LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Ninguna de las grandes ciudades cumple la normativa sobre contaminación aérea pese a su impacto en la salud

PSOE VS. PP

El PP fracasa en su intento de enfrentar a los cargos del PSOE: “¡¿Cómo nos van a dividir?!”

Diputados del PSOE, levantados durante una votación en el Congreso sobre la reforma de la sedición

Divide y vencerás. Una máxima tan antigua como efectiva en política. Y a la que se lanzó el PP hace unas semanas con un objetivo muy definido: desangrar a la coalición, pero especialmente al socialismo. La idea del equipo de Alberto Núñez Feijóo era provocar una rebelión interna en el PSOE, fijándose principalmente en los barones más alejados de Pedro Sánchez y en los diputados de las comunidades del sur.

Los motivos principalmente para hacer sangre por parte del PP eran la reforma del Código Penal para cambiar el delito de sedición y los efectos de la aplicación de la ley del sólo sí es sí. Pero los intentos del Partido Popular están fracasando y, lejos del leitmotiv, han servido para lo contrario: los socialistas se muestran más unidos que nunca y rechazan cualquier tentación divisoria que llega desde la oposición.

Esa posición en bloque ya se vio pasada la medianoche del pasado viernes, cuando tuvieron que votar en la admisión a trámite la proposición para cambiar el delito de sedición y reducir las penas. El PP forzó una votación por llamamiento para intentar hacer incómoda la posición de los socialistas. Pero la idea del PSOE contrarrestó esa opción: se levantaron todos a una cuando tuvo que decir el primer ‘sí’ una diputada suya. Aunque fue por sorteo, fue muy simbólico que le tocara a una parlamentaria andaluza Inmaculada Oria, por Granada. Con una frase contundente: “Aquí estamos todas las y los socialistas juntos, sin fisuras”.

"No les ha funcionado"

Todo esto tras días en los que el PP había hostigado a los propios parlamentarios del PSOE, mostrándoles en Twitter como cómplices de esa supuesta cesión al independentismo. Según comentan fuentes de La Moncloa, el PP persigue con eso “señalar en los territorios” a los parlamentarios, principalmente de cara a las elecciones autonómicas y municipales del próximo 28 de mayo. “Pero no les ha funcionado”, como añaden desde el Gobierno. En Presidencia hacen la reflexión de que la gente sabe bien lo que está haciendo el Gobierno pese a los intentos de desacreditarlo por parte de las derechas.

“¡¿Cómo nos van a dividir?!”, señala un miembro del grupo parlamentario socialista en relación a la estrategia de los conservadores. Él tiene claro que el Partido Popular quiere sacarle rédito también en las autonomías, pero recuerda que cuando lo intenten, ellos mostrarán las fotos de todos juntos. Y entre los diputados repiten mucho la expresión que viene lanzando el portavoz en la Cámara Baja, Patxi López, de que “este es el PSOE, el PSOE de siempre”.

El PP volverá a fracasar en su intento este mismo martes en el Congreso. Los de Núñez Feijóo registraron una proposición no de ley sobre la modificación de la legislación vigente relativa a los delitos contra la libertad sexual. La coalición cerró filas estos días sobre este tema, a la espera de que el Tribunal Supremo dicte doctrina y con apoyos a Irene Montero frente a los ataques de Vox. Pero los populares quieren meter el dedo en la llaga para revolver al PSOE.

Pero en la calle Ferraz señalan la cohesión del partido en estos momentos bajo el liderazgo de Pedro Sánchez y miran más al enfrentamiento entre sus rivales: “El Partido Popular debe solucionar sus problemas, como, por ejemplo, si es Isabel Díaz Ayuso la que marca la agenda a Feijóo, o éste tiene alguna autonomía para tomar decisiones propias. Esta legislatura está siendo una de las más productivas en materia legislativa de la historia de nuestra democracia. Y se ha hecho sufriendo una pandemia terrible y una guerra. Lo único que puede oponer el Partido Popular a esto es ruido, bronca e insultos”.

Fuentes de la dirección del PSOE agregan al hilo: “Para oponer, además, hay que debatir, y es complicado cuando Feijóo renuncia a hacerlo en el Senado con el presidente del Gobierno. Pocas veces se ve en algún país a un líder de la oposición esquivar el debate con un presidente. Este fin de semana hemos visto también a un Pedro Sánchez arropado por la socialdemocracia mundial para elegirlo como líder, y por ministros, presidentes de comunidades, secretarios generales de federaciones del PSOE y también de muchas provincias. Da la sensación de que cuanto más intenta el PP desunir al PSOE, más se descosen las frágiles costuras que mantienen a Feijóo en la calle Génova, bautizado ya como el edificio Trump de Madrid”.

El PP ha puesto mucha presión estos días especialmente en los barones socialistas. La idea era provocar una rebelión capitaneada por los líderes de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y de Aragón, Javier Lambán. El propio Feijóo llamó durante una comparecencia en la sede del PP al “deber moral” de los secretarios generales autonómicos para frenar la sedición.

Los barones no se rebelan

Pero se ha encontrado con que no ha habido ruido generalizado. Tanto Page como Lambán mostraron sus discrepancias, pero no elevaron al máximo el tono ni han intentado crear una división en las votaciones del grupo parlamentario sobre estos asuntos. Los dos intentan marcar un discurso propio en sus autonomías por las próximas elecciones del 28 de mayo, a las que se presentan para conservar sus puestos al frente de los Ejecutivos.

Tanto en La Moncloa como en Ferraz entienden que la reforma del delito de sedición no les quitará tantos votos ni servirá para que Feijóo suba en las encuestas. De hecho, subrayan que los españoles valoran en estos momentos que la situación sea totalmente diferente en Cataluña respecto al año 2017, cuando gobernaba Mariano Rajoy y se produjo en el Parlament una declaración unilateral de independencia.

Además, varios cargos territoriales confiesan que la sedición no será tan importante en la cita de mayo. Muchos cuentan que será mucho más determinante en esta cita la situación de la economía y, principalmente, el nivel que haya entonces de inflación. Lo que sí tienen claro en las federaciones y en el Gobierno es que lo mejor es sacar las principales leyes (que puedan provocar polémica con la derecha) antes de que acabe este año para no contaminar el debate electoral.

Los socialistas, según explican varios consultados, creen que hay que ir a esta cita vendiendo la gestión que se ha hecho al frente de las autonomías y mostrando el “orgullo” de partido. Y rechazan ese intento del Partido Popular de enfrentarles a escasos meses de las elecciones. Incluso algunos dicen que esa estrategia del PP puede irónicamente hasta beneficiarles en algún sitio, ya que es casi una campaña del expresidente de la Xunta a líderes regionales socialistas.

Además, en el PSOE destacan que, pese a los intentos del PP, no sólo los suyos apoyan en bloque, sino que han agradado las mayorías, pasando de los 167 diputados de la investidura hasta los 187 votos a favor con los que sacaron con los que sacaron los presupuestos generales la semana pasada en la Cámara Baja. 

Sánchez, preparado para la batalla de 2023: equipo cerrado para el 28M y legislatura despejada

Sánchez, preparado para la batalla de 2023: equipo cerrado para el 28M y legislatura despejada

Más sobre este tema
stats