SANIDAD PÚBLICA

La Cámara de Cuentas afea a Ayuso que omita datos sobre el efecto del covid en los presupuestos del Sermas

El Sermas se gastó 1.740,2 millones de euros en 2020 para luchar contra el covid.

La Cámara de Cuentas afea a la Comunidad de Madrid que haya omitido en la más reciente Memoria del Servicio Madrileño de Salud (Sermas) información sobre el efecto que la pandemia del covid ha tenido sobre los estados contables de 2020, unos datos que “echa en falta” sobre todo teniendo en cuenta “su carácter extraordinario y su importante cuantía”.

El organismo fiscalizador no detalla qué información es la que el Sermas ha excluido en la memoria, aunque a lo largo del informe sí precisa algunas lagunas y otras salvedades en las cuentas durante el año en que saltaron las costuras de la sanidad pública madrileña. Por ejemplo, la Cámara de Cuentas pide a la Comunidad de Madrid que ponga en marcha “un sistema adecuado de gestión logística de todo el proceso relacionado con la vacunación: almacenaje, distribución, control de stocks... de las vacunas que permita conocer, en cada momento, el número y ubicación de las disponibles”. Se deduce, por tanto, que Madrid carece de él en estos momentos.

En total, según los cálculos de la Cámara, el Sermas gastó en 2020 sólo en actuaciones asociadas al coronavirus 1.740,2 millones de euros. La pandemia disparó tanto los ingresos como los gastos del Servicio Madrileño de Salud: 3.456,2 millones los primeros y menos los segundos, que crecieron en 2.822,2 millones respecto a 2019. Por lo que se refiere a los ingresos, la Comunidad de Madrid recibió del Fondo Covid estatal 2.668,5 millones de euros, de los que ésta trasladó a la Consejería de Sanidad 1.352,9 millones. Además, el Sermas percibió del departamento de Enrique Ruiz Escudero otros 1.209,4 millones de euros.

En conjunto, los ingresos con los que contó el Sermas para hacer frente a la crisis del covid ascendieron a 11.458,5 millones de euros. Y gastó 10.228 millones. Es decir, tuvo un superávit de 821,3 millones de euros, el mayor de los últimos años pese a la pandemia. Según los informes de fiscalización de la Cámara de Cuentas autonómica, en 2018 ganó 43,85 millones, en 2017 57,27 millones y en 2016, 11 millones de euros. En 2015 perdió 192 millones. Llama también la atención que esos números positivos tan abultados vengan tras un déficit de 886,8 millones con que cerró el ejercicio de 2019.

Superávit financiero, 821 millones; superávit presupuestario, 495 millones

La Cámara de Cuentas explica en su informe que tanto los ingresos como los gastos de 2020 se encuentran “artificialmente incrementados” en 769,3 millones de euros, porque el Sermas ha contabilizado un exceso de provisiones –las reservas para hacer frente a obligaciones de pago previstas para el futuro–. Es precisamente el detalle de esas provisiones, por importe de 1.229,7 millones de euros, uno de los datos que el organismo echa de menos en la memoria. La mayor parte de esa partida corresponde a liquidaciones pendientes de años anteriores de los conciertos de Sanidad con los hospitales gestionados por empresas privadas: nada menos que 1.177,1 millones de euros, el 95,7% de las provisiones contabilizadas.

El consejero de Sanidad se ha resistido hasta ahora a admitir públicamente el superávit de 821,3 millones del Sermas en el año de la pandemia. De hecho, llegó a tachar de “montaje”, “dato falso” y “filtración interesada” la publicación de esa cifra. El argumento que repite cada vez que la prensa o la oposición le han preguntado sobre el asunto en la Asamblea es que “se confunde la contabilidad financiera y la presupuestaria”. La Cámara de Cuentas no sólo confirma el superávit financiero en las cifras publicadas por infoLibre, sino que, además, incluye el resultado presupuestario del ejercicio: un superávit de 495,5 millones de euros, con un remanente de tesorería también positivo de otros 578,3 millones. Ese resultado presupuestario también es abultado. En 2019 el superávit fue de sólo 28,8 millones de euros y el remanente de tesorería, de 81,3 millones. Es decir, en el año de la pandemia, el Sermas multiplicó por 17 su superávit presupuestario y por siete su remanente de tesorería.

Un 9% más de personal

¿Y cómo gastó el Sermas el dinero en su combate contra el coronavirus? En gastos de personal originados por el covid se fueron 293,13 millones de euros. La partida total consignada para pagar a las plantillas del Servicio Madrileño de Salud sumaron 3.965,3 millones de euros, un 8% más que en 2019. Pero en esa partida se incluye el aumento salarial del 2% aplicado a los empleados públicos. En número de trabajadores sanitarios, el alza ha sido del 9%, hasta los 80.927 empleados. Para luchar contra el covid, el Sermas contrató a 11.319 eventuales, pero también a 29 médicos especialistas extracomunitarios, 229 licenciados en medicina sin especialidad, 113 estudiantes del último curso de medicina y 369 de enfermería, cuatro auxiliares de enfermería y 29 jubilados. De la plantilla total, el 79% del personal trabaja en hospitales, el 18% en atención primaria y el 3% en el SUMMA 112. El 39% son interinos. Tras el covid, la tasa de temporalidad en el Sermas ha pasado de sólo el 5% en 2019 al 17% en la actualidad.

Sólo por culpa del covid, los gastos por atención hospitalaria en la red pública sumaron 114,38 millones de euros. En los hospitales con concierto privado, el gasto por atender a los pacientes de covid fue superior: 201,62 millones. En construcciones en los hospitales ligadas al coronavirus, el Sermas se gastó 131,07 millones de euros. En equipamentos médicos relacionados con la pandemia se emplearon otros 52,65 millones. El convenio con la Fundación Amancio Ortega para comprar aceleradores lineales y otros equipos de diagnóstico y tratamiento del cáncer se eleva a 46,5 millones de euros. Para comprar material quirúrgico relacionado con el virus se destinaron 433,67 millones de euros, el 64% del presupuesto consignado para este fin en 2020. Las compras de productos farmacéuticos crecieron un 75% y, entre ellos, el aumento de los antirretrovirales ascendió a un 178%. En total, en material sanitario y productos farmacéuticos el Sermas se gastó 2.292,9 millones de euros, de los cuales 696,22 millones correspondieron a material relacionado con el covid-19.

Finalmente, la construcción del hospital Isabel Zendal le ha costado a la Comunidad de Madrid 130,32 millones de euros y dotarlo de equipamientos médicos 11,9 millones más. Casi el doble de la cuantía que destinó al mismo fin para el hospital Gregorio Marañón, 6, 5 millones, y por encima del gasto apartado para el Clínico San Carlos, 8,5 millones de euros. Para equipar al hospital La Paz se reservó un poco más, 13,84 millones.

El Servicio Madrileño de Salud tuvo 821 millones de superávit en 2020, el año negro de las residencias, hospitales y sanitarios

El Servicio Madrileño de Salud tuvo 821 millones de superávit en 2020, el año negro de las residencias, hospitales y sanitarios

Más sobre este tema
stats