LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Sánchez y UP buscan un acuerdo rápido sobre el 'sí es sí' con "retoques" al alza de penas mínimas

Negocios bajo sospecha

Telemadrid y Caja Madrid contrataron derechos del fútbol por 270 millones sabiendo que era una operación ruinosa

Telemadrid y Caja Madrid adquirieron los derechos audiovisuales televisivos del Atlético de Madrid y del Getafe para cinco temporadas, a partir de la 2009/2010, por un montante de 270 millones de euros, a pesar de disponer de informes en los que se afirmaba que esa operación generaría pérdidas. Los documentos, a los que ha tenido acceso infoLibre, destacan que la inversión sólo se recuperaría a partir del octavo año, pese a lo cual aceptaron firmar un contrato por sólo cinco temporadas.

Para gestionar dichos derechos audiovisuales constituyeron la sociedad Madrid Deporte Audiovisual, cuyos socios mayoritarios son Telemadrid (49%) y Bankia (47,50%) y que en estos momentos se encuentra en concurso de acreedores. Madrid Deporte Audiovisual se comprometíó a pagar 198 millones por los derechos televisivos del Atlético de Madrid y 72 millones por los del Getafe. Atlético de MadridEl contrato se firmó en 2007 y entraba en vigor en la temporada 2009/2010.

Además, Madrid Deporte Audivisual firmó un segundo contrato para adquirir derechos publicitarios de los equipos madrileños, por los que tenía que pagar 32 millones al Atlético y 4 al Getafe, en este caso por ocho temporadas. En total, la empresa de Telemadrid y Caja Madrid se comprometió a pagar 306 millones de euros a ambos clubes.

Informe confidencial

Telemadrid y Caja Madrid sabían que no iba a ser una operación rentable porque un informe confidencial de la entidad financiera, fechado el 23 de enero de 2007, al que ha tenido acceso infoLibre, especificaba que la empresa Madrid Deporte Audiovisual "entraría en beneficios el cuarto año y recuperaría la inversión total el octavo año".

El acuerdo ni siquiera llegó a estar en vigor los cinco años previstos, ya que se rompió tras la tercera temporada. El Atlético de Madrid recibió 117 millones y el Getafe ingresó algo más de 43, y la sociedad audiovisual no llegó jamás a tener beneficios, previstos a partir del cuarto ejercicio.

El dossier de 24 páginas de Caja Madrid fue utilizado por el director general de Radio Televisión Madrid, Manuel Soriano, para defender la firma del contrato y la constitución de Madrid Deporte Audiovisual en el consejo de administración de Telemadrid celebrado el mismo día en el que aparece fechado el documento secreto: el 23 de enero de 2007. Soriano llegó a asegurar que Caja Madrid había realizado un "riguroso plan de negocios" sobre la adquisición de los derechos audiovisuales del Atlético de Madrid y del Getafe, y destacó que el consejo de administración de la entidad financiera ya había aprobado la operación. 

Apoyo del consejero de IU

La defensa del director general de Telemadrid en el consejo de administración contó con el apoyo de los representantes del PP y del consejero de Izquierda Unida, José Antonio Moral Santín, imputado en el caso Bankia.caso Bankia "Desde un punto de vista comercial sigue siendo muy interesante", llegó a asegurar este dririgente político. El PSOE se opuso a la operación, alegando precisamente la falta de rentabilidad de la operación.

Un segundo informe, realizado por la asesoría jurídica de Telemadrid meses antes de que entrara en vigor el acuerdo de cesión de derechos audiovisuales entre Madrid Deporte Audiovisual y los dos equipos de fútbol madrileños, en concreto de febrero de 2009, alertaba a la cadena pública sobre la "incertidumbre" del sector de los derechos audiovisuales: "El riesgo para Madrid Deporte Audiovisual en el supuesto de que explote los derechos de sus clubes, por sí o con participación de otro operador, utilizando el derecho de arena para retransmitir partidos, es altísimo, conllevaría una gran incertidumbre, y supondría entrar en otra guerra del fútbol, cuyas consecuencias jurídicas y económicas son impredecibles y, a priori, difícilmente cuantificables".

Además, el informe jurídico avanzaba que la Comisión de Defensa de la Competencia podría modificar el modelo vigente entonces de adquisición de los derechos audiovisuales. Pese a este documento, la televisión autonómica, controlada por la entonces presidenta, Esperanza Aguirre, y por su número dos, Ignacio González, gran amigo del presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, siguió adelante con un acuerdo que ha demostrado ser ruinoso para Telemadrid y Caja Madrid.

Un litigio en los tribunales

Un portavoz oficial de Bankia (entidad sucesora de Caja Madrid) indicó a infoLibre que el acuerdo se extinguió en 2012 a instancias del Atlético de Madrid, que consideró que la normativa vigente obligaba a que los acuerdos de televisión no superaran los tres ejercicios. Y por eso pactó con Mediapro un nuevo contrato. Dicho portavoz añadió que "la decisión unilateral del Atlético de Madrid de romper el acuerdo a los tres años, cuando la vigencia inicial era de cinco, está en los tribunales. En concreto, en el Tribunal Supremo".

El acuerdo de cesión de derechos con el conjunto colchonero, al que habría que sumar el firmado con los dirigentes del Getafe, suponía para la empresa audiovisual dominada por Telemadrid y por Caja Madrid un compromiso total de gasto que superaba los 300 millones de euros. Pero además, para la cadena autonómica madrileña, su decisión de implicarse en la denominada guerra del fútbol elevaba esa cifra en otros 90 millonesguerra del fútbol. En este caso por el acuerdo al que se vio obligado Telemadrid a llegar con la productora Mediapro para poder emitir los partidos, pues Mediapro era quien tenía los derechos de emisión de la mayoría de clubes de Primera División.

Ático en Marbella y ERE de Telemadrid

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, es amigo personal del presidente del Atlético Madrid, Enrique Cerezo. En 2007, el mismo año en el que se firmó el acuerdo audiovisual, González acompañó a Cerezo a un viaje a Los Ángeles (Estados Unidos) en el que el segundo promovía la sociedad Egeda US. En esta empresa participaba en calidad de tesorero el empresario mexicano Rudy Valner, que fue casero de González y de su mujer durante los cuatro años que según su versión alquilaron un dúplex de lujo en la localidad malagueña de Guadalmina. En diciembre de 2012, tras regularizar Valner fiscalmente la vivienda, González y su mujer aseguran haber comprado este inmueble por 700.000 euros. Una jueza está investigando esta operación y, recientemente, ha solicitado a la Fiscalía que informe sobre la conveniencia de mandar el caso a la Audiencia Nacional. 

Tras las inversiones ruinosas de Telemadrid en la sociedad Madrid Deporte Audiovisual, que está en concurso de acreedores, González ha promovido el despido de 861 trabajadores del ente público mediante un expediente de regulación de empleo (ERE), justificado por la elevada deuda del canal autonómico.

Trabajadores de la asociación de afectados por la gestión de Telemadrid presentaron este verano un escrito ante la jueza de Estepona que investiga la compra del ático, que ahora es propiedad de González y de su mujer, en el que explican que el inmueble podría ser una contrapartida a los contratos de Telemadrid, según desveló la SER.

Más sobre este tema
stats