LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Del 'caso Begoña' al 'caso Peinado': el juez convierte una causa vacía en un espectáculo mediático

Cataluña ante el 1-O

Rajoy destaca que "la gran mayoría" de catalanes ignoró un referéndum "que no ha existido"

Mariano Rajoy en su declaración institucional del 1-O.

Yolanda González

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, leyó este domingo una declaración institucional desde la sala de prensa del palacio de La Moncloa en la que defendió "con rotundidad" que "no ha existido un referéndum de autodeterminación en Cataluña". En su discurso [aquí, en PDF], de trece minutos, no hubo espacio para la autocrítica: "Si algo debo destacar de esta jornada es la constatación de la fortaleza de la democracia española, la eficacia de sus instituciones, la lealtad de sus servidores públicos y la unidad y responsabilidad manifestada por la gran mayoría de los ciudadanos", dijo obviando las cargas policiales y los heridos.

Más avanzado su discurso llegaría a decir que él, como presidente del Gobierno de España, había asumido su "responsabilidad". Actuando "con la Ley y sólo con la Ley", y quedando "demostrado" que "nuestro Estado democrático tiene recursos para defenderse de un ataque tan serio como el que se intentó perpetrar con este referéndum ilegal".

El jefe del Ejecutivo hizo hincapié en lo que el Partido Popular llama la "mayoría silenciosa", los catalanes que este domingo no salieron a las calles a intentar votar. "No hemos asistido a ninguna suerte de consulta, sino a una mera escenificación. En esa irresponsable estrategia política algunos han intentado hurtar la voz de los que piensan de forma distinta", dijo, apuntando a que "la gran mayoría de catalanes" había ignorado esta cita.

"Quiero significar ante toda España que la gran mayoría del pueblo de Cataluña no ha querido participar del guión de los secesionistas", sostuvo. En las primeras filas de la sala de prensa le acompañaban la vicepresidenta Sáenz de Santamaría; el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, y el titular de Exteriores, Alfonso Dastis.

"No busquen más culpables"

Como ya había destacado por la mañana la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, para el Ejecutivo los únicos responsables de lo ocurrido este domingo son Puigdemont y su Gobierno. "No busquen más culpables. No los hay", dijo Rajoy.

El presidente del Gobierno subrayó que le gustaría seguir contando con los apoyos políticos que ha tenido hasta este domingo y avanzó que el lunes registrará la petición de comparecencia en el Congreso a petición propia.

También en el Congreso quiere abrir una vía de diálogo. Así, anunció su intención de convocar a las fuerzas políticas con representación parlamentaria para abordar la situación. El pasado viernes, tras el Consejo de Ministros, desde la Presidencia del Gobierno se trasladó la idea de que, a partir del 1-O, ni el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, ni nadie de su equipo son interlocutores válidos.

Rajoy insistió en que "siempre" había ofrecido "diálogo honesto y sincero". Pero que este tenía que producirse en el marco de la ley. Y apelando directamente a los independentistas mantuvo que "tenían todos los motivos para renunciar a su sinrazón y no han querido hacerlo".

"Esperemos que lo hagan ahora y que no se empecinen en el error; que renuncien a dar nuevos pasos en un camino que, como ha quedado hoy de manifiesto, no conduce a ninguna parte", añadió.

En defensa de la actuación policial

Además, el presidente del Gobierno defendió la actuación policial en Cataluña, que provocó centenares de heridos. "Hemos hecho lo que teníamos que hacer, actuando con la ley y solo con la ley", afirmó Rajoy, quien agradeció el trabajo de los agentes policiales. "Lo fácil era mirar para otro lado mientras se perpetraba un ataque tan grave" contra el Estado de Derecho, destacó.

El jefe del Ejecutivo agradeció "su lealtad con el Estado en esta difícil circunstancia" a los partidos políticos. También tuvo palabras de agradecimiento "a los jueces y fiscales, que han aplicado la Ley sin temor a los acosos antidemocráticos de que han sido objeto en las últimas fechas". Y a la Policía y la Guardia Civil. No hizo ninguna mención expresa a los Mossos d'Esquadra.

También en el apartado de agradecimientos, citó "el apoyo sin fisuras de la Unión Europea y de toda la Comunidad Internacional". "En todo momento", dijo, "han entendido que lo que aquí estaba en juego era la vigencia de nuestro orden constitucional".

¿Unidad de los partidos?

Además de las escenas de violencia, otro de los temores del Gobierno de cara a este 1-O era que se rompiera la unidad PP-PSOE-Ciudadanos en lo relacionado con el "desafío independentista". En la Moncloa señalan que no es momento de hacer análisis político ni de pedir elecciones, pero los tiempos del Ejecutivo no coinciden con los del grueso de formaciones políticas que, con mayor o menor contundencia, salieron a criticar el papel jugado en este proceso y en esta jornada por el Gobierno y las cargas policiales.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, compareció públicamente nada más terminar de hablar Rajoy. Sánchez aseguró que el PSOE estaba con el Estado de Derecho y afirmó que el principal responsable de lo que ha ocurrido este domingo en Cataluña es el Govern de Carles Puigdemont. Pero también criticó con dureza el inmovilismo que detecta en Mariano Rajoy. "Exigimos a Rajoy que abra un proceso de negociación política con la Generalitat" afirmó Sánchez.

Más duro fue por la mañana Miquel Iceta, líder del PSC. El dirigente socialista instó a Rajoy y a Puigdemont a abandonar sus responsabilidades si no se ven capaces de llegar a un acuerdo que impida "este choque de trenes", dando paso a quienes sí creen que se puede dialogar, o que convoquen elecciones autonómicas y generales.

Por su parte, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, exigió al PSOE que rectifique su "grave error" de apoyar al "Gobierno de corruptos y violentos" en su estrategia de "represión contra el pueblo de Cataluña", y presente una moción de censura para echar de La Moncloa al PP, un partido que "está fuera de la ley" y que "no es digno de España".

Mientras, Izquierda Unida exigió a través de un comunicado la dimisión Rajoy por su "rotundo fracaso" en Cataluña, al responder con "represión" a la "legítima y pacífica demanda de parte de la sociedad catalana" de votar en el referéndum convocado por la Generalitat. Además, hizo un llamamiento a la movilización a favor de "los derechos civiles y la democracia”.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y la líder del partido en Cataluña, Inés Arrimadas, comparecieron para denunciar el "golpe de Estado" que, a su juicio, ha llevado a cabo Puigdemont. Además, reclamaron elecciones autonómicas para que los catalanes puedan decidir con garantías su futuro. "Lo de hoy solo ha sido una coartada, una excusa para declarar unilateralmente la independencia. El programa electoral de JxSí y la CUP es romper Cataluña por la mitad, separarla de España y sacarnos de Europa", dijo Rivera en rueda de prensa.

Desde el PNV, la dirigente Itxaso Atutxa denunció en nombre de su formación que "la violencia haya sido la respuesta dada a la demanda política, pacífica y democrática del pueblo de Cataluña". Tras lamentar que el Gobierno español "siga sin asumir que tienen un grave problema de modelo de Estado", consideró que la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) es "el menor problema que tienen" el PP y el Ejecutivo de Rajoy.

El líder de los conservadores está en manos de los nacionalistas vascos para poder sacar adelante las cuentas de 2018. En el PNV pospusieron cualquier contacto con el Gobierno relacionado con los PGE a después del 1-O. A tenor de las palabras de Atutxa, a Rajoy se le complican demasiado las cosas en este campo.

¿Elecciones generales anticipadas?

En los últimos días, sectores del PP han alertado de la posibilidad de que el presidente acabe convocando elecciones generales anticipadas si ve que le es imposible avanzar la legislatura sin apoyos.

Desde Coalición Canaria, otro de los apoyos con los que contó Rajoy en los Presupuestos de este año, se hizo un llamamiento al diálogo y se consideró que el uso de la fuerza "en uno u otro sentido" durante este domingo "sólo ha conseguido quebrar a la sociedad catalana, radicalizando aún más sus posturas".

Por su parte, Compromís manifestó su "firme condena" del "uso de la fuerza que el Gobierno de Mariano Rajoy está dando a la voluntad de participación que han ofrecido los ciudadanos en Cataluña" y reclamó su dimisión "ante la incapacidad de diálogo para llegar a un acuerdo político que permita abrir un debate plural para resolver el conflicto territorial".

Sánchez pide a Rajoy que “abra una negociación de forma inmediata” con Puigdemont

Sánchez pide a Rajoy que “abra una negociación de forma inmediata” con Puigdemont

Santamaría: "No ha habido referéndum ni apariencia de tal"

La primera reacción oficial del Gobierno había venido horas antes en boca de Soraya Sáenz de Santamaría. "No ha habido referéndum ni apariencia de tal", resumió. Las imágenes de ciudadanos de Cataluña votando en algunos colegios y las de heridos tras las cargas policiales ya habían dado la vuelta al mundo, precisamente la imagen que el Gobierno quería evitar.

La vicepresidenta del Gobierno hizo una defensa cerrada de la labor de la Policía Nacional y la Guardia Civil, evitando criticar a los Mossos D' Esquadra. La calificó de "proporcional y proporcionada" y culpó de los incidentes al "Gobierno de Puigdemont". Previamente, y por ello se le preguntó a Santamaría, el president había denunciado la "represión enloquecida" del Estado.

Más sobre este tema
stats