LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Ábalos complica a Sánchez la gestión política del 'caso Koldo' al aferrarse al escaño en el Grupo Mixto

Las conexiones del poder

La gran empresa, la Iglesia y el nuevo líder de los Franco comparten una fundación para "promover valores"

El bisnieto de Franco Luis Alfonso de Borbón.

La Iglesia, la gran empresa, históricos del PP y la familia Franco. La mezcla se produce en el patronato de la Fundación Madrid Vivo, que se define como "un puente entre la sociedad civil y la Iglesia de Madrid". "Una plataforma ciudadana y empresarial concebida para promover valores que están en la raíz de nuestra cultura", según la propia fundación. Liderada por el abogado Javier Cremades, presidente del bufete Cremades & Calvo Sotelo, Madrid Vivo cuenta con un patronato presidido honoríficamente por monseñor Carlos Osoro, arzobispo de Madrid. El presidente ejecutivo es el propio Cremades, conocido por ser uno de los abogados que han prestado apoyo legal fuera de Venezuela a Leopoldo López, destacado opositor a Nicolás Maduro. En el patronato se integran empresarios, altos ejecutivos y expolíticos conservadores de prolongada trayectoria. Y, junto a todos ellos, aparece en el patronato el "Exmo. Sr. D. Luis Alfonso de Borbón Martínez-Bordiú", bisnieto de Francisco Franco, erigido en máximo exponente del rechazo de la familia del dictador a su exhumación y en defensor de su legado.

Hijo de Carmen Martínez-Bordiú –nieta de Franco– y de Alfonso de Borbón –nieto de Alfonso XIII–, Luis Alfonso de Borbón es considerado por los legitimistas franceses heredero al hoy inexistente trono de Francia. No obstante, no es su faceta de inverosímil aspirante a rey la que más tiempo le consume. Vive esencialmente dedicado a su actividad empresarial en el Banco Occidental de Descuento, la firma de marketing Spanish Influencers y el gimnasio Reto 48. Y además ejerce el activismo político.

En las redes sociales prodiga los mensajes contra el Gobierno, a favor de los valores del tradicionalismo católico y en defensa de Franco. "Ya son más de 600 los militares que apoyan el Manifiesto [contra la exhumación]. ¿Lo habrán entendido los 'herederos de' y aspirantes a profanadores de tumbas?", se preguntaba en agosto en Twitter. En julio, en el contexto del debate sobre la exhumación, afirmaba en Instagram que la cruz del Valle de los Caídos representa "la reconciliación de las dos Españas", lo cual se opone a los "odios cainitas". "La historia condenará a quien profane este templo grandioso", escribía. Otras veces es menos elíptico, como el 24 de agosto, el día en que el Gobierno aprobó el decreto para la exhumación de Franco. "Hoy más que nunca se necesita UNA, GRANDE y LIBRE", anotó en Twitter, recuperando una reconocible divisa del franquismo.

Su activismo no se ha quedado en las redes sociales. En julio acudió a una protesta contra la exhumación en el Valle de los Caídos, como publicó El Mundo. La Fundación Francisco Franco lo eligió presidente de honor tras el fallecimiento de la anterior presidenta, su abuela Carmen Franco Polo. Luis Alfonso de Borbón "ha solicitado que pase un año desde el fallecimiento de su abuela", ocurrido en diciembre de 2017, para incorporarse oficialmente, explica Jaime Alonso, portavoz de la Fundación Francisco Franco. Emilio de Miguel, secretario de la fundación franquista, asegura que aunque De Borbón está "guardando un año de luto por su abuela", el cargo "ya lo ostenta". Medios como El País yEl Mundo se refieren a De Borbón como "rey de los Franco", en vista de su creciente protagonismo como referente de los herederos del dictador, algo que también ha destacado ABC.

infoLibre ha tratado de contactar con De Borbón a través de Spanish Influencers, Banco Occidental de Descuento y la Fundación Francisco Franco, sin éxito. El secretario de la FFF, Emilio de Mola, explicó que, "dada las circunstancias, y además debido a la gran cantidad de peticiones de entrevistas que recibe", De Borbón "ha decidido no atenderlas".

De Ángel Ron a Cebrián

Madrid Vivo integra en su patronato a Luis Alfonso de Borbón, elegido presidente de honor de la fundación franquista, junto a una pléyade de representantes de la empresa y la política. El presidente honorífico de Madrid Vivo es el cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, clave en la posición de la Iglesia sobre la exhumación de Franco, a la que no se ha opuesto. Antes presidió la fundación Antonio María Rouco Varela, su predecesor en el arzobispado de Madrid, donde se produjo el relevo en 2014. Osoro preside dos reuniones del patronato al año, en las que expresa sus puntos de vista sobre cuáles podrían ser las mejores vías para canalizar el apoyo en defensa de "valores comunes de la Iglesia", pero carece de cualquier función ejecutiva, explican desde el arzobispado, donde aseguran desconocer incluso la pertenencia al patronato de De Borbón.

El vicepresidente de Madrid Vivo es Ángel Ron, expresidente del Banco Popular, institución financiera comprada por el Banco Santander e históricamente vinculada al Opus Dei. En el patronato también están Borja Prado, presidente de Endesa; el empresario, inversor y coleccionista de arte Juan Abelló, una de las mayores fortunas de España; Juan Luis Cebrián, expresidente de Prisa, presidente de honor de El País y asistente frecuente a las reuniones del elitista Club Bilderberg; José Cerdán, presidente de Telefónica Business Solutions; Antonio Fernández-Galiano, presidente de Unidad Editorial; Jaime de Jaraiz, presidente de LG Electronics España; Jacobo González-Robatto, presidente de Nueva Pescanova; Tomás Pascual Gómez-Cuétara, presidente de Calidad Pascual y de la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas; Gonzalo Sánchez, presidente de Price Waterhouse Coopers España (PwC); José María Sánchez, director general en España de Prodware, partner tecnológico de Microsoft; y Joaquín Herrero, presidente de la gestora y asesora financiera Merchbanc, entre otros.

Ejecutivos, políticos y banqueros

En el mismo patronato está Carlos Madruga, presidente ejecutivo del Grupo Educare de colegios concertados, un sector en el que la Iglesia tiene un enorme poder. Mónica de Oriol, expresidenta del Círculo de Empresarios, es recordada por unas declaraciones en las que expresaba que era lógico no contratar a trabajadoras que pudieran quedarse embarazadas. David Hatchwell, otro de los miembros del patronato, pertenece a una destacada familia de capitalistas. De su mano Sheldon Adelson trajo a España su frustrado proyecto de Eurovegas. Hatchwell se ha lanzado al negocio de las socimi, según El Confidencial. Más nombres. Tomás García Madrid fue consejero delegado de OHL. Baldomero Falcones fue presidente de FCC. Ambos son ejecutivos de gran renombre. Leila Hayat es directora general del Chaabi Bank y presidenta de la Cámara de Comercio de Marruecos en España. La vicesecretaria de la fundación es María Flora Ruiz, miembro de la dirección de la Asociación de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas.

Todos los nombres citados aparecen en el listado de integrantes del patronato que ofrece la propia Fundación Madrid Vivo. En el mismo no sólo hay empresarios y ejecutivos. También están los exalcaldes de Madrid José María Álvarez del Manzano y Alberto Ruiz Gallardón, ambos del PP. Gallardón, que también fue presidente de la Comunidad de Madrid y ministro de Justicia, abrió tras dejar la política el despacho Ruiz Gallardón Abogados, desde donde ha colaborado con su colega Cremades en la defensa internacional de Leopoldo López, una causa que moviliza a otros miembros de la fundación, como Cebrián.

Álvarez del Manzano es socio del bufete Cremades & Calvo Sotelo, que es clave en la fundación. Tan clave que el propio Cremades es presidente de la misma y sus socios en el bufete Carlos de la Mata y Jenaro González del Yerro son secretario general y director gerente, respectivamente. También forma parte del patronato Benita Ferrero-Waldner, exministra de Exteriores de Austria, excomisaria Europea de Relaciones Exteriores y socia de Cremades & Calvo Sotelo.

En el mismo listado de patronos está el exministro de Exteriores con UCD Marcelino Oreja Aguirre, que fue en los 90 europarlamentario por el PP. Junto al marqués de Oreja aparecen el psiquiatra Enrique Rojas; el exdirector de Relaciones con los Medios de Comunicación de la Casa Real Juan González-Cebrián Tello; y el directivo de medios José Antonio Vera, reincorporado al cargo de director de Publicaciones de La Razón tras su paso por la presidencia de la agencia oficial de noticias EFE durante la etapa de gobierno de Mariano Rajoy. También está Manuel Bretón, presidente de Cáritas.

La fundación cita además como empresas colaboradoras a Endesa, Iberia, PwC, Acciona, Torreal, Excem, Gecesa, Unidad Editorial, Acens y Cremades & Calvo Sotelo.

Según Carlos de la Mata, secretario general de la fundación, fueron patronos y ya no lo son Emilio Botín, histórico presidente del Banco Santander, fallecido en 2014, y Juan Miguel Villar Mir, ex presidente de OHL. Se trata de dos de los empresarios más influyentes y mejor conectados con el poder del capitalismo reciente español. También fue patrona Esther Koplowitz.

Un nombramiento en 2014

¿Qué justificación tiene la inclusión de Luis Alfonso de Borbón, elegido presidente de la Fundación Francisco Franco, en el patronato de una fundación con lazos tan estrechos con Iglesia católica y vinculada a empresas de tanta relevancia social? Carlos de la Mata, secretario general de Madrid Vivo, afirma a preguntas de infoLibre que aunque es parte del patronato, De Borbón no participa en las actividades de Madrid Vivo. "En 2014 se invitó a formar parte del patronato a Luis Alfonso, pero la realidad es que por la razón que sea, vino a la sesión de nombramiento para aceptar, en concreto el 4 de junio de 2014, y no ha vuelto", asegura De la Mata. En la fecha de su nombramiento, el presidente aún era Antonio María Rouco Varela, estandarte de una línea ideológica de la Iglesia mucho más conservadora que la que actualmente encarna el cardenal Osoro.

"No sólo no asiste a las reuniones, sino que rara vez contesta a algún correo que se le manda con las convocatorias", añade De la Mata, que afirma que su periodo como patrono vence en junio de 2019, cuando "lo lógico y natural" será que De Borbón "pida no ser renovado o que la fundación le sugiera que se implique o no esté". De la Mata asegura que la fundación "nunca ha mirado su apellido" y que no le interesa ni la ideología ni los posicionamientos políticos de sus patronos, sino la ayuda que puedan prestar para la consecución de sus fines.

Franco vuelve a Barcelona 80 años después: su fundación abrirá una delegación en la ciudad

Franco vuelve a Barcelona 80 años después: su fundación abrirá una delegación en la ciudad

Empresa e Iglesia

El secretario general de Madrid Vivo desliga la actividad de la fundación de la política. "La fundación es un lugar de encuentro entre el mundo de la empresa y el mundo de la Iglesia", explica. Sitúa su origen en la Jornada Mundial de la Juventud de 2011, presidida por Benedicto XVI y organizada por Rouco, en la que las autoridades eclesiásticas "solicitaron la colaboración" de los empresarios. "Eso nos hizo al mundo de los empresarios entrar en contacto con el arzobispado y con el cardenal Rouco. Luego coincidimos las dos partes en que debía haber una cierta continuidad", señala.

De la Mata explica que la fundación no tiene plantilla y que los que más tiempo y esfuerzo le dedican son socios de Cremades & Calvo Sotelo que trabajan pro bono, es decir, desinteresadamente. Las actividades de mayor relieve público en las que ha participado la fundación han guardado relación con la promoción del "capitalismo humanista" y el arte religioso.

Más sobre este tema
stats