El debate de investidura

Hernando dice que el PSOE hará presidente a Rajoy por “obligación” y “responsabilidad”

Antonio Hernando, portavoz del PSOE, este jueves en el Congreso.

Ibon Uría

El portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados y presidente del grupo parlamentario socialista, Antonio Hernando, ha defendido este martes en su discurso en el debate de investidura que los socialistas "por coherencia" y "por compromiso con España" van a "desbloquear" la situación y poner "fin a esta parálisis". "Estamos para cumplir un deber: que acabe el tiempo de la política de los partidos y empiece un tiempo de la política para los ciudadanos. España nos necesita", ha dicho.

En su intervención [ver en PDF] ha añadido que los socialistas "nunca" han "deseado" la investidura de Rajoy, pero ha argumentado que, dada la imposibilidad de formar un Gobierno alternativo, es necesario evitar que los "problemas" del país sigan "bloqueados" por el "egoísmo" de los partidos y que se prolonguen las decisiones del Ejecutivo del PP, que mantienen en una "situación insoportable" a desempleados, españoles en riesgo de pobreza, pensionistas, enfermos en listas de espera y trabajadores precarios.

Hernando ha dedicado varios minutos a comentar los efectos que, a su juicio, tendrían unas terceras elecciones: "Supondrían más desafección". "¿Alguien piensa que no tienen consecuencias sobre la fortaleza de las instituciones? ¿Quién nos garantiza que no hay después unas cuartas o unas quintas elecciones?", se ha preguntado desde la tribuna de oradores. El diputado ha subrayado que "las elecciones de diciembre y junio han puesto de relieve que los españoles no están dispuestos a dar mayorías aplastantes" y que "lo coherente es adoptar decisiones que traduzcan en respuestas concretas lo expresado en las urnas", esto es, "impedir elecciones, posibilitar la investidura".

"Nuestra abstención es un ejercicio de responsabilidad para que las instituciones no se muestren impotentes", ha justificado el diputado socialista, que ha prometido que el PSOE empieza, con el voto negativo en primera ronda y la abstención el sábado, a "trabajar para ser la alternativa mayoritaria en el futuro". En la recta final de su primera intervención ha recordado decisiones complicadas del pasado, como la renuncia al marxismo en 1979, la reforma de las pensiones, la entrada en la OTAN o la firma de los pactos contra el terrorismo.

"Algunos nos acusaron de entregarnos a la derecha –ha rememorado–. Nunca le fue fácil al PSOE tomar decisiones de naturaleza compleja. Pero liderar un país es mucho más que ponerse detrás de una pancarta, y también liderar la oposición es mucho más que ponerse detrás de una pancarta". "Nuestra abstención no es resignación, es un nuevo comienzo para construir una nueva alternativa mayoritaria", ha concluido el portavoz, que ha prometido una "oposición firme" de los socialistas y "respeto" a los "principios centenarios" de la formación.

Críticas a Podemos

Fuentes socialistas avanzaron este miércoles que el de Hernando no sería un discurso "de trámite", especialmente habida cuenta del "complicadísimo momento" que atraviesa el PSOE y de la "dificultad" que entraña la decisión de abstenerse. En su intervención pretendía subrayar, avanzaron, que "al PSOE le sobran las razones para votar contra Rajoy" y que por eso dirá no en primera ronda. También recordar que "todos los partidos" son responsables de "un año de parálisis", pero "sobre todo" Podemos, porque "impidió, votando con el PP", la investidura de Sánchez en primavera.

"El pacto que suscribimos [con Ciudadanos] no sirvió para la investidura: tuvo en contra al PP y a Podemos, que pensaron que cualquier cosa era mejor que dar la Presidencia del Gobierno a un socialista. Yo sé que duele recordarlo, sobre todo para los que van de héroes de la izquierda pero impiden que hoy haya un presidente de izquierdas al frente del Gobierno de España", ha dicho Hernando este jueves en su discurso. "Para algunos la cuestión no era el contenido: era la aversión a que un socialista encabezase el Gobierno de España".

"Si estamos aquí –ha insistido– es porque Podemos unió sus votos a los del PP para impedir la andadura de un Gobierno presidido por un socialista. Y eso lo van a recordar millones de ciudadanos durante muchísimos años". Hernando ha lamentado que Podemos y Ciudadanos hayan mantenido sus "vetos" mutuos durante estos meses. Ello ha imposibilitado el "desbloqueo" por la vía de la construcción de una "alternativa política", ha dicho, toda vez que los socialistas no creen que "se pueda gobernar España con los votos de los que en este momento quieren separarse de España".

El PSOE será oposición

Hernando ha reiterado que los españoles "no merecen" unas nuevas elecciones porque serían "un desastre" y ha sostenido que "el PSOE actuará como primer partido de la oposición desde el primer día" para "revertir los recortes" del PP. En ese sentido, la resolución aprobada por el Comité Federal el domingo [ver en PDF] señala los objetivos prioritarios de los socialistas en el arranque de esta legislatura: entre otros, derogar la reforma laboral, la LOMCE y la Ley Mordaza; abordar el conflicto con Cataluña y reformar la financiación autonómica, luchar contra la corrupción, recuperar derechos perdidos en materia de aborto y un pacto contra la violencia de género.

Esta misma idea fue la que ha recuperado el socialista en su segunda intervención, tras la réplica de Rajoy, cuando ha advertido al líder del PP de que tiene que "rectificar" su actitud para poder "dialogar" con el resto de grupos de la Cámara e ir sacando medidas adelante a lo largo de la legislatura. Porque la abstención del PSOE, ha recalcado, es "de investidura, no de legislatura". "Vamos a hacer de oposición: se tiene que hacer a la idea. Sea consciente de que nos vamos a hacer respetar como oposición, por usted y por el resto de grupos de la Cámara", le ha dicho.

Y es que los socialistas, ha enfatizado, no quieren a Rajoy como presidente. "No nos gusta como presidente porque no nos gustan sus políticas (...). Las razones que hemos dado durante estos 10 meses para no confiar en ustedes siguen vivas, especialmente después de escucharle ayer", ha dicho. Hernando también ha recordado algunos de los casos de corrupción que afectan al PP, pero apenas ha dedicado un par de minutos a esa cuestión. "No insistiré mucho en esto", ha comentado.

Sí ha defendido con mayor énfasis que los 84 diputados del PSOE pueden "condicionar la política de esta legislatura", hacer que el PP se vea obligado a "rectificar los errores del pasado", obligarle a buscar pactos "cada día"."El Parlamento ya no será el acompañante dócil del Gobierno, y en muchas ocasiones la mayoría se articulará en torno al grupo socialista", ha avanzado. "No cuente con nosotros", ha dicho al presidente del Gobierno en funciones, para bajar salarios, recortar prestaciones por desempleo, devaluar las pensiones, deteriorar la calidad de la Educación. También ha advertido que "será muy difícil" que los socialistas apoyen el proyecto de presupuestos del PP.

"Los ciudadanos exigen que les controlemos y condicionemos sus políticas. Lo haremos trabajando día a día, sin aspavientos ni demagogia", ha agregado. Por último, ha reclamado al PP que no recurra a "artimañas" como los vetos del Gobierno a iniciativas de la Cámara o a los decretos ley.

Sánchez: "Es un buen parlamentario"

Al término de la intervención de Hernando, el ex secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha dicho que Hernando es "un buen parlamentario" cuando se le ha preguntado por el discurso que ha pronunciado en el Pleno de investidura de Mariano Rajoy, informa Europa Press.

Sánchez ha sido abordado por los periodistas en los pasillos de la Cámara baja para saber qué opinaba sobre la intervención de Hernando, que en este debate ha defendido la abstención tras meses capitaneando a su lado el no a Rajoy. El exlíder del PSOE, que ha aplaudido a su portavoz al final del discurso inicial y también de la réplica, se ha limitado a responder que Hernando es un "buen" diputado.

División en el partido

Hernando fue el único portavoz del PSOE que mantuvo sus labores tras la dimisión de Pedro Sánchez y después de asumir la gestora las riendas del partido. Los números uno en el Senado y el Parlamento Europeo, Óscar López e Iratxe García, fueron reemplazados por Vicente Álvarez Areces y Ramón Jáuregui. Hernando mantuvo su puesto, y este jueves ha tenido que pasar de defender el no a explicar la abstención.

Los socialistas siguen divididos tanto por la decisión de abstenerse como por la forma en la que se ejecutará ese viraje. Según fuentes del sector crítico, entre 16 y 22 diputados socialistas desacatarán la orden de abstenerse. Entre ellos, los 7 del PSC y el ex secretario general Pedro Sánchez, que este miércoles reapareció en su escaño, aunque evitó desvelar qué hará en la votación del sábado.

El malestar en el seno de la formación quedó patente en la última reunión celebrada por los diputados socialistas este miércoles, justo antes de comenzar el debate de investidura. Hernando y Mario Jiménez, portavoz de la gestora, exigieron cumplir "el mandato del Comité Federal". Afines a Pedro Sánchez y defensores del no pidieron, sin éxito, que la abstención sea técnica, de sólo 11 diputados.

Antonio Hernando afirma que el PSOE tiene que actuar "sin complejos"  y no temer pactos con el PP si son buenos

Antonio Hernando afirma que el PSOE tiene que actuar "sin complejos" y no temer pactos con el PP si son buenos

Más sobre este tema
stats