Elecciones 20-D

Guía definitiva para entender quién es quién en las coaliciones de la izquierda

Podemos, Esquerda Unida y Anova mantienen sus “diferencias” para la 'marea gallega'

Las fuerzas a la izquierda del PSOE ya están, por fin, situadas en la parrilla de salida para las elecciones generales. Después de meses de negociaciones, rupturas, conversaciones y acuerdos, este viernes se cerró a las 23.59 de la noche el plazo para inscribir coaliciones ante la Junta Electoral Central. En las últimas horas, se han alcanzado pactos de última hora en lugares como la Comunidad Valenciana o Cataluña, aunque en la mayor parte de territorios los electores podrán elegir, ya de manera definitiva, tres papeletas de izquierda alternativa.

El panorama ha sido tremendamente cambiante desde que, tras el buen funcionamiento de algunas candidaturas de confluencia en las elecciones municipales –que permitieron que Ada Colau o Manuela Carmena se hicieran con las Alcaldías de Barcelona o Madrid–, los diferentes partidos a la izquierda del PSOE comenzaron a moverse para reeditar las alianzas para las generales. No obstante, la ruptura de las negociaciones entre Podemos e IU a principios de octubre dinamitó las opciones de alcanzar un pacto a nivel estatal, y por ello ambos partidos se presentarán por separado en la mayor parte de las circunscripciones.

Las excepciones a esta regla son las cuatro provincias gallegas, así como las cuatro catalanas, donde Podemos e IU han conseguido ponerse de acuerdo en listas amplias. Además, otros pequeños partidos como Equo han decidido unirse a la formación de Pablo Iglesias a nivel estatal –de hecho, su líder, Juan López de Uralde, será número uno de Podemos por Álava–, mientras que Decide en Común, el partido presidido por el exsocialista Alberto Sotillos, rompió a última hora el acuerdo que tenía con IU para concurrir juntos a las elecciones. Lo mismo pasó con Beatriz Talegón, que hace unos días anunció su salida de Por la izquierda –la coalición capitaneada por el exjuez Garzón–. El trasiego de nombres, finalmente, ha dejado este panorama para las elecciones:

Podemos

El partido de Pablo Iglesias dejó claro desde el principio que su estrategia pasaba por mantener su marca para las elecciones generales y, en algunos territorios –en un principio sólo se contemplaba negociar en Cataluña, Galicia y la Comunidad Valenciana, aunque luego se amplió a otras provincias–, añadir a su nombre el de los espacios de unidad con los que confluyese: la condición ineludible para los que quisieran unirse a Podemos era concurrir en los huecos dejados por el partido en sus propias listas.

No obstante, tras el fracaso de las negociaciones con IU para conformar una candidatura conjunta en la mayoría de las comunidades autónomas –Iglesias rechazó desde el primer momento un pacto a nivel nacional–, en la inmensa mayoría de las circunscripciones Podemos concurrirá en solitario. Las excepciones son Cataluña, Galicia y la Comunidad Valenciana, donde el partido se ha unido al resto de fuerzas a la izquierda del PSOE, aunque con dos ausencias importantes: EUPV –la marca de IU en la Comunidad Valenciana– y el BNG.

En Cataluña, En Comú Podem

En Cataluña, Podemos llegó a un acuerdo en julio con ICV y EUiA, la federación catalana de IU. No obstante, la decisión de presentarse a las elecciones generales que adoptó hace unas semanas Barcelona en Comú –el partido de Ada Colau– puso patas arriba un escenario que parecía cerrado, ya que los tres partidos tenían pactado presentarse bajo la marca Podemos - Catalunya Sí que es Pot, una denominación que Colau y su formación rechazaban.

En este sentido, la alcaldesa de Barcelona pidió hace apenas dos semanas a Podemos "valentía" para renunciar a su nombre, pero Iglesias no se arredró y se mostró convencido de que Colau estaría "a la altura" para confluir con Podemos en Cataluña. La solución finalmente adoptada es salomónica: la candidatura, que concurrirá en las cuatro circunscripciones catalanas y que tratará de obtener un grupo parlamentario propio, tendrá como nombre En Comú Podem, y reunirá a Podemos, Barcelona en Comú, ICV y EUiA.

La presencia de la marca catalana de IU, no obstante, estuvo en duda hasta última hora, ya que en la mañana de este mismo viernes parecía mucho más probable que EUiA se presentase a los comicios en solitario que junto a En Comú Podem. Y es que el pasado miércoles la militancia de este partido aprobó en referéndum continuar las negociaciones para confluir, pero rechazó de plano –con un 87,4% de los votos– las condiciones que el resto de organizaciones le ofrecían: el noveno puesto en la lista de Barcelona y uno de los tres primeros en las otras tres circunscripciones.

Las posiciones parecían este viernes irreconciliables y el propio líder de EUiA, Joan Josep Nuet, afirmó en Twitter que un dirigente del partido estaba en Madrid para firmar el pacto para presentarse junto a IU en las generales. No obstante, en torno a las 16.30, la formación anunciaba que había llegado a un acuerdo con En Comú Podem que conlleva que su candidato Joan Mena ocupará el séptimo puesto de la lista por Barcelona y EUiA liderará la de Tarragona. Los dos primeros puestos de la lista de la capital, no obstante, son personas de confianza de Colau: el número 1 será el historiador Xavier Domènech, y le acompañará la periodista Marta Sibina.

Compromís y Podemos, pero no IU

Por su parte, en la Comunidad Valenciana las negociaciones terminaron este jueves con la firma definitiva de un pacto de coalición entre Podemos y Compromís en el que finalmente no estará IU, que hasta el último momento estuvo negociando con ambas fuerzas para construir una candidatura unitaria. En las papeletas aparecerá el nombre Compromís-Podemos-Es el moment, y tanto la campaña como el programa estarán coordinados al 50% por ambas formaciones.

En las listas, no obstante, tiene un mayor protagonismo Compromís, ya que será Joan Baldoví –que actualmente es el único diputado de la coalición en el Congreso– quien encabece su lista por Valencia. En el número dos de la candidatura por la capital estará Àngela Ballester, secretaria de Coordinación entre Áreas de Podemos a nivel estatal y la dirigente valenciana que obtuvo un mayor número de votos en las primarias del partido, que no obstante no se celebraron a nivel provincial ni autonómico, sino mediante una circunscripción estatal en la que la lista de Pablo Iglesias se hizo con los 65 primeros puestos.

Aún no está decidido quien liderará las listas de las otras dos circunscripciones, si bien el pacto contempla que será un militante de Compromís el que ocupe el número 1 en Castellón, mientras que Podemos se queda con el primer lugar en la candidatura de Alicante. Y ha sido precisamente su disconformidad con los puestos a ocupar en las candidaturas la que ha provocado que IU haya rechazado finalmente el pacto con ambas fuerzas y vaya a presentarse en solitario a las elecciones.

Esta decisión de IU no ha afectado al acuerdo final, a pesar de que en un principio el Bloc Nacionalista Valencià –el partido más grande de los que compone Compromís, que hasta la última semana fue muy reacio a pactar con Podemos– puso como condición para pactar que la confluencia incluyera la federación. Otra de las exigencias del Bloc, compartida en este caso con el resto de Compromís y con Podemos, sí que ha sido atendida: los diputados que sean elegidos por la candidatura conjunta tratarán de formar un grupo propio en el Congreso, aunque fuentes de Podemos explican que, si la interpretación del reglamento de la Cámara no se lo permitiese, el acuerdo contempla que puedan formar un "subgrupo" dentro del grupo del partido de Pablo Iglesias.

La primera oferta de Podemos y Compromís a IU fue, inicialmente, que el diputado de la federación Ricardo Sixto ocupase el puesto número seis por la circunscripción de Valencia, un puesto que le pondría difíciles las cosas para obtener representación. La reacción de IU fue furibunda al entender que el ofrecimiento era "humillante", y la responsable de Política Municipal de la federación valenciana, Estefanía Candel, aseguró que Compromís y Podemos no tenían intención real de incluirlos en la candidatura.

El jueves, Compromís y Podemos mejoraron su oferta: Sixto sería el número cuatro de la candidatura por Valencia y, además, militantes de IU ocuparían el tercer puesto de la lista por Castellón y el quinto de la de Alicante. Sin embargo, el hecho de que no hubiera un protocolo por escrito que dejase claros asuntos como la distribución del trabajo de campaña o de las subvenciones electorales no convenció a la federación, que rechazó el acuerdo en esas condiciones. Precisamente un pacto de estas características fue firmado ante notario por Podemos y Compromís en la mañana del viernes.

En Marea

En Galicia, por su parte, la confluencia será casi completa, ya que IU y Podemos se unirán a Anova y las "mareas" municipales (los partidos Compostela Aberta, Marea Atlántica y Ferrol en Común), así como el colectivo Encontro Cidadán por unha Marea Galega, para conformar la candidatura En Marea. Tal y como han acordado las formaciones, la candidatura buscará tener grupo propio en el Congreso de los Diputados, si bien no se ha especificado qué ocurrirá si la Mesa del Congreso interpreta el reglamento de forma estricta y no permite constituirlo.

Del pacto final se han descolgado Cerna –una escisión de Anova– y Equo: los ecologistas sostienen que la forma de conformar la coalición no ha sido suficientemente democrática, mientras que Cerna considera un "desastre" que no esté incluido el BNG. No se conoce quién integrará aún las listas por las cuatro circunscripciones, aunque el líder de Anova, el histórico Xosé Manuel Beiras, se ha autodescartado, según informa La Voz de Galicia. Este diario también sostiene que los cuadros de su partido están tratando de convencer a Beiras para que cambie de opinión.

Unidad Popular

La otra gran candidatura a la izquierda del PSOE será Unidad Popular, el nombre con el que la plataforma Unidad Popular en Común –que inicialmente se llamaba Ahora en Común y que incluye fundamentalmente a IU y a independientes– ha decidido presentarse a las elecciones. Este mismo viernes, su candidato a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón –elegido en primarias– presentó a los cabezas de lista por cada circunscripción: la coalición se presentará en todo el Estado salvo en aquellos lugares donde IU ha alcanzado acuerdos con Podemos y otras fuerzas.

A pesar de que en la mayor parte de las circunscripciones Unidad Popular es, fundamentalmente, una marca nueva con la que IU se presentará a las elecciones –de hecho, su logo será visible en la papeleta–, en ciertos territorios la plataforma sí que incluye a otras fuerzas políticas. Es el caso de Navarra, donde Batzarre ha diluido sus siglas en la coalición, lo mismo que hará Chunta Aragonesista en Aragón. En Unidad Popular también están presentes otros pequeños partidos a nivel territorial como Izquierda Asturiana, Construyendo la izquierda-Alternativa Socialista, Entre tod@s sí se puede Córdoba, Segoviemos o Izquierda Castellana, explicó IU en un comunicado.

En Aragón, inicialmente, Podemos iba a confluir con IU y la Chunta Aragonesista al menos en la provincia de Huesca. Ese fue el acuerdo al que llegaron a mediados de octubre el partido y Ahora Aragón en Común, la plataforma donde IU y la Chunta se ubicaban. No obstante, ese acuerdo se rompió pocos días después, ya que las dos formaciones acusaron a Podemos de querer hegemonizar la coalición. Antes de todo ello, las conversaciones incluían a las tres provincias, y de hecho llegó a haber una oferta concreta por parte de Podemos, que ofreció el tercer puesto de su lista por Zaragoza a Ahora Aragón en Común; la propuesta no gustó al espacio, cuya asamblea rompió las negociaciones poco después

Durante la presentación de este viernes, Garzón se mostró confiado en que la lista que encabeza dará "la sorpresa" en las elecciones y mantendrá viva "la llama del 15-M". En el acto le acompañaron algunos de los nombres principales de esta nueva candidatura:  su número dos en Madrid, la activista Sol Sánchez, el número uno por Valencia, Ricardo Sixto –actualmente, diputado de IU en el Congreso–, o los candidatos en Asturias y Córdoba, Manolo González y Antonia Parrado. 

Quien no ha estado presente es el exsocialista Alberto Sotillos, que fue elegido como número tres de la lista de Garzón en las primarias pero que este mismo viernes anunció que tanto él como su partido, Decide en Común, abandonaban Unidad Popular por desavenencias con IU. Algo similar ocurrió el jueves con el Partido por un Mundo Más Justo, que dejó la plataforma denunciando que "ya no es el espacio de confluencia plural, abierto y sin siglas ni logos" por el que querían apostar.

Por la izquierda

Por la Izquierda, la candidatura apoyada por la plataforma Convocatoria Cívica del exjuez Baltasar Garzón, es la última coalición a la izquierda del PSOE que se ha presentado para estas elecciones: hace dos semanas hacía pública su intención de concurrir a los comicios para “defender los valores de la izquierda”. Pero no obstante, ya ha tenido su primera deserción sonada: Beatriz Talegón, junto a su partido Somos Izquierda, dejaba la coalición una semana después de presentarla al considerar que no existía una "voluntad real" de confluir con otras fuerzas políticas.

Por la Izquierda está compuesta por multitud de partidos y organizaciones cívicas: Compromiso Socialista, Convocatoria Cívica, Ezkerra-Berdeak, Los Verdes, Gira Madrid-Los Verdes, Nova Esquerda Socialista Gallega y Unión de Izquierda Socialista de Aragón –además de Somos Izquierda, también abandonó la coalición el pasado martes el Partido Humanista, que argumentó que no quería "participar en una dinámica de bandos"–. Pero poco más se conoce de ella: entre otras cosas, que no organizará primarias para elegir a su candidato, sino que buscará un "consenso" entre los partidos para escogerlo.

A pesar de sus duros inicios, Por la Izquierda hizo público hace unos días un comunicado en el que aseguró que no había "variado sus planteamientos" y que ya había presentado ante la Junta Electoral Central su candidatura a las elecciones. "La candidatura sigue adelante en su compromiso de búsqueda de una confluencia de la izquierda, tanto para estos comicios, como a posteriori", afirmaba el comunicado, que reiteraba la "oferta" para que otras organizaciones se unieran a ellos.

TALEGÓN Y SOTILLOS

Los dos exsocialistas, hoy por hoy, no están presentes en ninguna candidatura para concurrir a las elecciones, si bien aún queda plazo para que se integren en alguna lista: lo que se cierra este viernes es el plazo para presentar coaliciones a los comicios, pero las listas de los partidos que concurran individualmente se tendrán que presentar entre el 11 y el 16 de noviembre. Por parte de Talegón parece complicado: en el comunicado que hizo público su partido cuando abandonó Por la Izquierda, aseguró que no quería "contribuir" a dividir "más" la izquierda si no había confluencia entre IU y Podemos. 

Sotillos es otro cantar. El exmilitante del PSOE y su partido, Decide en Común, abandonaron este viernes Unidad Popular al considerar que no se están cumpliendo "los principios más básicos de democracia, transparencia e independencia" en la candidatura de Alberto Garzón, ya que a su juicio IU busca que el resto de formaciones le otorguen "un cheque en blanco tanto en términos políticos, de campaña, de representación y económicos".

En este sentido, el comunicado hecho público por Decide en Común criticaba que Unidad Popular "se ha transformado en una simple coalición de partidos donde el espacio de dirección no está formado de forma igualitaria por todas las partes implicadas, y en el que se están utilizando viejas fórmulas de negociación". Decide en Común también denunció que IU "contempla el pago de forma conjunta de un crédito bancario que solicitaría únicamente" la federación, "sin especificar la cantidad". Fuentes de las negociaciones explicaron, en este sentido, que la oferta de IU estipulaba que ese crédito se pagaría, en caso necesario, con recursos propios de los partidos, a lo que Decide en Común se negaba.

El partido de Sotillos, en cualquier caso, no descarta todavía realizar algún movimiento para presentarse a las elecciones, aunque descarta hacerlo por separado. No obstante, fuentes de la dirección explican que tantearán al "resto de partidos para ver si hay posibilidades de colaboración", aunque señalan que todavía "no hay nada hablado" y admiten que, a estas alturas, "parece difícil" llegar a un acuerdo con otras fuerzas.

Quién es quién en las coaliciones que se presentan al 20-D

Quién es quién en las coaliciones que se presentan al 20-D

Más sobre este tema
stats