credibilidad". Tanto ETA en su último comunicado como los organizadores y mediadores de la banda han cuestionado los golpes policiales, aludiendo a "los enemigos de la paz". La banda terrorista, además, se quejó del "esquema de vencedores y vencidos".

El dossier de los autodenominados artesanos de la paz destaca que la banda nació en el franquismo y critica las detenciones de etarras. Se limita a hablar de ETA como "organización", sin incluir la palabra terrorista, y también se refiere a su "armamento militar" y al "conflicto armado".

ETA ha recurrido a organizaciones del entorno de la izquierda abertzale, concretamente a una serie de activistas vasco-franceses que se llaman a sí mismo representantes de la sociedad civil o artesanos de la paz, para proceder a la "entrega total" (según ellos) de sus armas cinco años, cinco meses y 19 días después de anunciar el fin de los atentados el 20 de octubre de 2011. La nómina de los mediadores incluye a los detenidos (y luego puestos en libertad) el 16 de diciembre por la Guardia Civil en Luhuso, al sur de Francia, entre ellos Jean Nöel Txetx Etcheverry, la persona encargada de anunciar el pasado 17 de marzo en Le Monde que ETA estaría este 8 de abril "totalmente" desarmada.

Tetx Etcheverry, uno de los portavoces más activos del autoproclamado grupo de los artesanos de la paz, cuenta con un historial con varios arrestos por su relación con organizaciones sindicales anarquistas o de apoyo a los presos de ETA en Francia, según han informado a Europa Press fuentes policiales. El 6 de febrero del año 2008 fue directamente vinculado con ETA. Etcheverry, por entonces responsable de la Fundación Manu Robles-Arangiz, fue arrestado junto con Jacques Morio por dar cobijo a etarras como Mikel Albisu Iriarte, alias Mikel Antza entonces jefe del aparato político de la banda terrorista, y su pareja Soledad Iparraguire, alias Anboto.

Varios de los verificadores internacionales de la falsa entrega de armas en cajas de cartón en 2014 han vuelto también ahora al País Vasco. Este viernes se supo que el presidente de la Comisión Internacional de Verificación (CIV), Ram Manikkalingam, abordó durante cuatro horas el plan para el desarme ETA con el lehendakari Iñigo Urkullu, la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, y el presidente de la Mancomunidad del País Vasco francés, Jean René Etchegaray.

Natural de Sri Lanka, Ram Manikkalingam es el fundador y director de Dialogue Advisory Group, con sede en Amsterdam, y que se presenta como un grupo asesor que "facilita diálogos políticos para reducir conflictos violentos".

La primera "escenificación grotesca", como la definió el Gobierno, fue en febrero de 2014 con la denominada Comisión Internacional de Verificación. Enviaron un vídeo a la BBC y, poco después, esos mismos verificadores, entre ellos Ram Manikkalingam, terminaron reconociendo en la Audiencia Nacional que ETA se había llevado en cajas de cartón el exiguo material del que había dicho que se desprendía.

El nuevo intento fue el pasado 16 de diciembre, cuando la Guardia Civil detuvo a cinco personas vinculadas a movimientos ecologistas y sindicales. En un caserío en Luhuso, al sur de Francia, habían reunido 50 armas, 17 de ellas del robo de Vauvert en 2006, y maquinaria para su manipulación. El Gobierno les acusó de querer eliminar pruebas.

Txetx Etcheverry, uno de los elegidos para coger el testigo de personalidades como el exsecretario general de Naciones Unidas Kofi Annan o el abogado sudafricano Brian Currin, ya había sido arrestado con anterioridad en varias ocasiones por su relación con organizaciones sindicales anarquistas o de apoyo a los presos de ETA en Francia.

En la operación Seminario del 16 de diciembre, además de él fueron arrestadas otras cuatro personas, igualmente vasco-francesas y colaboradoras en esta nueva escenificación de ETA: Mixel Berhokoirigoin, Michel Bergougnan, la periodista Beatrice Molle y el cámara freelance Stephane Etxegarai. La presencia de estos dos últimos era la prueba de que la banda quería rentabilizarlo como un acto de propaganda.

Aunque no fue detenido aquella noche en el sur de Francia, desde diferentes plataformas abertzales se relacionó a Michel Tubiana, presidente de la Liga de los Derechos Humanos, en esta escenificación orquestada por ETA.

Tubiana, otro de los portavoces destacados este sábado en Bayona, reconoció que no fue arrestado porque no le dio tiempo a llegar en coche a Luhuso: la Guardia Civil había irrumpido en el caserío en un operativo desarrollado en colaboración con la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI), incautándose, según estos activistas, del 15% del armamento que aún no había sido arrebatado a ETA por las fuerzas de seguridad.

En la previa a este 8 de abril, estos artesanos de la paz habían dicho que la banda entregaría ocho veces más armas que las que acumularon en el caserío de Luhuso. Finalmente, Tubiana ha comunicado en Bayona que el arsenal lo componen sólo 120 armas y tres toneladas de explosivos, además de munición.

Más sobre este tema
stats