Salario mínimo

Trabajo seguirá con su plan de subir el SMI aunque la patronal mantenga su rechazo

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, la vicepresidenta Yolanda Díaz y el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, en una imagen de archivo.
  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

El Ministerio de Trabajo mantiene su compromiso de subir el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) este 2021. Aunque el Gobierno no lo ha confirmado de manera oficial, ya se han acercado posturas entre las carteras de Trabajo y Economía, y el incremento ya se da por hecho en el seno del Ejecutivo, según fuentes próximas a la negociación. El que tiene las competencias es el ministerio que dirige Yolanda Díaz, la líder del espacio confederal de Unidas Podemos en el Gobierno, que ha convocado a los sindicatos y la patronal el próximo 1 de septiembre para debatir y escuchar sus propuestas.

Desde CCOO y UGT llevan meses insistiendo en la necesidad de incrementar los salarios más bajos con urgencia. En el lado opuesto se sitúa la patronal, que rechaza cualquier tipo de subida, por mínima que sea, amparándose en la necesidad de mantener el empleo. El presidente de ATA, la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y vicepresidente de la CEOE, Lorenzo Amor, ha argumentado este viernes en RNE que las empresas y los autónomos "no pueden asumir" una nueva subida.

No es la primera vez que ocurre. La patronal también se opuso a que el SMI subiera hasta los 950 euros en 14 pagas, pero finalmente acabó firmando un pacto con el Ejecutivo y los agentes sociales en enero de 2020. Desde el Ministerio de Trabajo aseguran que quieren escuchar "a todas las partes" antes de tomar una decisión, pero reiteran a infoLibre su "firme compromiso" de subirlo lo antes posible, aun si la CEOE se mantiene en el no.

Lo cierto es que el Gobierno no tiene la obligación de contar con la aprobación de empresarios y sindicatos para subir el SMI. Así lo marca el artículo 27 del Estatuto de los Trabajadores, que solo específica que tiene que haber una “consulta previa”. En ese sentido, destacan desde el Ministerio, la última palabra la tendrán Díaz y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

La coalición deberá enfrentarse a nuevos retos en esta segunda parte de la legislatura, porque si bien en estos dos primeros años el éxito ha acompañado a las mesas sobre teletrabajo, los repartidores, los ERTE y la propia subida del SMI, la agenda de los próximos meses va a ser mucho más compleja por la presión de los compromisos adquiridos con Bruselas, que condicionan el desembolso de los fondos de la recuperación.

Calviño cede y se abre a que el SMI suba "cuanto antes"

A finales de 2020, Díaz pidió públicamente comenzar el año subiendo el SMI: "No tiene mucho sentido subir a funcionarios y pensionistas y dejar que los trabajadores pierdan poder adquisitivo en plena crisis", afirmó entonces. Tanto el presidente del Gobierno como la ministra de Economía, Nadia Calviño, le respondieron en público y en privado que no era el momento, que lo más sensato era esperar a que amainara el temporal para las empresas que sufrían el azote de la pandemia.

Ahora, tras varios meses consecutivos de buenos datos económicos y de registros récord de creación de empleo, Calviño viró sus posiciones y se abrió a que se retomara “cuanto antes” la senda de subida. Lo que no está claro es la cuantía de esa subida, desde el ministerio juegan con la baza del informe de expertos que recomendaron una subida del salario mínimo de entre 12 y 19 euros para 2021 con el objetivo de poder alcanzar entre los 1.011 y 1.049 euros a finales de 2023.

En Trabajo, sin embargo, matizan que la subida planificada para este año podría ser mayor. Un documento elaborado por el propio Gobierno marca que a la hora de fijar el SMI se debe tener en cuenta la evolución de cuatro factores: el Índice de Precios de Consumo (IPC), la productividad media nacional, la participación del trabajo en la renta nacional y la coyuntura económica general.

Si se cierra un acuerdo en las próximas semanas, las 1,5 millones de personas beneficiadas de esta subida, según estimaciones del Ministerio de Trabajo, verían reflejado este incremento en sus sueldos a partir del mes de septiembre. Todavía falta por concretar en qué cantidad.

Podemos exige la reforma fiscal en los PGE de 2022 y presionará para subir el SMI y regular el precio del alquiler

Podemos exige la reforma fiscal en los PGE de 2022 y presionará para subir el SMI y regular el precio del alquiler

Más sobre este tema
stats