LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Feijóo se instala en el 'no' a todo salvo para celebrar el pacto judicial con el “depredador del Estado de Derecho”

la exhumación del dictador

El doble entierro de Franco, un espectáculo televisivo

Entierro en el Valle de los Caídos del dictador Francisco Franco.

Así ha sido el último ensayo de la exhumación de Franco del Valle de los Caídos

A las diez y media de la mañana de este jueves, cuando se inicien los trabajos para exhumar los restos de Franco, todas las televisiones de España y del resto del mundo dispondrán de las imágenes en directo del acontecimiento. TVE ha sido designada para obtener y transmitir la señal pool, idéntica por tanto para todos los medios, con sonido ambiente y sin locución, que será enviada a satélite y usada sin cortapisa alguna.

En paralelo, la agencia Efe será la encargada de obtener los testimonios gráficos en los exteriores del Valle de los Caídos y en el cementerio de Mingorrubio, en El Pardo, donde será enterrado el dictador. En el primer lugar, tanto el levantamiento de la lápida, como la revisión del féretro y resto de trabajos previstos estarán vedadas las cámaras, que sí obtendrán imágenes desde el momento en que la caja mortuoria aparezca en el exterior a hombros de familiares del dictador, así como su traslado al coche fúnebre y previsiblemente al helicóptero.

De modo similar se procederá en el cementerio, ya que el panteón donde será inhumado estará cerrado a los medios de comunicación, que no podrán captar imágenes del sepelio, ni de la misa que está previsto se oficie en su interior. Tanto en un lugar como en el otro habrá inhibidores de señal y detectores de metales para impedir grabación alguna. Al frente del operativo televisivo estará el actual responsable de realización de los Informativos, Antonio Casado. TVE tiene previsto un programa extraordinario durante toda la mañana, con Xabier Fortes al frente. El dispositivo, según ha explicado RTVE, tendrá una unidad móvil tipo F, dotada de 14 cámaras, en la explanada del Valle de los Caídos. Desde ahí podrá emitir el momento en el que salga el féretro hasta el despegue del helicóptero con destino al cementerio de Mingorrubio.

El aterrizaje, que tendrá lugar en un helipuerto perteneciente a Patrimonio Nacional en las inmediaciones del camposanto, se cubrirá con una unidad móvil dotada de tres cámaras. Además, en el exterior del cementerio operará otra unidad móvil con cinco cámaras. Todas las grandes cadenas españolas dedicarán espacios especiales al acontecimiento, un hecho histórico que será difundido de manera bien distinta a la inauguración del mausoleo, hace cincuenta años.

Cuando se inauguró el Valle de los Caídos el 1 de abril de 1959 Televisión Española tenía tan solo dos años y medio de vida. Los medios técnicos eran los que eran: pocos, difíciles de usar, y prácticamente inéditos. De hecho, la señal llegaba, mal que bien, al área de Madrid y a algunas provincias limítrofes de ambas Castillas.

No había más centro emisor que el de Paseo de la Habana, y los enlaces para que la imagen salvara elevaciones eran exclusivamente terrenales, esto es, la señal viajaba hasta un punto elevado, que la remitía hasta el siguiente, hasta "avistar" la sede de TVE. No obstante, nadie entre los responsables de la empresa pública se atrevió a hablar de dificultades de la retransmisión al dictador Franco. 

 

Imágenes del entierro de Franco (1975)

Para conectar el Valle con el enlace de El Escorial hubo que instalar un link o conexión de trece kilómetros y, desde allí, trasladar la señal a Paseo de La Habana. Se utilizaron cuatro cámaras, tres en el exterior, y una en el interior de la basílica; esta provista de zoom, que hasta entonces solo se había usado en pruebas. La transmisión en directo se produjo entre las 11 y las 13 horas, y se realizó sin incidentes de importancia. Tan solo saltó la anécdota cuando se escuchó la voz del realizador, Vicente Llosa, decir por el micrófono de órdenes, inoportunamente abierto: "Cámara dos, date una pasadita por los ministros, deteniéndote en el nuestro por aquello de la coba", secuencia que de inmediato vieron los espectadores.

Espectadores, sí, pero pocos. En ese momento se calcula que había alrededor de cincuenta mil televisores en España. Dos años y medio antes eran 602, cuando se inauguró TVE. Pero el dictador Franco ya tenía en imágenes su sueño megalómano, acariciado durante dos décadas.

Hay, aún, otro precedente televisivo vinculado al dictador y al Valle de los Caídos. En noviembre de 1975, Franco agonizaba en el Hospital de La Paz. En los sótanos de lo que hoy es el Ministerio de Defensa, entonces de Información y Turismo, se había montado un estudio de televisión, al frente del cual se situaba al locutor Florencio Solchaga. Desde allí estaba previsto se diera cobertura a los acontecimientos que habían de producirse. En esos momentos, la inmensa mayoría de los hogares españoles tienen ya su televisor en el centro del salón, y las emisiones cubren todo el territorio nacional. Aún no hay programación matinal, de hecho, la extensión a las 24 horas tardará 15 años en producirse, pero TVE, con sus dos canales, es el medio principal de información.

Sánchez celebra el traslado y tacha las fosas de víctimas de “infamia” que “más pronto que tarde” habrá que reparar

A las diez de la mañana del 20 de noviembre de ese año aparecía en las pantallas el presidente del Gobierno, Arias Navarro y pronuncia la recordada frase: "Españoles, Franco ha muerto". Se abren con este anuncio tres días de acontecimientos que TVE ha de cubrir: exposición del cadáver en el Palacio de Oriente, traslado al Valle de los Caídos, ceremonia en la basílica, proclamación de Juan Carlos como rey... son más de 72 horas en las que 35 millones de españoles pudieron seguir hechos históricos; 16 cadenas extranjeras siguieron en directo varios de los  momentos más significativos y 52 países recibieron en diferido amplios resúmenes suministrados por TVE.

Pero para Ramón Díez, un histórico de la empresa, que ya estuvo en la emisión inaugural, nada le pilla por sorpresa. Es el jefe de transmisiones y la tromboflebitis sufrida por el dictador quince mees antes le ha puesto sobre aviso. Dispone de nueve unidades móviles, con 34 cámaras electrónicas, cuatro estudios con sus dotaciones de material y personal para servicios informativos, corresponsales y comentaristas de televisiones extranjeras. Tiene a su disposición 20 equipos de enlaces móviles, cinco generadores de energía eléctrica, 20.000 metros de cable y un contingente de personal en el que participan centenares de profesionales: equipos de montaje y filmación, toda la redacción en pleno, reforzados grupos de realización.

En total más de mil quinientos trabajadores de TVE participaron en unos operativos en los que la televisión pública demostró su mayoría de edad, muy lejos de las improvisaciones y escasez de medios con los que se había realizado la inauguración del Valle de los Caídos.

Más sobre este tema
stats