El ático de González

Villarejo denuncia “graves amenazas”: le exigen “que rompa todos los informes”

Ignacio González, ante la Asamblea de Madrid: "La venta de viviendas a fondos buitre fue inmaculada"

El comisario José Manuel Villarejo, que fue el encargado de coordinar la investigación inicial sobre el ático del expresidente madrileño Ignacio González, ha denunciado a la Policía "graves amenazas" para que retire la declaración que realizó ante la jueza de Estepona en la que advertía que había sufrido coacciones por parte del director general de la Policía, Ignacio Cosidó, para que cerrara las pesquisas que afectaban al número dos de Esperanza Aguirre. Así consta en la denuncia policial, presentada este miércoles 3 de marzo, a la que ha tenido acceso infoLibre.

En el documento, Villarejo explica que un varón le llamó a su número de teléfono oficial el pasado 1 de marzo "con un tono imperativo" y le exigió que "retire inmediatamente de su declaración sobre el ático relacionado con Ignacio González que Ignacio Cosidó le coaccionó para que no investigara". Además, el amenazante anónimo le conminó a "romper todos los informes y notas sobre dicho asunto y todos los relacionados con el Partido Popular, y negar la autoría de todos los que puedan salir de ahora en adelante". En caso de que no cumpliese con dichas exigencias, continúa la denuncia presentada por Villarejo, su interlocutor le advirtió de que "además del expediente" que se le había abierto "van a venir más expedientes para expulsarme del Cuerpo, por lo que no me iba a jubilar tranquilamente como tenía previsto".

En su declaración del pasado 1 de febrero ante la jueza que investiga el caso del ático, Villarejo afirmó que un mando le había encargado investigar el asunto después de que un confidente policial alertara de que Ignacio González podría haber percibido dos millones de euros por la recalificación de unos terrenos en Arganda del Rey (Madrid). En esa misma operación, considerada como el mayor pelotazo de Gürtel, el presunto cabecilla de la trama habría cobrado hasta 25 millones de euros, entre otros del empresario Fernando Martín. Este último siempre ha negado el pago de cualquier comisión.

Por este testimonio y por las grabaciones aportadas, el fiscal jefe de Málaga, Juan Carlos López Caballero, ha pedido la declaración como investigados (imputados) de Ignacio González; de su mujer, Lourdes Cavero; y del presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo.

En su testimonio ante la jueza, Villarejo se incluyó entre los tres comisarios "represaliados" por investigar el ático. Los otros dos fueron, siempre según el agente, los comisarios Enrique Rodríguez Ulla y Agapito Hermes de Dios.

La llamada amenazante

En la denuncia policial presentada este jueves 3 de marzo, Villarejo indica que su interlocutor en la conversación telefónica utilizaba "un lenguaje propio de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado" y denuncia que le transmitió "una serie de mensajes" que califica como "graves amenazas". 

El comisario, que asegura que en estos momentos presta servicio en la Dirección Adjunta Operativa (DAO) del Cuerpo Nacional de Policía (CNP), indica que la persona que le llamó dijo en un principio que lo hacía "en nombre del jefe superior de la Policía, y creyendo que era un sobordinado de dicho mando que me pedía que hablara con él, le dije: 'de acuerdo, pásemelo', a lo que inmediatamente me contestó: 'no se lo voy a pasar, sólo le voy a decir lo que tiene que hacer'".

El relato de los hechos de la denuncia de Villarejo especifica que tras recibir la amenaza le contestó a su interlocutor anónimo: "¿Es usted compañero? Le advierto que no dude de que voy a averiguar quién es usted y le puedo asegurar que nadie luego le va a proteger, ni usted va a poder alegar que lo hizo por obediencia debida". En total la conversación apenas superó el minuto de duración.

Conversación con Eugenio Pino

Al finalizar la llamada, el comisario llamó al director adjunto operativo (DAO), Eugenio Pino, para contarle todo lo sucedido. Según esta versión, Pino le dijo que "debería denunciar lo ocurrido, porque se trataba de amenazas graves".

Villarejo asegura que no lo hizo en un principio ya que en la conversación con el propio Eugenio Pino, éste le dijo que no le constaba que le hubieran abierto un expediente, tal y como le anunció la persona anónima que le había amenazado: "Le contesté que si no lo sabía él, que era el jefe, es que no existía tal expediente, por lo que se trataría de una amenaza sin fundamento y por mi parte, no deseaba denunciar una vez más, evitando de nuevo polémicas".

Pero la publicación el pasado 2 de marzo en un periódico y una radio de ámbito nacional de una información en la que se informada de que sí se le había abierto un expediente, convenció al comisario de la necesidad de denunciar las amenazas, "toda vez que al parecer están llenas de contenidos veraces que sin duda hacen creíbles las mismas".

El expediente que le abrieron, explica Villarejo en su denuncia, se ha tratado de justificar "por unos mensajes enviados a dos comisarios, en el lenguaje coloquial entre dos compañeros, donde les recrimino su complicidad en el montaje ya acreditado de la denuncia falsa de la dermatóloga Elisa Pinto [contra el empresario Javier López Madrid]". El comisario añade que ese caso "quedó en nada, puesto que carecía de importancia". 

Villarejo llama la atención sobre el hecho de que el caso se reabra dos meses después de que se cerrara una información reservada. Y se reinicia la misma coincidiendo con la publicación por el diario El País de una noticia "que me pareció un refrito de otras ya publicadas. Alguien ha debido decidir reabrir dicho asunto de los mensajes y con esa excusa se me abre un expediente que es inmediatamente aireado en la prensa".

Pero además de los problemas entre agentes, la denuncia hace mención a otros aspectos de las amenazas que tendrían cierta relevancia de cara a la investigación de la compra del ático de Estepona por parte de un testaferro profesional, Rudy Valner, que luegó se lo alquiló a Ignacio González. "La referencia [del anónimo] a que si hay otros informes y notas debería destruirlos y en todo caso negar mi autoría [...] lejos de amilanarme me animan porque estoy en el buen camino".

Otra nota informativa de interés para la jueza

Y por eso Villarejo asegura en la denuncia haber "tratado de recordar e indagar si hay otras notas referidas al tema del ático, y aunque se me había olvidado su confección", pudo comprobar que elaboró una nota informativa, con fecha 11 de julio de 2011. Villarejo adjunta dicha nota a la denuncia policial, "por si en los archivos de la Dirección Adjunta Operativa se hubiera extraviado y no constara".

El comisario sostiene que tras releer el mencionado informe policial, ha podido comprobar que en el mismo ya constaban datos "que ahora son de actualidad y que la UCO está sacando a la luz, gracias al magnífico trabajo realizado por nuestros compañeros de la Guardia Civil y que hace casi cinco años ya se conocían, aunque de manera lamentable, sorprendentemente no se investigaron en su día".

Villarejo destaca en su denuncia que la nota policial debería remitirse oficialmente al Juzgado de Estepona en el que se investiga el caso del ático, "o en su defecto lo haría a título personal, poniéndome de nuevo a disposión de su señoría para testificar y explicar los detalles de dicha nota, lamentando no haberla aportado el día de mi comparecencia, porque no recordaba ni su elaboración ni por supuesto, el posible interés que puede tener para el esclarecimiento de los hechos".

Declaración de Rodríguez Ulla

Precisamente, este jueves ha declarado por videoconferencia el comisario Enrique Rodríguez Ulla. Este agente fue apartado de su cargo tras investigar el caso del ático. Y, según fuentes de la declaración del testigo ante la jueza de Estepona, confirmó los hechos conocidos hasta el momento.

Y lo hizo al asegurar Rodríguez Ulla que apenas días después de que el DAO Eugenio Pino le dijera que no tenía que haber iniciado la investigación de la denuncia del Sindicato Unificado de Policía (SUP) sobre el dúplex de lujo de González, fue relegado de su cargo por falta de confianza, tal y como reconoció el propio ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

Évole denuncia "movimientos" en las "altas esferas" para intentar "eliminar" parte de la entrevista con Villarejo

Évole denuncia "movimientos" en las "altas esferas" para intentar "eliminar" parte de la entrevista con Villarejo

Más sobre este tema
stats