CONFLICTO LABORAL

El comité de Telefónica tarda 22 años en redactar un reglamento para gestionar un fondo de 90 millones

El comité de Telefónica tarda 22 años en redactar un reglamento para gestionar un fondo de 90 millones de euros

Noventa millones de euros suspendidos en un limbo legal durante 22 años. Ésa ha sido la situación del Seguro de Sueldo de Telefónica, un fondo sustancioso que se nutre del 0,001% de las nóminas de los 20.000 empleados con que cuenta el mayor operador de telefonía español, y que sirve para pagar prestaciones por enfermedad o accidente. Hasta que el pasado 26 de noviembre el comité intercentros, los 13 representantes sindicales de CCOO, UGT, STC, CGT, AST-Cobas y UTS, aprobaron por mayoría un reglamento que permitirá gestionarlo. Se pretende así poner fin a una larga historia de denuncias y conflictos judiciales que arrancó en 1992, cuando desaparece la Institución Telefónica de Previsión y se integra en el Régimen General de la Seguridad Social. El comité intercentros se hizo cargo entonces de gestionar el Seguro de Sueldo y se dio a sí mismo de plazo un año para redactar un reglamento que lo regulara. Una obligación que ha incumplido durante dos décadas.

El Seguro de Sueldo nació en 1952 para pagar tres conceptos: gratificaciones a los trabajadores en activo que dejaban de cobrar, por enfermedad o accidente, algún plus; complementos hasta el 100% del salario líquido a los trabajadores con incapacidad permanente total para la profesión habitual (IPTPH) –la Seguridad Social sólo cubre hasta el 55% o el 75%, dependiendo de la edad–, y los complementos a la pensión de los jubilados antes de 1992 que los percibían de la extinta Institución Telefónica de Previsión.

En esa fecha, el comité intercentros se hizo cargo del fondo, pero no podía administrarlo porque carece de personalidad jurídica. Tampoco fue capaz de elaborar un simple reglamento ni de encontrar una fórmula jurídica adecuada para gestionarlo. En el convenio colectivo de 1993 adquirió el compromiso, junto con la empresa, de crear una fundación laboral. No se constituyó. La Dirección General de Seguros dictaminó en 1997 que una fundación no puede ejercer una actividad aseguradora. En 2001, el mismo departamento ofreció tres posibles soluciones: firmar un contrato de seguro, crear una mutualidad de previsión social o contratar un plan de pensiones. Ninguna de las tres opciones ha visto la luz aún.

Pocos beneficiarios, un remanente de 60 millones

Mientras, una cincuentena de pensionistas de Telefónica comenzaba a pleitear contra el comité y contra su antigua empresa. En 22 años han interpuesto demandas judiciales que han llegado hasta el Tribunal Constitucional, también denuncias ante la Agencia Tributaria y la Fiscalía Anticorrupción yhan planteado dos conflictos colectivos. Acusan a sus representantes sindicales de “gestión desleal” y de “dejación continuada, persistente y posiblemente malintencionada de sus obligaciones”.

Porque la accidentada historia del Seguro de Sueldo incluye la suspensión del pago de las prestaciones desde 1992 hasta 1996. Entonces empezó a abonarse, pero sólo a modo de “adelanto” y con carácter “provisional”, un 3% del salario a los mayores de 55 años y un 9,5% a los menores de esa edad. En 2000 se aumentaron las cantidades: el 5% a los primeros y el 20% a los segundos. “Hasta tanto se dé la solución definitiva”, acordó el comité. En principio, la solución que se acaba de ratificar ahora en el reglamento recién aprobado. Los demandantes, sin embargo, exigen que se les pague el 100%.

En total, cobran del Seguro de Sueldo alguno de los tres tipos de prestación posibles apenas 900 trabajadores de Telefónica. De ellos no llegan a 250 los que perciben el complemento por la incapacidad permanente total. Y una cincuentena de ellos son los que reclaman que se les pague la cantidad que resta hasta cubrir el 100% de su salario líquido. Resumiendo, de los 90 millones del fondo, sólo 30 se destinan al pago de prestaciones.

Más y mejores prestaciones 

Así que la intención del comité es “mejorar las prestaciones actuales e incorporar otras nuevas”, explican fuentes de UGT. Lo que no significa que se vayan a atender las peticiones de estos pensionistas, agrupados en la Coordinadora de Afectados por Invalidez de Telefónica (CAIT). Tanto UGT como CCOO, con mayoría en el comité intercentros, se justifican en el hecho de que los tribunales les han dado siempre la razón frente a estas demandas. El pasado septiembre CAIT presentó un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, después de que el Supremo desestimase su última demanda de conflicto colectivo. Pese a rechazar sus pretensiones, el Alto Tribunal les insta a exigir una “indemnización por daños y perjuicios” al comité intercentros por haber incumplido durante 22 años la “obligación personalísima” de redactar un reglamento para el Seguro de Sueldo.

“Ellos quieren prestaciones más elevadas, como en los tiempos de la Institución Telefónica de Previsión, dicen que les hemos dejado en la estacada, pero no es cierto; están cobrando, sólo que no el 100% de su salario”, replican las fuentes de UGT.

En cualquier caso, el reglamento es sólo un primer paso. El comité sigue careciendo de personalidad jurídica y aún no ha decidido qué fórmula jurídica adoptará para administrar el fondo. CCOO ha encargado un informe que en enero le ayudará a dilucidar si es preferible crear una fundación laboral o contratar una póliza de seguro, aseguran fuentes de su sección sindical. UGT lo tiene más claro: “Un contrato de seguro es la fórmula más sencilla; la fundación es inviable”, explica la sección sindical. Sólo pueden crear una fundación personas físicas, “y no es el momento más adecuado, tras el escándalo de las tarjetas black de Bankia black, por ejemplo, para colocar a miembros particulares del comité en esas funciones”, aseguran las mismas fuentes, “daría lugar a malentendidos y suspicacias en la plantilla, y pondríamos en un compromiso a los compañeros que habría que asignar”.

El 'caramelo' de un fondo de 90 millones de euros

Muy distinta es la opinión de los sindicatos minoritarios, CGT y AST-Cobas, los únicos que apoyan las reclamaciones de los pensionistas de CAIT. “El contrato de seguro de los 20.000 trabajadores de Telefónica es un caramelo para cualquier aseguradora, además de una fuente de capitalización muy fuerte y que va a dar muy poco trabajo administrativo al comité intercentros”, advierten fuentes de CGT. Para este sindicato, sería más adecuado crear una asociación.

De momento, se ha formado un grupo de trabajo, con representantes de todos los sindicatos y que se reúne hoy miércoles. CGT y AST-Cobas han pedido que se les entregue la misma documentación sobre el Seguro de Sueldo que se le proporcionó a la empresa Consultora de Pensiones y Previsión Social (CPPS) para realizar un estudio actuarial sobre el fondo. En el consejo de CPPS se sientan algunos de los principales dirigentes tanto de CCOO como de UGT. Ambos sindicatos quieren también que se dé acceso al grupo de trabajo a los pensionistas de CAIT, a lo que se opone la mayoría del comité.

Por su parte, Telefónica se limita a garantizar el “apoyo” que hasta ahora le ha pedido el comité intercentros, y a ofrecer su colaboración con él “dentro de la legalidad vigente”, a fin de encontrar “la mejor alternativa para instrumentalizar estos compromisos”, según ha asegurado a infoLibre un portavoz de la empresa. Telefónica ha sido la encargada estos 22 años de realizar el descuento de las nóminas para nutrir el fondo, así como de pagar las prestaciones.

Aún habrá que esperar

En resumen, las espadas siguen en alto alrededor del Seguro de Sueldo. Fuentes de UGT desconfían de que la solución definitiva se adopte con rapidez. En contra pujan dos circunstancias. La primera, que 2015 es año de elecciones sindicales también en Telefónica, que sacará las urnas en abril. La segunda, que el nuevo comité deberá sentarse con la empresa para renovar el convenio colectivoconvenio colectivo. “El Seguro de Sueldo no es el tema estrella”, admiten las fuentes de UGT.

Con este fondo se repite el enfrentamiento que mantienen los sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, con los minoritarios en el resto de la vida sindical de la gran operadora. CGT ha denunciado en la Audiencia Nacional la constitución de las 13 comisiones en que el comité ha dividido los trabajos en torno al convenio colectivo –formación, empleo, operaciones, comercial…, “casi una por cada tema”, detallan fuentes de CGT– porque sólo en dos, las de negociación permanente e interpretación y vigilancia, están representados todos los sindicatos. El tribunal ha dado la razón, de nuevo, a CCOO y UGT.

El conflicto volverá a entablarse ahora, también, con la propia renovación del convenio. UGT y CCOO quieren que se prorrogue, otra vez, el convenio en vigor. La empresa y los minoritarios, por el contrario, buscan un nuevo texto. Fuentes de UGT no creen que la intención de Telefónica sea aprovechar el nuevo convenio para introducir rebajas salariales, en una empresa con beneficios. Pero sí sospechan que intentará aplicar mayor flexibilidad en las condiciones laborales. CGT se teme lo peor: un recorte adicional de derechos laborales.

Una juez investiga si Telefónica y su comité de empresa se apropiaron de un fondo de la plantilla de 90 millones

Una juez investiga si Telefónica y su comité de empresa se apropiaron de un fondo de la plantilla de 90 millones

Más sobre este tema
stats