tintaLibre

(Re)vuelta al cole, en 'tintaLibre'

Portada tintaLibre septiembre 2020.

tintaLibre

Profesores en alerta, contagios en aumento, hospitales estresados, políticos perseguidos y una ayuda social que se demora en llegar a los necesitados. Es el panorama en España a finales de agosto. El verano y la nueva normalidad han sido de todo salvo normales. Las posiciones regresan a cifras de marzo o abril. El turismo no ha salvado la campaña, de los rastreadores ni rastro y el Plan Marshall se ha quedado a las puertas de Brandeburgo. Lo peor es que la incertidumbre sigue cotizando al alza: amagan muchos laboratorios, pero la vacuna se hace esperar, los padres siguen descifrando la ensalada de la vuelta al cole (¿presencial? ¿No presencial? ¿Mixta?) y aquellas opciones que se manejaron para profundizar en un cambio de modelo social parecen aparcadas: el teletrabajo necesita un marco valiente y renovador, la UE un remedio contra la parálisis y el Estado de las Autonomías requiere de un detector de mentiras. 

El ingreso mínimo vital no es solo el mejor Remdesivir para los más vapuleados por el tsunami, sino también, ahora mismo, la metáfora de casi todos los ciudadanos que vuelven al curso, como padres, como alumnos, como profesores, como cuidadores, como residentes: ¡necesitamos como nunca un mínimo vital para seguir tirando! El postconfinamiento ha hecho mutar, además, a los profetas de la libertad: después de los muertos renacen los zombis. Después de los científicos acechan los brujos. Después de los apocalípticos vienen los inquisidores con sus hogueras. 

Septiembre 2020 marcará a futuro una frontera entre la emergencia social y un aluvión improvisado de medidas paliativas. Conocemos el escenario y al enfermo, pero poco hemos aprendido. La alarma es ahora más difícil de combatir por subjetiva y esponjosa. Surgen focos de resistencia desconocidos —al virus y a la gobernanza— y se abren debates sobre cómo conciliar trabajo y familia, o, dicho de otro modo, cómo respirar con mascarilla. Se impone la distancia, la prudencia, la reflexión, contraatacan la burbuja y el aislamiento, la brecha digital y la desigualdad. 

Más que nunca es el tiempo de los enseñantes, de los expertos que pueden auscultar al paciente y acercarnos a conclusiones meditadas y no a precipicios populistas. Después de la salud, la educación es la otra gran línea de flotación del sistema público con el que se mide esa presunta grandeza de los Estados: vacunarla contra toda tentación de debilitamiento debería obtener un amplio consenso para hacer frente a la otra gran pandemia, la ignorancia y la superchería. En tiempos de bulos inflamados por la velocidad del contagio en las redes sociales hay que recuperar la sabiduría de algunos maestros predigitales como Antonio Machado. Despacito y buena letra es la tarea escolar que se recomienda para no caer de nuevo en ese deporte de masas al que somos tan aficionados. “De diez cabezas, nueve embisten y una piensa”, decía el autor de los Proverbios y cantares. Para inaugurar el curso y despertar del letargo, en este número de maestras y maestros, Antonio Gamoneda nos brinda un conversatorio. El Cervantes asturleonés es de los que piensan.

  • tintaLibre septiembre está a la venta a partir del viernes 4 en quioscos y librerías de toda España
  • Si eres socio de infoLibre, ya puedes leer tintaLibre septiembre y todos los números anteriores haciendo clic aquí
  • Puedes hacerte socio a través de nuestra suscripción exclusiva a tintaLibre y recibir un ejemplar cada mes en tu domicilio, el precio incluye un número gratis. Más información aquí
  • También está disponible a través de su App para su descarga en teléfonos y tabletas de Apple y Android

 

¿Tiene futuro la monarquía borbónica en nuestro tiempo?

¿Tiene futuro la monarquía borbónica en nuestro tiempo?

Más sobre este tema
stats