Universidad pública, negocios privados

La empresa que recibió a dedo de la Rey Juan Carlos el macrocontrato del hangar incumple la ley y no rinde cuentas

El rector del Universidad Rey Juan Carlos, Javier Ramos, acompañado por Pablo Chico de la Cámara, profesor de una de las asignaturas, y el director del master, Enrique Álvarez.

Aviation Group, nombre comercial de la empresa a la que la universidad pública Rey Juan Carlos (URJC) benefició en diciembre de 2015 con un convenio a dedo que le permite impartir clases privadas durante 25 años en un hangar que ha costado no menos de 750.000 euros, incumple la ley que le obliga a rendir cuentas anuales y a hacerlas públicas mediante su depósito en el Registro Mercantil. Así lo confirman los documentos del Registro Mercantil de Málaga a los que ha tenido acceso infoLibre.

Fechados el pasado 25 de abril, esos documentos certifican que la empresa, constituida hace cuatro años, no solo no ha presentado las cuentas del primer ejercicio –2016– posterior a la firma del convenio sino que tampoco ha legalizado "los libros que obligatoriamente deben llevar los empresarios": los de contabilidad, el de actas, que debe reflejar los acuerdos que va adoptando la sociedad, y el registro de socios.

El equipo del rector Javier Ramos, que no firmó el convenio –lo hizo su predecesor, Fernando Suárez– pero lo impulsó personalmente como director del instituto aeronáutico de la URJC, prometió transparencia cuando en marzo estalló el escándalo del máster de Cristina Cifuentes. Ahora, ha vuelto a ignorar las preguntas de este periódico sobre el controvertido convenio del hangar. Tampoco fue posible contactar este jueves con los responsables de Aviation Group en su domicilio social de Málaga.

Aviation Group es la marca comercial con que se presenta la compañía Aviation Training & Maintenance Group SL. En junio del año pasado, Aviation Training absorbió a la mercantil European Airline Training Centre 2015 SL (EATC). Bajo las siglas EATC, idénticas a las que en inglés sirven para identificar la fuerza multinacional conocida como Mando de Transporte Aéreo Europeo, se situaba una sociedad limitada dirigida por los mismos dos empresarios que ahora aparecen como mascarón de proa de Aviation Group. Hace cinco meses, el Ministerio de Defensa selló con la Rey Juan Carlos un acuerdo –otro convenio– por el que se compromete a facilitar la incorporación a los cursos privados de aeronáutica de aquellos militares que deseen adquirir formación profesional como paso previo a su reincorporación a la vida civil.

¿Por qué la Universidad Rey Juan Carlos y su actual rector optaron por otorgar un convenio como el descrito a una mercantil que en sus cuentas de 2015 declaró 70 euros como importe neto de la cifra de negocios y que ya nunca más ha hecho público su balance? Es una incógnita.

El rector calla

Si hace una semana los portavoces de Ramos rehusaron explicar por qué la institución pública desechó sacar a concurso la explotación académica del hangar, este jueves guardaron igualmente silencio ante las preguntas sobre el incumplimiento de la legislación mercantil por parte de la misma empresa a la que la universidad pública madrileña entregó hace año y medio lo que posee todos los visos de un suculento negocio: un convenio a 25 años que garantiza a la empresa colaboradora la gestión de un hangar de 1.000 metros cuadrados para, con el respaldo del sello oficial de la Rey Juan Carlos, ofrecer formación privada no universitaria en distintas disciplinas del sector aeronáutico. El convenio le asegura también la cesión de distintas aulas y el mantenimiento gratuito de las instalaciones. 

Los expertos consultados por infoLibre no albergan dudas: con independencia de la cuestionable vía –el convenio– utilizada por la URJC para eludir la Ley de Contratos del Sector Público, la URJC "tiene la obligación de velar por que los agentes privados con que establece relaciones de colaboración cumplan sus obligaciones legales en el orden mercantil, fiscal, laboral y de la Seguridad Social". ¿Requirió en algún momento la institución académica a Aviation Training para que explicase por qué no ha presentado aún las cuentas de 2016 ni ha legalizado los libros estipulados por la Ley de Sociedades de Capital, el Reglamento del Registro Mercantil y el Código de Comercio? No se sabe. El convenio que acabó heredando Aviation Training prevé una comisión mixta de seguimiento capitaneada por el instituto aeronáutico de la Rey Juan Carlos, bautizado como Eiata. ¿A qué se ha dedicado exactamente esa comisión desde la suscripción del acuerdo en diciembre de 2017? Es otra incógnita.

Como contrapartida en favor de la URJC, ese convenio obligaba a la empresa a aportar material cuyo "valor de mercado" cuantificaba en 1,5 millones pero ni siquiera ofrecía cifras orientativas sobre el coste que la ejecución del acuerdo había de representar para la universidad.

Parte de ese material "valorado" en 1,5 millones consiste en tres aeronaves cuya marca y modelo son idénticos a los supuestamente ya aportados por una mercantil en teoría ajena a Aviation Group y con la que la URJC había suscrito en abril de 2015 un primer acuerdo de colaboración finalmente anulado. ¿Se trata de una mera coincidencia o de las mismas aeronaves? Este diario lo ignora aún.

Colocados por Javier Ramos

Mes y medio antes de que la URJC entregase a los administradores de EATC y ahora de Aviation Group la concesión del hangar, esos dos empresarios habían sido colocados por Javier Ramos en el "consejo académico" del recién creado instituto aeronáutico: es más, el nacimiento del Instituto Europeo de Formación y Acreditación Aeronáutica (Eiata, por sus siglas en inglés) y la incorporación de esos dos empresarios -Juan Manuel Martín y Miguel Aldana- a su consejo académico se produjo el mismo día. El acta del consejo de gobierno que da cuenta de su desembarco asocia sus nombres a sendas empresas. Pero omite que nueve días antes, el 21 de octubre de 2015, ambos habían constituido EATC.

La web del Eiata de la URJC seguía este jueves "en construcción". El dominio consta a nombre del empresario Juan Manuel Martín.

Del consejo académico del instituto aeronáutico y del consejo de Aviation Training también forma parte el administrador de Centro de Formación de Instaladores y Mantenedores SL (Cofeim). Y Cofeim no es sino aquella sociedad a la que la URJC otorgó aquel primer convenio de abril de 2015 para impartir cursos privados de formación aeronáutica. Ese primer convenio, cuyo contenido tampoco ha accedido a desvelar aún la Universidad Rey Juan Carlos, quedó rubricado y datado días después de que Cofeim se declarase en concurso de acreedores.

La Rey Juan Carlos blindó la cesión del hangar a una empresa cuando esta iba ya a ser absorbida por otra

La Rey Juan Carlos blindó la cesión del hangar a una empresa cuando esta iba ya a ser absorbida por otra

Más sobre este tema
stats