Caso Gürtel

Rajoy sostiene que "jamás" conoció la caja B y que nunca cobró sobresueldos

Varios momentos del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su declaración como testigo en el 'caso Gürtel'.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró este miércoles, durante su declaración como testigo en el juicio de la primera etapa del caso Gürtel, que "jamás" conoció la supuesta caja B del PP y afirmó que nunca cobró sobresueldos. "Jamás me he ocupado de ninguna cuestión de contabilidad. Lo único que me preocupaban eran los informes del Tribunal de Cuentas. Mis responsabilidades eran políticas, no económicas", apuntó Rajoy desde la mesa en la que fue ubicado a la derecha del tribunal, a diferencia del sitio que han ocupado el resto de testigos durante todo el proceso judicial.

El líder del Ejecutivo fue citado a declarar a petición de la Asociación de Abogados Demócratas por Europa (Adade), la principal acusación popular, y ante la falta de colaboración del PP –se negó a declarar en su condición de responsable civil–. Durante la etapa de la Gürtel que está siendo juzgada, Rajoy ha pasado por hasta tres cargos orgánicos de gran peso en el PP: vicesecretario general (1990-septiembre de 2003), secretario general (septiembre de 2003-octubre de 2004) y presidente nacional (octubre 2004-actualidad).

El líder del Ejecutivo afirmó que los famosos papeles de Bárcenas y el cobro de sobresueldos opacos "son absolutamente falsos". "Todo lo que se refería a mí era absolutamente falso", señaló Rajoy, que aseguró que "bastantes personas" cobraban "un complemento" salarial que "se declaraba a Hacienda". En julio de 2013, el extesorero Luis Bárcenas relató al juez Pablo Ruz que tanto la secretaria general del partido, Maria Dolores de Cospedal, como Rajoy se habían beneficiado de dos pagos en negro por un total de 90.000 euros en dos años. Uno en 2008 y otro en 2009.

El letrado de Adade, que lanzó al jefe del Ejecutivo casi medio centenar de preguntas –algunas de ellas fueron tumbadas por el presidente del tribunal al considerar que no eran pertinentes–, también cuestionó a Rajoy sobre la supuesta donación de 300.000 euros de Juan Miguel Villar Mir –fundador de OHL– para las elecciones de 2011 que, según afirmó Bárcenas, el extesorero Álvaro Lapuerta llevó "personalmente" a Mariano Rajoy. "Eso es absolutamente falso", se limitó a responder el presidente.

Ruptura con la trama

El líder del Gobierno también fue preguntado por la ruptura de relaciones entre el PP y el jefe de la trama, Francisco Correa. Según aseguró Rajoy, la decisión se tomó después de una reunión mantenida con Lapuerta en la que el extesorero le contó que "había algunos proveedores" que estaban "utilizando el nombre del partido". "Yo le pregunté si había algo que no se ajustase a derecho y él me dijo que no tenía pruebas pero que no le gustaba", apuntó. Tras esta conversación, añadió, se ordenó no seguir trabajando "con estos proveedores".

Según el testimonio ofrecido por Luis Bárcenas el pasado mes de enero durante el juicio, el PP dejó de contratar desde 2003 a Correa para la organización de actos por orden del presidente del partido después de que el dueño de Licuas, Joaquín Molpeceres, y su yerno avisaran a Mariano Rajoy de las "actividades ilícitas" de Correa. El mismo día que reportaron al líder del Ejecutivo estos hechos, agregó el extesorero, hicieron un donativo de 60.000 euros. "No conozco a ese señor. No he tenido ningún tipo de reunión con él. No sé quién es, francamente", señaló el jefe del Gobierno.

En relación con este tema, Rajoy dijo que tras la reunión con Lapuerta los servicios económicos del partido "creo que remitieron a todas las organizaciones territoriales un documento diciendo que no se contratara con este grupo". Uno de los letrados, entonces, le preguntó si supo que la trama siguió trabajando en Valencia, donde organizó el congreso nacional del partido en 2008, o en Madrid. "No, porque yo no me ocupo de esos temas. (...) El otro día asistí a un acto en Bilbao, ¿alguien en sus cabales puede pensar que yo sé quién ha organizado ese acto en Bilbao?", aseveró.

Los 'pelotazos'

En su declaración en julio de 2013, Bárcenas afirmó haber mantenido una reunión con el presidente del partido y Álvaro Lapuerta en la que éste último alertó a Rajoy "de que le había llegado la información de que podía producirse una adjudicación irregular en Arganda del Rey (Madrid) y que en esa operación irregular podría estar Fernando Martín, presidente de Martinsa". "Lo que estaba haciendo el tesorero en ese momento era poner de manifiesto que podría haberse cometido o podría estar a punto de cometerse alguna irregularidad", añadió Bárcenas, que en aquella época era gerente de la formación conservadora.

Unos meses después, en diciembre de 2013, la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre dio algo de peso al testimonio del extesorero. En su declaración escrita por el caso Gürtel, aseguró que en 2004 asistió junto a Rajoy a una reunión en la que Lapuerta les avisó de dos pelotazos en las localidades madrileñas de Majadahonda y Arganda del Rey. "La advertencia iba en la dirección de tratar de impedir que los respectivos ayuntamientos sufrieran una pérdida patrimonial importante, puesto que, al parecer, el precio tasado era muy inferior al de mercado", añadió. Una versión que ratificó durante su declaración como testigo en el juicio el pasado mes de abril. El pelotazo urbanístico en Arganda reportó al grupo de Correa la que los investigadores cuantifican como la mayor comisión descubierta en estas actuaciones: 25 millones que acabaron en Suiza.

Rajoy también fue preguntado por esta reunión durante su comparecencia. Según declaró el líder del Ejecutivo, Lapuerta les contó que se pretendían vender unas parcelas municipales en las dos localidades a precio tasado. "Le dije [a Esperanza Aguirre] que se enterase de lo que estaba ocurriendo allí y que a la vista tomase las decisiones justas y pertinentes", apuntó el presidente del Gobierno. Era algo, dijo, que le competía a la dirigente conservadora al ser la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Rajoy se ha convertido en el primer presidente del Gobierno en activo en testificar en un procedimiento penal. Se ha convertido en uno más de los casi 300 testigos que han sido llamados a declarar en el juicio de Gürtel Época I. Su nombre aparecerá junto al de la actual secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y sus antecesores en el cargo Ángel Acebes, Javier Arenas y Francisco Álvarez Cascos. Una lista en la que también figuran otros dirigentes de renombre de la formación conservadora como el ex vicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato, el ex ministro del Interior Jaime Mayor Oreja o la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre.

Quiénes son los responsables de los "asuntos económicos" en el PP según sus estatutos

Quiénes son los responsables de los "asuntos económicos" en el PP según sus estatutos

Más sobre este tema
stats