Futuro de la monarquía

Primer año de reinado de Felipe VI: ¿dónde están los republicanos?

Pancarta en la manifestación de hace un año a favor de la república en la Puerta del Sol, en Madrid.

Felipe VI cumple su primer año de reinado con una tranquilidad que contrasta con el fuerte debate que suscitó su proclamación. El pasado 19 de junio de 2014, el hasta entonces príncipe de Asturias pasaba a ser jefe del Estado en sustitución de su padre, el rey Juan Carlos, en mitad de una controversia sobre la forma de Estado que un año después parece haber amainado.

El 2 de junio del año pasado, el rey Juan Carlos decidió poner punto final a sus 39 años al frente de la Jefatura del Estado y abdicar en la figura de su hijo. El revuelo fue inmediato, ya que en las apenas dos semanas que transcurrieron entre su anuncio y la proclamación del príncipe como Felipe VI se sucedieron las manifestaciones contra la sucesión y a favor de consultar a los ciudadanos sobre el modelo de Estado. La Puerta del Sol madrileña se llenó durante dos días consecutivos –el 3 y el 4 de junio– con miles de personas que expresaron un mensaje claro: "Los Borbones, a las elecciones".

Pero un año después, la movilización social en favor de una consulta por la república parece haberse desinflado. Además, los españoles tienen una mejor opinión de la institución que hace un año: en el barómetro del CIS de abril, los encuestados dieron una nota media del 4,34 al rey Felipe, frente al 3,72 que sacó la Corona un año antes. Por otra, parte, a la pregunta "¿cómo valora usted, positiva o negativamente, la forma en la que realiza su labor el rey Felipe VI?", el 57,4% lo valoró positivamente, frente al 17,8% que consideró que opinaba lo contrario.

Los partidos, a pesar del enorme vuelco que ha experimentado el tablero político desde mayo de 2014, tampoco colocan el debate sobre el modelo de Estado entre sus prioridades: ni las formaciones tradicionales, ni las emergentes. Tanto PP como PSOE apoyan que la Jefatura del Estado sea hereditaria, mientras que Podemos y Ciudadanos prefieren pasar de puntillas sobre la cuestión: los de Pablo Iglesias aseguran que el debate no interesa "en absoluto a la ciudadanía", mientras que los de Albert Rivera sostienen a modo de crítica que se trata de una discusión"artificial, demasiado ideologizada" y aseguran que apoyan a Felipe VI si sigue manteniendo la misma línea que hasta ahora.

La monarquía se desgasta como el resto de instituciones

Para los expertos consultados por infoLibre, es lógico que un año después de la proclamación de la proclamación de Felipe VI como rey la reivindicación de la república –que hoy por hoy sólo defiende con claridad IU– haya pasado a un segundo plano. "Obviamente, cuando hay un proceso sucesorio se abre inevitablemente un debate porque es el momento idóneo para plantearse si la forma de elección del jefe de Estado es adecuada o no", sostiene Lluís Orriols, profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), que considera normal que tras ese repunte el debate no esté en la primera línea.

"Lo que sí es cierto es que la monarquía, si la miramos a medio plazo, ha sufrido un desgaste como el del resto de instituciones", explica Orriols, que apunta además que los "escándalos" de la última etapa del rey Juan Carlos contribuyeron a ahondar en esa pérdida de confianza. Con él coincide Pablo Simón, también profesor de Ciencia Política de la UC3M, que explica que las crisis económicas –y esta no es una excepción– conllevan siempre una caída en la apreciación de las instituciones por parte de los ciudadanos, si bien asegura que la Corona, a pesar de su fuerte erosión –en sus momentos álgidos, 1994 y 1995, los españoles llegaron a puntuarla con más de un 7– ha resistido mejor que otros organismos, ya que sigue estando entre los más valorados.

Los reyes y sus hijas, el día de la proclamación, en el Palacio Real, el 19 de junio de 2014 | EFE

No le falta razón: el barómetro de abril de 2015, publicado en mayo, situaba a la Jefatura del Estado como la quinta institución mejor contemplada por los encuestados, tras la Guardia Civil (6,02), la Policía (5,95), las Fuerzas Armadas (5,51) –las tres únicas que aprueban– y los medios de comunicación (4,57). Por ello, pese a que suspendió con un 4,34, Simón sostiene que esta nota no es una mala noticia para Felipe VI, ya que para hacer una valoración con criterio "uno no tiene que fijarse en los valores absolutos, sino comparar con el resto de las instituciones".

"El rey no aprueba porque lleva poco tiempo y no ha tenido todavía que afrontar situaciones comprometidas en las que haya podido demostrar su capacidad política e institucional", asegura por su parte José Antonio Zarzalejos, periodista especializado en la Casa Real, que vaticina que "a medida que transcurra el tiempo, y si el rey resiste en las actitudes que ha demostrado durante este año, saltará al aprobado". Mucho menos claro lo ve Orriols: "El descrédito de la monarquía sigue porque sigue el descrédito generalizado de las instituciones políticas: el proceso de desafección institucional de los individuos afecta a todos los actores".

El debate no es prioritario en la sociedad

En cualquier caso, en lo que sí coinciden los tres expertos consultados es en que el debate entre monarquía y república no es prioritario, hoy por hoy, para la ciudadanía ni para los partidos. "Lo que sabemos seguro es que el modelo de Estado ha sido una cuestión disputada sobre todo por la extrema izquierda, y que hay un apoyo mayoritario a la monarquía entre la población", señala Pablo Simón, que no obstante se reafirma en que "el debate no es prioritario" para la sociedad. Según el CIS,en mayo sólo el 0,1% de los encuestados consideraba que era uno de los tres principales problemas de España.

"Nunca ha sido un problema prioritario para los políticos y tampoco un elemento que se haya activado en la opinión pública", coincide por su parte Orriols, que no obstante considera que el hecho de que partidos nuevos como Podemos no hayan puesto el debate en la agenda ha contribuido a que no se haya convertido en preponderante. "Si los partidos compiten en torno a un tema aumenta la importancia del mismo entre la ciudadanía", explica el politólogo, que no obstante señala que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, "acierta al pensar que de los temas que hay sobre la mesa hay algunos con los que puede conectar más con la ciudadanía".

No obstante, Simón asegura que el debate no está cerrado, sino que "estará con nosotros siempre". Por lo pronto, el rey utilizará la fecha de su primer aniversario en el trono para entregar a 38 personas decididas por el Gobierno la Orden del Mérito Civil, un galardón en reconocimiento al servicio relevante que han prestado al Estado. Mientras tanto, la Junta Estatal Republicana ha convocado movilizaciones para protestar contra quien consideran "un rey impuesto".

El rey advierte de que España debe construirse con conductas éticas y morales

Más sobre este tema
stats