La XII Legislatura

El PSOE resiste

El PSOE no cede

Ibon Uría

"La posición del PSOE es clarísima y es una: votar no a Rajoy. No no quiere decir otra cosa. Significa noNo no". La frase, pronunciada este miércoles por el portavoz socialista en el Senado, Óscar López, resume el sentir de la dirección del PSOE: Ferraz se mantiene firme en el rechazo al candidato del PP y asegura no tener intención de modificar esa posición, por mucho que Ciudadanos se haya abierto en las últimas horas a iniciar una negociación con los conservadores a cambio de que estos se comprometan a cumplir seis condiciones.

Fuentes de la dirección del PSOE consultadas por infoLibre aseguran que el secretario general, Pedro Sánchez, no alberga dudas con respecto a la posición de sus 85 diputados de cara a la reelección de Rajoy: votarán no, con independencia de lo que haga Ciudadanos y de con cuántos votos acuda el líder del PP a ese debate. Sánchez ha manifestado a su entorno más próximo y a miembros de la dirección federal del partido que "aguantará" las presiones, añaden estas voces.

En este sentido, en el partido hay un creciente malestar con el expresidente Felipe González –"debería callarse, y también deberían callarse los barones", comenta un integrante de la ejecutiva socialista–, quien reiteradamente ha apostado por una abstención del PSOE y que este martes alabó en declaraciones a El País el gesto de Rivera de abrirse a negociar con el PP. Precisamente con el diario de Prisa, que en sus editoriales se ha mostrado cada vez más duro con Sánchez por no modificar su no a Rajoy, también hay enfado en el PSOE: "Prisa está intervenida por el PP", afirma un miembro de la dirección socialista.

Hay mayoría conservadora

El PSOE mantiene el discurso de que hay suficientes diputados de derechas como para reelegir a Rajoy. En declaraciones a Cuatro, López consideró que la legislatura debería comenzar "cuanto antes" y que Rajoy debe buscar el apoyo de esa "mayoría conservadora" del Congreso. En concreto, el dirigente del PSOE apuntó que el PP tiene que "seguir avanzando" en recabar los votos de Convergència y PNV, que suman 13 escaños. Si Rivera finalmente consumase su giro al a Rajoy, bastaría la abstención de ambos grupos nacionalistas para que el candidato conservador sacara adelante su reelección con éxito.

Los socialistas, por su parte, no van a "torpedear" los intentos de Rajoy y no van a buscar una mayoría alternativa, dijo López. Pero esa será su máxima contribución a la investidura del líder del PP. No habrá ni abstención ni voto favorable, subrayó, porque "el Comité Federal ya adoptó una posición y eso no ha cambiado". Por lo demás, el portavoz del PSOE en la Cámara alta criticó el "ritmo muy lento" de Rajoy en las negociaciones y le exigió que comunique ya a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, en qué fecha desea someterse a la investidura.

PP y Ciudadanos presionan

La conclusión es que, por ahora, Ferraz resiste ante las declaraciones de Rajoy y Rivera. El presidente del PP y del Gobierno en funciones sostuvo este miércoles en una rueda de prensa que sin la complicidad del PSOE no hay posibilidad de desbloqueo. Hasta en cuatro ocasiones exigió Rajoy que Sánchez se mueva del no: "Yo pienso que tiene que haber una colaboración por parte del PSOE", "si Sánchez vota no, será imposible formar Gobierno", "si el señor Sánchez no sale del no, es lisa y llanamente imposible la investidura", "si Sánchez se mantiene en el no, volveremos a repetir las elecciones"no, dijo.

El partido naranja también demandó a los socialistas que, como mínimo, se abstengan. Rivera afirmó ante los medios que su voluntad es incluir a la formación de Sánchez en las conversaciones y opinó que el PSOE no debería tener problemas en apoyar las seis exigencias de su partido al PP, porque la mayoría estaban incluidas en el pacto PSOE-Ciudadanos de la pasada legislatura. A primera hora de la mañana, fue el vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, quien reclamó "responsabilidad" al PSOE y le demandó que "rectifique" su posición para "desbloquear" la situación.

Sin movimientos a la vista

Los socialistas, sin embargo, no dan su brazo a torcer. Ya este martes fuentes de la dirección socialista manifestaron que no habría negociación con PP y Ciudadanos y demandaron "respeto" a su Comité Federal. Este miércoles, en público, insistieron en esa línea dirigentes como la secretaria de Administraciones Públicas y miembro de la Ejecutiva socialista, Susana Sumelzo, quien aseguró en Facebook que facilitar un Gobierno del PP supondría para el PSOE "avalar y blanquear" a un "partido acosado por la corrupción", "perder la credibilidad como partido socialdemócrata y de izquierdas" y ser "incoherente".

Voces de distintas federaciones socialistas respaldaron esa posición. La secretaria de Política Municipal del PSOE de Andalucía, Rafi Crespín, aseguró que el PSOE tiene "claro" qué hacer en la investidura de Rajoy: "Vamos a hacer lo que el Comité Federal avaló, y de ahí no nos movemos", recalcó. La número uno del PSOE de Cantabria y también integrante de la Ejecutiva federal del partido, Eva Díaz Tezanos, apuntó por su parte que "el PSOE es la alternativa al PP" y que "no es el partido que va a darle la solución". "La pelota –concluyó– está en el tejado del PP".

En lo que sí coinciden PP y PSOE es en que no habrá grandes movimientos, al menos, en los próximos siete días. Rajoy anunció que no reunirá al Comité Ejecutivo Nacional de su partido hasta el 17 de agosto para someter a su consideración las condiciones planteadas por Rivera para comenzar a negociar su apoyo en la investidura, así que hasta entonces alarga los plazos, gana tiempo y no moverá ficha. El conservador argumentó que necesita "unos días" para analizar en "profundidad" el documento del partido naranja. En el PP admiten que Rajoy se irá a pasar el puente a Pontevedra con su familia para "descansar" y "reflexionar".

En el PSOE, mientras tanto, se insiste en que el Comité Federal ya decidió a principios de julio qué votar a Rajoy en primera y segunda ronda y en que no hay cambios al respecto. Fuentes socialistas de Ferraz consultadas por este diario confirman que no hay prevista ninguna reunión del máximo órgano entre congresos en lo que queda de agosto. Incluso los partidarios de una abstención en el último minuto para evitar unas eventuales terceras elecciones coinciden con Sánchez y los suyos en que todo movimiento antes de que Ciudadanos acepte votar a la investidura de Rajoy sería prematuro.

Los socialistas denuncian la “campaña de presión” de Rajoy

Los socialistas denuncian la “campaña de presión” que Rajoy ejerce sobre ellos

Más sobre este tema
stats