crisis de los refugiados

España sólo ha acogido a 12 refugiados tres meses después de comprometerse a aceptar a 17.680

La guardia costera turca captura a una familia de refugiados que intentaba alcanzar Grecia.

La presión social provocada por la fotografía de Aylan, el niño sirio que murió ahogado en una playa de Turquía cuando intentaba llegar con su familia a Grecia, hizo que los principales líderes europeos se comprometieran a principios del pasado septiembre –sobre el papel, al menos– a poner medios para dar protección a los refugiados. Tras varios días de titubeos, el Gobierno confirmó finalmente el 9 de septiembre que España acogería en un plazo de dos años a los 17.680 refugiados que le pidió la Unión Europea. Sin embargo, tres meses después de ese anuncio, sólo han llegado 12 personas: 11 sirios y un eritreo. 

Un portavoz del Ministerio del Interior confirma a infoLibre que, por el momento, no está prevista la llegada de un nuevo contingente de forma inminente. Señala, no obstante, que la comisión interministerial –Exteriores, Interior, Defensa, Sanidad y Servicios Sociales, Justicia y Educación– creada para coordinar la llegada del cupo que se comprometió a acoger el Estado español "sigue trabajando" y declina dar más detalles sobre cuáles son las causas de este retraso. 

ONG como la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), la organización más importante entre las que se ocupan de la protección de los refugiados, reclaman que se agilice el proceso. "La Unión Europea y los estados miembros deben dar respuesta a sus compromisos y acelerar los traslados ya que la situación de miles de personas se está volviendo insostenible", dice Estrella Galán, secretaria general de la entidad.

En CEAR apuntan que el desarrollo de la reubicación a nivel europeo está siendo tan "desesperadamente lenta" que muchas personas refugiadas se han visto obligadas a "reubicarse por sí mismas" y miles de ellas han iniciado un recorrido desde Italia y Grecia hacia otros países de Europa por sus propios medios en condiciones durísimas. "La llegada de esas 12 personas es una ínfima gota de alivio en un océano de retrasos, regateos y parches", subraya Galán.

160.000 refugiados 

No obstante, el fracaso del proyecto de distribuir entre los Estados miembros a 160.000 refugiados provenientes de Siria, Afganistán, Irak o Eritrea que han llegado en los últimos meses y, de forma masiva, a las costas de Grecia e Italia, no es sólo una cuestión española. De hecho, en el balance oficial de la Comisión Europea [se pueden consultar aquí] figura que, hasta este miércoles, la comunidad europea sólo había reubicado a 160 personas

Un portavoz oficial de la Comisión Europea señala a infoLibre que entre las causas de este retraso está el mal funcionamiento de los llamados hotspots, los centros –ubicados en Grecia e Italia– en los que los migrantes son registrados y donde se declara si tienen o no derecho de asilo. El compromiso inicial es que, tras una entrevista, se decrete su traslado al resto de países de la UE en un plazo de dos meses y en función del el idioma y los lazos familiares, culturales o sociales. En esos puntos, las personas que no se reconocen como refugiados pueden ser devueltas a sus países de origen.

Por el momento, la situación de esta infraestructura en suelo italiano ha ido mejor que la del país heleno, motivo por el cual los primeros contingentes ha salido sólo de Italia. El portavoz de la Comisión Europea señala, no obstante, que en Grecia sí ha habido avances en las últimos días que se esperan que se traduzcan en la descongestión de su centro de registro. Entre estas medidas está la activación del mecanismo de protección civil de la UE para beneficiarse de apoyo material que le sirva para hacer frente a la afluencia de refugiados, la solicitud de que se despliegue una operación de los equipos de intervención rápida en sus fronteras exteriores de las islas del mar Egeo, así como el trabajo para conseguir 50.000 plazas suplementarias para la acogida de refugiados. 

La lentitud de la respuesta europea a esta crisis llevó al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el del Consejo Europeo, Donald Tusk, a enviar a los representantes de los Veintiocho una carta a finales de octubre –cuyo contenido fue adelantado por El País– en la que ambos les urgían a acelerar sus compromisos y en la que les afeaban que sus esfuerzos no estaban a la altura de los realizados por las instituciones europeas.

En concreto, Juncker y Tusk les reprocharon el bajo número de acogimientos o que no hubieran puesto ni el 20% de los 2.800 milones que acordaron aportar para ayudar a Siria a los países vecinos y a los africanos como lugares de origen y tránsito de los principales movimientos migratorios, mientras que la Comisión sí ha depositado los otros 2.800 que le correspondían. Por otro lado, Frontex, la agencia europea de fronteras, pidió hace más de un mes 775 policías, de los que ha obtenido por el momento 447. 

Cifra insuficiente

Por otro lado, la realidad es que la cifra de 160.000 reubicados, en cualquier caso, parece estar lejos de dar una solución real a la crisis de refugiados. Las ONG la consideran un buen principio, pero insuficiente, ya que las guerras en Siria e Irak seguirán forzando al éxodo a miles familias huyendo del horror.

Según datos de la Agencia de la ONU para los Refugiados, ACNUR, más de 921.000 personas han entrado por el Mediterráneo durante 2015. No hay una certeza absoluta sobre cuántas de ellas necesitan protección internacional, si bien el 75% son afganas, sirias o eritreas. Estas últimas nacionalidades son las que, según la Comisión Europea, podrían acogerse al programa de reubicación de emergencia por su especial vulnerabilidad.

"Estas cifras demuestran con claridad que la Unión Europea debe crear un sistema permanente de reubicación y reasentamiento de refugiados provenientes de otros países", sentencia Galán, que subraya que los centenares de muertes que se han producido en el Mediterráneo ponen de manifiesto que "las reubicaciones son un avance, pero no la solución a este drama humano". 

La UE ofrece a Turquía 3.000 millones a cambio de que contenga el flujo de refugiados

La UE ofrece a Turquía 3.000 millones a cambio de que contenga el flujo de refugiados

Más sobre este tema
stats