La portada de mañana
Ver
Los torturadores franquistas siguen luciendo medallas dos años después del anuncio de su retirada

Crisis económica

Los grandes empresarios preparan un acto para escenificar el “fin de la crisis”

Los grandes empresarios de sociedades cotizadas se reúnen en el Consejo para la Competencia.

El Consejo Empresarial para la Competitividad, del que forman parte las principales empresas del país –15 compañías que suponen el 35% del PIB y emplean a 1,7 millones de trabajadores–, prepara un acto a celebrar antes del verano para certificar que lo peor de la crisis ha pasado. El Consejo que encabeza el presidente de Telefónica, César Alierta, se reunirá en abril. Será entonces cuando los grandes de la empresa, desde Isidoro Álvarez (El Corte Inglés) hasta Pablo Isla (Inditex) concreten cómo y cuándo se hace pública la actualización del informe que el Consejo Empresarial elabora cada año y que debe ilustrar que "España vuelve a ir bien".

Para las grandes empresas, esa percepción está basada en sus beneficios. En 2013, las empresas del Ibex 35 ganaron 20.133 millones de euros, un 36% más que en 2012, según la información remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).Un año antes tuvieron unas pérdidas de 9.200 millones.

El cambio de percepción y de color en los resultados (del rojo chillón al negro-beneficio) de las grandes compañías fue acompañada, eso sí, por un recorte de empleo en el ejercicio pasado del 7,5%. recorte de empleo

El Consejo abogó, desde su constitución en 2011, por una “reforma del mercado laboral que debe profundizarse, en la dirección de dotar de mayor flexibilidad a la negociación colectiva y reducir la dualidad entre trabajadores en el mercado laboral”.

Documento de trabajo

Sobre el acto en preparación, el director general del Consejo Empresarial para la Competitividad, Fernando Casado, asegura que "todavía no hay nada decidido". "Tenemos que ver sobre qué se focaliza el documento que elaboramos cada año, qué sale y si lo que sale es interesante".

Otras fuentes empresariales del Consejo van más allá y consideran más que probable que la actualización del Equity Story de España que elabora el Consejo desemboque en un acto empresarial conjuntoEquity Story es el término en inglés que hace referencia a la historia de éxito y al potencial de una empresa. El Consejo lo aplica al país.

"Trabajamos en varias líneas", asegura Casado, que constata cómo "la percepción de los mercados sobre la evolución de la economía española es más positiva". Esa percepción de fin de la crisis haría innecesario continuar con las giras (road shows) de los empresarios por las principales capitales del mundo para vender la marca España.

En 2013, César Alierta, presidente de Telefónica; Emilio Botín, presidente de Santander; Isidro Fainé, presidente de La Caixa, e Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, entre otros, participaron en la venta de la marca España en una gira por 23 capitales europeas. El esfuerzo no siempre se vió recompensado. A muchos de los actos asistieron más españoles que extranjeros y la prensa internacional apenas se hizo eco.

Recuperación tímida

En España, la "venta" de una economía que sale del pozo será más fácil. Aunque la recuperación es tímida, frágil e incipiente, por utilizar términos empleados por el Banco de España o el ministro de Economía, Luis de Guindos, el mensaje continuo sobre la mejora de las variables macroeconómicas en los últimos meses (desempleo, crecimiento, exportaciones y turismo) ha empapado todos los análisis y ha impregnado como lluvia fina todos los medios.

El 'lobby' de las grandes empresas: cierre patronal por causas objetivas

El 'lobby' de las grandes empresas: cierre patronal por causas objetivas

Con los porcentajes "macro" a favor, los grandes empresarios se aprestan a poner el broche al mensaje optimista del Ejecutivo. Es probable que la actualización de informes conlleve polémica, como en otras ocasiones.

En octubre del pasado año, sin ir más lejos, el Consejo sostuvo en un informe que la economía sumergida, que ronda el 20% del Producto Interior Bruto (PIB) estaría ocultando un millón de empleos. En suma: la tasa de desempleo sería del 11,6%, en lugar del 26,2% que mostraba la Encuesta de Población Activa (EPA). España, siempre según los empresarios, estaría muy por debajo de los tres millones de parados. Muy lejos de los 5.977.000 parados que contaba entonces el Instituto Nacional de Estadística.

Además de relativizar el problema del paro, las grandes compañías manifestaron un apoyo entusiasta a las tesis de la recuperación del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Con un sólo matiz. En contra de la idea del ministro sobre unos salarios en "moderado" crecimiento, los grandes empresarios preveían un nuevo recorte de los costes laborales unitarios (miden la retribución respecto al PIB) entre 2013 y 2014 del 1,5%. 

Más sobre este tema
stats