El futuro de la izquierda

El PSOE defendió en la oposición 12 de las 20 medidas que ahora le propone Podemos

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez se abrazan tras triunfar la moción de censura contra Mariano Rajoy.

La llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa ha abierto una nueva oportunidad de colaboración entre PSOE y Podemos. Desde que se aprobó la moción de censura contra el Gobierno de Mariano Rajoy, las relaciones entre los dos principales partidos de la izquierda atraviesan un momento dulce que se ha traducido en la voluntad de establecer una hoja de ruta común para aprobar propuestas en el Congreso. Podemos hizo público el pasado viernes una lista de 20 medidas que quiere impulsar junto al nuevo Ejecutivo y, de ellas, una docena son iniciativas que Sánchez ha apoyado mientras lideraba la oposición.

Fue el pasado viernes cuando el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, anunció su batería de medidas durante la reunión del Consejo Ciudadano de su partido, su máximo órgano entre congresos. Las 20 propuestas de la formación morada abordan varios asuntos: las hay de carácter social –la subida del salario mínimo, la implantación de una renta para familias vulnerables o el blindaje de la subida de las pensiones con el IPC–, laboral –la derogación de las reformas de 2012 y 2010 o la reducción de la jornada laboral–, de igualdad –los permisos de paternidad y maternidad iguales e intransferibles o la ley de igualdad retributiva– o relativas a la regeneración democrática –la reforma de la ley electoral hacia una mayor proporcionalidad–.

En su intervención, Iglesias se ofreció para ser el "socio principal" de Sánchez y le pidió que mirase "a su izquierda". El pasado fin de semana, ambos líderes mantuvieron un encuentro privado en la Moncloa, y este lunes la formación morada anunció que Podemos y el PSOE establecerán una mesa de diálogo estable en el Congreso para consensuar propuestas que llevar a la cámara. La idea, según el partido de Iglesias, es "trabajar de forma conjunta" en iniciativas en las que las dos principales fuerzas de la izquierda puedan coincidir. Y, del conjunto propuesto por Podemos, son varias las medidas en las que la coincidencia con el PSOE es alta.

  1. La subida de las pensiones al IPC

La primera de las 20 medidas propuestas por Podemos pasa por "blindar la subida de las pensiones al IPC y derogar el factor de empobrecimiento", el nombre que da el partido morado al llamado factor de sostenibilidad aprobado en la reforma de las pensiones de 2013 que reduce progresivamente la cuantía de las prestaciones. La mayor parte del Congreso está de acuerdo en llevar a cabo estas medidas, y así lo demuestra el pacto al que llegó hace unos días la Comisión del Pacto de Toledo, que aprobó por consenso recomendar al Gobierno que suba las pensiones al ritmo de la inflación, e incluso por encima en los años de crecimiento económico.

En lo que aún no hay acuerdo en dicha comisión es en qué hacer con la revalorización de las pensiones en tiempos de recesión. Para estos años, la propuesta de la derecha –PP, Ciudadanos o el PDeCAT– pasa por blindar el crecimiento de las pensiones más bajas con la inflación, pero no extender este porcentaje de revalorización al resto de pensiones. Por el contrario, PSOE y Unidos Podemos están de acuerdo en no hacer distinciones y asegurar por ley el crecimiento de todas las pensiones con el IPC.

  2. La subida de las pensiones no contributivas

También están de acuerdo las dos principales fuerzas de la izquierda en subir las pensiones no contributivas "a niveles de vida digna", como plantea Unidos Podemos. En su programa electoral, el PSOE planteaba la necesidad de elevar "el umbral de rentas establecido para el acceso a las prestaciones no contributivas y, en consecuencia, su cuantía". Y los socialistas, además, tienen presentada en el Congreso una proposición de ley para modificar la Ley de Seguridad Social para flexibilizar el cobro de una pensión no contributiva por parte de dos familiares, una iniciativa que presentaron a raíz de que se conociera el caso de dos hermanas alojadas en una residencia que no podían cobrar su prestación precisamente por vivir juntas y ser consideradas una unidad familiar.

  3. Permisos de maternidad y paternidad

Igualar los permisos de paternidad a los de maternidad y hacer ambos intransferibles es una de las propuestas que con más ahínco defiende Podemos en los últimos tiempos, y de hecho este lunes el partido morado insistió en que es una de sus prioridades a corto plazo. En el fondo de la cuestión, la formación de Iglesias coincide con los socialistas, aunque la propuesta de estos últimos tiene algunos matices diferentes.

Podemos apuesta por que cada progenitor tenga 16 semanas de permiso que no pueden cederse: las dos primeras serían obligatorias y se cogerían después del parto, otras cuatro semanas más también serían obligatorias pero podrían cogerse en cualquier momento dentro del primer año después del parto, y las otras diez semanas serían de disfrute voluntario. El PSOE, igualmente, también opta por seis semanas de permiso obligatorio y otras diez de permiso voluntario, pero tanto el padre como para la madre tendrían que coger obligatoriamente su tiempo de baja después del parto, y no podrían repartir una parte durante el primer año de vida del bebé.

  4. Ley de igualdad retributiva

En su batería de propuestas, Podemos planteaba la necesidad de aprobar una "ley de igualdad retributiva y medidas de extensión y de respaldo al pacto de Estado contra la violencia machista". Y, al menos antes de entrar en la letra pequeña, aquí también hay acuerdo con el PSOE: la ahora vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, presentó en febrero una proposición de ley de "Igualdad de Trato y Oportunidades entre mujeres y hombres en materia retributiva", un bloque de medidas que implica cambios legales en hasta ocho normas.

Los socialistas abogan por imponer multas de hasta el 1,3% de su masa salarial a las empresas que incumplan la obligación de realizar auditorías para atajar la discriminación salarial de sus trabajadoras. Y, además, han coincidido con Podemos en los últimos meses a la hora de denunciar la falta de fondos para aplicar las medidas contenidas en el pacto de Estado contra la violencia machista: el anterior Gobierno únicamente invirtió 80 de los 200 millones de euros comprometidos, lo que llevó a Calvo a denunciar que el Ejecutivo solo buscaba "una foto" cuando firmó el pacto.

  5. Recuperación del dinero del rescate bancario

Al contrario de lo que ocurre en materia de igualdad, no hay tanto acuerdo entre PSOE y Podemos a la hora de exigir a las entidades bancarias que devuelvan el dinero que les prestó el Estado para evitar su hundimiento. El partido morado abogaba en su programa electoral por establecer un "impuesto de solidaridad" extraordinario sobre los beneficios de la banca durante una legislatura, "con el fin de recuperar de forma progresiva las cantidades que el sector ha recibido directamente en forma de ayudas públicas".

Por el contrario, el PSOE ha propuesto también un tributo a los bancos, pero no para que devuelvan lo que les prestó el erario público, sino para costear las pensiones. Así lo anunció Sánchez el pasado enero, cuando señaló que es "justo" que la banca "ayude a sostener el sistema de pensiones" toda vez que "los españoles contribuyeron con el sudor de su frente" al rescate bancario. "No se trata tanto de que se devuelvan las ayudas concedidas como de que un sector crítico, imprescindible para la estabilidad económica, realice mayores aportaciones que, de un lado, desincentiven conductas excesivamente arriesgadas y, de otro, permitan socializar recursos que puedan plantear de forma justa los rescates pasados y futuros", detalló posteriormente el PSOE.

  6. Derogación de la 'ley mordaza'

En su propuesta, Iglesias habló de la "derogación de leyes mordaza", en plural. No obstante, la más conocida como ley mordaza es la Ley de Seguridad Ciudadana, cuya reforma aprobó el PP en 2015 con una gran polémica, y en cuya derogación está de acuerdo prácticamente toda la oposición. Ahora mismo hay dos proposiciones de ley en marcha en el Congreso para cambiar la norma: una del PNV, que propone reformar aspectos puntuales de la ley actual, y otra del PSOE, que plantea sustituir la actual legislación por una modificación basada en la anterior, de 1992.

  7. Derogación de las dos reformas laborales

Podemos también apuesta por acabar con las dos últimas reformas de la legislación laboral: la realizada por el PP en 2012 y la que llevó a cabo el PSOE en 2010, en la que, por ejemplo, se redujo la indemnización por despido de 45 a 33 días por año. Los socialistas han sido muy críticos en la oposición con la reforma laboral de Rajoy, si bien no han denunciado la de José Luis Rodríguez Zapatero. Y, una vez en el Gobierno, el PSOE ha rebajado el tono contra la actual legislación: hace unos días, la nueva ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, descartaba revertirla si ello suponía la oposición frontal de la patronal, y aunque abrió la puerta a cambios en lo relativo a "convenios colectivos", la "ultraactividad" de los mismos y las medidas de "lucha contra la temporalidad", también admitió que "en el Gobierno se tienen unas dosis mayores de pragmatismo".

  8. Subida del salario mínimo

1.000 euros. Esa es la cantidad a la que Podemos quiere que ascienda el salario mínimo al final de la legislatura, según apuntó Iglesias en su batería de propuestas. Se trata de una propuesta que ya ha defendido el partido morado en anteriores ocasiones, y con la que el PSOE, al menos en la oposición, estaba de acuerdo. Así lo defendió el pasado mes de diciembre, cuando prometió a los sindicatos en una reunión que sería "ambicioso" al llegar al Gobierno y elevaría de forma gradual el salario mínimo hasta situarlo en los 1.000 euros en 14 pagas en 2020.

  9. La reforma del alquiler

La intención de Podemos es reformar la Ley de Arrendamientos Urbanos para "acabar con la burbuja del alquiler", que en los últimos años ha visto como sus precios ascendían vertiginosamente en las principales ciudades españolas. Y aquí también hay espacio para el entendimiento con el PSOE, que hace unos meses presentó una proposición de ley en el Congreso en la que planteaba medidas como la exclusión de los alquileres turísticos de la Ley de Arrendamientos Urbanos. En dicha propuesta, los socialistas abogaban también por recuperar la duración de los contratos de alquiler a cinco años, limitar la subida de los precios a la evolución del IPC o implementar desgravaciones fiscales tanto para quien decide alquilar una vivienda como para quien vive de alquiler.

  10. La ley de vivienda de la PAH

El partido morado aboga por implantar una ley de vivienda en los términos propuestos por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). Dicha norma incluye, de forma muy resumida, cinco planteamientos: la dación en pago retroactiva, la adopción de medidas para garantizar un alquiler asequible, la prohibición de los desahucios sin alternativa habitacional, el realojo de familias en pisos vacíos en manos de los bancos y la garantía de los suministros básicos de luz, agua y gas.

No obstante, las propuestas presentadas por el PSOE hasta el momento en el Congreso no van tan lejos, algo que le ha reprochado la propia PAH a los socialistas. "La propuesta, si bien anda por buen camino recuperando mecanismos que existían en la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994, debe ser más ambiciosa para hacer frente a la burbuja del alquiler", criticó la plataforma hace unos meses. Para la PAH, no es suficiente que los contratos de alquiler vuelvan a tener una duración de cinco años, y también rechaza planteamientos como el de ofrecer reducciones fiscales para arrendatarios y arrendadores.

  11. Banca pública

Desde sus inicios, Podemos ha apostado por implantar una banca pública fuerte en España, y esa fue una de las veinte propuestas incluidas en la batería que anunció Iglesias el viernes: "blindar el carácter de banca pública de la Sareb o de las cajas previamente nacionalizadas". Y Sánchez también ha propuesto públicamente poner en marcha una banca pública en España, aunque lo hizo nada más ganar el congreso que lo aupó de nuevo a la Secretaría General del PSOE con un fuerte viraje a la izquierda: en las resoluciones de ese congreso, los socialistas abogaban por evitar "un sistema de fuerte concentración bancaria" a través de "la creación de un sector de banca pública".

  12. La reducción de la jornada laboral

La propuesta número 12 de Podemos es la de abordar una "reducción de las jornadas laborales que permita impulsar un mejor reparto de los cuidados". Iglesias no lo detalló, pero para el partido morado eso implica –como ha defendido públicamente– reducir por ley a un máximo de 35 horas semanales las jornadas, frente a las 40 actuales. El PSOE, por su parte, únicamente ha planteado esta medida para los funcionarios: el pasado mes de noviembre presentó un documento en el que se incluía esta reducción de la jornada laboral para los empleados públicos.

  13. Ayudas a las familias vulnerables

El PSOE lo llama "ingreso mínimo vital" y Podemos, "renta garantizada", pero en esencia ambos partidos proponen lo mismo: aprobar una ayuda para las familias por debajo de un determinado umbral de ingresos para que salgan de la pobreza. Entre las enmiendas registradas por los socialistas a los presupuestos elaborados por el PP para este año, el PSOE planteaba un plan consistente en ingresar 1.800 euros anuales para las familias con pobreza severa (con ingresos anuales de 7.100 euros), 1.200 euros para los hogares con pobreza alta (ingresos de 11.500 euros anuales) y 600 euros para los hogares con pobreza moderada (con ingresos de 17.238 de euros).

Este plan supondría un gasto de 2.400 millones de euros, por debajo de los 3.100 que propuso invertir Podemos el pasado enero. Con este plan, y según la formación morada, en un año se podría atender a las familias más vulnerables: las que están bajo el umbral de la pobreza y además tienen hijos y dependientes a su cargo. Esta ayuda, igual que la que plantea el PSOE, estaría pensada para complementar los ingresos existentes en el hogar y se iría retirando gradualmente a medida que se encuentre empleo y los hogares vayan aumentando los ingresos.

  14. Cierre de los CIE

Más complicado parece que PSOE y Podemos lleguen a un acuerdo en lo referente a los polémicos Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), recintos que han sido muy criticados por las ONG y por los propios socialistas pero que en ningún momento el PSOE ha pedido clausurar. El nuevo ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha hecho gestos en materia de inmigración y ha asegurado, por ejemplo, que su intención es retirar las concertinas de la valla de Melilla. Pero no ha dicho nada de los CIE, y al menos hasta 2016 no estaba de acuerdo con la mala imagen de estos centros: según señalaba entonces, en esos centros "no hay una vulneración de los derechos fundamentales, sino todo lo contrario, una tutela de los mismos".

  15. Reforma de la ley electoral

Tampoco parece haber muchas opciones de que PSOE y Podemos acuerden una reforma de la ley electoral, pese a que ambos llevaban en su programa esta medida y denunciaban la falta de proporcionalidad de la norma actual. El partido morado presentó hace meses una propuesta detallada que conseguía mejorar la proporcionalidad del sistema cambiando el método de reparto D'Hondt por el Sainte-Laguë. Pero los socialistas dieron largas a la iniciativa y aseguraron entonces que tanto Podemos como Ciudadanos –que apoyan la reforma– buscaban "un titular y una foto".

  16. Eliminar los copagos sanitarios y farmacéuticos

Quizá este sea la propuesta de Podemos que se lleve a cabo con mayor celeridad. El Gobierno anunció hace unos días que tiene intención de aprobar la vuelta de la sanidad universal, y la nueva ministra del ramo, Carmen Montón, también anunció este lunes que entre los "siguientes pasos" que dará el Ministerio está "la eliminación del copago" farmacéutico, que afecta fundamentalmente a los pensionistas. No obstante, Montón no quiso hablar de "plazos", ya que esta medida, señaló, llevará "más tiempo" que la de aprobar de nuevo la sanidad universal.

  17. Revertir los recortes

Obviamente, en su papel de oposición el PSOE se ha mostrado contrario a los recortes presupuestarios llevados a cabo por el Gobierno del PP –especialmente en su primera legislatura– y ha abogado por revertirlos. De hecho, la propia Carmen Montón señaló este lunes que "el compromiso" del nuevo Ejecutivo "es recuperar los derechos arrebatados en 2012 en la anterior etapa del Gobierno del PP". No obstante, este es un planteamiento a largo plazo en cuya base está la aprobación de los próximos Presupuestos Generales del Estado. Antes del 1 de julio, Sánchez tiene que proponer al Congreso un nuevo techo de gasto para 2019, y Podemos ya se ha ofrecido a pactarlo con él, aunque Iglesias avisó el viernes de que no está dispuesto a "apoyar medidas gubernamentales, presupuestarias o legislativas que vayan en contra de la agenda de la España del 15M y del 8M".

  18. Garantizar la prestación a los dependientes reconocidos

Podemos también pide al nuevo Gobierno que garantice "por ley que toda persona con una dependencia reconocida reciba de inmediato la prestación recogida en la Ley de Dependencia", un derecho que el PP no derogó pero para el que redujo drásticamente la financiación. Y en este asunto hay más opciones de acuerdo con el partido morado. El pasado abril, el PSOE sacó adelante en el Congreso una proposición no de ley reclamando al anterior Ejecutivo que recuperase la financiación de la dependencia. Y, en su discurso durante el debate de moción de censura, el propio Sánchez prometió elaborar un plan para atender a los 300.000 dependientes con su derecho reconocido pero que no perciben ninguna prestación.

  19. Luchar contra la pobreza energética

Garantizar el suministro de luz, agua y gas a familias vulnerables también es una propuesta que estaba presente en los programas de PSOE y Unidos Podemos. De hecho, los socialistas firmaron junto al PP a finales de 2016 un acuerdo que el entonces portavoz parlamentario, Antonio Hernando, definió como el que marcaba "el principio del fin de la pobreza energética". No obstante, sigue habiendo cortes de luz, agua y gas, por lo que Podemos exige a los socialistas la aprobación de una ley que, además, "incluya una extensión y mejora efectiva del bono social eléctrico".

  20. Derogación del impuesto al sol

Otra de las medidas más controvertidas del Gobierno del PP, en este caso con el sello del exministro de Industria José Manuel Soria, podría tener los días contados: el llamado impuesto al sol, denunciado reiteradamente por los defensores de las energías renovables porque perjudica gravemente el autoconsumo. Los socialistas presentaron en enero de 2017 una proposición de ley en el Congreso para tumbar la norma, y con la caída del PP, el Gobierno ya no vetará –como hizo en 2016– la iniciativa en el Congreso. Si Ciudadanos no se une a los conservadores para bloquear la propuesta en el Congreso, hay mayoría para que sea aprobada.

Gestación subrogada: Carmen Calvo acusa a Cs de poner "intereses" por delante de los derechos de la mujer

Más sobre este tema
stats