La nueva legislatura

Elecciones en ocho meses: el arma de Rajoy para esquivar una legislatura complicada

¿Qué hacía Rajoy cuando Correa vivía en Génova?

La situación en el Partido Socialista es cada día más tensa a la espera de que esta semana el Comité Federal tome una decisión sobre la postura a mantener ante una eventual investidura de Mariano Rajoy. Pero la impresión que se ha instalado tanto en el PP como en la gestora del PSOE es que será posible que el actual presidente del Gobierno en funciones abandone la interinidad antes del 31 de octubre, fecha en la que se disolverán las Cortes de forma automática si no hay candidato. Rajoy y los suyos saben que si la legislatura continúa van a tener muy cuesta arriba el trabajo en el Congreso de los Diputados. Insisten en que están dispuestos a llegar a acuerdos, a negociar. Pero saben también que no les va a ser fácil porque con 137 escaños no tienen nada garantizado. ¿Hay salida?

Los conservadores señalan que a España le interesa la estabilidad y que esa estabilidad es incompatible con someter al país a innumerables procesos electorales. Pero admiten que "si la situación se vuelven ingobernable" Rajoy tiene "un as en la manga". Se refieren a la disolución de las Cortes para una nueva convocatoria electoral. La Constitución establece que estas pueden disolverse un año después de la última disolución. Es decir, a partir del 3 de mayo. Esta fue la fecha en la que, tras un intento fallido de Pedro Sánchez de ser investido presidente y tras comprobar el rey que no había más candidatos en disposición de intentarlo, se cumplió el plazo legal y se disolvieron Congreso y Senado y se convocaron elecciones generales para el 26 de junio.

En este contexto, Rajoy podría dar el paso en siete meses para que en ocho se celebrasen nuevas elecciones. "No procederá nueva disolución antes de que transcurra un año desde la anterior, salvo lo dispuesto en el artículo 99, apartado 5", reza el punto 3 del citado artículo de la Carta Magna. La excepción del 99.5 se refiere a que "si transcurrido el plazo de dos meses, a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato hubiere obtenido la confianza del Congreso, el rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones con el refrendo del presidente del Congreso". Es decir, a lo que pasó el 3 de mayo y podría pasar el próximo día 31 si no hay candidato investido.

De Iceta a Errejón

La idea de una legislatura corta si Rajoy se mantiene en La Moncloa es compartida por políticos de todo tinte ideológico. Este lunes, en una entrevista publicada en el diario El País, el recién elegido líder del PSC, Miquel Iceta, sostuvo que "El PSOE no podrá votar los Presupuestos y habrá elecciones en uno o dos años". El dirigente socialista catalán está en contra de que permitir, con la abstención, que Mariano Rajoy sea presidente.

Iceta recalca en la citada entrevista que "se habla mucho de investidura, pero no se habla lo suficiente del Presupuesto, el límite de gasto, los recortes de Bruselas. ¿Qué hará el PSOE cuando se le pida que apoye al PP por responsabilidad? Probablemente no podrá hacerlo y nos podemos encontrar con unas elecciones en un año o dos. ¿En qué condiciones iría el PP a esas elecciones?", se pregunta.

Un día antes, en unas declaraciones en Málaga recogidas por Europa Press, el responsable de la Secretaría Política de Podemos, Íñigo Errejón, aseguró que si la gestora del PSOE permite que Rajoy pueda gobernar, el Ejecutivo que se conformará  será "débil y de corto recorrido".

"No tiene mayoría ni en la calle ni en el Congreso de los Diputados", añadió mientras aseguraba que el PP tendrá enfrente a Podemos, "que tiene el reto de representar a una España más justa"

Petición de estabilidad... desde la respeto

Los dirigentes del PP consultados no ocultan que lo mejor "para el partido y para España" sería una legislatura "colaborativa", con unos "pactos de mínimos" que garanticen que la estabilidad y, con ella, la duración de la misma. Entre los aspectos que consideran fundamentales están los Presupuestos Generales del Estado para 2017.

Rajoy también sabe que si todos los partidos se le ponen en contra en el Congreso tendrá enfrente a 213 parlamentarios. Y que no siempre va a poder contar con los 32 escaños de Ciudadanos. Pero hace quince días, tras el tenso Comité Federal del PSOE, dio órdenes a los suyos de no poner ningún tipo de condición a los socialistas. La consigna es extender la idea de que irán buscando apoyos "día a día".

¿Cómo afrontaría el PP unas elecciones en menos de un año? En el partido hay unanimidad sobre una cosa. Si hoy se celebrase una nueva cita ante las urnas, creen que serían los mejor parados. Se basan en las encuestas publicadas en los últimos días. Menos acuerdo hay en lo que podría pasarles si, ante la imposibilidad de aprobar iniciativas clave, Rajoy decide disolver las Cortes cuando se cumplan los plazos que establece la Constitución. Hay dirigentes que creen que pagarían el desgaste de una legislatura con la mayoría del arco parlamentario en contra. Un periodo en el que se visibilizaría a un PP con poco margen de actuación.

Otro sector del partido cree que su electorado premiaría el esfuerzo realizado por Rajoy manteniéndose en el Gobierno en una situación delicada "por responsabilidad".

Una muestra de lo que puede pasar

Lo que va de legislatura es una especie de laboratorio de lo que puede esperar a Rajoy si logra la confianza de la Cámara baja. El primer pleno de esta legislatura arrancó el 27 de septiembre. El segundo fue hace un par de semanas. La derrota del PP en ambas sesiones fue contundente: en el 72,7% de las votaciones los conservadores quedaron en minoría. 

En total, en los citados plenos en el Congreso se efectuaron 15 votaciones. De ellas, 11 eran de calado político. Sólo en tres votaciones de esas 11 de calado político el PP no quedó en minoría. En total, el 72,7%.

"Una semana decisiva"

En el argumentario que este lunes distribuyó el PP a sus dirigentes y cargos públicos, los conservadores subrayan que estamos ante "una semana decisiva".

En el texto, al que ha tenido acceso infoLibre, puede leerse que "los ciudadanos ya han expresado su opinión con meridiana claridad el 20 de diciembre y el 26 de junio. Han decidido que el Partido Popular es el claro vencedor de las elecciones y han dado a todas las fuerzas políticas un mandato explícito de diálogo y de búsqueda de acuerdos". "Los españoles saben que el Partido Popular no quiere repetir las elecciones, aunque –según indican todas las encuestas– tal repetición le beneficiaría: porque el interés general de los ciudadanos está muy por delante de cualquier interés partidista", añade.

También se insiste en que Rajoy no pone ninguna condición para acudir a un debate de investidura si cuenta con los apoyos. "Mariano Rajoy ha pedido a todos en el Partido Popular el máximo respeto a las deliberaciones en el seno del PSOE de cara a la investidura. Es bien conocida su oferta por la gobernabilidad de España, así como su decisión de no poner ninguna condición para la investidura", señala el citado documento.

El PSC elige líder en unas primarias marcadas por el ‘no’ a Rajoy

El PSC elige líder en unas primarias marcadas por el 'no' a Rajoy

Más sobre este tema
stats