Precariedad laboral

El PSOE exigirá que los trabajadores subcontratados cobren lo mismo que los de plantilla

Rafael Simancas, portavoz del PSOE en la Comisión de Empleo del Congreso.

Ibon Uría

El PSOE llevará al Pleno del Congreso de los Diputados el próximo martes una proposición de ley para que los trabajadores subcontratados para la realización de tareas vinculadas a la actividad principal de una empresa disfruten por ley de las mismas condiciones laborales y el mismo salario que los empleados de plantilla. Para el partido es una iniciativa de la "máxima importancia", pues ataca uno de los aspectos "fundamentales" de la reforma laboral del PP y uno de los apartados que en 2012 abrió la puerta a una "mayor precariedad".

En la práctica, y de salir adelante, la proposición socialista [ver en PDF] impediría que los contratados a través de empresas de servicios cobraran menos que las personas directamente empleadas por las compañías, una situación que en la actualidad afecta a "cientos de miles de trabajadores" según el PSOE, especialmente en sectores como el de las camareras de hotel, los teleoperadores o los trabajadores de empresas de mantenimiento. Es decir, "los que están en una situación más débil dentro de la estructura empresarial", dicen fuentes del partido.

El texto de la proposición, cuya admisión a trámite se votará la semana que viene, apunta que los subcontratados deben disfrutar la misma remuneración y cuantía salarial, las mismas condiciones de contratación, el mismo tiempo de trabajo y descanso e idénticas condiciones en materia de igualdad, protección de la maternidad, lactancia, paternidad y protección frente a riesgos laborales que los trabajadores directamente contratados por una determinada empresa, sin intermediación de una subcontrata de servicios.

Fuentes socialistas conceden que "la subcontratación es legal, legítima y positiva", pero sólo en los casos en los que "se hace bien". Como ejemplos, señalan que la subcontratación puede "solucionar picos de actividad, favorecer la especialización y cualificación de los trabajadores e incentivar la incorporación de determinadas tecnologías". Lo que no es de recibo, subraya el PSOE, es que las empresas lo utilicen como vía para "aplicar bajadas salariales de hasta el 50%" y "favorecer la precarización y la competencia desleal" entre compañías.

Optimismo en el PSOE

El grupo parlamentario socialista es optimista con respecto a la posibilidad de que esta iniciativa, cuya aprobación sí tendría efectos jurídicos inmediatos, sea admitida a trámite en la Cámara baja y después aprobada por el Pleno. Fuentes del PSOE se preguntan "quién va a oponerse" a una medida que busca impedir "que una camarera de piso contratada directamente por un hotel cobre 1.200 euros y una subcontratada que hace exactamente el mismo trabajo cobre el salario mínimo interprofesional".

En este sentido, estas voces recuerdan que en la X legislatura (2011-2015) se votó en el Pleno un texto prácticamente idéntico, también a propuesta del PSOE, y que entonces lo apoyó toda la oposición, aunque la mayoría absoluta del PP logró bloquearla. "Confiamos en que salga adelante, aunque no hemos empezado a comprometer apoyos de una manera sistemática aún" dicen fuentes socialistas. En el partido creen que es posible contar, como mínimo, con los apoyos de Unidos Podemos y grupos nacionalistas catalanes y vascos.

Derogación por partes

Los socialistas quieren hacer de la derogación de la reforma laboral del PP uno de los ejes de su actividad de oposición. Sin embargo, no lo harán de golpe, sino que tratarán de que el Congreso apruebe reformas parciales "una a una". Los motivos de esa estrategia sin varios: en primer lugar, que "la reforma laboral del PP no es una sola norma, sino más de una veintena con rango de ley y más de un centenar de reglamentos", dicen fuentes del PSOE. El segundo es que creen que así será más fácil reunir los apoyos necesarios del resto de grupos para legislar en contra del Gobierno. Y el tercero, que puede ser más rápido.

Así, si se cumplen los cálculos más optimistas del PSOE, la medida que impediría la discriminación salarial de los trabajadores subcontratados con respecto a los de plantilla podría estar aprobada en unos dos meses o, en todo caso, antes de que acabe el próximo periodo de sesiones. En cambio, si se quisiera derogar el conjunto de normas de la reforma laboral de golpe, comentan fuentes socialistas, el proceso podría alargarse años. "Es más fácil ir resolviendo asunto a asunto, empezando por los más graves. Y es efectivo", comentan.

Después de esta proposición de ley que beneficiaría a los trabajadores subcontratados, el PSOE tiene previsto abordar materias como la recuperación de la negociación colectiva, la contratación a tiempo parcial, la cobertura al desempleo, el subsidio a mayores de 52 años o el contrato de emprendedores en otras reformas parciales. En cualquier caso, la dirección del grupo también estudia la posibilidad de presentar alguna otra iniciativa "más global" para "dar continuidad" a la proposición no de ley –sin efectos jurídicos– que aprobó el Congreso esta semana y que instaba al Ejecutivo a dejar sin efecto toda la reforma laboral. Esa posible iniciativa, en cualquier caso, está "por decidir".

Zapatero denuncia el "frenazo" de Rajoy a la ley de dependencia

Zapatero denuncia el "frenazo" de Rajoy a la ley de dependencia

Más sobre este tema
stats