LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Ábalos complica a Sánchez la gestión política del 'caso Koldo' al aferrarse al escaño en el Grupo Mixto

El estilo de Patxi López como portavoz en el Congreso cala entre los diputados del PSOE

Pedro Sánchez y Patxi López, en el Congreso de los Diputados

“Es un gran orador y tiene un discurso muy político. Te da seguridad”. Así resume un diputado a la salida del Pleno del Congreso sus sensaciones sobre Patxi López. El veterano dirigente socialista ha cimentado al grupo parlamentario en un momento clave de la legislatura, en el que se necesitan ganar las votaciones y mantener activo al ‘ejército’ de los 120 diputados de cara al espídico ciclo electoral en el que se adentra la política española.

López volvió a la primera fila este verano, cuando Pedro Sánchez revolucionó la cúpula del partido tras la salida de Adriana Lastra. Los cambios orgánicos del congreso de Valencia de octubre de 2021 no salieron como esperaba el presidente. Al partido le faltaba pulso, discurso, cohesión. En definitiva, la fuerza suficiente para superar las encuestas tras una legislatura endiablada, marcada por la pandemia, y llevar el discurso a todo el territorio.

Y Sánchez decidió apostar por el experimentado López para llevar las riendas en el Congreso, relevando al canario Héctor Gómez. Ha sido, según varios cargos y parlamentarios socialistas consultados, una apuesta ganadora. De la que mejor le ha salido al líder del PSOE en los últimos tiempos. Todo se ha afinado y el grupo está más unido.

"La cosa está mejor", "hace pedagogía"

“La cosa está mucho mejor”, sostiene un diputado del PSOE. Son tiempos duros y se necesitaba una persona con “autoridad” para dirigir al grupo parlamentario. Y muchos parlamentarios han encontrado el "referente moral" al que seguir durante estos difíciles meses. Muchos de ellos, como confiesan en privado, apuntan sus frases de los debates y hacen suyos sus argumentos para luego explicarlo en sus provincias durante los fines de semana.

Patxi López “hace pedagogía” tanto en la Cámara Baja de cara a los ciudadanos como de manera interna, como explican fuentes cercanas. Una de sus obsesiones es que la gente entienda lo que hace el Gobierno y el grupo parlamentario. Que se conozca en la calle que las medidas que se están tomando, por ejemplo, están sirviendo para rebajar la inflación y controlar los precios. Que hay mucho trabajo y una apuesta política detrás.

Además, la mayoría de diputados subraya una cosa del exlehendakari: su discurso sobre los nacionalismos y el mapa territorial español es claro, entendible, defendible y coherente. Ponen de ejemplo principalmente cómo habla de los pactos con EH Bildu y ERC. Una explicación didáctica sobre mayorías y constitucionalismo. Con otro elemento que siempre deja claro: si hay que pactar con estos grupos, se debe principalmente a que el PP se niega a llegar a acuerdos con los socialistas en muchas materias. 

El tridente con Leal y Simancas

Pero el grupo también está más afinado en estos momentos. Dentro del PSOE se pone también el foco en el tándem que ha hecho con Isaura Leal, que ejerce de su ‘número dos’ en la Cámara Baja en el puesto de secretaria general del grupo parlamentario. “Es muy buena en la fontanería”, señalan también los suyos. Entre los dos suman muchos años de experiencia, en diferentes administraciones y conociendo todos los rincones del partido y del parlamentarismo. “Venían ya enseñados”, como dice gráficamente otro parlamentario. Además, de tener ambos hilo directo con el presidente del Gobierno.

Pero no solo hay que mirarlos a los dos, como apunta otra diputada socialista. “El tridente lo completa Rafael Simancas, siempre presente, siempre atento, controlando todo”, indica esta fuente, en relación al secretario de Estado de Relaciones con las Cortes. Entre los tres se encargan de negociar y de sacar adelante los principales proyectos que llegan de la coalición o del grupo al Congreso. 

Esto cristalizó de forma muy evidente en la aprobación de los presupuestos generales para 2023, donde sacaron adelante las cuentas públicas con una media de 187 votos a favor después de más de 800 votaciones.

También en el grupo comentan que ahora tienen una prueba de fuego durante estas últimas semanas del año. La orden que se ha dado desde La Moncloa es intentar cerrar las grandes leyes polémicas o varadas lo más rápido posible para despejar el camino de cara a la vital cita de las elecciones autonómicas y municipales del próximo 28 de mayo. El PSOE debe resolver las discrepancias con Unidas Podemos en la ley trans (se ha pasado ya la fase de la ponencia pero sin acuerdo sobre el proceso de autodeterminación de género entre los menores), la ley mordaza o la ley de bienestar animal (muy sensible en ciertos territorios socialistas donde peligran gobiernos y ayuntamientos por pocos votos, según las encuestas). Se la juegan en estas normas, reconocen, además de que también puede poner algún freno o discrepar con su socio de UP sin alterar demasiado la relación, como cuando dijo que no le gustaron las palabras de Irene Montero sobre la cultura de la violación.

"Orgullo de partido"

Lo que ha recuperado López entre los diputados, aseguran ellos, es el “orgullo” de partido. Muchos también lo pasaron mal durante el tiempo anterior por la pandemia y necesitaban que alguien les insuflara espíritu en el día a día. Algunas medidas no son fáciles de explicar luego en territorios y la voz autorizada del vasco les ayuda. Como, por ejemplo, con la sedición. Cargos del PSOE eran señalados en redes por el propio Partido Popular y ahora se ven reforzados en sus argumentos para defender la proposición de ley impulsada por su propio partido.

Otra de las ideas que más preocupan a López y dentro del partido es la sensación de los ciudadanos de que el país va mal económicamente, mientras que el porcentaje se invierte cuando se les pregunta por su situación personal. Por eso, quiere trasladar y que se comprendan las medidas frente a la “toxicidad” que lanza el PP a la sociedad.

Asimismo, el portavoz socialista completa su agenda parlamentaria con numerosas visitas y actos al final del día o los fines de semana en agrupaciones a lo largo y ancho del país. Una de las órdenes a sus diputados es que hay que “llegar a la gente, calle a calle, en el día a día”, explican fuentes parlamentarias. Su máxima: “Motivos, argumentos y acciones”.

Otro de los fuertes que señalan dentro del socialismo sobre López es su capacidad comunicativa tanto en la tribuna como ante los medios. El exlehendakari no rehuye ninguna pregunta, no se esconde, domina los temas y tiene una clara visión ideológica. Estando, además, en sintonía con la calle Ferraz. Muchas veces es él el que responde también como representante de la maquinaria del partido desde los pasillos del Congreso.

De esa manera, López está viviendo una nueva edad dorada dentro del PSOE. Desde que se convirtió en lehendakari se ganó al partido, siendo una de las piezas clave en el fin de ETA, junto al exministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba. Llegó a soñar con ser el líder del PSOE en las primarias en las que no se abrió esa tercera vía, como buscaba, entre Pedro Sánchez y Susana Díaz. Pero ahora el presidente lo ha rescatado con una misión que se ajusta como un guante, en una etapa en la que parte de sus colaboradores más cercanos están de nuevo en puestos de poder en la administración socialista, como Óscar López al frente del gabinete de la Presidencia.

Más sobre este tema
stats