La portada de mañana
Ver
La tormenta perfecta del extremismo en Europa descoloca a la derecha tradicional a las puertas del 9J

Sanidad pública

La marea blanca reivindica el derecho de Cifuentes a la sanidad pública

Cristina Cifuentes

Ibon Uría

La marea blanca ha deseado este jueves, una vez más, que la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, se recupere lo antes posible y evolucione de forma favorable en las próximas horas. Cifuentes permanece desde el pasado martes en el Hospital Universitario de la Paz de Madrid, donde fue ingresada de urgencia tras sufrir un accidente de tráfico en la capital cuando conducía una moto. Fuentes oficiales han indicado que continúa sedada en estado de semiconsciencia y con ventilación mecánica. Cifuentes tiene siete costillas fracturadas y ha mejorado levemente, dentro de la gravedad, en las últimas horas.

"Cifuentes es ahora mismo una paciente, y cualquier paciente merece todo el respeto y la mejor atención posible, con independencia de sus ideas", ha reiterado en declaraciones a infoLibre Fátima Braña, portavoz de la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (Afem), una de las principales impulsoras de la marea blanca. El mensaje de este jueves se suma a todos los lanzados por los colectivos en defensa de la sanidad pública desde el martes, principalmente a través de las redes sociales. 

Además, y como cada semana, los colectivos que integran la marea blanca se han manifestado este jueves en contra de los recortes y de la privatización de varios hospitales en la Comunidad de Madrid. Braña denuncia que la derecha mediática ha manipulado la información referida a la protesta para presentarla como un acto contra la delegada del Gobierno: "La concentración que ha tenido lugar tiene lugar todas las semanas", ha explicado. Sin embargo, en las últimas horas se han multiplicado los titulares que destacan gritos contra Cifuentes durante la manifestación del personal sanitario.

Concentración de este jueves en el Hospital Universitario de la Paz. YOUTUBE

Al hilo de la interpretación que del acto ha hecho buena parte de la prensa, la Asociación Madrileña de Enfermería Independiente (AME) ha emitido un comunicado en el que subraya que las voces que pedían que la delegada del Gobierno sea atendida en la sanidad privada "se han oído", pero que han sido "minoritarias": "En ningún momento han representado la voluntad y el sentir de la mayoría de los participantes", insisten.

En paralelo, AME ha manifestado su malestar por lo que consideran una "falta de rigor generalizada" en muchos medios, que han convertido en titular "una consigna coreada por unos pocos". "La lucha –concluyen– es por incluir a todos, independientemente de que sea un alto cargo o una persona que carece de residencia regular en España".

Centenares de personas mantienen viva la marea blanca en pleno agosto

Centenares de personas mantienen viva la marea blanca en pleno agosto

En la misma línea, la Plataforma Asamblearia de Trabajadores y Usuarios por la Salud (PATUSALUD) se ha desvinculado de las consignas alusivas a Cristina Cifuentes que hayan podido llegar a ser coreadas en algún momento durante la concentración. Mar Coloma, miembro de la plataforma, ha dicho que PATUSALUD "se desvincula de esas manifestaciones". Coloma ha asegurado que los gritos alusivos a la delegada del Gobierno apenas se escucharon durante unos segundos y que rápidamente fueron acallados por la mayoría, "que coreó lemas a favor de la sanidad pública".

"Nos llama mucho la atención que se utilicen esos titulares y que se esté dando tanta voz a algo que, de haber ocurrido, sólo representa a quien lo ha dicho. Quienes llevamos diez meses en la marea blanca manifestamos que Cifuentes merece el mismo respeto y atención que cualquier paciente", insiste por su parte Braña, que además señala que quienes han estado presentes en el Hospital de la Paz en el momento de la concentración no le han indicado que se hayan escuchado proclamas contra la delegada del Gobierno.

En los vídeos que hay ya colgados en portales como Youtube, pueden escucharse los cánticos habituales de la marea blanca. "¡No se vende, se defiende!" ha sido uno de los más frecuentes, también este jueves. Braña cree que es "mezquino" amplificar un "hecho aislado" para cargar "contra una lucha muy larga y muy digna que estamos librando en beneficio de todos los ciudadanos". "Es una manera de manipular la información de una manera desvergonzada", concluye.

Más sobre este tema
stats