Medio ambiente

Rajoy y el cambio climático: de cuestionarlo a presumir de combatirlo

Rajoy y el cambio climático: de cuestionarlo a presumir de combatirlo

"Yo sé poco de este asunto, pero mi primo supongo que sabrá. Y entonces dijo: 'He traído aquí a diez de los más importantes científicos del mundo y ninguno me ha garantizado el tiempo que hará mañana en Sevilla'. ¿Cómo alguien puede decir lo que va pasar en el mundo dentro de 300 años?". Así se pronunciaba hace ocho años. Era 22 de octubre de 2007, Mariano Rajoy sobre el cambio climático. El presidente del Gobierno, por entonces jefe del principal partido de la oposición, recurría a su primo científico, catedrático de física de la universidad de Sevilla, para justificar su opinión de que el cambio climático no podía convertirse "en el problema mundial".

Mucho ha llovido desde entonces. Tanto que Rajoy será la máxima representación de España este lunes en la Cumbre sobre el Cambio Climático que arranca en París. Y que, ahora, al contrario que hace ocho años, sí opina que el cambio climático es un problema. "Un problema grave", según admitió hace un mes en una entrevista radiofónica en la que confirmó que acudiría a esta cita.

"Cuando uno se equivoca lo mejor es rectificar y yo he rectificado muchas veces en la vida porque me equivoco a menudo, aunque es mejor que me equivoque cuantas menos veces mejor", admitió antes los micrófonos de la Ser. "Me equivoqué y he rectificado [...] Estoy muy contento porque el día 18 de octubre presentamos en Naciones Unidas el documento de haber cumplido [con los compromisos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero", añadió.

Hernando y las profecías

Pero no ha sido Rajoy el único dirigente conservador que ha tenido problemas a la hora de valorar los efectos del cambio climático. A día de hoy, con el Gobierno y un Partido Popular conjurados para defender que en esta legislatura se han tomado iniciativas ambiciosas contra el cambio climático, sorprenderían unas declaraciones de Rafael Hernando de diciembre de 2012.

"Han pasado casi 26 años y alguno debería de explicarme a qué hay que esperar para que suba el nivel del mar o cuándo va a producirse ese aumento". Así se pronunciaba Hernando cuando todavía no había ascendido a portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso de los Diputados por la marcha de Alfonso Alonso al Ministerio de Sanidad. El marco, el debate de las enmiendas de totalidad a la reforma de la Ley de Costas.

Para Hernando, "los augurios que algunos hicieron" de que desde 1989 el nivel del mar iba a subir 50 centímetros no eran más que "postulados" que respondían al "eco comunismo que profetiza lo mismo que eso de que el próximo 21 de diciembre se va a acabar el mundo, con la misma verdad, intensidad y con el mismo rigor".

Ahora, el PP habla de "compromiso permanente"

Con la vista puesta en la cumbre que empieza el lunes, este viernes el PP anunciaba mediante un comunicado que se sumaba a la iniciativa un millón de compromisos por el clima. Se trata de una propuesta del Gobierno para llevar a esta cita internacional el "compromiso ineludible de España contra el cambio climático". 

"La iniciativa busca conseguir un millón de compromisos para luchar contra el cambio climático, como una de las aportaciones que el Gobierno hará en la Cumbre de París –COP-21–. Compromisos de todos –ciudadanos, instituciones y empresas– para hacer frente al reto global que supone el cambio climático. Todos los gestos, incluidas las pequeñas acciones cotidianas, son una aportación valiosa a la hora de reducir emisiones de gases de efecto invernadero", sostiene el partido del Gobierno en un comunicado.

Los conservadores sostienen que España "llega a esta cumbre con los deberes hechos gracias a una política del Gobierno que ha transformado la política de lucha contra el cambio climático, poniendo en marcha, por primera vez, actuaciones para la reducción efectiva de emisiones en España que, al mismo tiempo, generan actividad económica y empleo de calidad".

La 'herencia recibida'

En materia de cambio climático, el PP también recurre a la herencia recibida de la etapa de los socialistas. "Durante la etapa socialista, la política de cambio climático se limitó a gastar 770 millones de euros en la compra de derechos de emisión, gasto que no repercutió en el cumplimiento de nuestras obligaciones en el Protocolo de Kioto para 2008-2012, cuando el PP llegó al Gobierno. Hoy, tras cuatro años de gobierno del PP, España cumple el Protocolo de Kioto", subrayan desde el PP.

Entre estos planes, el PP cita los Planes de Impulso al Medio Ambiente (PIMA) para la reducción de contaminantes atmosféricos y gases de efecto invernadero a través de la renovación de vehículos comerciales (PIMA Aire); renovación de instalaciones hoteleras (PIMA Sol); renovación de tractores (PIMA Tierra); renovación de vehículos de transporte de mercancías (PIMA Transporte) y tratamiento de residuos (PIMA Residuos).

¿Cuáles son las cifras reales?

Pese al optimismo del PP, en lo que va de legislatura, el Gobierno ha recibido dos mazazos en lo que al medio ambiente se refiere. En mayo de 2014 se supo que España redujo un 12,6% las emisiones de CO2. La cara B de esta noticia estaba en que seguía siendo uno de los países más contaminantes de la UE, según Eurostat.

A comienzos de este mes, se conoció, la fuente también es Eurostat, que España había aumentado el 22,5% sus emisiones de gases de efecto invernadero entre 1990 y 2012.

Abril de 2017 fue el cuarto más cálido en 52 años y el más seco del siglo XXI

Abril de 2017 fue el cuarto más cálido en 52 años y el más seco del siglo XXI

Más sobre este tema
stats