La portada de mañana
Ver
La red infinita del lobby de la vivienda: fondos, expolíticos, un alud de 'expertos' y hasta un pie en la universidad

Librepensadores

El PPVox y nuestro ADN mestizo

Jesús Pichel Martín

No sé cuánto mestizaje se esconde en nuestro ADN. Seguro que hay en todos nosotros remotos fragmentos de aquel Ardipithecus Ramidus del Plioceno; algo de los neandertales europeos del pleistoceno; más, mucho más, de aquellos Sapiens Sapiens, cazadores-recolectores, de piel oscura que salieron de África y poblaron Asia y Europa; de los descendientes de los pueblos del neolítico, sedentarios en el creciente fértil de Mesopotamia y Egipto; de tantos y tantos migrantes afincados en España.

Habrá en nuestros cromosomas herencia de antepasados caucásicos, de obligados moriscos, de judíos conversos a la fuerza para no ser expulsados y quién sabe si de algún incontinente Torquemada pío y rijoso. Nuestra piel blanca y nuestra sangre roja ocultan la mixtura que hay en todos nosotros. Todo un melting pot genético rico y variado.

Sin embargo, hay quien cree tener un ADN purasangre y patanegra, una pureza fetén de cristiano viejo que le hace ser más español que los españoles de a pie -o sea, yo, nosotros, el común de los mortales- proclamándolo a coro con énfasis engolado: yo soy español, español, español. Armados a lomos de su corcel y envueltos en la bandera que se han apropiado, algunos sueñan con la reconquista; con la expulsión de los migrantes irregulares; con la España conquistadora de la católica reina Isabel, imperialista de los Habsburgo y nacional-católica del último general dictador; con la esposa paridora y sumisa a un varón, cabeza de familia patriarcal. Supremacistas y xenófobos, no querrán saberlo ni aceptarlo, pero son tan mestizos como todos los demás.

Ahora el PPVox, esa simbiosis del PP con su hijo putativo Vox bendecida por Aznar, vergonzantemente apoyados por C's, gobierna en Andalucía con los ojos puestos en la reconquista del gobierno de España, que siempre han considerado suyo por naturaleza, de una España ultraliberal económicamente y moralmente uniformada de sotanas, toros y tablaos en blanco y negro: ellos los blancos; todos los demás, sus negros. ______________

Jesús Pichel Martín es socio de infoLibre

Más sobre este tema
stats