Los correos secretos de Blesa

El juez Silva pone en un brete al tribunal que le juzga

Elpidio José Silva

Tono Calleja / Alicia Gutiérrez

El magistrado Elpidio José Silva ha lanzado este lunes un órdago a los magistrados que componen la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) con la intención de evitar que pueda ser inhabilitado antes de que el 25 de julio se celebren las elecciones al Parlamento Europeo, a las que Silva se presenta como candidato del Movimiento Red. O el tribunal acepta la renuncia de su abogado, Cándido Conde-Pumpido, por "pérdida de confianza", provocando la paralización del juicio durante casi un mes; u obliga al letrado a seguir defendiendo al juez que envió a Miguel Blesa a la cárcel. Ésta última decisión podría ser la base de un recurso ante el Tribunal Constitucional o el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por vulneración del derecho a la defensa, según asegura a infoLibre la viceportavoz de Jueces para la Democracia Victoria Rosell.

Y si a esta situación, completa Victoria Rosell, se une el deseo de Silva de ausentarse de la sala durante el juicio, "podría dar lugar a que las dos cosas se vieran como una posible vulneración del derecho de defensa, aunque está claro que siendo un juez de lo Penal, como es Silva, sería difícil que se confirmara la indefensión", sostiene la viceportavoz de la asociación de jueces.

Permanecer en la sala

El juicio contra Silva por prevaricación, retardo malicioso y dos delitos contra la libertad individual se inició este lunes con la lectura de los escritos de acusación de la Fiscalía y de las acusaciones. Pero el querellado solicitó no estar presente durante la lectura y el juicio posterior, que llevó a cabo durante varias horas la secretaria judicial. El tribunal, presidido por Arturo Beltrán y formado por los magistrados María Tardón y Eduardo Urbano, denegó esta petición a SilvaSilva, argumentando que debería permenecer en la sala por lo menos durante la lectura hasta ser preguntado si reconocía los hechos, pero también durante la última palabra.

Además, Cándido Conde-Pumpido, el abogado que ha venido defendiendo a Silva desde que la Fiscalía de Madrid presentó la querella en julio de 2013, renunció de forma sorprendente, alegando la pérdida de confianza de su cliente, según sus palabras, al constatar que el tribunal no iba a anular el procedimiento: "Teniendo en cuenta que he fallado en mi pronóstico y que mi cliente ha acertado, no puedo más que decir que hay disparidad de criterio y he fallado a la confianza de mi cliente. Me resulta imposible defenderle en estas condiciones", especificó el letrado, que solicitó al tribunal diez días para que su cliente pueda elegir a un nuevo defensor.

"Candidato delincuente"

Ante el tribunal, el juez Silva ha dicho sentirse "atropellado" desde que comenzó a investigar el caso Blesa y ha acusado a la defensa del exbanquero de "infamarle e insultarle". En concreto, recordó que el letrado Carlos Aguilar le calificó como "candidato delincuente". "No son reglas limpias. No se puede jugar al tenis con la cancha llena de baches, la recaída y que la pelota no bote", dijo.

Una maniobra que ha pedido ser desestimada por el fiscal, el abogado de Blesa y el letrado Nicolás González-Cuéllar, en representación del ex presidente de la patronal Gerardo Díaz Ferrán. Todos ellos consideran esta "pirueta" como "un fraude de ley absolutamente inaceptable" para intentar retrasar la celebración del juicio.

Pérdida de confianza

"La estrategia de Silva ha puesto en un brete al tribunal, pues es difícil que se desestime la renuncia del abogado, pues la pérdida de confianza es la causa reina. Es muy difícil discernir qué ha pasado dentro de la relación entre el cliente y su letrado", sostiene la magistrada Victoria Rosell, que recuerda que la labor de un abogado debe basarse en la confianza, "y un problema puede surgir en cualquier momento". 

Estos son los dos motivos: la ausencia de Silva durante la mayor parte del juicio y la renuncia del abogado, que para la viceportavoz de Jueces para la Democracia podrían hacer pensar al tribunal que es más oportuno "paralizar 20 o 30 días" el juicio, y así evitar problemas futuros. 

"Es un abuso"

Por su parte, el portavoz de la asociación de abogados Francisco de Vitoria, Marcelino Sexmero, destacó que la estrategia del querellado "es muy habitual". Explicando después que se trata de una actuación a su juicio "abusiva" y en contra de las normas esenciales. "No hay razones para renuncia. Es un abuso que se utilice el inicio de un juicio en vez de hacerlo días antes. Si había una causa que justifique la renuncia podría haberlo motivado por buena fe antes del juicio", especificó Sexmero, que resalta que el tribunal podría nombrar a un abogado de oficio.

Asimismo, Sexmero explicó que el hecho de que Silva sea candidato de un partido en las elecciones europeas no afecta "para nada" al juicio: "Los señalamientos no dependen de que alguien sea candidato en unas elecciones", completó el portavoz de la asociación Francisco de Vitoria.

Declaraciones

Al margen de la posibilidad de que el juicio se suspenda, para la segunda jornada del juicio estaba previsto el interrogatorio de SilvaSilva. Y para el miércoles la comparecencia de Miguel Blesa, de tres guardias civiles y dos empleados de la consultora KPMG. Los días siguientes han sido citados fiscales, funcionarios y jueces de Madrid, así como abogados de Manos Limpias.

El fiscal Manuel Moix pide para Silva una pena de 30 años de inhabilitación para trabajar en la Administración de Justicia por delitos de prevaricación, retardo malicioso en la Administración de Justicia y dos delitos contra la libertad individual de Blesa. El ex banquero solicita que sea apartado durante 40 años y Díaz Ferrán que sea condenado a 24 años de inhabilitación especial.

El tribunal sigue juzgando a Silva tras obligarle a continuar con su abogado y negarse a admitir los correos de Blesa

El tribunal sigue juzgando a Silva tras obligarle a continuar con su abogado y negarse a admitir los correos de Blesa

Más sobre este tema
stats