Los abusos de la banca

La inversión más cara de Bancaja

José Luis Olivas y Aurelio Izquierdo, de Bancaja

El informe de los peritos del Banco de España ha logrado identificar los principales agujeros de BankiaBankia, que ha tenido que ser rescatada con 24.400 millones para evitar su quiebra. Los funcionarios sostienen que tanto Rodrigo Rato como José Ignacio Goirigolzarri cometieron errores contables de bulto.

Y uno de los quebrantos más importantes de Bankia tuvo su origen en Bancaja, que en 2007 contabilizó como recursos propios 1.850 millones que la firma Picton y el Deutsche Bank habían invertido en Bancaja Inversiones (BISA), una empresa participada por la caja valenciana presidida por José Luis Olivas.

Pero en septiembre de 2012 Bankia devolvió a Picton y el Deutsche Bank, con el dinero del rescate del Gobierno y en virtud de los contratos suscritos por Bancaja, 1.753 millones: "Recuperando los inversores el 95% de dinero, lo cual viene a reforzar su consideración como acreedores y no como accionistas minoritarios", especifican los peritos del Banco de España, que no comparten la decisión de Olivas, Rodrigo Rato y de José Ignacio Goirigolzarri de considerar estos fondos como "recursos propios".

Picton y Deutsche Bank

En concreto, el informe explica que BISA, que se constituyó el 6 de julio de 2007, se creó con el objetivo de tomar participaciones en empresas, interviniendo en la gestión y dirección de las mismas, según consta en la documentación analizada por los peritos del organismo regulador. El 1 de agosto del mismo 2007, Picton y el Deutsche Bank entraron en el accionariado de BISA, haciéndose con el 30,01%. Por ese porcentaje pagaron 1.355 millones, manteniendo Bancaja el 69,98% de las acciones.

Además, Picton abonó una prima por la permuta financiera de 495 millones. En total ambas sociedades invirtieron 1.850 millones para su entrada en BISA. Por su parte, la Caja de Ahorros de Valencia aportó a su filial sus participaciones en Banco de Valencia (38,33%), Iberdrola (6,03%), NH Hoteles (5,66%) y Enagás (5%).

Esta inversión fue reflejada en las cuentas de Bancaja como "recursos propios", que se traspasaron, tras la fusión de Bancaja, Caja Madrid y las otras cinco cajas de ahorros, al Banco Financiero y de Ahorros (BFA), la matriz de Bankia.

Compromiso

El trabajo de los peritos del Banco de España ha determinado que desde un principio Bancaja se comprometió a devolver la inversión que habían realizado sus socios en BISA. "Todo ello provoca que estos contratos desvirtúen la condición de accionistas minoritarios y que los fondos aportados en la ampliación de capital sean considerados como pasivo financiero y no como patrimonio neto".

Esta operación pasó, en un primer momento, a engrosar las cuentas de Bancaja, que en la fusión se hizo con el 37,7% del total de BFA, del que era máximo accionista Caja Madrid con el 52,06%. Y lo hizo contabilizando como recursos propios unos fondos que en realidad eran de Picton y Deutsche Bank, según las conclusiones de los peritos elegidos por el Banco de España a propuesta del magistrado de la Audiencia Nacional Fernando Andreu.

Pero en su informe, los funcionarios completan que tanto en la etapa de Olivas en Bancaja, como en las de Rodrigo Rato y José Ignacio Goirigolzarri en Caja Madrid y Bankia, los 1.850 millones se mantuvieron en las cuentas como si de recursos propios se tratara. Pero todo cambió tras el rescate de Bankia, pues la entidad financiera acabó devolviendo 1.753 millones a Picton y Deutsche Bank.

"Pasivo financiero"

Así, los peritos del Banco de España resaltan que los fondos aportados por Picton en la ampliación de capital de BISA deberían haberse reflejado "como pasivo financiero y no como instrumento de capital en las cuentas anuales del Banco Financiero y de Ahorros (BFA), debido a que la firma de los contratos adicionales a la subscripción de capital con Picton, desvirtúa su condición de accionista minoritario".

Pese a que en todo momento las cuentas de Bancaja y Bankia han contabilizado estos fondos como recursos propios, en septiembre de 2012, tan solo cuatro meses después de que Goirigolzarri rehiciera las cuentas de Rato solicitando un rescate inicialmente de 13.000 millones de euros, el nuevo equipo directivo "resolvió de mutuo acuerdo la estructura societaria y contractual de BISA".

La "opción de resolución anticipada" negociada con Deutsche Bank contemplaba un pago de 1.439 millones, una cifra a la que había que añadir otros 314 millones . En total los 1.753 millones a los que se comprometió OlivasOlivasy que ha acabado pagando el equipo encabezado por Goirigolzarri.

Pero esta forma de actuar del sucesor de Rato en la presidencia de Bankia es duramente criticada por los peritos, que recuerdan que de acuerdo con la normativa del Banco de España "estamos ante error contable, tanto en las cuentas anuales individuales y consolidadas cerradas a 31 de diciembre de 2010, 31 de diciembre de 2011 de BFA formuladas el 28 de marzo de 2011 como las reformuladas el 28 de mayo de 2012 por el nuevo equipo gestor".

Uno de los directivos que llevó a Bancaja a la ruina sigue trabajando en su fundación

Uno de los directivos que llevó a Bancaja a la ruina sigue trabajando en su fundación

Más sobre este tema
stats