PORTADA DE MAÑANA
Ver
El Gobierno avanza en laicidad pero la Iglesia salva sus mayores privilegios

De viva voz

Érase un café con dos poetas

El poeta ecuatoriano Xavier Oquendo.

Xavier Oquendo

 

  Xavier Oquendo lee los versos de "Érase un café con dos poetas".

Érase un café con dos poetas

Dos poetas se encuentran.

Se buscan como si fueran parte de un juego antiguo.

Se hablan de lo que dejó por ellos la vida y sus matices.

Dos poetas se revisan

luego de su experiencia por el fuego

y su largo paseo por la luna.

Los dos se han roto un poco

todo el amor. Todo el sabor. Todo.

Los dos se han puesto parches,

se han quedado un poco salobres,

un poco suaves. Porque así es el tiempo,

el extremo opuesto del cómplice.

A los dos les da miedo el mar. Pero lo aman.

Y se dan miedo. Y se aman.

El uno y el otro saben que son poetas

y se alcanzan a decir,

mientras pasa, por sus poemas,

un ángel arrodillado.

*Xavier Oquendo es poeta y autor de Xavier OquendoLo que aire es (El Suri Porfiado, 2014). 

Más sobre este tema
stats