La XII Legislatura

El PP se ha quedado en minoría en el 72% de las votaciones en el Congreso

El PP se ha quedado en minoría en el 82% de las votaciones en el Congreso

"No, no voy a pedirle ninguna condición. He leído mucho, veo que se especula mucho pero yo voy a hablar con el señor [Javier] Fernández cuando él así lo desee y si lo desea, y lo único que voy a decir es que se necesita un Gobierno en España rápidamente y que ir a elecciones otra vez pienso que es un gran disparate". Así hablaba Mariano Rajoy este jueves desde Torremolinos (Málaga) refiriéndose al líder de la gestora del PSOE al que ya considera interlocutor válido. El jefe de los conservadores salía al paso de una catarata de declaraciones, tanto en público como en privado, de destacados miembros del Partido Popular en las que se había asegurado que no le bastaba con una abstención sin más del PSOE en una eventual sesión de investidura. Lo lógico sería, apuntaban, un pacto de mínimos para cuestiones de calado como los Presupuestos. Intentaban vacunarse contra una posible legislatura muy complicada. En las dos últimas semanas ya han tenido un aperitivo de lo que puede esperarles: votaciones perdidas y derrota de las que fueron sus iniciativas bandera los cuatro años que gobernaron con mayoría absoluta.

El primer pleno de esta legislatura arrancó el 27 de septiembre. El segundo ha sido esta misma semana. La derrota del partido de Mariano Rajoy en ambas sesiones ha sido contundente: en el 72,7% de las votaciones los conservadores han quedado en minoría. Así puede comprobarse en el archivo del resultado de las sesiones plenarias del Congreso de los Diputados.

Una revisión de la amnistía fiscal... a medias

En total, en los plenos de las dos últimas semanas en el Congreso se han registrado 15 votaciones. De ellas, 11 eran de calado político. De las cuatro restantes, tres versaron sobre la creación de comisiones y una sobre la dación de cuentas de la Diputación Permanente durante la XI Legislatura (Enero-junio 2016), aprobada por asentimiento de los parlamentarios. Sólo en tres votaciones de esas 11 de calado político el PP no quedó en minoría. En total, el 72,7%.

De esas tres votaciones, una fue la propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana. Fue el primer punto del orden del día de este martes y salió adelante con 298 votos a favor, 38 abstenciones y ningún voto en contra. Los 130 diputados del Grupo Parlamentario Popular (de un total de 134) votaron "sí" junto a 80 del Grupo Socialista, 64 del Grupo de Unidos Podemos, 8 de ERC y 16 del Mixto.

La reforma consiste en una nueva redacción de la disposición adicional primera del texto estatutario que queda como sigue: "La inversión del Estado en la Comunitat Valenciana, excluido el Fondo de Compensación Interterritorial, será equivalente al peso de la población de la Comunitat Valenciana sobre el conjunto del Estado por un periodo de siete años".

Una semana antes, el PP votó igual que la mayoría de la Cámara en el primer punto –de un total de tres– de una proposición no de ley de Ciudadanos relativa a garantizar que quienes se beneficiaron de la amnistía fiscal de 2012 tributen al 10% el dinero regularizado. En el citado punto estuvieron de acuerdo 343 diputados. Se registraron, además, una abstención y un voto en contra. 

Los otros dos puntos de esta iniciativa que intentaba sacar los colores al PP por esta polémica medida del departamento de Cristóbal Montoro salieron adelante sin el voto de los conservadores. Uno de ellos insta al Gobierno a suprimir las órdenes internas que hicieron obligatorio el informe de 27 de junio de 2012 de la Dirección General de Tributos que fomentó un gravamen más bajo del previsto. El otro, insta al Ejecutivo a que ordene a Hacienda a comprobar las declaraciones de todos los beneficiarios de la amnistía fiscal para que, si no lo hicieron, paguen el 10% de las cantidades afloradas.

La otra excepción a esta tónica de derrotas del PP se produjo en la votación de la proposición no de ley de Unidos Podemos sobre la eliminación de las puertas giratorias. El resultado fue el siguiente: 78 síes, 136 votos en contra y 130 abstenciones. El PP votó en contra y PSOE y Ciudadanos se abstuvieron junto al PNV y algunos diputados del Grupo Mixto.

De la 'ley Wert' a la cadena perpetua revisable

Ese mismo día, el 27 de septiembre, se visibilizó lo complicada que puede ser esta legislatura para el PP, en la que hasta ahora ha sido su única propuesta en pleno. Sólo 137 diputados, frente a 172 noes, votaron a favor de la proposición del Grupo Popular sobre la mejora de la eficacia de las políticas activas de empleo. Entre las 34 abstenciones estaba la de los 32 diputados de Ciudadanos, el socio de Rajoy para la investidura.

También en minoría se quedó el PP ante la proposición no de ley del Grupo Socialista para que el Gobierno en funciones apruebe por decreto-ley, en el supuesto de prórroga presupuestaria, el incremento de las pensiones públicas y de las retribuciones de los empleados públicos. La iniciativa, enriquecida con enmiendas transaccionales de Unidos Podemos, Ciudadanos, ERC, PNV y Mixto, salió adelante con 209 votos a favor, 133 en contra (todos del PP) y 3 abstenciones.

La derrota más dura de ese primer pleno de la legislatura llegó cuando 206 diputados, frente a 136 votos negativos y dos abstenciones, aprobaron la solicitud de creación de una comisión de investigación "sobre la utilización partidista en el Ministerio del Interior, bajo el mandato del ministro Fernández Díaz, de los efectivos, medios y recursos del Departamento y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado con fines políticos". En esto, los conservadores no contaron ni siquiera con la complicidad de Ciudadanos en forma de abstención.

No obstante, en el pleno de esta misma semana ni la abstención del partido de Albert Rivera ha servido al PP para salvar la cara. Se quedó solo rechazando una proposición no de ley de ERC sobre la rebaja del IVA en los servicios veterinarios. Y negando dos iniciativas contra leyes de gran calado político que llevan en su ADN el sello del PP.

Se trata de la paralización de la aplicación y desarrollo de la LOMCE, la llamada ley Wert, una propuesta de Francesc Homs (Grupo Mixto) a la que se añadieron transaccionales del PSOE, Unidos Podemos, ERC, PNV y Grupo Mixto. Y de la derogación de la pena de prisión permanente revisable a propuesta de los nacionalistas vascos.

Decaen si no hay legislatura

Para que estas iniciativas puedan hacerse realidad es necesario que prospere la actual legislatura. Si las Cortes se disuelven el 31 de octubre morirán y se quedarán en una mera declaración de intenciones. Es decir, los partidos tendrían que retomarlas de nuevo, pero ya en otro periodo de sesiones y en otra legislatura. 

Estas derrotas podrían continuar en las próximas semanas. El calendario provisional de plenos de la cámara Baja tiene fijadas sesiones para las semanas del 18 y del 25 de octubre. Unos planes que, no obstante, podrían moverse si el rey encarga a Rajoy que intente someterse a la confianza del Congreso para ser investido presidente. Fuentes parlamentarias creen que, si esto ocurre, sería en la última semana, al filo de la disolución de las Cortes, prevista según los plazos que marca la Constitución para el 31 de octubre.

Eso sí, el PP romperá la tendencia de quedarse en minoría con la reforma de la ley electoral para reducir la campaña electoral a ocho días en el caso de que se trate de una repetición de los comicios. Es la vía que ha encontrado el partido de Rajoy para evitar que los ciudadanos tengan que votar el 25 de diciembre si se disuelven las Cámaras. 

El Congreso debatirá este martes la derogación de la Lomce y la retirada de las reválidas

Más sobre este tema
stats