De la Toscana a Fuenlabrada: la conexión española con la principal mafia china de Italia

Lugar del polígono Cobo Calleja de Fuenlabrada donde estaba la nave de Anda Transportes y Logística.

El 11 de diciembre de 2017, la Policía italiana intervino el teléfono de Zhang Naizhong. El hombre está acusado por el fiscal de Florencia de ser el jefe de la mafia china en Italia, una organización criminal capaz de controlar, con violencia y amenazas, una gran parte del mercado europeo del transporte por carretera de mercancías fabricadas en China. Ese día, Zhang recibió una llamada de Lin Guochun, el número dos de la organización según la policía antimafia.

Lin Guochun llamaba desde China para decirle que "el secretario de un importante dirigente de Pekín está de visita en Roma". "Está escoltado por la policía '', añade Lin, y debe participar en "una reunión con algunos dirigentes italianos". Lin pide a Zhang que lleve a esta persona a visitar el Capitolio. La conversación intervenida aparece en las actas del juicio que comenzará el próximo miércoles 16 de febrero en Prato (Toscana), donde 79 ciudadanos chinos están acusados de varios delitos, entre ellos el de asociación mafiosa.

El grupo también contaba con ramificaciones en España, a través de la sociedad Anda Transportes y Logística SL, filial de la empresa más importante de la organización en Italia, Euro Anda Srl. Esta compañía tuvo durante muchos años como presidenta y accionista a Huang Liou, quien también fue administradora de la filial española, cuya actividad se articulaba desde una nave en el polígono Cobo Calleja de Fuenlabrada (Madrid). Liou será juzgada ahora en Prato, aunque ella no está acusada de asociación mafiosa, pero sí de evasión fiscal.

Anda Transportes y Logística SL es también una vieja conocida en la Fiscalía Anticorrupción española. La empresa está procesada en el conocido como caso Juguetes, en el que se desarticuló una organización dedicada a introducir en España mercancías fabricadas en China alterando su valor real para facilitar así un fraude fiscal masivo, tanto de los aranceles aduaneros como del IVA. Anticorrupción cuantifica el fraude tributario total en más de 105 millones de euros. El Juzgado de Instrucción nº 5 de la Audiencia Nacional dictó auto de apertura de juicio oral el pasado 2 de diciembre, así que la causa está pendiente de que se fije fecha para el comienzo de la vista.

En las grabaciones realizadas por la Policía italiana también constan referencias de los integrantes del grupo a otro procedimiento judicial español, el caso Emperador. Las decenas de detenciones cuando estalló la operación en 2012 se concentraron en España, pero llegaron a otros países europeos y afectaron a un socio de la organización italiana en la ciudad alemana de Hamburgo. "Esta vez lo de España fue un gran dolor", resume uno de los implicados en conversación con Zhang. Y ambos coinciden en que la operación en España ha extendido el temor entre miembros de su grupo, puesto que ambas redes se dedican a actividades similares. Tras una instrucción judicial que se ha prolongado durante diez años, la Fiscalía Anticorrupción presentó el pasado 2 de enero su escrito de acusación en el caso Emperador contra 107 personas. La Audiencia Nacional deberá decidir ahora sobre la apertura de juicio oral.

Este artículo es el resultado de un trabajo conjunto de infoLibre y el periódico italiano Il Fatto Quotidiano, con el apoyo de Investigative Journalism for Europe (IJ4EU), organización que ayuda a financiar la investigación transfronteriza de medios europeos sobre temas de interés público.

Violencia, pero también excelentes conexiones

El fiscal italiano sostiene que la organización de Zhang Naizhong disponía de un gran poder económico a través de la marca corporativa internacional "Anda", cuya empresa matriz estaba en Italia y tenía filiales en varios países europeos. Sin reparo en utilizar la violencia si lo consideraban necesario, lograron una posición dominante en Italia, Francia, España y Alemania en el transporte por carretera de mercancías fabricadas en China.

Violencia, pero también excelentes conexiones. Así lo afirman la Brigada Móvil de Prato, el Servicio Central de Operaciones de la policía italiana y el fiscal Eligio Paolini. "En cuanto termine de recibir a estas personas [los funcionarios del gobierno chino] aquí [en Italia] me iré de nuevo allí [a Francia]", se lee en una escucha telefónica traducida al italiano del dialecto de Zhejiang, la región china donde nació Zhang Naizhong. Esta conversación fue intervenida el 23 de abril de 2013, cuatro años antes de la visita del "líder de Pekín".

Zhang Naizhong hablaba con Xu Bingxin, también conocido como Aliu. Según los investigadores, Aliu es un "exponente principal de la asociación... en el centro de una constante actividad de préstamos de dinero realizada principalmente en China".

La Fiscalía de Florencia considera a Aliu el número tres de la organización. Nunca se ha movido de China, pero Zhang Naizhong le mantiene al corriente de todos los negocios en Europa. Le cuenta cómo ha conseguido resolver un asunto de negocios en Francia o que está a punto de ofrecer una cena a 20 funcionarios del Gobierno chino.

Los documentos de la instrucción judicial no permiten conocer nada más sobre la identidad de los funcionarios chinos a los que Zhang Naizhong, apodado il Uomo Nero (podría traducirse como “el hombre del saco”), habría ofrecido una cena.

Algún dato más existe sobre la visita del "líder de Pekín". Aquel día, el 11 de diciembre de 2017, una delegación estatal china visitaba Roma. Allí estaban el viceprimer ministro Ma Kai, el embajador Li Ruiyu y otros cuatro viceministros y secretarios. Una importante visita de Estado para reunirse con Paolo Gentiloni, entonces al frente del Gobierno italiano y hoy comisario europeo de Economía. 

Un mes después de la interceptación de aquella llamada, comenzaron las detenciones de Zhang Naizhong y los demás acusados. La Fiscalía nunca ha investigado la identidad del alto cargo con el que se reunió en Roma. Contactado a través de su abogado por Il Fatto Quotidiano, el hombre que responderá a la acusación de ser el líder de la mayor organización mafiosa china en Italia se negó a hacer declaraciones hasta que termine el juicio.

Desde enero de 2018, cuando fue detenido –y luego puesto en libertad provisional a la espera del juicio–, Zhang Naizhong ha dejado todos los cargos en las empresas que poseía. En cambio, algunos de sus familiares y colaboradores más cercanos han constituido nuevas compañías en Italia y en el resto de Europa. Su hijo, Zhang Di –que también será juzgado por el delito de asociación mafiosa–, creó dos empresas en Roma apenas tres meses después de salir de la cárcel.

Se trata de Decho Immobiliare, una empresa dedicada al mercado inmobiliario. Y Elt Express, especializada en "transportes de mercancías nacionales e internacionales", con sede operativa en las mismas naves industriales de Prato donde Anda estuvo registrada hasta 2018. En 2020, Elt Express tuvo ingresos por 1,5 millones de euros, cerrando el año con un ligero beneficio. Pero el negocio de los camiones también continuó en Alemania, controlado por Pan Zuoxin.

Según la Policía, Pan Zuoxin es "de la estrecha confianza” de Zhang Naizhong y ya fue uno de sus "socios ocultos" en Francia e Italia. Zuoxin, que era accionista de la sociedad italiana Europa Anda Srl, posee desde 2019 el 40 por ciento de las acciones de la empresa alemana de transportes y logística ELG GmbH, según consta en el Registro Mercantil germano. ELG tiene su sede en Neuss, localidad en el estado de Renania del Norte-Westfalia, donde el mismo Pan Zuoxin ya participó en 2007 en un tiroteo denunciado en la investigación de la Fiscalía de Florencia: 22 disparos para convencer a Weng Deshun, un empresario chino competidor, de que dejara su cuota de mercado a Zhang Naizhong y sus socios.

EL 'CASO JUGUETES'

En España, el presunto grupo criminal controlaba al menos dos empresas, según la investigación de las autoridades italianas: Anda Transportes y Logística SL y Ferrari Transportes y Logística SL. Ambas compartían administradora, Bich Dang Hoang Nguyen, de origen chino pero con nacionalidad española. 

El control de Anda Transportes y Logística por parte de la organización italiana se formalizó en junio de 2012, cuando se conviertieron en accionistas y administradoras solidarias de la empresa Liou Huang y Bich Dang Hoang Nguyen. La primera fue durante mucho años presidenta de la matriz italiana de la compañía, Euro Anda Srl, y se sentará en el banquillo en el juicio que empieza este miércoles en Prato. Esta acusada de fraude y evasión fiscal. La segunda era, según la investigación judicial, una mera testaferro. Aquel año también se convirtió en accionista de Anda Transportes y Logística un empresario canario, pero a quien ni las autoridades italianas ni las españolas citan en sus investigaciones judiciales.

Y es que Anda Transportes y Logística también lleva tiempo en el radar de la Fiscalía Anticorrupción española, en concreto en el marco del llamado caso Juguetes, que está pendiente de que se fije fecha para el juicio en la Audiencia Nacional. La compañía controlada por la presunta organización mafiosa italiana está procesada en este procedimiento. De acuerdo con el escrito de imputación del fiscal José Grinda, la trama desarticulada en Juguetes “disponía de una zona de descarga y almacenaje sita en una nave del polígono Cobo Calleja de Fuenlabrada, que pertenece a Anda Transportes y Logística SL”.

Aunque con poco eco mediático, Juguetes fue en realidad una importante operación contra el presunto crimen organizado, en la que están procesadas 37 personas físicas y ocho sociedades mercantiles. “Cada una de ellas juega un rol específico dentro de una operativa cuyo objetivo final era el fraude organizado (delitos contra la Hacienda Pública y contra la Unión Europea), el contrabando y el blanqueo de los beneficios obtenidos por los anteriores delitos, a través de una continuada falsificación de facturas y otros documentos mercantiles relacionados con el despacho de aduanas y transporte y declaraciones tributarias”, concluye el fiscal. La organización estaba dirigida presuntamente por Julio Seseña, entonces un agente de aduanas.

El grupo utilizaba “dos técnicas” en su actividad ilícita: declaraba un valor de las mercancías importadas desde China muy inferior al real –a veces no llegaba ni al 10%– o introducían un mayor número de mercancía que la declarada. En muchos casos, además, simulaban que el destinatario final de los bienes estaba en otro Estado de la Unión Europea para no pagar el IVA. Para ello, la trama constituyó empresas básicamente en Portugal y Holanda, pero también en Italia, Polonia, Alemania o Hungría. La cuantificación total del fraude que realiza la Fiscalía, en el periodo 2011 a 2014, se eleva a 99,24 millones en el IVA y 6,26 millones en aranceles aduaneros.

En todo ese montaje, Anda Transportes y Logística aportaba el almacén donde se depositaba la mercancía antes de entregársela al comerciante que era su destinatario final. En su investigación, la Fiscalía Anticorrupción española no encontró pruebas del posible acuerdo entre el grupo liderado en España por Julio Seseña y la red en Italia por Zhang Naizhong, motivo por el que no están procesadas en la Audiencia Nacional las administradoras de la empresa española. Pero sí lo está la compañía como persona jurídica.

En la actualidad, Anda Transportes y Logística no parece tener actividad en España. Las últimas cuentas presentadas en el Registro Mercantil corresponden al ejercicio 2017, cuando declaró una cifra de negocios de 1,14 millones de euros y una plantilla media de 41 trabajadores. En 2018, Zhang Naizhong fue detenido en Italia y la filial que controlaba en España dejó de cumplir su obligación de depositar las cuentas anuales en el Registro. Esta semana, en la nave de la que dispuso en su día en Fuenlabrada no había ningún cartel ni señal externa con el nombre de la empresa.

Una nave en la que no solo se almacenaban ropa y juguetes procedentes de China. Según las autoridades judiciales italianas, de allí partió también un alijo de 22,58 kilos de marihuana en un camión con destino a la sede en Roma de la matriz del grupo. La organización de Zhang Naizhong se encargó del transporte de la droga, que luego entregó al “destinatario final”, que no aparece identificado en el auto de apertura de juicio.

El grupo de Zhang Naizhong controlaba en España una segunda empresa, Ferrari Transportes y Logística. Constituida en 2006, tenía la misma administradora que la filial de Anda: Bich Dang Hoang Nguyen. Esta última era además dueña, al menos formalmente, de la mitad de las acciones. La otra mitad correspondía a otro ciudadano chino, Zhongyi Huang, quien también aparece citado en la instrucción judicial realizada en Italia.

Las autoridades italianas localizaron esta empresa al encontrar albaranes falsificados a su nombre en un almacén que Euro Anda Srl tenía en Roma.

EL 'CASO EMPERADOR'

Zhongyi Huang, el accionista de Ferrari Transportes y Logística, era alguien a quien el presunto jefe de la mafia china en Italia consultaba las decisiones importantes. Así lo cree al menos la Policía antimafia, quien lo define como el “principal socio encubierto” de Zhang Naizhong en la compañía Anda. “Actualmente vive en China, pero Zhang Naizhong le mantiene constantemente informado de todas las novedades y problemas relacionados con el transporte, pidiéndole su opinión antes de tomar las decisiones más importantes. Además, en estrecha colaboración con Zhang Naizhong, participa en actividades de préstamos usureros de dinero en China”, se lee en el sumario, en referencia a Zhongyi Huang.

En una de las conversaciones entre ambos pinchada por la Policía, se refieren a otra investigación de la Fiscalía Anticorrupción española, el llamado caso Emperador. En el marco de dicha operación fueron detenidas 94 personas, principalmente en España pero también en otros países europeos. Entre ellos se encontraba Wang Wei, apresado en Hamburgo el 16 de octubre de 2012, que colaboraba desde Alemania con el grupo mafioso italiano. Al igual que en el caso Juguetes, la trama Emperador también se dedicaba a importar mercancías de China declarando un valor de las mismas muy inferior al real, provocando así un fraude fiscal masivo. “En una conversación mantenida el 30 de octubre de 2012, los dos hacen claras referencias a la investigación Emperador llevada a cabo en España contra el crimen organizado chino, destacando el miedo que ha despertado en las filas del clan”, señala la Policía italiana.

Durante esa charla, Zhongyi Huang muestra su preocupación dado que ellos se dedican a las mismas actividades que la trama desarticulada en España y destaca que tienen que ser aún más cautelosos, especialmente a la hora de usar el teléfono. "Esta vez lo de España fue un gran dolor", confiesa.

Por lo demás, la conversación tiene aquel día un tono más optimista. Zhang Naizhong le cuenta a su socio que aunque en los últimos tiempos se ha producido “un descenso en el mercado en Roma”, Anda es “más fuerte cada día que pasa, hasta el punto que todo el mundo le llama ya “la cabeza del dragón”. Es decir, la compañía dominante en el negocio del transporte por carretera de mercancías procedentes de China.

Tras una década de investigación, los fiscales Juan José Rosa y José Grinda formularon su escrito de acusación en el caso Emperador el pasado 2 de enero, pidiendo a la Audiencia Nacional la apertura de juicio oral contra 107 personas. Entre ellos el presunto líder de la organización criminal, Gao Ping, para quien la Fiscalía solicita 47 años de cárcel y 77 millones de euros de multa. Le acusa de varios delitos contra la Hacienda Pública, organización criminal, detención ilegal y blanqueo, entre otros. Entre los acusados se encuentra el actor porno conocido como Nacho Vidal –cuyo nombre real es Ignacio Jordá González–, implicado en la parte de la trama dedicada al blanqueo de capitales y para quien Anticorrupción pide 11 años de prisión.

La investigación en Italia desveló, como hemos visto, que la organización de Zhang Naizhong se preocupaba por acompañar a un cargo del Gobierno chino de visita en Roma. No consta que el grupo de Gao Ping tuviera inquietudes similares, pero lo que sí aseguran los fiscales es que mantenía contactos en la embajada de su país. En concreto, destacan que Yongping Xia –uno de los lugartenientes de Gao Ping– se valía “de diferentes personas con influencia para la obtención de documentos como visados, pasaportes, etc. Así se comprueba la relación estrecha con un funcionario llamado Dong Yuzhong, consejero de la Embajada China en España”.

Más sobre este tema
stats