Banca

Las miles de prejubilaciones en banca a partir de 55 años chocan con la idea de Escrivá de acercar la edad real y legal de retiro

La Vela, edificio BBVA en Madrid
  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti. 

Hace dos semanas el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, trataba de convencer a los ciudadanos de que hay que penalizar la jubilación anticipada y retrasar la tardía. Escrivá planteó crudamente lo que su equipo viene meses sugiriendo: que faltan incentivos para jubilarse, que no es normal que quien se retira antes cobre más pensión (normalmente esto se debe a que las prejubilaciones se las permiten solo ciertos sectores) y que hay que acercar la edad legal de jubilación (66 años en estos momentos, camino de los 67) a la real (64,6 años) para garantizar la sostenibilidad de las pensiones

Cuando el ministro hizo su planteamiento, que además se lo remitió a la Unión Europea dentro del plan de transformación y resiliencia para obtener los deseados fondos de recuperación anti-covid, ya se conocían planes de despidos y prejubilaciones masivas en banca: el ERE pactado entre dirección y sindicatos en Santander que afecta a 3.572 empleados y que recoge prejubilaciones desde los 55 años (con el 74% del salario pensionable o el 67% del sueldo, a lo que hay que sumar el 54% del complemento voluntario con un convenio especial hasta los 63 años), 750 prejubilaciones en Ibercaja a partir de 60 años, y otras 1.500 prejubilaciones y desvinculaciones en el Banco Sabadell. 

La tormenta vino justamente después de que Escrivá proclamara su deseo de que los españoles trabajen más tiempo, e incluso a ser posible más allá de la edad legal. Primero vino el mayor ERE de la historia del sector bancario en Caixabank, con 8.291 trabajadores. Este martes 27 de abril el ERE fue rebajado a 7.791 empleados, unos 500 menos, con la garantía de que la entidad se compromete a recolocar al 100% de los que dejen la entidad y no opten por jubilarse. El ERE de Caixabank contempla prejubilaciones a partir de 58 años (50% del salario pensionable y convenio especial con la Seguridad Social hasta los 63 años), según el banco y los sindicatos. 

Con Caixabank, además, no acaban ahí los problemas: es una entidad derivada de la fusión (o absorción) entre Caixabank y Bankia anunciada en septiembre. La fusión pasó sin crítica alguna en medios y demás estamentos y se sostuvo públicamente por las "sinergias" que generaría la operación, a pesar de los riesgos de la concentración bancaria o de la pérdida del control de una entidad rescatada con decenas de miles de millones de euros como lo fue Bankia. Una vez consumada la absorción, los directivos plantean un ERE espectacular que rompe los esquemas del Ministerio de Seguridad Social con el Estado -representado por el FROB- ocupando uno de los asientos del consejo de dirección.

Y tras los despidos en la entidad de origen catalán, llegó el turno de BBVA. La entidad que preside Carlos Torres anunció primero un ERE el 13 de abril que se situó en 3.000 personas, para después ampliarlo en 800 empleados más. Y todo ello en un contexto por el que la cúpula repartía aumentaba su salario fijo para 2021 y se autoconsignaba bonus millonarios que provocaron airadas denuncias de los sindicatos de BBVA. La empresa aún no ha desvelado sus planes sobre prejubilaciones, indican fuentes sindicales.

Centésima abajo, centésima arriba

En total, la suma de despidos, prejubilaciones o desvinculaciones totaliza casi 18.000 empleados sumando todos los bancos que han facilitado las salidas en los últimos meses. No está claro cuántos se darán de baja laboral para siempre o cuántos continuarán en el mundo laboral, pero entre enero y febrero de 2021 se han jubilado en total en España unas 60.000 personas. Es casi una tercera parte. 

¿Tendrán impacto los Expedientes de Regulación de Empleo en la Seguridad Social? Portavoces del ministerio rechazan que pueda amenazar la sostenibilidad de las pensiones. "En estos casos se suele firmar un convenio por el que, bien la empresa bien el trabajador, pagan las cotizaciones sociales hasta la jubilación". ¿Y sobre la edad real de jubilación? En el ministerio dicen que podría. "Igual una centésima arriba o abajo, pero nada reseñable", admiten.

El problema es mayor del que parece: en noviembre de 2019 España alcanzó una edad real de retiro de 64 años y cinco meses. Un año y medio después, estamos en 64 años y seis meses, una décima más. En Seguridad Social responden que el asunto "dependería del tiempo a lo largo del que se extendieran los procesos" de regulación de empleo, "que habitualmente suelen prolongarse durante varios años". Ciertamente, los despidos masivos de los grandes bancos chocan con los planes de Escrivá.

"La banca es especial"

El ministro valoró negativamente los anuncios de ERE la semana pasada en un acto de presentación del nuevo portal de la Tesorería de la Seguridad Social. Escrivá tildó de "antiguo" el "modelo de ajustes laborales". "Nosotros en el plan de resiliencia así se lo decimos a Bruselas", confirmó. "Abogamos por modelos más flexibles y eficaces internamente a la hora de ajustar internamente los cambios laborales en las empresas. Esperamos que este sea uno de los últimos procesos y que en la negociación empresa-sindicatos se aborden  mecanismos de flexibilidad. Se trata de un sector que ha recibido ayudas importantes. Los dirigentes de las entidades financieras tienen que interiorizar hasta qué punto se protegió el sector, y en decisiones como la de hoy es algo relevante".

El ex ministro de Industria y profesor de la Universidad Complutense de Madrid Miguel Sebastián coincide con Escrivá sobre las prejubilaciones. "Veo un doble problema", dice Sebastián. "Sectorial y temporal. El relativo al sector, porque si la banca ha sido especial para recibir ayudas públicas o líneas de liquidez con ningún coste por parte del BCE, tiene que reconocer también que es especial en lo laboral y que no puede despedir a miles de personas. Y sobre todo temporal: el momento actual es inoportuno, en plena pandemia". Sebastián también critica que la mayoría de afectados por el ERE de Caixabank está en oficinas y no en servicios centrales. "La banca pidió en pandemia ser servicio esencial, cosa que no entendí. Lo logró, y ahora echa a los miles que se expusieron en las sucursales". 

En 2008 el sector bancario en España tenía alrededor de 275.000 empleados. Actualmente quedan menos de 170.000, y bajando. Varios consultados recuerdan que a lo largo de la última década han abundado las prejubilaciones hasta con 50 años. La suerte ha cambiado para los empleados. 

Sánchez critica los despidos "en empresas ganadoras de la crisis donde se cobran salarios de seis cifras"

Sánchez critica los despidos "en empresas ganadoras de la crisis donde se cobran salarios de seis cifras"

Más sobre este tema
stats