Arte

Ifema ordena la retirada de la obra de Santiago Sierra "desde el respeto a la libertad de expresión"

Fotografía de la obra 'Presos Políticos' de Santiago Sierra en la edición 2018 de ARCO.

La obra de Santiago Sierra Presos políticos en la España contemporánea, que se iba a exponer en ARCO, ha sido retirada antes de que la feria de arte se abriera siquiera a los profesionales. Como ha confirmado la galería Helga de Alvear, donde se exponía, ha sido la propia dirección de Ifema, recinto en el que tiene lugar la feria, quien ha pedido su retirada, a la que la marchante ha accedido. Como reconocía la institución ferial en un comunicado, ha "instado" a la galería de arte a retirar los retratos, "desde el respeto a la libertad de expresión".

La obra se compone de 24fotografías pixeladas acompañadas de una breve explicación de los motivos por los que habían sido encarcelados los sujetos, de los que no se dice el nombre. Entre estos "presos políticos" se encuentran los encarcelados Oriol Junqueras, presidente de ERC, y los líderes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y de Òmnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart. Pero también el dirigente del SAT, Andrés Bódalo, los detenidos por los incidentes de Alsasua o los titiriteros detenidos en 2016 por su obra La bruja y Don Cristóbal

Ifema explica en el comunicado, al que no ha querido sumar ninguna declaración de sus responsables, que la polémica generada por la pieza "está perjudicando la visibilidad del conjunto de los contenidos" de Arcomadrid. La organización considera que es su responsabilidad "tratar de alejar del desarrollo de la feria los discursos que desvíen la atención del conjunto". La censura de la serie ha acaparado, sin embargo, todas las conversaciones. 

El Ayuntamiento de Madrid, parte del consorcio que gestiona Ifema, asegura que no ha sido consultado de ninguna forma sobre la retirada de la obra. "Para el Ayuntamiento la libertad artística y de expresión son básicas y por eso no comparte la decisión", aseguran fuentes del consistorio. Por ello, el Gobierno de Ahora Madrid ha solicitado la celebración de una Junta Extraordinaria, que tendrá lugar a las 13.00 del miércoles, y en la que pedirá la restitución de la obra.

"Es la primera vez que me pasa, y voy a muchas ferias. Nunca me habían retirado ninguna obra", ha asegurado la histórica galerista Helga de Alvear minutos después de la apertura de la feria. La marchante ha insistido en que la decisión de retirar las piezas no ha sido de la galería, ni de ARCO, sino de Ifema. Ha señalado, sin embargo, que no considera esto como "censura": "Pues ponemos otra cosa. Solo es una feria de arte". La galerista ha asegurado que no se ha puesto en contacto con el artista. "Con Santiago [Sierra] siempre son escándalos. Pero todo el mundo lo conoce, es uno de los mejores artistas españoles", reconoce.

De Alvear precisaba a las doce de la mañana, justo tras la apertura del recinto, que la obra valorada en 80.000 euros aún no tenía comprador. A las dos ya confirmaba su venta a "un particular" sobre el que no ha querido dar más detalles. Lo que sí continúa vendiendo son revistas en las que se reproducen las imágenes de la serie: se han editado 500 ejemplares, con un precio de 10 euros, y en la primera media hora de la feria ya se habían vendido 20.

Santiago Sierra ha señalado a través de su cuenta de Facebook que "esta decisión daña seriamente la imagen de esta feria internacional y del propio Estado español". Además, agrega, "constituye una falta de respeto hacia una galerista como Helga de Alvear, que participó en la puesta en marcha de la Feria, así como hacia la madurez e inteligencia del público". Para Sierra, "actos de este tipo dan sentido y razón a una pieza como esta, que precisamente denunciaba el clima de persecución que estamos sufriendo los trabajadores culturales en los últimos tiempos".

El secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, ha destacado por su parte que en España no hay presos políticos y ha considerado que la retirada de la obra de Santiago Sierra ha podido deberse a un tema "conceptual". Ha añadido que ni el Gobierno ni la Administración general del Estado tienen ningún papel en ARCO y que se trata de una decisión de una galería privada. "No he visto la obra pero lleva el título de 'presos políticos' pero si hay fotografías de personas que no son presos políticos hace pensar que conceptualmente no estaba bien ajustada la obra y es un criterio artístico que se ha tomado a la hora de retirarlo".

Parte de la pieza Presos políticos, retirada de ARCO, que retrata a Oriol Junqueras.

Fotografía de la obra Presos políticos, retirada de ARCO, con el retrato de Jordi Sànchez.

Los "presos políticos" de Sierra

En el caso de la pieza en la que aparece Junqueras, el artista habla de una situación que se produce "tras los acontecimientos en torno al referéndum" de independencia y "tras la decisión de aplicar el artículo 155 de la Constitución Española". "La Audiencia Nacional condenó a prisión incondicional y sin fianza al exvicepresidente catalán junto a ocho exconsejeros de la Generalitat. Solo uno de ellos pudo eludir la condena con una fianza de 50.000 euros. Ingresaron en las cárceles de Estremera y Alcalá Meco", reza el texto.

En el caso de los Jordis, habla de "miembros activos en la convocatoria de las concentraciones por la votación del referéndum de independencia". "Acusados por supuesto delito de sedición pública con riesgo de reiteración delictiva y destrucción de pruebas, se les condena a prisión incondicional y sin fianza", añade. En otra imagen, se explica la situación del preso Andrés Bódalo, en la cárcel pese a que "los vídeos presentados por la policía únicamente muestran a esta persona con un megáfono intentando intermediar en el alboroto".

Para los titiriteros, recuerda que se trataba de una función que "representaba a la policía acusando falsamente de delitos de terrorismo a una bruja por llevar una pancarta con el mensaje Gora Alka-Eta". Y para la "trifulca" de Alsasua en que varios guardias civiles fueron supuestamente agredidos, recuerda que las penas solicitadas por la fiscalía alcanzan los 372 años y medio de cárcel.

Todas estas personas están acompañadas por las imágenes de otros "presos políticos" entre los que se encuentran activistas del 15-M, los acusados de explosionar una bomba en la Basílica del Pilar en Zaragoza o los detenidos en el desalojo del Palau Alòs en 2006 documentado en el trabajo Ciutat Morta.

El PSOE lo valora "positivamente"

La portavoz del PSOE en el Congreso, Margarita Robles, ha celebrado la decisión de Ifema de retirar la obra Presos políticos porque "todo lo que ayude a rebajar la tensión hay que valorarlo positivamente". "En este momento todo lo que contribuya a tranquilizar el ambiente y la crispación es positivo. Por tanto, si Arco ha valorado que una determinada exposición o cuadro podía favorecer la crispación nosotros tenemos que intentar rebajar la tensión", ha señalado en una primera reacción a los medios de comunicación en los pasillos del Congreso de los Diputados tras conocer la noticia.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, por su parte, ha apelado a la libertad de expresión. En los pasillos del Congreso, Iglesias ha advertido de que "no es compatible con la democracia que haya determinados temas que no se puedan tocar o sobre los que se pueda hablar".

 

'Tuitea... si te atreves': Amnistía Internacional denuncia la vulneración de la libertad de expresión en España

Más sobre este tema
stats