La portada de mañana
Ver
La resistencia femenina al fascismo: “Los militares hicieron el golpe, nosotras lo transformamos en revolución”

Comité Federal del PSOE

Sánchez cree que el PP “teme” al PSOE porque es el “único” que puede ganarle

"Ánimo, a trabajar, a ganar, porque el futuro es nuestro". Fue la única y la última arenga que dirigió Pedro Sánchez a sus dirigentes este sábado. Con el ojo puesto en el 24 de mayo, intentando proyectar el oxígeno conseguido por Susana Díaz en Andalucía el pasado 22 de marzo. El convencimiento, a fin de cuentas, de que los socialistas pueden vencer en las siguientes convocatorias de este maratón electoral de 2015 porque es el "único" partido capaz de imponerse al PP, y precisamente por eso el PP le "teme"

El de este sábado era el segundo Comité Federal de Sánchez como secretario general del PSOE. En el anterior, apenas llevaba mes y medio sentado en su despacho de Ferraz. Y esta vez, a diferencia de lo que ocurrió en septiembre, lanzó toda la artillería contra el PP, al que citó en infinidad de ocasiones. Pero no salió a degüello contra Podemos. El partido de Pablo Iglesias estuvo presente durante toda su intervención al máximo órgano entre congresos, pero siempre de forma implícita, siempre esquivando citarle. El mensaje que quiere instalar la cúpula socialista es que el PSOE es la única fuerza que tiene "voluntad, equipos e ideas", que cuenta con "experiencia" y que está en "condiciones de liderar el cambio seguro" que, a su juicio, necesita España.

Sánchez hiló un discurso de casi 40 minutos [consúltalo aquí en PDF] que en la mayoría de los pasajes concentraba las reflexiones que él mismo ha ido deslizando en los últimos meses, como en el debate del estado de la nación. Y sin demasiadas novedades. Por eso el foco se situó en la valoración de las elecciones andaluzas y en los mensajes en clave de futuro, de cara al 24-M y a las generales. Eso sí, sin citar las primarias de julio en ningún momento y sin tratar de investirse ya como candidato a la Moncloa

El secretario general recordó que, tras los comicios del domingo, el PSOE volvió a ser la primera fuerza en Andalucía, "a clara distancia" de la segunda, el PP, una "muy buena noticia" y razón por la que "los socialista de toda España" se sienten "orgullosos" de la victoria "del socialismo andaluz". "El PSOE de Andalucía ha demostrado ser un partido, un gran partido, un partidazo. Ganó Andalucía y empezó a ganar España, porque Andalucía ganó a [Mariano] Rajoy y a sus contrarreformas contrarias al 90% de los españoles. Si algo quedó claro el 22-M es que el PSOE es la alternativa al PP. Por eso nos temen, porque saben que somos los únicos que podemos poner fin a los gobiernos del PP". Un toque de atención que luego reiteró: "Desde el 22 de marzo, el PP tiene claro que va a perder. Hay una oportunidad de liderar el cambio seguro". 

"Resistir es avanzar"

Sánchez tenía sentada, en primera fila, a la presidenta de la Junta en funciones y candidata a la reelección, Susana Díaz. Ella llevaba más de un año sin pisar el Comité Federal. No acudió a la cita de septiembre y también se ausentó en la convocatoria anterior, la de marzo de 2014, la última de Alfredo Pérez Rubalcaba como líder del partido. Esta vez no quería faltar, y eso se notó en la entrada triunfal en Ferraz y en los aplausos que le dedicaron sus compañeros ya dentro del Comité.  

"Resistir es avanzar", subrayó Sánchez, aludiendo a una máxima del otro presidente autonómico socialista, el asturiano Javier Fernández. Fue entonces cuando recordó que Andalucía, Asturias y Canarias –donde el PSOE cogobierna con CC– se han convertido en la última legislatura en el "bastión" de la defensa de los servicios públicos frente a las "contrarreformas" y recortes del PP, y todo ello sin aumentar el déficit público. Ese debe ser el espejo ahora. "Gobernar con rigor y decencia es pensar en quién más lo necesita, defendiendo al 90% de la población, a la que nos debemos. Gobernar con rigor y compromiso social es gobernar para la mayoría, y esa forma de gobernar se llama socialismo". 

A continuación sacó pecho del ADN socialista, precisamente como ariete frente a la supuesta ambigüedad de Podemos. "No negamos lo que somos, somos gente de izquierdas, orgullos de nuestros principios, valores e ideas". "Que todo el mundo lo tenga claro –avisó–. El mensaje del PSOE es el siguiente: quien no tenga un proyecto claro de sostenibilidad del Estado del bienestar no es gente de izquierdas. No basta con proclamarlo, hay que saber defenderlo. Y los socialistas tenemos un proyecto para defenderlo. Un proyecto que es de cambio seguro", y que está convencido de que es el que ganará. 

Proponer lo que se pueda "cumplir"

Introducidos los pilares básicos de su discurso, Sánchez comenzó a desarrollarlos. Reiteró las ideas fuerza del partido en varios ámbitos, la traducción práctica de ese "cambio seguro": el crecimiento y la "recuperación justa", reforma fiscal progresiva (y no la hecha por Rajoy, para "los más pudientes"), regeneración democrática, empleo "digno", igualdad, cambios en la Constitución para acomodar la España federal, un "salto en la modernización del sistema político"... Aprovechó para adelantar que en las próximas semanas presentará su proposición de nuevo Estatuto de los Trabajadores. Son "propuestas ambiciosas pero realistas", el PSOE propone "lo que puede cumplir, no lo que quiera escuchar la gente", dijo, en otra crítica indirecta a Podemos, aunque se ahorrara la etiqueta de "populismo" que en otras ocasiones le endosó.

A las "ideas" se suma la renovación de los "equipos". Y aquí se refirió a las candidaturas del 24-M. Recordó que el partido concurre en el "95% de los ayuntamientos" y es el que más candidaturas ha presentado (un total de 7.200 listas y 62.000 aspirantes). Planchas que se han renovado "en un 84%". Los que se enfrentarán a las urnas en mayo, les señaló, pueden ir con la cabeza alta porque no tienen "nada que esconder", ya que la formación tiene "las cuentas claras, en A" –no como el PP, vino a decir, acosado por escándalos judiciales como Gürtel y los papeles del extesorero Luis Bárcenas–, y ha abierto sus listas a independientes, que "no indiferentes". Una referencia implícita a su cabeza de cartel en Madrid, el exministro y no militante Ángel Gabilondo, y varios de su candidatura, o los que el PSPV ha fichado para Valencia

Al final de su intervención, volvió a apelar al orgullo socialista, a la moral del vencedor. "Comenzamos un año que es clave, con una victoria clave que ha confirmado que somos la izquierda que puede ganar al PP. Sabemos renovamos y aspiramos a todo, salimos a ganar en todas y cada una de las elecciones. El PP sabe que tiene un problema, que no es de liderazgo, que lo es, ni de corrupción sistémica, que lo es, ni de fractura interna, que lo es. Sabe que va a perder las elecciones porque tiene una cuenta pendiente con los españoles, porque han utilizado sus tres años y medio de Gobierno para gobernar en contra del 90% de la clase media trabajadora". Sánchez insistió en que el PP perdió el 22-M, "perderá" el 24-M y "perderá" en las generales. El secretario general recordó que los candidatos le tienen a su "disposición" para la campaña y al conjunto de la ejecutiva federal. 

Más sobre este tema
stats