Encuestas electorales

La verdad sobre las encuestas

Los candidatos de Ciudadanos, Albert Rivera; PSOE, Pedro Sánchez; y Podemos, Pablo Iglesias, en el debate digital del lunes.

Ibon Uría

¿Cuánto acertaron las encuestas electorales en el pasado? infoLibre ha analizado el grado de acierto de los sondeos publicados por el CIS y por los principales medios durante las últimas cinco campañas electorales (europeas, andaluzas, municipales, autonómicas y catalanas). Un análisis que permite llegar a las siguientes conclusiones: El País sobrevalora claramente a Ciudadanos,El País el CIS es quien más se aproxima a los resultados del PSOE, El Mundo y Abc son quienes menos se confunden con Podemos y La Razón afina bastante los datos del PP.

Se han seleccionado las cinco últimas elecciones porque son las únicas en las que los partidos emergentes –Podemos y Ciudadanos– han obtenido representación, lo que fue configurando el actual mapa político, que nada tiene que ver con el existente en las últimas generales. Por otro lado, hay que tener en cuenta que los aciertos o errores del pasado no presupone que en los sondeos que se están publicando  ahora para el 20-D se reproduzcan sesgos en la misma dirección. Las empresas encuestadoras no disponen de herramientas muy importantes en el caso de los nuevos partidos –recuerdo de voto e histórico amplio–, lo que dificulta los pronósticos. 

El CIS, en sus barómetros preelectorales, suele aproximarse a los resultados del PSOE: por ejemplo, se confundió en un punto o incluso menos en las andaluzas, las catalanas y también en la Comunitat Valenciana y Castilla-La Mancha. Claro que la cocina no siempre funciona: en los comicios europeos de 2014 sobrevaloró a los socialistas en nada menos que 8 puntos y en las elecciones a la Comunidad de Madrid los infravaloró en 5,4 puntos. Con Podemos, en cambio, el CIS tiende a acertar más bien poco, aunque no hay un sesgo sistemático, sino que dependiendo de la elección sobreestima o infravalora a los de Pablo Iglesias: a Ahora Madrid le calculó 11,3 puntos menos de los que finalmente obtuvo, con Podemos falló en más de seis en las europeas y, en cambio, sobrevaloró las listas moradas en las andaluzas, las catalanas, en la comunidad y el ayuntamiento valenciano y en Extremadura.

De las encuestas de El País se encarga la firma demoscópica Metroscopia. Si se comparan sus predicciones con los resultados reales de las citas con las urnas, se pueden extraer básicamente dos conclusiones. La primera es que de forma sistemática sobrevalora a Ciudadanos, a veces de forma muy significativa, como en Extremadura, Comunitat Valenciana, el Ayuntamiento de Madrid y Castilla-La Mancha –en este último caso, con casi 10 puntos de error–. De hecho, ese sesgo se ha repetido en prácticamente todas las elecciones recientes, salvo en el caso de los pasados comicios al Parlament de Cataluña. La segunda es que el gran perjudicado en sus cálculos suele ser el PP –ocurrió en Barcelona, Castilla-La Mancha, Comunitat Valenciana, Ayuntamiento de Madrid, elecciones andaluzas y elecciones catalanas–. Con la excepción de las europeas de 2014, estos sondeos infravaloran a los conservadores.

Ocurre justo lo contrario con las encuestas de Sigma Dos para El Mundo: acostumbran a premiar al PP en sus cálculos, aunque no de forma exagerada. En cambio, los sondeos que publica el diario de Unidad Editorial tienden a acertar con Podemos, y son de hecho los estudios que mejor pronostican los resultados de los de Pablo Iglesias. En las europeas de 2014, cuando la novedad de las listas moradas cogió desprevenidos a la mayoría de expertos, fue uno de los que menos falló. En las elecciones andaluzas de la pasada primavera la desviación en la predicción fue inferior al margen de error de la encuesta, y en el caso de las catalanas ocurrió lo mismo y fue nuevamente uno de los cálculos más acertados. Su único patinazo ocurrió con Ahora Madrid: el sondeo dejó a la lista de Manuela Carmena 11,6 puntos por debajo de lo que finalmente cosechó en las urnas.

Mientras tanto, en Abc, las encuestas de GAD3 se aproximan mucho a los resultados del PP. La única desviación significativa se produjo en las europeas, pero fue un error general de todas los sondeos. Al igual que ocurre con los cálculos de El País, el diario conservador tiende a sobrevalorar a Ciudadanos y, en este caso, también a infravalorar al PSOE, algo que sobre todo le ocurrió en las elecciones autonómicas de mayo. Finalmente acierta bastante con Podemos con la excepción de Ahora Madrid en las pasadas elecciones municipales en la capital, aunque en este caso el fallo estuvo bastante generalizado: Carmena sorprendió a prácticamente todos los encuestadores.

Por último, las encuestas de NC Report en La Razón suelen aproximarse bastante a los resultados del PP. Aunque es cierto que lo sobrevaloró un 6,4% en las europeas, la mayoría de encuestas se confundieron más. En las andaluzas, catalanas y en el Ayuntamiento de Madrid su error fue menor al 1,5%. Por contra, comete graves errores con Podemos. En las europeas fue quien menos escaños le daba y minusvaloró Ahora Madrid en casi 15 puntos.

Elecciones europeas

Las elecciones europeas del pasado 25 de mayo de 2014 supusieron la primera aparición en la escena política de Podemos, que dio una de las grandes sorpresas de la noche electoral al obtener el 8% de las papeletas y quedarse a poco más de dos puntos porcentuales de IU. También irrumpió Ciudadanos, aunque de forma mucho menos notable: hace año y medio, en aquellas elecciones, el partido de Albert Rivera apenas superó la barrera del 3% de los votos. La victoria correspondió al PP –26,06% de los votos y 16 escaños–, seguido del PSOE –23% y 14 asientos–, IU –9,99% y 6 diputados–, Podemos –7,97% y 5 actas–, UPyD –6,5% y 4 diputados– y C's –3,16% y 2 parlamentarios–.

La encuesta que en su conjunto más se aproxímó a los resultados finales fue la elaborada por Sigma Dos para El Mundo. El sondeo de NC Report para La Razón, por contra, fue el que más se alejó de los que votaron los españoles. Se da la paradoja de que ambos se publicaron el mismo día, el domingo 18 de mayo, última jornada en la que pueden difundirse estudios de opinión en cumplimiento de la ley electoral vigente, que impide hacerlo en España en los últimos siete días antes de las elecciones. Pero, ¿cuáles fueron los partidos más premiados por las encuestas y cuáles los que los sociólogos subestimaron?

  • PP: todas las encuestas sobreestimaron los resultados de los conservadores. Y lo hicieron ampliamente. Los sondeos pronosticaron que el PP, con Miguel Arias Cañete a la cabeza obtendrían entre 19 y 22 escaños y entre el 31,5% y el 33,8% de los votos. Al final, la candidatura del exministro de Agricultura no pasó del 26,06% y 16 diputados. Así las cosas, los estudios concedieron al PP entre 6 y casi 8 puntos extra sobre su resultado final.
  • PSOE: los socialistas también salieron mejor parados en las encuestas que en las urnas. El sondeo que más se aproximó al resultado final fue nuevamente el de Sigma Dos, pero incluso así calculó que obtendrían 2,7 puntos y uno o dos diputados más. El CIS y la encuesta de Metroscopia para El País fueron quienes más de alejaron de la realidad: aseguraron que el PSOE, liderado entonces por Elena Valenciano, obtendría en torno al 30% de los votos y que disputaría de tú a tú la victoria al PP, algo que finalmente no ocurrió
  • IU e UPyD, los más previsibles: los resultados de Izquierda Unida y los de UPyD fueron los mejor previstos por los encuestadores. En el caso de IU, hasta cuatro de las seis encuestas analizadas en la recta final de la campaña para las europeas acertaron que obtendrían seis escaños, mientras que las dos restantes sostuvieron que se quedarían en cinco. Con Willy Meyer al frente, la federación de izquierdas alcanzó un 9,99% de los votos, una cifra a la que se aproximaron bastante los sondeos, que calcularon para IU horquillas del 8,9% que estimó GAD3 para ABC al 11,7% que pronosticó NC Report para La Razón. Algo parecido le sucedió a UPyD, aunque en este caso la mayoría de sondeos subestimaron a la lista de Francisco Sosa Wagner, que se alzó finalmente con cuatro eurodiputados frente a los tres que preveían la mayoría de sondeos.
  • La irrupción de C's, pero sobre todo la de Podemos, no estaba en el guión: la candidatura naranja liderada por Javier Nart logró un 3,16% de los votos y 2 diputados. En la campaña ningún sondeo predijo que superaría la barrera del 3%, y todos apostaron a que conseguiría un único parlamenario. Los resultados de Ciudadanos, por tanto, mejoraron ligeramente lo previsto por las encuestas. Pero la gran sorpresa de la noche electoral fue Podemos: frente a los pronósticos de las encuestas, que calcularon que obtendría un máximo de dos diputados, los de Pablo Iglesias rozaron el 8% de los votos y obtuvieron cinco. La encuesta que más se aproximó en este caso fue la publicada en ABC, que apostó a que tendrían un 3,5% de los sufragios. En el extremo contrario, y apenas una semana antes de la cita con las urnas, el estudio de NC Report para La Razón ni siquiera contemplaba en su pronóstico la presencia en la Cámara europea del partido morado.

Elecciones andaluzas

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, decidió disolver el Parlamento a finales de enero de 2015 de forma anticipada y convocar elecciones para el 22 de marzo. Las convocó y las ganó, dando la vuelta al resultado de la anterior legislatura, cuando el PP se impuso por primera y hasta ahora única vez en el tradicional feudo socialista. En esta ocasión Díaz obtuvo una cómoda ventaja sobre los conservadores, con 47 escaños y el 35,4% de los votos –anque en porcentaje de votos fue el peor resultado histórico del PSOE-A en unas autonómicas–. Fue segundo el PP con el 26,8% y 33 escaños –17 menos que en 2012–, tercero Podemos con el 14,8% de los apoyos y 15 diputados, cuarto Ciudadanos con el 9,3% y 9 actas, y quinta Izquierda Unida, que cosechó el 6,9% de los sufragios y logró cinco asientos en la Cámara.

El sondeo que más acertó fue el de GAD 3 para Abc. Si se suma la desviación en porcentaje de voto en cada una de las cinco candidaturas que lograron representación parlamentaria, erró en algo más de 13 puntos. La de My Word para la Cadena SER, por contra, fue la que más falló. Se desvió en un total de 22,8 puntos y, entre otros errores, subestimó al PP y concedió a Podemos un pronóstico mucho más favorable que lo que finalmente consiguió la lista de la candidata Teresa Rodríguez en las urnas.

  • PSOE: Susana Díaz superó las expectativas. Ningún sondeo predijo que la líder socialista andaluza llegaría a los 47 escaños. Las encuestas pronosticaron para ella una horquilla que arrancaba en los 39 y subía sólo hasta los 46, con la mayor parte de sondeos apuntando hacia los 42-44. En porcentaje de voto todos, salvo el de Invymark para La Sexta, se quedaron por debajo del resultado final, con márgenes de entre 7 décimas y 2,3 puntos. El sondeo de NC Report para La Razón fue el que más se aproximó en escaños. El de Sigma Dos para El Mundo y el barómetro preelectoral del CIS, los que mejor calcularon los votos que iba a obtener Díaz.
  • PP: impredecible. Los sondeos se comportaron de forma irregular con los conservadores. Algunos les pronosticaron un resultado incluso peor al que finalmente cosecharon. Especialmente la Cadena SER y El País, que calcularon que el partido de Rajoy obtendría en torno al 22% de los votos –finalmente fue casi el 27%– y entre 26 y 31 escaños –fueron 33 actas–. Por contra, otras encuestas publicadas, como la de Sigma Dos para El Mundo, apuntaban más alto: hasta 42 diputados creyó el diario de Unidad Editorial que podría obtener la lista encabezada por Juan Manuel Moreno Bonilla. De las nueve encuestas analizadas, cuatro subestimaron al PP y cinco le auguraban mejores cifras que las que las urnas le depararon. Fueron los medios regionales como Canal Sur y El Correo de Andalucía los que más acertaron con esta candidatura.
  • Podemos: un buen resultado que supo a decepción. Por primera vez el partido de Pablo Iglesias se presentó el pasado marzo a unas autonómicas. En su estreno adelantó a Izquierda Unida y se convirtió en tercera fuerza con 15 diputados y el 14,8% de los votos. Pero lo cierto es que prácticamente todas las encuestas esperaban más de Teresa Rodríguez y los suyos. Siete de los nueve sondeos recopilados sobrevaloraron al partido orado, con errores que oscilaron entre los 0,8 puntos y los 7,7. Quien más acertó fue nuevamente Sigma Dos. Quienes más erraron, My Word, en su estudio difundido por la Cadena SER en el que afirmaba que Podemos rozaría el 20% de los apoyos (19,9%) y que eso se traduciría en 24 o 25 diputados, y El Correo de Andalucía, que predijo 25 escaños morados en la Cámara andaluza.
  • Las encuestas acertaron con Izquierda Unida y Ciudadanos. Los sondeos se aproximaron, o al menos una mayoría de ellos lo hizo, a los resultados que cosecharon IU y el partido de Albert Rivera en las urnas. En el primero de estos casos, la candidatura de izquierdas obtuvo cinco diputados y el 6,9% de los votos. Ninguna encuesta publicada en la recta final de la campaña le atribuyó menos de cuatro asientos ni más de 6 o 7 –salvo la aparecida en El País, que calculaba una horquilla de 5 a 9–. En porcentaje de voto, los pronósticos más negativos apuntaban a la barrera del 6% como suelo, mientras que los más optimistas predijeron un 8,2%. Con respecto a Ciudadanos –9 diputados, 9,3% de los votos– los estudios de opinión pronosticaron que obtendría de 6 a 12 representantes en la Cámara andaluza y entre el 6,4 y el 11% de los votos. Quien más acertó con el partido naranja fue GAD3 para ABC –sólo falló en una décima en su cálculo de porcentaje de voto–. Quienes más lejos se quedaron fueron Metroscopia para El País –se desvió en 1,7 puntos– y My Word para la Cadena SER –sobreestimó a la lista de Juan Marín en 1,4 puntos–.

Elecciones autonómicas y municipales

Las elecciones autonómicas y municipales del pasado mayo supusieron algunos cambios importantes en el mapa del poder territorial. A nivel autonómico, el PP perdió terreno en favor del PSOE. Los socialistas recuperaron el poder en Extremadura, Comunitat Valencia, Aragón, Castilla-La Mancha y también Baleares. En los ayuntamientos de las grandes urbes, en cambio, fueron los denominados alcaldes del cambio los que dieron la sorpresa, con Manuela Carmena en Madrid y Ada Colau en Barcelona como máximas exponentes.

  • Ayuntamiento de Madrid: el efecto Carmena. Nadie (o casi nadie) vio venir a Manuela Carmena. Su lista de alzó con 20 concejales –31,8% de los votos–, sólo uno menos que la candidatura del PP de Esperanza Aguirre –34,5% de las papeletas– y gracias al apoyo del PSOE –9 concejales, 15,2%– pudo gobernar. En la campaña, la mayoría de sondeos calcularon que obtendría entre 11 y 14 actas, poco más de la mitad de su cosecha final. Fue el caso de La Sexta y La Razón (11), Abc(11 o 12), El Mundo (12 o 13) y la Cadena SER (13). Sólo Metroscopia se acercó algo al resultado final –predijo 17 concejales para la lista impulsada entre otros por Podemos– y se convirtió así en la que por menos erró, aunque infravaloró a Carmena en cuatro puntos porcentuales. Y lo que las encuestas le quitaban a Ahora Madrid se lo repartían el PSOE y Ciudadanos, a quienes la mayoría de sondeos concedieron 12 y 10 concejales respectivamente y que, sin embargo, no pasaron de 9 y 7 representantes. En términos globales fueron El País y el CIS quienes más acertaron, y La Razón quien peores cálculos publicó.
  • Comunidad de Madrid: el PSOE resiste y Ciudadanos irrumpe con menos fuerza. Mientras tanto, en la Comunidad de Madrid, la suma de PSOE y Podemos se quedó a un escaño de la de PP y Ciudadanos. Los sondeos se aproximaron los resultados de las listas conservadoras y moradas, pero fallaron con las socialistas y las naranjas. Vayamos por partes, primero con los aciertos. Cifuentes (PP) consiguió el respaldo del 33,1% de los electores y 48 escaños, y en campaña las encuestas habían dibujado una horquilla de 44 a 49 representantes y del 31,8% al 34,3%. Con Podemos los cálculos se aproximaron incluso más, y los errores no pasaron de los 2 o 3 escaños y el punto porcentual de sufragios. En cambio los sondeos erraron de forma unánime al infravalorar a Ángel Gabilondo (PSOE), para quien estimaron entre 27 y 33 diputados que finalmente fueron 37 en las urnas. Al revés le ocurrió a Ciudadanos, que partía de cálculos unánimes de los expertos de entre 22 y 26 diputados y que, sin embargo, no pasó de los 17.
  • Ayuntamiento de Valencia y Comunitat Valenciana: Compromís fue la sorpresa. En la capital autonómica, el mayor perjudicado por las encuestas fue Compromís: el CIS estimó que obtendría 4 concejales, la Cadena SER dijo que sería 4 o 5 y ABC pronosticó 5. Finalmente fueron 9 actas. En la comunidad, los de Mónica Oltra fueron igualmente la gran sorpresa de la noche electoral: los sondeos dibujaron para ellos un panorama en el que conseguían entre 7 y 13 representantes en Les Corts, pero las urnas les otorgaron hasta 19, por encima de Ciudadanos y Podemos y sólo por detrás de PP y PSOE. En ambos casos fue la encuesta de My Word para la Cadena SER la que más se aproximó al resultado electoral, aunque con algunos errores.
  • Castilla-La Mancha y Extremadura: los socialistas vencen a las encuestas. El PSOE recuperó el Gobierno de estas dos Comunidades y lo hizo mejorando notablemente lo que los sondeos le deparaban. En el caso de Castilla-La Mancha la clave fue que Ciudadanos no entró en el Parlamento regional, como apuntaban todas las encuestas. En su lugar, Emiliano García Page logró 14 escaños frente a los 10 a 13 que habían calculado los sondeos. Salvo el error de las listas naranjas, cabe destacar que El Mundo se aproximó bastante al resultado final, pues predijo 15 a 17 parlamentarios para el PP –fueron 16–, 11 a 13 para el PSOE –fueron 14– y 3 para Podemos –y acertó plenamente, en este último caso–. También en Extremadura los sondeos sobrevaloraran de forma unánime a los de Albert Rivera a costa de los socialistas: El País y ABC calcularon que obtendrían 7 u 8 escaños y fue sólo 1, mientras que Guillermo Fernández Vara pasó de los 22 a 25 diputados que le concedían esos sondeos a los 30 que consiguió finalmente.

Elecciones catalanas

Los comicios catalanes del pasado 27 de septiembre plantearon varios retos para los expertos en la elaboración de encuestas: por primera vez, por ejemplo, Convergència, Esquerra y organizaciones de la sociedad civil se presentaban unidas bajo la marca Junts pel Sí. CiU desapareció del mapa. Y Podemos concurrió junto con ICV en una lista encabezada por un desconocido Lluis Rabell y denominada Catalunya Sí que es Pot. El baile de listas, unido al singular contexto político, muy polarizado por la cuestión independentista, complicaba a priori los pronósticos.

Lo cierto es que la mayoría de sondeos se acercaron bastante al resultado que obtuvo el ganador, Junts pel Sí, que se alzó con 62 diputados y el 39,54% de las papeletas. Segundo fue Ciudadanos, que se convirtió en líder de la oposición en la primera cita electoral en la que reemplazó a Albert Rivera –cabeza de lista en 2006, 2010 y 2012– por Inés Arrimadas. Esta logró 25 escaños y el 17,93% de los sufragios. Tercero, ya a cierta distancia, fue el PSC de Miquel Iceta –12,74% y 16 asientos–. Le siguieron Catalunya Sí que es Pot –8,94% y 11 representantes–, PP –8,5% de los votos y también 11 actas– y la CUP –8,2% y 10 parlamentarios–. Unió se quedó fuera de la Cámara.

Si se consideran todos estos resultados, el sondeo que más afinó sus pronósticos fue el de Metroscopia para El País –aunque sobreestimó a los independentistas–, seguido de cerca por el de Sigma Dos para El Mundo. Curiosamente, fueron los medios catalanes –La Vanguardia, que publicó una encuesta de Feedback; y El Periódico de Catalunya, que difundió otra del GESOP– quienes menos acertaron.

  • Junts pel Sí: una victoria ya anticipada. La candidatura soberanista liderada por Raül Romeva –pero cuyo candidato a la Presidencia de la Generalitat es Artur Mas– venció con holgura, como predijeron todas las encuestas sin excepción. Lo hizo además por más de veinte puntos, con un 39,54% que se tradujo en 62 diputados. Y pese a que suponía una novedad en el panorama político catalán, los sondeos midieron bien sus fuerzas en líneas generales. La encuesta más pesimista fue la de NC Report para La Razón, que predijo que se quedarían en 59 asientos y un 38% de los votos. La más optimista en escaños, la de Metroscopia para El País, pues estimó que obtendrían 66 o 67, y la más alejada en porcentaje de voto, la de Invymark para La Sexta, que subió la apuesta hasta el 43,4%
  • Ciudadanos: un éxito mayor de lo esperado. Con el partido naranja los sondeos no anduvieron tan atinados. Aunque la mayoría de ellos ya anticipó que Arrimadas se convertiría en la líder de la oposición, sólo uno de los nueve sondeos que se publicaron en la recta final hacia el 27-S, el de GESOP para El Periódico de Catalunya, acertó a adivinar la fuerza de las listas del partido de Rivera, al estimar que se alzarían con el 19,9% de los votos –finalmente se quedaron en un 17,9%, dos puntos menos– y 25 a 27 escaños. El resto, sin excepción, subestimaron a C's y predijeron que se moverían en el entorno del 14-15% de los votos y los 20 diputados. Quien más se alejó del resultado de las urnas en su cálculo fue GAD3 para Abc, que apuntó que este partido no pasaría del 14,1% de los sufragios y de los 18, 19 o 20 parlamentarios.
  • PSC: todo pudo ser peor. El propio candidato y primer secretario del PSC, Miquel Iceta, confesó tras el 27-S que, cuando su partido fue a pedir el crédito para financiar su campaña electoral, las entidades bancarias sólo les concedieron el equivalente a 8 o 9 diputados, lo que muchos sondeos predecían antes del verano para los socialistas catalanes. Por eso los 16 diputados que finalmente cosecharon, pese a ser el tercer suelo electoral del partido, se consideraron un resultado digno. En la antesala de la cita con las urnas todas las encuestas infravaloraron en porcentaje de voto a Iceta –pronosticaron horquillas de entre el 10,3 y el 12,2%, y el PSC obtuvo en las urnas el 12,7% de los apoyos–, y sólo el CIS acertó en el número de diputados, 16, aunque la Cadena SER y ABC también contemplaban esa cifra en su horquilla. El resto, apostaban por entre 12 y 14 o 15, en la mayoría de casos.
  • Catalunya Sí que es Pot: mucho ruido y pocas nueces. La candidatura comandada por Rabell fue una de las decepciones de la noche, al no pasar del 8,9% y los 11 escaños. El resultado fue peor que el calculado por todas las encuestas sin excepción. El que más erró fue el del CIS, que colocó a la candidatura impulsada por Podemos e ICV en tercera posición con el 13,9% de los votos y 18 o 19 diputados. Quien más se acercó, aunque incluso así pecó de optimista, fue GAD3 para Abc, que pronosticó un 10,3% y 12 o 13 actas para esta lista. La mayoría de sondeos estimaron que obtendría entre un 11 y un 12% de votos y en torno a 14 parlamentarios.
  • PP: por debajo de lo esperado. Los sondeos no auguraban nada bueno para los de Xavier García Albiol, pero los resultados de los conservadores en las urnas no hicieron sino empeorar los pronósticos. Todas las encuestas, salvo la de Metroscopia para El País, sobreestimaron al PP, con errores que oscilaron entre los 0,3 puntos de la Cadena SER y los 2,1 que disparó a esta candidatura La Vanguardia, que aseguró que alcanzarían el 10,6% de las papeletas y que eso se traduciría en 12 o 13 diputados.
  • CUP: superando las expectativas. A la CUP, liderada por Antonio Baños, le ocurrió justo lo contrario: casi todos los sondeos se quedaron cortos y, de hecho, sólo El País y la Cadena SER se atrevieron a pronosticar que alcanzarían la decena de diputados. El resto se quedaron cortos y apuntaron en su mayoría a que Baños obtendría 8 diputados y en torno al 6,5% de los votos. El CIS fue quien más lejos se quedó, al estimar que la candidatura anticapitalista no pasaría del 5,9% de los sufragios.
El PP se consolida en primera posición mientras el PSOE sigue cayendo, según el sondeo electoral de ‘Abc’

El PP se consolida en primera posición mientras el PSOE sigue cayendo, según el sondeo electoral de ‘Abc’

Más sobre este tema
stats