moción de censura

El PNV sentencia a Mariano Rajoy

El portavoz parlamentario del PNV, Aitor Esteban.

Y. González | E. Herrera

El PNV sentencia el futuro político de Mariano Rajoy. Los cinco diputados de su formación votarán a favor de la moción de censura presentada por el PSOE para desalojar de la Moncloa al líder del PP, con lo que Pedro Sánchez tendría la mayoría necesaria para ser investido presidente. La sesión de la tarde comenzó a las 15.00 horas con las intervenciones del Grupo Mixto. Rajoy no estaba presente y las alarmas se dispararon porque, poco antes, la Ejecutiva del PNV ya había fijado su posición respecto a este debate.

Tras conocerse la decisión de los nacionalistas vascos, el PP se convirtió en un hervidero de nervios, temores y rumores. Y, si por la mañana pocos dirigentes conservadores se atrevían a decir en público que una de las salidas de Rajoy era su dimisión, ya por la tarde el panorama había cambiado. "Es una decisión personal que siempre vamos a apoyar. Sea la que sea", valoraba un destacado dirigente.

Pocas horas después. fuentes oficiales del Gobierno y del PP descartaban con rotundidad que el aún presidente se hubiera planteado dimitir. Sería una enmienda a todo su discurso de la mañana. Ante las reiteradas peticiones que le lanzó Sánchez dijo no ver motivos. Porque, en opinión de Rajoy, la dimisión de un político se debe producir cuando lo echan los ciudadanos en las urnas o cuando lo hacen las Cortes. 

Salvo cambios de última hora, Rajoy no tiene la intención de volver al Congreso en toda la tarde. Ni siquiera estuvo presente para escuchar en directo cómo el PNV, su socio para los Presupuestos Generales del Estado en vigor y los de 2018, relataba sus argumentos para derribarle y aupar a Pedro Sánchez.

El efecto de la 'Gürtel'

Por su parte, el portavoz parlamentario del PNV, Aitor Esteban, cargó desde la tribuna contra el peso que ha recaído sobre su partido y explicó los motivos de su voto a favor: principalmente, la sentencia de la Gürtel que, a su juicio, ha causado "un antes y un después" en la ciudadanía vasca, que mayoritariamente tiene una percepción "pésima" de la situación.

​"¿Nuestro voto negativo a la moción traería más estabilidad al país y al Gobierno? Las mociones iban a ser continuas. Nuestro voto negativo no daría más estabilidad. Votando sí somos responsables", aseguró Esteban, que pidió a Sánchez que no abusara de la "prerrogativa" y el "privilegio" que le estaba dando el Congreso. El líder socialista, por su parte, agradeció la "empatía" de los nacionalistas vascos y aseguró que serán "socio preferente" de su Gobierno. 

Con Ciudadanos al margen, pues la formación naranja exige una convocatoria de elecciones prácticamente inmediata que el PSOE rechaza, el candidato socialista necesita al menos los apoyos de Unidos Podemos (67 diputados), ERC (9), PDeCAT (8), PNV (5), Compromís (4) y Nueva Canarias (1) para ser investido presidente. Toda la presión se trasladó en las últimas horas al PNV porque es la única formación que llegó al inicio del debate sin haber desvelado el sentido de su voto. El resto de formaciones sí habían dado por hecho su respaldo al líder socialista y así lo confirmaron tras escuchar sus intervenciones.

Sánchez tiene garantizados, por tanto, el voto de 178 de los 350 diputados que forman la Cámara. Y para que salga adelante la moción necesita 176, la mitad más uno. Es decir, mayoría absoluta. Además, Bildu, que tiene dos representantes en el Congreso, anunció en los últimos días que votaría en el mismo sentido que las formaciones soberanistas catalanas y así lo confirmó desde la tribuna. Sánchez se aseguraría así el respaldo de 180 diputados y se allana su camino hacia la Moncloa. 

Durante su intervención, el líder socialista hizo un guiño al PNV al anunciar que mantendrá los Presupuestos Generales del Estado aprobados recientemente en el Congreso y todavía pendientes de su paso por el Senado y contra los que los 84 diputados socialistas votaron en contra hace sólo siete días. Esas cuentas son muy relevantes para la formación jeltzale dado que garantizan una inversión récord de 540 millones de euros en el País Vasco. 

Según las fuentes consultadas, en la decisión del máximo órgano del PNV han pesado dos cuestiones sustanciales. Por un lado, las consecuencias de aparecer como los últimos valedores de Rajoy precisamente en su momento de mayor debilidad tras la sentencia que acredita que su partido creó junto a las empresas de la trama Gürtel un "auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional". Y, por otro, la voluntad de evitar unas elecciones inminentes que Ciudadanos pudiera rentabilizar tal y como auguran las encuestas, dado que la formación naranja se ha mostrado contraria a cuestiones sustanciales para el PNV como el mecanismo de actualización del cupo vasco. 

Rajoy defiende sus reformas y ve "prioritario" el acuerdo entre PP y PSOE en asuntos clave para España

Rajoy defiende sus reformas y ve "prioritario" el acuerdo entre PP y PSOE en asuntos clave para España

Más sobre este tema
stats